Una mirada a la reacción de los mercados durante las dos mayores guerras del siglo pasado

El FOMC y el BofC se reunieron. El BofC no subió los tipos como se esperaba. La Fed sigue siendo agresiva y eso asusta al mercado. El dólar estadounidense se disparó y el oro y la plata se "hundieron". El oro parece vulnerable a la baja, pero el patrón general sigue siendo alcista. Si el oro no es apreciado ni deseado, ¿por qué los bancos centrales han cargado con él? Analizamos las reservas internacionales de Rusia, incluidas sus reservas de oro.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

¿Nos dirigimos al peor enero de la historia? Anteriormente, el peor enero de la historia del S&P 500 fue el de 2009, cuando cayó un 8,6%. El peor enero del NASDAQ fue el de 2008, cuando cayó un 9,9%. El NASDAQ parece destinado a superar fácilmente esa marca, dado que ha bajado un 12,0% hasta la fecha. El S&P 500 también ha bajado, pero, salvo que el lunes 31 de enero se produzca una gran bajada, el récord de 2009 podría permanecer intacto. Hasta ahora, el S&P 500 ha bajado un 7,0% en enero tras el gran rebote del viernes.

Cambio desde el inicio del año 2022

Fuente: www.stockcharts.com

El claro ganador hasta la fecha ha sido el petróleo WTI, que ha subido un 15,4% en lo que va de 2022. El oro subió antes, pero se desvaneció en la última semana y ha bajado un 2,3%. El TSX ha perdido un 2,3% y el bono del Tesoro estadounidense a 10 años también ha bajado un 2,6%. Nada se ha salvado. El Russell 2000, de pequeña capitalización, ha bajado un 20% hasta ahora, lo que indica que los valores de pequeña capitalización ya se encuentran en un mercado bajista. El Russell 1000, de gran capitalización, también se encuentra en el territorio de descenso récord de enero, con una caída del 8,5% hasta ahora. Según Ned Davis Research, un grupo de investigación bursátil, este es el peor comienzo de enero de la historia. El Almanaque del Comerciante de Bolsa considera que 2009 es el peor de la historia.

¿Y qué dice esto sobre el barómetro de enero? Nada bueno, ya que las probabilidades favorecen que 2022 sea un año difícil. La advertencia es que de los 11 fallos desde 1950, ocho de ellos han ocurrido desde el año 2000, incluyendo seis desde 2009. Los fallos se produjeron en 2009, 2010, 2014, 2016, 2018 y 2020. Entonces, ¿sigue funcionando el barómetro de enero? Las probabilidades siguen favoreciendo que 2022 se perfile como un año difícil, posiblemente a la baja. ¿Hay alguna esperanza? El miedo extremo puede ayudar a formar un fondo de mercado. ¿Ya estamos ahí?

La dificultad para el mercado ha sido principalmente con las altas tecnologías que dispararon el mercado a alturas récord. En 2021, cuatro valores -Microsoft, Apple, Google (Alphabet) y Tesla- representaron el 25% de la rentabilidad total del S&P 500. Todos han bajado en lo que va de 2022. No es de extrañar que estos valores, junto con el resto de las FAANG, estén haciendo caer el mercado. Los cuatro señalados ya han bajado un 10,3% colectivo en enero.

Pero ahora la Fed se lleva la pala y el mercado no está reaccionando bien a esta noticia. El mercado ya está lidiando con la variante de Omicron (en la que ya ha superado los 900.000 muertos), la tensión entre Rusia, Estados Unidos y Ucrania, y el conflicto entre China, Estados Unidos y Taiwán. La Fed tiene un historial de no reaccionar lo suficientemente pronto y, cuando lo hace, tiende a excederse. En la reunión del FOMC del 25 y 26 de enero no hubo subidas de tipos. Algunos esperaban que la Fed se adelantara y empezara a subir los tipos en esa reunión. La próxima reunión del FOMC no es hasta el 15-16 de marzo, donde se espera que la Fed suba los tipos 25 puntos básicos. ¿Podrían subir 50 puntos básicos? La pista era que habría al menos tres subidas de tipos en 2022 y ahora el mercado está valorando cuatro subidas de tipos, con algunos operadores incluso valorando cinco subidas de tipos.

El gran desenganche de la QE está en marcha y se espera que termine en marzo. Ahora se habla de que la Reserva Federal iniciará un endurecimiento cuantitativo (QT). Esto significa que comenzará a vender bonos de su cartera en el mercado. Esto tiene el efecto de drenar los fondos del sistema financiero. Si los fondos se drenan, eso significa que hay menos fondos disponibles para los activos de riesgo. Y eso, a su vez, supone un problema potencial para el mercado de valores. ¿Está la Fed más preocupada por la inflación, por las burbujas de activos o por mantener el mercado de valores a flote y el empleo fuerte? La tendencia a alejarse de los activos de riesgo también podría extenderse al mercado de la vivienda y a otras clases de activos. La reacción de la Reserva Federal en el futuro es importante. Si el mercado se hunde y las cifras económicas se debilitan, ¿seguirán con su programa de subidas de tipos de interés?

Años de tipos de interés ultrabajos, combinados con años de QE, han creado lo que algunos han llamado una de las mayores burbujas de activos de todos los tiempos. Y la burbuja de activos no se ha limitado a las acciones. La vivienda, el arte, las antigüedades, las monedas y los sellos también se han beneficiado. Algunos lo han llamado la «burbuja de todo».

Existe una correlación directa entre los tipos de interés ultrabajos, la QE, una oferta monetaria expansiva (M2) y el rendimiento del S&P 500. Esto ha puesto a los mercados en una posición muy vulnerable si los tipos de interés

de interés y si se retira el ponche de la QE. Si añadimos el nerviosismo por los acontecimientos externos, el miedo a la QT y la probabilidad de que la Fed reduzca su balance, podríamos asistir a una desaceleración del crecimiento monetario (M2, M1, etc.) que podría suponer un problema considerable para los mercados en 2022. Quizá el barómetro de enero cumpla su predicción después de todo.

