Por qué es muy probable que se produzca una crisis energética

El techo de la deuda está salvado - al menos hasta diciembre. El Evergrande ha terminado - bueno, probablemente no. Las cifras de empleo en EE.UU. muestran un debilitamiento de la economía, y así lo parece. Esta semana cubrimos estos y otros temas. Nuestro "gráfico de la semana" analiza el petróleo en los últimos 75 años. Estamos definitivamente en una nueva etapa alcista y el petróleo potencialmente a 100 dólares está en el punto de mira mientras se desarrolla una crisis energética a nivel mundial.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Es octubre. El mes del miedo, el mes del gafe, el mes de los choques. Pero también el de los “osos asesinos”. Ah, sí, los cracks: 1929 (el abuelo de todos ellos), 1987, el viernes 13 de 1989, las masacres de octubre de 1997, 1978 y 1979 y, finalmente, el hundimiento de Lehman Brothers en octubre de 2008, que comenzó en septiembre. Octubre marca el final de los llamados peores seis meses del año. Los osos terminaron en 1946, 1957, 1960, 1962, 1966, 1974, 1987, 1990, 1998, 2001, 2002 y 2011. En octubre de 2007 se inició un oso, que fue el último máximo antes del colapso financiero de 2008. Octubre ni siquiera es el peor mes, ocupando el séptimo lugar.

El mes no empezó bien. Facebook se quedó a oscuras. Gran Bretaña ha paralizado las gasolineras y ahora están sacrificando cerdos debido a la escasez de mano de obra agravada por el Brexit. Oh sí, Gran Bretaña, una vez llamada el “imperio en el que nunca se pone el sol” ni siquiera está segura de que el sol realmente salga cada mañana. La crisis energética está afectando incluso a China. Al golpear a China, está exacerbando la entrega de bienes. Se han producido cortes de electricidad en el país provocados por la escasez de energía. Los principales gigantes de la tecnología se han visto especialmente afectados: Apple, Tesla, Microsoft, HP y Dell se han visto obligados a reducir sus operaciones o a detenerlas por completo. La represión de los gigantes tecnológicos chinos no está ayudando. Los productos de consumo, desde el agua hasta las mochilas, se enfrentan a límites en el uso de la energía y las plantas agrícolas se han visto obligadas a quedarse a oscuras durante períodos, lo que ha afectado al suministro de alimentos. Al lado, la India también está sufriendo una crisis energética con apagones y más.

En Estados Unidos, decenas de buques portacontenedores están parados en alta mar, sin poder descargar su contenido debido a la escasez de mano de obra en tierra. Se sospecha incluso que el ancla de uno de los portacontenedores puede haber atrapado el oleoducto submarino que reventó, derramando más de 5.000 galones de petróleo en las playas y humedales de California. Las perturbaciones de la oferta se están transmitiendo a la economía con escasez de numerosos productos y el consiguiente aumento de la inflación. Dada la fuerte subida de los precios de la energía en los últimos meses, los consumidores pueden sufrir un shock de precios al calentar sus hogares este invierno. Muchos ya lo están viendo en los surtidores de gasolina. Quizá la inflación no sea tan transitoria después de todo. Incluso el gobernador del Banco de Canadá (BofC), Tiff MacKlem, lo ha reconocido. ¿Presiona esto a la Fed y a otros bancos centrales para que suban los tipos de interés? Posiblemente, pero desde luego no de inmediato. Es demasiado pronto. En el mejor de los casos, no hasta bien entrado el año 2022. Y sería un shock para la economía si lo hicieran. Soportarán la ampliación de los tipos de interés negativos, aunque el de Estados Unidos a 10 años ha estado subiendo, más recientemente al 1,60%.

IPC, IPC básico, Nota del Tesoro a 10 años, Letra del Tesoro a 3 meses 2007-2021

Fuente: www.stlouisfed.org

El diferencial, como se puede ver, se ha vuelto bastante negativo. El IPC menos 10 años es del 3,65%, el IPC menos 3 meses es del 5,14%. Con el IPC subyacente frente al de 10 años, el diferencial negativo es del 2,25, y con el de 3 meses del 3,74%. El diferencial negativo está empezando a alcanzar los niveles vistos durante la década inflacionista de 1970. Fue necesario que el ex presidente de la Fed, Paul Volker, subiera el tipo de interés de los fondos de la Fed al 20% para que la tasa de inflación cayera en picado. A lo largo de la década de 1970, el tipo de la Fed y el de 10 años se mantuvieron por debajo de la tasa de inflación. La fuerte subida de los tipos de interés en 1980 para sofocar la inflación provocó una recesión muy pronunciada que se prolongó hasta mediados de los años ochenta.

Rendimiento BBB, rendimiento CCC, IPC, IPC básico 2016-2021

Fuente: www.stlouisfed.org

Sin embargo, hay un problema mayor. Observamos los rendimientos de los bonos corporativos CCC y BBB. El BBB es el bono con menor grado de inversión, mientras que el CCC es efectivamente un bono basura. El rendimiento de los BBB se sitúa actualmente en el 2,38% y cotiza por debajo de la tasa del IPC (2,82% negativo) y del IPC básico (1,42% negativo). Se calcula que más de 2 billones de dólares de deuda con calificación BBB vencen de aquí a 2023. Si añadimos la calificación BB hasta la C, la calificación BBB representa más del 65% de la deuda corporativa en EE.UU. La deuda con calificación BBB es la de menor grado de inversión. Según el rendimiento actual de la CCC, está por encima de la tasa de inflación, pero no por mucho. El rendimiento CCC es del 7,64%, con un diferencial positivo del 2,44% respecto al IPC y un diferencial positivo respecto al IPC básico del 3,84%. Sin embargo, según el antiguo jefe de presupuesto de Ronald Reagan, David Stockman, aunque los bonos basura han rendido más del 10% en lo que va de 2021, señala que alrededor del 85% de los bonos basura están rindiendo menos que el IPC. Señala que el nivel máximo anterior fue del 7% en los últimos 50 años. A medida que la Fed mantiene los tipos de interés bajos, los inversores aumentan su apetito por el riesgo acudiendo a los bonos de alto rendimiento o al mercado de valores.

