La Fed

Se mire como se mire, la inflación ya está aquí, y el gobierno debe luchar contra ella o seguir desplegando el dinero helicóptero y la TMM. Así que, aquí está el dilema: Escenario 1: la Fed detiene la QE y comienza a subir los tipos de interés para luchar contra la inflación, lo que resultará ser una posición insostenible. Basta con pensar en lo que ocurriría si la Fed se limitara a subir el tipo de interés de los fondos federales hacia el nivel normal de alrededor del 5,5% para vencer completamente la inflación.
Hasta este punto, la deuda total no financiera se ha disparado de 54,3 billones de dólares, al comienzo de la pandemia, a 62 billones de dólares a finales del primer trimestre de 2021, según los últimos datos disponibles del Informe de Flujos de Fondos. Esto supone un aumento de 7,7 billones de dólares en los últimos 5 trimestres. Para poner esto en contexto, en los 5 trimestres anteriores a la pandemia, la deuda total no financiera aumentó en sólo 2,9 billones de dólares.
Julio suele ser el mejor mes del tercer trimestre y no es raro que se produzcan máximos significativos en julio y agosto. Los mercados tienden a desfallecer en septiembre/octubre. ¿Será este año diferente? Los mercados se dirigen al alza en julio y, a pesar de la multitud de indicadores que advierten de un mercado sobrecalentado, el mercado sigue subiendo. La semana pasada, tanto el S&P 500 como el NASDAQ alcanzaron nuevos máximos históricos.
Tomamos nota del enorme aumento de la oferta monetaria, aunque no en nuestro artículo inicial, que analiza los pronunciamientos de la Reserva Federal junto con la deuda, la deuda/PIB y el debilitamiento de la moneda. Parece que se está produciendo una corrección del mercado de valores, pero tenemos la esperanza de que se limite al 10% o quizá al 15%. Algunas zonas podrían sufrir más. Nuestro gráfico de la semana analiza la comparación del mercado del oro con lo que se vio en 2007-2009 y de nuevo en 2011-2013.
La economía estadounidense está a punto de caer en un enorme precipicio fiscal; y el precipicio monetario es igual de profundo. De hecho, el desplome ya ha comenzado. En primer lugar, la Fed acabará habiendo reducido el crecimiento anual de su balance a unos 1,5 billones de dólares para todo el año 2021, desde los 3,2 billones de deuda que se monetizaron durante todo el año 2020.
La próxima crisis debería comenzar en algún momento entre la segunda mitad del 21 y finales del 22. El catalizador será el mismo de siempre: un banco central que endurece su política monetaria debido a la ilusión de que una crisis económica ha terminado y es el momento de normalizar la política monetaria. Por desgracia, la normalización es imposible precisamente porque las burbujas de deuda y de activos dependen de los tipos ultrabajos para sobrevivir.
No se vislumbra el final de la trampa en la que se encuentra nuestro banco central. Porque sin las compras masivas e indiscriminadas de la Fed, nuestras subastas del Tesoro fracasarían. Es decir, los compradores privados sólo aparecerían después de un súper pico en los rendimientos; pero eso haría que el gobierno fuera insolvente, junto con los bonos de todo el espectro de renta fija.
Nuestro "Gráfico de la semana" analiza el aumento masivo de la deuda de los márgenes. El oro sigue tratando de encontrar un fondo aquí. Los indicios son todos positivos. Pero el oro tiene mucho que hacer para convencer de que está en camino otro movimiento alcista importante. El petróleo puede haber tocado techo temporalmente, ya que los valores energéticos fueron los que peores resultados obtuvieron la semana pasada. El petróleo WTI cayó más de un 6%. La clave ahora es que las zonas de soporte importantes se mantengan para mantener el mercado alcista.
El tipo de interés medio de la deuda pública estadounidense en 2001 era del 7%. Hoy en día, gracias a la intervención masiva y sin precedentes del banco central, se ha desplomado a cerca del 2%. Precisamente debido a la manipulación de los precios de los bonos por parte de la Fed, el gasto en intereses de esa deuda nacional de 27 billones de dólares fue de sólo 522.000 millones de dólares en 2020. Si los tipos de interés volvieran al nivel normal del 7%, ¡el gasto en intereses se dispararía a 1,9 billones de dólares al año!
El NASDAQ Composite vio su último BEV Cero el 12 de febrero, y cerró la semana con un BEV de -8,34%, es decir, un 8,34% menos que su último máximo histórico del 12 de febrero. Mirando el Dow Jones puedo sentirme optimista sobre las próximas semanas. Pero el NASDAQ parece estar perdiendo "liquidez"; ¿puede ser eso bueno?

Latest