S&P 500, tasa de la Fed, PIB, M2 1980-2022

Fuente: www.stockcharts.com

Toda la charla sobre la guerra con Rusia nos hizo buscar lo que sucedió en períodos anteriores cuando estalló la guerra. No, no estamos sugiriendo que la Tercera Guerra Mundial esté a punto de estallar en escena. Sin embargo, recordamos que nadie pensó que la Primera Guerra Mundial estallaría, y en cuanto a la Segunda Guerra Mundial, iba a haber «paz en nuestro tiempo». En realidad, las guerras mundiales son acontecimientos poco frecuentes. En el siglo XX hubo dos. En el siglo XIX sólo una: la Guerra de 1812-1814, junto con las Guerras Napoleónicas en Europa, podría calificarse de guerra mundial. Y en el siglo XVIII, de nuevo, sólo hubo una que abarcó gran parte del mundo en su momento y fue la guerra conocida como la de los Siete Años de 1756-1763.

Sí, las guerras regionales o las que implican a las grandes potencias pueden provocar una reacción del mercado. La Primera Guerra del Golfo en 1990 fue una de ellas, al igual que la Segunda Guerra del Golfo en 2003. En ambas se produjeron ventas antes de la invasión, pero luego los mercados se recuperaron con fuerza tras la invasión propiamente dicha. La guerra de Vietnam fue un asunto de larga duración, pero observamos que el pico del mercado de valores para los siguientes 16 años se produjo en 1966, cuando Estados Unidos estaba aumentando su participación en Vietnam. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 provocaron un colapso del mercado y un cierre temporal de la bolsa. Hay varios ejemplos de cierres temporales, pero no todos estaban relacionados con la guerra y hay demasiados para enumerarlos.

El primer gráfico de arriba muestra la acción del Dow Jones de Industriales (DJI) en 1914. El asesinato del archiduque Fernando en junio de 1914 desencadenó una venta masiva. Cuando se declaró la guerra, entre el 31 de julio y el 1 de agosto de 1914, el DJI había caído aproximadamente un 13%. La Bolsa de Nueva York cerró por primera vez desde 1873 por temor a una avalancha de ventas desde Europa. Los creadores de mercado continuaron haciendo precios diarios pero no se negoció nada. En términos de ofertas y demandas, el mercado tocó fondo según los cálculos de los analistas el 2 de noviembre de 1914. Sin embargo, la Bolsa de Nueva York no volvió a abrir sus puertas hasta el 12 de diciembre de 1914, sorprendentemente no muy lejos de donde lo dejó a finales de julio. El mercado bursátil de 1915 fue uno de los mejores de la historia, ya que el DJI subió un 110% en 1916, al suponer el mercado que las empresas estadounidenses se beneficiarían de la guerra.

Dow Jones Industrials 1938-1949 Ajustado a la inflación

Fuente:  www.macrotrends.net

El segundo gráfico muestra el DJI de 1937 a 1949, cubriendo el periodo que precedió a la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias, y que culminó con el mínimo del mercado bajista de 1949, que marcó el final de la Gran Depresión y la Guerra de 1929-1949. Hemos utilizado un gráfico ajustado a la inflación, ya que define mejor los picos y valles que un gráfico nominal. El mínimo nominal de 1949 fue en realidad sólo ligeramente inferior al mínimo nominal de 1946. El mercado alcista de la Gran Depresión 1932-1937 alcanzó su máximo en febrero de 1937. El desplome del mercado bursátil de 1937-1938 fue provocado principalmente por el endurecimiento de la Reserva Federal y por la aplicación de políticas contractivas por parte de la Reserva Federal y del Tesoro de los Estados Unidos. (¿Les suena familiar? ¿Tipos de interés de subida, fin del QE, QT?)

Las cosas se calentaron en 1938 tras la anexión de Austria por parte de Alemania. Los mercados se recuperaron a finales de 1938 cuando el Pacto de Múnich de septiembre calmó las aguas. En marzo de 1939, Alemania se anexionó Checoslovaquia y Alemania e Italia firmaron un pacto militar. Los mercados se recuperaron, pero alcanzaron su punto máximo a principios de septiembre, cuando Alemania invadió Polonia desde el oeste y Rusia lo hizo desde el este. Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania.

El mercado parecía marcar el tiempo en 1940, pero cuando Alemania cruzó a Francia y marchó sobre París el DJI se hundió aproximadamente un 24% en mayo/junio de 1940. La invasión de Francia provocó la evacuación de Dunkerque, ya que las fuerzas británicas quedaron atrapadas en Francia. De nuevo, los mercados parecieron marcar el tiempo a lo largo de 1941 hasta septiembre, cuando FDR firmó una enorme ley de impuestos para recaudar dinero. Para el 7 de diciembre de 1941 y el ataque japonés a Pearl Harbour, el mercado ya estaba en una fase descendente. A continuación se produjo el desplome del 42 y en abril el DJI había caído más de un 40% desde su máximo en septiembre de 1939. El fondo llegó a finales de abril, cuando las victorias estadounidenses en el Pacífico indicaron que la marea de la guerra podía ir a favor de Estados Unidos.

Durante los cuatro años siguientes, los mercados disfrutaron de una importante subida. Desde el mínimo de abril de 1942 hasta el máximo de mayo de 1946, el DJI ganó un 129%. En agosto de 1945, Estados Unidos lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki (6 y 9 de agosto), anunciando el fin de la Guerra del Pacífico y la rendición del Japón imperial. En lugar de celebrarlo, los mercados temieron un nuevo tipo de guerra con armas atómicas. A ello siguió el crack de 1946. Durante los años siguientes, los mercados dieron un vuelco. En abril de 1949 se creó la OTAN y terminó el largo puente aéreo de Berlín. Los mercados tocaron fondo el 13 de junio de 1949, señalando el final de la larga Gran Depresión y de la Guerra.

Cada guerra trajo consigo diferentes respuestas del mercado. La clave es que la guerra no es buena para los mercados bursátiles, a menos que se perciba que tu bando está ganando y beneficiándose. En el período previo a la guerra puede haber un mercado agitado, pero si la guerra real estallara entre Occidente y Rusia, lo más probable es que los mercados no respondieran amablemente.

Fuente: www.stockcharts.com

Hemos empezado el año con mal pie. Como hemos señalado anteriormente, el S&P 500 ha bajado un 7,0% en lo que va de 2022, lejos de la caída récord del 8,6% registrada en enero de 2009. El rebote del viernes, del 0,8%, ayudó a que el S&P 500 volviera a salir de los mínimos. En el reciente mínimo, el S&P 500 había perdido un 12,4% desde el máximo registrado el 4 de enero de 2022. Como señalamos en un artículo anterior, esto nos recuerda al rally del «Nifty Fifty» de 1972, que alcanzó su máximo el 11 de enero de 1973. Durante los dos años siguientes, el S&P 500 cayó un 48,2%. En 1972 fue el «Nifty Fifty». En 2021 se podría decir que fue el «Miracle Four» de los valores de alta tecnología.

Fue una semana alcista en su mayor parte. El Dow Jones de Industriales (DJI) ganó un 1,3%, pero el Dow Jones de Transportes (DJT) bajó un 1,3% y siguió divergiendo del DJI. El NASDAQ se mantuvo plano. El S&P 600 de pequeña capitalización cayó un 0,8%, mientras que el S&P 400 de mediana capitalización bajó un 0,6%. El índice 100 de gran capitalización (OEX) ganó un 1,4%. Todo ello nos sigue sugiriendo que el valor está siendo comprado en exceso. En Canadá, el TSX Composite ganó un 0,6%, pero el TSX Venture Exchange (CDNX) cayó un 2,1%. En la eurozona, el FTSE de Londres subió un pequeño 0,1%, pero el CAC 40 de París cayó un 1,5% y el DAX alemán un 1,8%. En Asia, el índice chino de Shangai (SSEC) bajó un 4,6% y el Nikkei Dow de Tokio (TKN) cayó un 2,9%. El índice MSCI World bajó un 4,9%. El Bitcoin continuó con sus problemas junto con las criptomonedas, cayendo un 4,4%. Ahora han bajado un 22,5%, señalando oficialmente que el Bitcoin está en un mercado bajista.

El rebote de esta semana nos parece un rebote de onda 4. Eso nos sugiere que hay una quinta onda a la baja por venir. La parte inferior del canal está muy abajo, cerca de 4.100 actualmente. Un objetivo potencial para la onda 5 es alrededor de

4.100 a 4.200. Si se trata de una onda 1 más grande o una onda A descendente, como sospechamos, una vez que hagamos este mínimo, deberíamos embarcarnos en una onda ascendente, la onda 2 o B. A esto le seguiría otra onda descendente y la posibilidad de un mínimo en algún momento de marzo para completar un patrón ABC. Dado que esta onda bajista parece impulsiva, incluso completar esa primera onda ABC no significaría el final de un potencial mercado bajista. Estaríamos buscando más un escenario de 2000-2002 que fue un patrón ABC monstruoso. También lo fue la bajista de 2007-2009.

Los grandes peligros, por supuesto, son el conflicto Rusia/Ucrania/Estados Unidos, el halcón de la Reserva Federal y la posibilidad de una desaceleración de la economía estadounidense, de la que estamos viendo los primeros signos. El conflicto Rusia/Ucrania/Estados Unidos es algo extraño, ya que Estados Unidos, con la cooperación de los alemanes (¿dudoso?), quiere cortar el Nord Stream 2 y posiblemente expulsar a Rusia del SWIFT. Tal y como lo describió un experto, esto se asemeja a que Estados Unidos y la UE se apunten a la cabeza con una pistola a lo Blazing Saddles y amenacen con dispararse. Alemania y gran parte de la UE dependen en gran medida del gas ruso. Las amenazas podrían hacer que la UE se quedara sin gas ruso, con el consiguiente impacto negativo en su economía. A la UE le resulta difícil abastecerse en otros lugares, ya que tiene que hacerlo por barco. Los barcos también son vulnerables a los ataques. Los gasoductos de Oriente Medio están incompletos o son inexistentes.

El S&P 500 tiene resistencia hasta los 4.500 y más allá hasta los 4.600-4.650. Un movimiento por encima de los 4.750 indicaría que el mini-bordo ha terminado. Por el momento, no se espera que esto ocurra. Un cierre el lunes por debajo de 4.000 sería bastante negativo (nota: no se espera). Pero incluso un cierre por debajo de 4.200 podría ser negativo.

Fuente: www.stockcharts.com

El NASDAQ parece ir camino de su peor enero. El NASDAQ se mantuvo plano la semana pasada, pero sigue perdiendo un 12,0% en lo que va de enero, cuando sólo queda el lunes. A la cabeza del abismo han estado las acciones tecnológicas que llevaron al mercado a nuevas alturas. Aunque muchas de las FAANG tuvieron una semana de rebote, otras no. Meta (Facebook) bajó un 0,4%, pero Apple ganó un 4,9% y fue uno de los grandes ganadores. Amazon subió un 0,9%, Netflix sigue sufriendo, bajando otro 3,3% y un 36,2% en enero, Google ganó un 2,5%. Otros vieron a Microsoft subir un 4,1% y a Twitter ganar un 1,3%. Sin embargo, Tesla se llevó el gato al agua, con un descenso del 10,4%, y fue la gran perdedora. Las tecnológicas chinas cayeron, ya que Baidu bajó un 6,6% y Alibaba un 6,5%. Completando las FAANG, Nvidia bajó un 2,2%. Ninguna de ellas está en números negros en enero. Un gran ganador fue el valor con Berkshire Hathaway, que subió un 2,2% la semana pasada y un 4,1% en lo que va de enero.

Ver También  El recuento de 15 del Dow Jones alcanza un +9 esta semana

El NASDAQ vio cómo su RSI caía en territorio de sobreventa pero, hasta ahora, esto no es más que un rebote y aún no sugiere que se haya hecho un mínimo. La parte superior de ese canal bajista está en torno a los 14.200. La parte inferior del canal puede ser más atractiva y está cerca de los 12.800. El NASDAQ ha caído firmemente en territorio de corrección (es decir, más de un 10% desde el máximo), pero todavía no está en territorio bajista (más de un 20% desde el máximo). En su mínimo reciente, el NASDAQ bajó un 19,2%. El NASDAQ necesita volver a superar los 15.200 para sugerirnos que el mínimo podría estar presente. La caída ha sido muy pronunciada y va a llevar algún tiempo repararla. Este rebote actual nos parece una probable onda 4 con una quinta onda a la baja que podría llegar hasta los 12.400.

Fuente: www.stockcharts.com

El gráfico era tan grande que nuestro comentario está en esta página. Arriba está el índice de todos los osos (!AAIIBEAR) y el índice de todos los toros (!AAIIBULL), junto con el S&P 500. El índice de los osos está firmemente en territorio feo y el índice de los toros está firmemente en territorio de odio. Se trata de índices de sentimiento, que miden lo bajista o alcista que es el mercado. Ambos están ahora en un territorio que sugiere que podríamos ver un rebote. Pero puede que aún no seamos lo suficientemente bajistas. La relación put/call del CBOE está en 0,72, todavía por debajo del 0,80 o más que solemos ver cuando el mercado está haciendo un mínimo. El índice de porcentaje alcista del S&P 500 está en 36,80. Está en territorio bajista, pero tiene un margen considerable para bajar. Sólo el 16% de los valores del NASDAQ están cotizando por encima de la MA de 200 días y el 45% de los valores del S&P 500 están por encima de la MA de 200 días. El NASDAQ está en territorio de corrección, pero el S&P 500 aún no ha llegado a ese punto. El número de valores por encima de la MA de 200 días para el S&P 500 tiene que caer por debajo del 30% para entrar en territorio bajista. La línea de avance y descenso del NYSE, muy vigilada, está haciendo nuevos mínimos con el S&P 500, por lo que todavía no hay divergencias. Por lo tanto, los índices All-Bears y All-Bulls están mostrando extremos, pero otros aún no están allí. El resultado es que nos estamos sobrevendiendo y siendo bajistas aquí, pero puede que tengamos que bajar un poco más antes de encontrar al menos nuestro primer mínimo bueno.

Sentimiento del consumidor de Michigan, condiciones económicas actuales de Michigan 1952-2022

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.umich.edu

Si las cosas fueran realmente tan buenas como a algunos les gusta decir, ¿por qué se hunde la confianza del consumidor? El Índice de Confianza del Consumidor de Michigan se hundió hasta el 67,2 en enero. Es el nivel más bajo desde noviembre de 2011. Las condiciones actuales y las expectativas también se revisaron a la baja, con las expectativas incluidas arriba, hasta el 64,1. La confianza en las políticas del gobierno ha bajado, la preocupación por el Omicron ha subido y la preocupación por la inflación ha subido, siendo las tres las que lideran el hundimiento de la confianza. Incluso se considera a la Fed como parte del problema. No es un gran respaldo. Una diferencia a tener en cuenta con 2011 es que la confianza del consumidor estaba mejorando al salir de la Gran Recesión. Esta vez se está hundiendo. Tendríamos que retroceder más allá del periodo de la Gran Recesión, que hizo caer la confianza de los consumidores hasta mediados de los años 70 y principios de los 80, para encontrar una confianza de los consumidores tan baja como la que parece que estamos experimentando ahora. El nivel más bajo jamás registrado fue de 51,7 a principios de la década de 1980.

Ingresos y gastos personales 2017-2022

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.bea.gov

El gasto personal se hundió en diciembre de 2021 un 0,6%. Las previsiones apuntaban a una caída del 0,3% y algunos economistas esperaban un descenso del 0,6%. No es una buena señal de cara a enero, un mes tradicionalmente lento. Por otra parte, los ingresos personales aumentaron un 0,3%, pero por debajo del aumento del 0,5% previsto por el consenso. La mayor caída correspondió a bienes como los vehículos recreativos y los vehículos. No es de extrañar, pues, que los pedidos de bienes duraderos cayeran un 0,9% en diciembre, muy por debajo del descenso esperado del 0,2%. Los servicios aumentaron, principalmente la atención sanitaria. Teniendo en cuenta el aumento de los ingresos y el descenso de los gastos, no es de extrañar que el ahorro personal haya aumentado un 7,9% en diciembre, frente al 7,2% de noviembre. Una vez más, se trata de un signo de una economía potencialmente desacelerada, no de una economía robusta. El PIB creció un 5,5% en el cuarto trimestre con respecto al mismo trimestre del año anterior. Es de esperar que la cifra de crecimiento del primer trimestre sea inferior. La mayor caída se registró en plena recesión COVID. El PIB del segundo trimestre de 2020 cayó un 9,1%, el nivel más alto registrado desde 1950.

Ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos, ventas de viviendas existentes 1997-2022

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.nar.realtorwww.census.gov

Las ventas de viviendas nuevas aumentaron un 11,9% respecto al mes anterior, hasta las 811.000 unidades. Pero las ventas de viviendas existentes cayeron un 4,6%. Las ventas de viviendas pendientes también bajaron un 3,8%. Obsérvese que las ventas de viviendas, tanto nuevas como existentes, siguen estando muy por debajo de los niveles registrados en 2006, en el punto álgido de la burbuja inmobiliaria. Nada de esto ha impedido que los precios de la vivienda sigan subiendo, ya que el índice de precios de la vivienda más reciente subió un 1,1% el pasado mes de noviembre y los precios interanuales de la vivienda subieron un 17,5%. El índice Case Shiller de precios de la vivienda en términos interanuales subió un 18,3%. Las ventas de viviendas existentes están bajando a un nivel más bajo desde el máximo observado en 2021. Mientras tanto, las ventas de viviendas nuevas están subiendo desde el reciente mínimo observado en octubre de 2021.

Fuente:  www.stockcharts.com

¿Se romperá? ¿O se recuperará? Esa es la cuestión. El índice EuroNext 100 parece estar preparado para romper a la baja bajo lo que parece un patrón de doble techo. El EuroNext ya ha roto por debajo de la línea de tendencia alcista desde el mínimo de la caída de marzo de 2020. A continuación se encuentra el soporte en 1.280 y lo que podría ser la línea de cuello del doble techo. Una ruptura firme por debajo de 1.280 podría apuntar a 1.165, un descenso del 11% desde los niveles actuales. Por supuesto, está aumentando la preocupación por el conflicto entre Rusia, Ucrania y EE.UU., que podría desembocar en una guerra. Sólo la recuperación por encima de 1.360 podría poner fin al escenario bajista.

Fuente: www.stockcharts.com

El TSX Composite se unió a la fiesta esta semana pasada tras el pésimo comienzo, cerrando la semana con una subida del 0,6%. El TSX sigue bajando en el año un 2,3%. Al TSX Venture Exchange (CDNX) de pequeña capitalización no le fue tan bien, ya que cayó un 2,1% y ahora ha perdido un 10,7% en enero. La buena noticia para el TSX es que, tras tocar un mínimo de 19.912, ahora ha subido un 4,1%. Cinco de los 14 subíndices cerraron a la baja en la semana, encabezados por Golds (TGD), que bajó un 4,3%. Metales y minería (TGM) perdió un 3,3% y Materiales (TMT) cayó un 3,2%. Los otros dos perdedores fueron Health Care (THC) -1,7% e Industrials (TIN) -0,2%. A la cabeza de las subidas estuvo Energía (TEN), que subió un 4,3%. Otros grandes ganadores fueron Consumer Staples (TCS), que subió un 3,9%, y Telecommunications (TTS), que subió un 2,7%. Tecnología de la Información (TTK) ganó un 1,1%, pero ha sido el valor que peor se ha comportado en el TSX, con una caída del 16,3% en enero. El TSX se desplomó por debajo de la MA de 200 días la semana pasada; sin embargo, el rebote sólo llevó al TSX hasta la MA de 100 días antes de que se estabilizara de nuevo. Es posible que el TSX haya establecido un canal bajista. El principal soporte se encuentra en 19.500. Una ruptura por debajo de ese nivel podría desatar el pánico. Los objetivos potenciales son los 18.300, basados en la ruptura del patrón de techo cuando el TSX rompió por debajo de los 20.500. Sólo la recuperación por encima de los 21.000 y, preferiblemente, por encima de los 21.500 podría eliminar el escenario bajista.

Bono del Tesoro estadounidense a 10 años/Bono del Estado canadiense a 10 años (CGB)

Fuente:  www.tradingeconomics.comwww.home.treasury.govwww.bankofcanada.ca

¿Van a subir los rendimientos de los bonos? ¿O van a bajar? Los osos de la renta fija consideran que los rendimientos van a subir debido a la inflación. Pero los defensores de los bonos consideran que los rendimientos van a bajar, ya que es evidente que la economía se está ralentizando y que subir los tipos de interés es el beso de la muerte. Así, esta semana hemos sufrido un doble golpe, ya que el Tesoro estadounidense a 10 años subió sólo 1 punto básico, hasta el 1,78%, mientras que el bono del Tesoro a 2 años saltó al 1,17%, frente al 1,02% de la semana anterior. Como resultado, el diferencial del 2-10 se redujo a 61 puntos básicos, su nivel más bajo en mucho tiempo. El otro diferencial, el de la letra del Tesoro a 3 meses frente a la nota a 10 años, cayó al 1,58%, mientras que el de 3 meses saltó al 0,20%, frente al 0,11% de la semana anterior. A finales de año, el bono a 3 meses cotizaba al 0,06%. Una serie de cifras económicas más débiles, como hemos señalado anteriormente, contribuyó a la caída del 10 años. No es que los operadores esperen que la inflación se modere en breve, sino que miran al futuro y lo que ven es una economía en desaceleración, y por tanto, unos rendimientos más bajos. La debilidad del mercado bursátil también está ayudando a reducir el plazo de 10 años, ya que cuando el mercado bursátil cae, los bonos suben (los precios aumentan de forma inversa a los rendimientos). Los tipos de interés a corto plazo están subiendo debido a la expectativa de que la Reserva Federal subirá los tipos en 2022 al menos tres veces (muchos esperan cuatro veces y algunos prevén cinco). ¿Se están adelantando a los acontecimientos? Independientemente de esto, los rendimientos negativos (rendimiento real menos la tasa de inflación) nunca han sido tan altos como ahora. Una subida de los tipos de interés ayudaría a reducir ese diferencial.

La semana que viene se publicarán las cifras de empleo de enero. El mercado espera un aumento de las nóminas no agrícolas de 155.000, por debajo de las 199.000 de diciembre. Se espera que la tasa de desempleo (U3) se mantenga en el 3,9%. En Canadá también se publican las cifras de empleo de enero y se espera una pérdida de 125.000 puestos de trabajo a causa del Omicron.

La tasa de desempleo podría subir al 6,2% desde el 5,9%. Hay que tener en cuenta que la tasa de participación de Canadá es mucho más alta que la de Estados Unidos (65,3% frente a 61,9%) y eso se traduce en una tasa de desempleo más alta. En Estados Unidos, las solicitudes semanales de subsidio de desempleo se situaron en 260.000, en gran medida como se esperaba. La semana anterior se registraron 290.000 solicitudes, por lo que el descenso fue bienvenido.

Fuente:  www.stockcharts.com

El dólar estadounidense es la estrella. El índice del dólar se disparó un 1,7% la semana pasada, ya que la postura de la Reserva Federal, las buenas cifras del PIB del cuarto trimestre y el actual conflicto entre Rusia, Ucrania y EE.UU. pusieron nerviosos a los inversores de la UE, que se pasaron al dólar. El euro se resintió, cayendo un 1,7%, el franco suizo se vio aún más perjudicado, con una caída del 2,1%, mientras que la libra esterlina bajó un 1,2% y el yen japonés un 1,4%. El dólar canadiense cayó un 1,7% a pesar de la subida de los precios del petróleo y el gas. La parte superior del canal alcista se encuentra cerca de 97,80, por lo que existe la posibilidad de que siga subiendo. No obstante, seguimos creyendo que la pauta alcista desde el mínimo de mayo de 89,51 fue una pauta correctiva, ya que se desarrolló en una serie de abcisas (llamadas zigzags). Lo que podríamos estar viendo es una onda 2 o b al alza tras la primera ruptura a la baja que tocó fondo en 94,61 a principios de este mes. Si esto es correcto, el índice del dólar debería iniciar pronto un movimiento a la baja. El soporte se ve primero en 96 y luego en 95. Por debajo de 95, el soporte se sitúa en 94,35 y 93,30, antes de alcanzar el último soporte de la línea de tendencia justo por encima de 92. Una ruptura firme por debajo de 92 podría iniciar un movimiento más brusco a la baja.

Fuente: www.stockcharts.com

Los bichos del oro no están contentos. Otra caída semanal les hará daño. La semana pasada, el oro cayó un 2,5% debido a la fuerte compra de dólares estadounidenses como resultado de la huida de los fondos de la UE y de la postura agresiva de la Reserva Federal, que contribuyó a que el índice del dólar superara los 97 puntos. Las cifras del PIB del cuarto trimestre, que mostraron una economía estadounidense fuerte (o fortalecida), contribuyeron a agravar los problemas. Sin embargo, como hemos señalado, en el futuro las cosas pueden no ser tan halagüeñas. Mientras tanto, todo esto disminuye el papel del oro como refugio seguro. La plata fue «golpeada» aún más fuerte, cayendo un 8,3%. El platino cayó un 2,8%. Sin embargo, a largo plazo, los metales cayeron por el temor a una desaceleración. El cobre cayó un 4,7%. Pero el paladio se disparó un 12,9% debido al conflicto entre Rusia, Ucrania y Estados Unidos. Rusia es el mayor productor mundial de paladio, muy utilizado en la fabricación de automóviles. Para el oro, el debilitamiento de la economía podría ser una bendición si debilita al dólar estadounidense.

La semana pasada, el oro probó nuestra línea de soporte, actualmente cerca de los 1.780 dólares (el mínimo fue de 1.780,60 dólares). Una ruptura por debajo de ese nivel sería negativa y se confirmaría con una ruptura y cierre por debajo de los 1.770 dólares. Eso, a su vez, podría establecer precios más bajos para probar el mínimo de diciembre de 1.753 dólares y luego el mínimo de septiembre de 1.721 dólares. Una ruptura firme por debajo de los 1.750 dólares podría dar lugar a precios aún más bajos, con un potencial de descenso hasta los 1.550 dólares. Un rebote que fracase entre los 1.800 y los 1.820 dólares sería bastante negativo. Necesitamos volver a superar los 1.820 dólares una vez más para sugerir una nueva prueba de la línea de resistencia principal de 1.850 dólares/1.860 dólares. Hay más resistencia por encima en los 1.880 dólares y en los 1.900/1.920 dólares. Sólo por encima de los 1.935 dólares vemos un cielo más azul. Nada de este escenario sentará muy bien a los bichos del oro, muchos de los cuales piden un movimiento explosivo al alza. Sí, podría suceder, pero primero tenemos que romper todos esos puntos de resistencia. Entonces se podrá hablar de un movimiento alcista más fuerte.

Ver También  3 aplicaciones educativas de realidad aumentada (RA) para divertir a su hijo
Fuente: www.cotpricecharts.com

El COT comercial del oro (empresas de lingotes y bancos) bajó al 26% la semana pasada desde el 27%. Mientras que el interés abierto largo cayó algo más de 2.000 contratos, el interés abierto corto aumentó en 26.000 contratos. El interés abierto general aumentó en unos 33.000 contratos en una semana a la baja. El COT de los grandes especuladores (fondos de cobertura, futuros gestionados, etc.) subió al 77% desde el 75%, ya que añadieron unos 23.000 contratos al interés abierto largo, mientras que redujeron unos 3.000 contratos del interés abierto corto. Tenemos que ver este informe como ligeramente negativo, dada la reciente acción de la semana pasada para el oro.

Fuente:  www.stockcharts.com

Los alcistas del oro siguen tomando nota y están siendo animados por lo que parece ser una enorme formación de copa y asa en el gráfico del oro que se formó entre 2011 y 2020. Desde el máximo en agosto de 2020, hemos estado formando lo que muchos creen que es el asa de la formación. Si es correcto, esto es bastante alcista y una ruptura firme por encima de los 1.850$/1.860$ podría proyectar el oro hacia los 2.200$/2.300$ como mínimo. Los objetivos finales podrían ser de hasta 2.900 dólares. Pero, como siempre, nos gusta tener nuestra advertencia por si acaso las cosas no salen como están previstas. Por eso nos preocupa todo el nivel entre los 1.675 dólares, el mínimo de agosto de 2021, y los 1.700 dólares. Si ese nivel cediera, en lugar de contemplar una carrera hacia los 2.300 dólares, podríamos estar ante un desplome hasta los 1.260 dólares. No, eso no ocurriría de la noche a la mañana, sino que podría tardar varios meses en producirse. Hemos observado el potencial del mínimo del ciclo de 7,83 años y el mínimo del ciclo de 23,5 años que podría verse tan pronto como a finales de 2022, aunque es mejor que sea en 2023-2024. Los toros del oro no esperarían eso. Esto ayuda a explicar nuestras preocupaciones sobre este movimiento actual. Sin embargo, si la copa y el asa se mantienen, la subida de esta vez sería un tope final antes del colapso en los mínimos del ciclo de 7,83 años y 23,5 años.

Fuente:  www.goldchartsrus.com

En los últimos años, Rusia ha estado aumentando sus reservas internacionales, incluidas sus reservas de oro. Se ha desprendido de sus reservas de dólares estadounidenses, sustituyéndolas por oro y valores en yuanes chinos. El objetivo es desprenderse de dólares estadounidenses para no ser rehén del dólar como su principal reserva. Dados los elevados precios del petróleo y el gas, Rusia ha podido desviar miles de millones a la construcción de su arsenal de reservas, incluidas las de oro.

Según datos del Banco de Rusia (BOR), las reservas internacionales de Rusia alcanzaron los 639.600 millones de dólares la semana pasada. En general, las reservas exteriores de Rusia se mantienen en fondos de divisas, derechos especiales de giro en el FMI y oro. Las reservas oficiales de Rusia son ahora las cuartas mayores del mundo, por detrás de China (3,2 billones de dólares), Japón (1,4 billones) y Suiza (1,1 billones). Estados Unidos está muy abajo en la lista, con 251.800 millones de dólares a fecha de 21 de enero de 2022. Sin embargo, esto es un poco engañoso, ya que Estados Unidos sigue teniendo en sus libros las mayores reservas de oro del mundo, con 261,499 millones de onzas, a 42,22 dólares. Si se valoran a 1.800 dólares, las reservas internacionales de Estados Unidos pasarían a 711.500 millones de dólares y el país pasaría a ocupar el cuarto lugar, sustituyendo a Rusia.

Se estima que el BOR posee 74,0 millones de onzas de oro (2.298,3 toneladas métricas) que a 1.800 dólares serían 133.200 millones de dólares. Estados Unidos es el país que posee las mayores reservas de oro del mundo, seguido de Alemania, Italia, Francia y, a continuación, Rusia y China. El propio FMI estaría entre los cinco primeros, dado que poseen 90,5 millones de onzas de oro. Canadá vendió sus reservas de oro en 2016. Para los interesados, aquí hay un artículo sobre la venta de las reservas de oro de Canadá escrito en marzo de 2016 por el autor mientras estaba en Bullion Management Group

Rusia también tiene las segundas reservas más grandes del mundo de las reservas mineras de oro detrás de Australia con un estimado de 5.300 toneladas métricas. Las reservas de oro de los bancos centrales del mundo se estiman en 35.571,3 toneladas métricas, según el Consejo Mundial del Oro (www.gold.org). La deuda nacional de Rusia se estima en 296.000 millones de dólares, lo que supondría una relación deuda/PIB de aproximadamente el 17,7%. Compárese con la deuda nacional/PIB de Estados Unidos, que es del 127,5%.

Las reservas mundiales de oro de los bancos centrales son de 35.571,3 toneladas métricas, el nivel más alto desde la década de 1960, según el Consejo Mundial del Oro. El aumento de las reservas de oro de los bancos centrales comenzó a subir desde el punto más bajo que se observó en 2009, cuando las reservas tocaron fondo con 29.964 toneladas métricas. Como hemos señalado a menudo, si el oro es una reliquia tan bárbara y no dinero, entonces ¿por qué los bancos centrales del mundo han aumentado sus reservas de oro en 5.600 toneladas métricas desde 2009? El oro también está clasificado como un activo de nivel 1 para los bancos comerciales en virtud de los acuerdos de Basilea III desde 2017. El oro tiene una ponderación de riesgo cero.

Sin embargo, el oro sigue sin ser amado y sin tener dueño.

Fuente:  www.stockcharts.com

La plata tuvo una semana miserable, cayendo un 8,3% y liderando la caída de los metales preciosos. Si hay una buena noticia, es que la plata puso a prueba la línea de tendencia alcista desde el mínimo de diciembre de 21,41 dólares. El problema es que la plata cerró justo por encima o por debajo de la línea, lo que podría provocar más pérdidas la semana que viene. Una ruptura por debajo de los 22 dólares establecería nuevos mínimos por debajo de los 21,41 dólares. Los precios han caído más de un 10% en sólo seis días de cotización. Elliott Wave International (www.elliottwave.com) cree que se trata de una onda de impulso y que los precios están bajando con objetivos potenciales hasta los 17 $. Se podría argumentar que la formación de los últimos meses tras el máximo de mayo es un triángulo descendente (una formación de triángulo de máximos descendentes y mínimos relativamente planos) con objetivos finales aún más bajos, hasta los 14 $. En este punto, sólo nuevos máximos por encima del reciente máximo de 24,75 $ podrían mantener vivos a los toros. Preferiblemente, la plata también saca el máximo de noviembre de 25,49 dólares, además de confirmar que se ha producido un mínimo.

Fuente: www.cotpricecharts.com

El COT comercial de la plata bajó al 34% desde el 35% de la semana pasada. El interés abierto largo se mantuvo prácticamente sin cambios, mientras que el interés abierto corto aumentó en unos 6.000 contratos. El COT de los grandes especuladores subió al 67% desde el 65%, ya que redujeron en gran medida su posición de interés abierto corto. El interés abierto total aumentó en unos 2.000 contratos. Al igual que con el COT del oro, lo consideramos ligeramente negativo. Seguimos muy lejos de los mínimos observados en noviembre de 2021.

Fuente: www.stockcharts.com

Las acciones de oro no se respetan. Con respecto al oro, las acciones auríferas están baratas. La relación Oro/HUI está en 7,44, bien afianzada en niveles que nos sugieren que las acciones auríferas siguen estando baratas con respecto al oro. Esta semana pasada, las acciones auríferas fueron golpeadas, ya que el índice TSX Gold (TGD) cayó un 4,3% y el índice Gold Bugs (HUI) un 6,3%. El TGD cayó a su nivel más bajo desde el mínimo de diciembre de 271,30. El mínimo de esta semana fue de 270,19. Seguimos por encima del mínimo de principios de octubre de 257,81. Pero el nivel alcanzado era una línea de defensa en 270 que habíamos señalado anteriormente. La buena noticia es que TGD se recuperó el viernes, pero aún así cerró con un descenso del 0,5% en el día.

El rebote del viernes dejó un martillo potencial en el gráfico. El martillo es un patrón de velas japonés que se forma cuando hay una larga sombra inferior y un pequeño cuerpo blanco (o negro) en la parte superior del rango de negociación del día. Significa que el mercado abrió y luego se desplomó, pero rebotó para cerrar justo por encima o por debajo de los niveles de apertura y cerca de los máximos del día. El martillo suele aparecer después de un descenso pronunciado, y se observa que el TGD cayó un 9,3% en sólo siete días de negociación. El martillo sólo se ve en los fondos. Con este estímulo, necesitaríamos, por supuesto, ver un seguimiento al alza esta próxima semana.

El soporte continúa en 270, mientras que la resistencia está bien definida, oscilando entre 280 y 295. Para estar seguros, sólo consideraríamos que el mercado está rompiendo al alza con cierres sólidos por encima de 300.

Fuente: www.stockcharts.com

El sentimiento hacia las mineras de oro sigue en un profundo embotamiento. No, no está ni de lejos cerca de los niveles vistos en 2015 o durante la caída del COVID de marzo de 2020. Pero en 26,67, el Índice de Porcentaje Alcista de Mineros de Oro (BPGDM) se mantiene cerca de sus niveles más bajos vistos en el último año. Hubo un breve momento de euforia en noviembre que llevó al índice al 50%, pero ese nivel no pudo mantenerse y el sentimiento se hundió de nuevo mientras el mercado se vendía. El índice porcentual de nuevos máximos y nuevos mínimos de las mineras de oro (GDXHLP) también continúa en territorio negativo, con nuevos mínimos que superan a los nuevos máximos. Los nuevos mínimos se ven acentuados por el reciente desplome de Gatos Silver (GATO/TSX) cuando informó de que sus cifras habían sido exageradas. El hecho de que el BPGDM esté cerca de los mínimos nos indica que no hay muchos alcistas, pero el índice no está en niveles tan bajos como para ser potencialmente una compra de bajo riesgo.

Fuente: www.stockcharts.com

Los precios del petróleo siguen subiendo a medida que aumentan las preocupaciones geopolíticas y caen los inventarios. El petróleo WTI subió casi un 2% la semana pasada, cerrando en 86,82 dólares. El crudo Brent cerró a 90,54 dólares, con una subida del 3% en la semana. Los precios del gas natural (GN) se dispararon un 22,8% ante el temor de que se produzcan subidas de precios como consecuencia de un clima más frío en Estados Unidos y de la preocupación por el suministro en Europa debido al conflicto entre Rusia, Ucrania y Estados Unidos. El gas natural experimentó una enorme subida justo antes del vencimiento del contrato de futuros de febrero. Ha sido la mayor subida en un día desde que se creó el contrato en 1990 en la CME. La caída de los inventarios está ayudando a impulsar las previsiones de petróleo que sugieren que pronto podríamos ver 100 dólares/barril de petróleo como muchos están pronosticando. En el caso del Brent, es la primera vez en siete años que los precios superan los 90 dólares.

Los precios del carbón también han superado los 260 dólares/tonelada métrica, de nuevo en gran medida por el conflicto entre Rusia, Ucrania y Estados Unidos. Si se corta el suministro de gas, la demanda de carbón y los precios podrían dispararse. No es un buen momento para necesitar combustible para los hogares, los coches, etc.

Los valores energéticos también fueron un punto brillante en medio del pesimismo del mercado. El índice ARCA Oil & Gas (XOI) subió un 4,4% la semana pasada, mientras que el índice TSX Energy (TEN) subió un 4,3%. Sin embargo, ambos índices siguen estando por debajo de los máximos recientes. En teoría, al menos, el XOI está en/cerca de la parte superior de su canal. Por lo tanto, es difícil decir en este momento si el retroceso del viernes señaló un tope o una pausa. El mínimo reciente se observó en 1.264. Una ruptura por debajo de 1.275 supondría un problema y sugeriría nuevos mínimos. Los alcistas necesitan que este mercado siga avanzando.

Hemos señalado que tenemos objetivos técnicos potenciales para el petróleo WTI de entre 105 y 110 dólares, con objetivos mínimos de 90,80 dólares. Con un máximo esta semana pasada en 88,84 dólares, no estamos lejos de ese objetivo. Para los osos del petróleo, podrían estar animados por el retroceso del viernes, cuando el petróleo WTI hizo un nuevo máximo para este movimiento, para luego retroceder y cerrar por debajo del nivel de apertura. Aun así, el petróleo WTI ganó un 0,2% el viernes a pesar del retroceso. El mínimo reciente se observó en $81.90 y una ruptura por debajo de $84 podría indicar una prueba de ese nivel y nuevos mínimos. El soporte es fuerte y se sitúa en torno a los 76/77 dólares.

En combinación con el mal tiempo y el actual conflicto entre Rusia, Ucrania y EE.UU., existe el riesgo de que los precios del petróleo se disparen por encima de los 100 dólares. Si estallara algo en Oriente Medio, eso podría ser el clavo ardiendo e incluso hacer que los precios del petróleo se dispararan hacia el máximo histórico de 147 dólares. El conflicto entre Arabia Saudí, los EAU y los Houthis de Yemen, respaldados por Irán, podría convertirse en algo más peligroso, dado el reciente ataque de los Houthis a las instalaciones petrolíferas de los EAU. Los EAU son el tercer productor de la OPEP. Los EAU también están estratégicamente situados cerca del Estrecho de Ormuz. Por el estrecho de Ormuz pasan 16,8 millones de barriles diarios. Otros puntos importantes de estrangulamiento del petróleo son el Canal de Suez, el Bab-El-Mandeb en el Cuerno de África, el Estrecho del Bósforo entre Turquía y Grecia a partir del Mar Negro, y el Estrecho de Malaca entre Malasia y la Isla de Sumatra.

El petróleo WTI está algo sobrecomprado, pero estos precios altos podrían persistir y subir más, dados los aspectos negativos que rodean al petróleo. Las existencias de crudo en EE.UU. languidecen cerca de la parte inferior de su rango de 5 años y la OPEP sigue subproduciendo, lo que también contribuye a la situación de estrechez de la oferta. Si añadimos los problemas de los camiones en Norteamérica y en Europa, tenemos otra pieza del rompecabezas que empuja los precios al alza.

__

(Imagen destacada de Adam Novakowski via Unsplash)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras «creer», «proyectar», «estimar», «llegar a ser», «planear» y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que refleja las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

TEMAS RELACIONADOS :

Jorge Torres

Jorge Torres

Jorge Torres es un periodista dedicado al mundo de las finanzas. Adquirió sus conocimientos sobre el valor de invertir a una temprana edad, poniéndose a cargo del negocio gastronómico familiar con tan solo 19 años. Su pasión por la escritura se remonta al trabajo corporativo que realizó con un equipo editorial. Allí pasó un considerable tiempo dedicándose al análisis de mercado y a predicciones del mercado de valores.

Las Últimas