Fuente: www.bloomberg.comwww.db.comwww.davidstockmancontracorner.com  

Stockman continúa relatando lo distorsionados que están los mercados señalando que en 1987 el PIB de Estados Unidos era de 4,8 billones de dólares, mientras que la capitalización total del mercado de valores era de 3 billones. Aun así, en 1987 se produjo un desplome del mercado de valores. Hoy el PIB es de 22,7 billones de dólares, mientras que la capitalización bursátil del Wilshire 5000 es de 46,3 billones de dólares. Debería ser de 14,2 billones de dólares, en igualdad de condiciones que en 1987. ¿Están los mercados de valores sobrevalorados? Según algunas mediciones, sí.

Pero, ¿es una sorpresa un mercado bursátil en alza dada la explosión del dinero y la deuda, especialmente desde la crisis financiera de 2008 y exacerbada por la pandemia de 2020-2021? Nuestro gráfico de abajo muestra el crecimiento de M2 +174%, el balance de la Fed gracias al QE +857%, la deuda federal de Estados Unidos +202%, y toda la deuda de Estados Unidos que incluye toda la deuda del gobierno, la deuda corporativa y la deuda de los consumidores o de los hogares +58%. Pero el crecimiento realmente impactante (no mostrado) fue el de M1, que subió un asombroso 1.333% desde 2008. La base monetaria ha crecido un 638%. Mientras tanto, el PIB real sólo ha subido un 23%, mientras que el S&P 500 ha ganado un 197% y el oro ha subido un 110%. El crecimiento monetario masivo, en lugar de encontrar su camino en la economía, en su lugar provocó una carrera inflacionaria en las acciones y el mercado de la vivienda. Es una cuestión de demasiado dinero persiguiendo muy pocos bienes. El crecimiento explosivo de los agregados monetarios no pinta un panorama halagüeño de cara al futuro, ya que en algún momento el tren de la fortuna se detiene. Pero, ¿puede la Fed permitirse el lujo de permitir que se frene con el endurecimiento monetario, es decir, con el tapering y las subidas de los tipos de interés? Sospechamos que la Fed no puede, pero puede hacerlo de todos modos porque eso es lo que el mercado está anticipando. Recuerden que para compensar la QE, la Reserva Federal realiza diariamente unos 1,3 billones de dólares en repos, una cifra asombrosa nunca vista.

Cuando se compara toda la deuda con el PIB, las cifras son aún más inquietantes. La deuda federal de EE.UU. con respecto al PIB en 2008 era del 76%. Ahora es del 126% (a efectos de comparación, la deuda federal de Canadá con respecto al PIB es de aproximadamente el 54%, pero si se añade la deuda de las provincias es del 118%). La deuda total (gobierno, empresas, hogares) respecto al PIB era del 360%. Hoy es del 370%, gracias sobre todo a la reducción del consumo. La deuda de los consumidores con respecto al PIB era del 122% en 2008, pero gracias al desapalancamiento de los consumidores ha bajado al 95%. El mayor crecimiento se ha producido en la deuda del gobierno y de las empresas. En realidad, Canadá tiene el problema contrario debido al crecimiento de la deuda de las empresas y los hogares.

Ahora tenemos inflación en los precios, no debido a la escasez de activos, sino a problemas en la cadena de suministro, problemas de producción y problemas laborales. Tras el informe sobre el empleo de septiembre, ahora estamos viendo una ralentización del crecimiento del empleo y un aumento de la inflación. En otras palabras, estanflación.

M2, Activos de la Fed, Deuda Federal, Toda la Deuda (Empresas, Consumidores, Gobierno) (en miles de millones de dólares)

Fuente: www.stlouisfed.org

El asunto del Evergrande chino puede haber salido de la primera página, pero no ha desaparecido. Simplemente ha pasado a las páginas centrales. El mercado inmobiliario chino está sometido a una gran tensión. Evergrande puede ser el más importante. Las agencias de calificación han rebajado la calificación de los promotores inmobiliarios chinos. Algunos otros promotores han dejado de pagar su deuda. Las acciones de las empresas se han desplomado entre un 60% y un 90%. Sin embargo, Evergrande y sus 300.000 millones de dólares de deuda siguen siendo los más importantes. Han incumplido los pagos de dos bonos off-shore en dólares estadounidenses. Se han retrasado en el pago a proveedores e inversores, pero nada de esto ha desencadenado aún un impago. El mercado inmobiliario chino sigue siendo un castillo de naipes. Pero, como hemos señalado, el gobierno chino, a través del PBOC, tiene los medios para controlarlo. El temor que sigue existiendo es qué pasa si deciden no hacerlo. Evergrande sigue siendo una amenaza.

El debate sobre el techo de la deuda se hace cada vez más turbio y puede cambiar minuto a minuto. Pero, al menos por el momento, los demócratas y los republicanos han acordado aplazar la decisión hasta diciembre y han aumentado el límite de la deuda en unos 480.000 millones de dólares. Se trata, en el mejor de los casos, de una medida provisional. Hay suficiente margen de maniobra para llegar a diciembre y eso es todo, entonces la lucha se avecina de nuevo. Marquen el 3 de diciembre en sus calendarios ya que ese es el próximo Día D. Curiosamente, durante la administración de Trump, el límite de la deuda se suspendió tres veces, incluso cuando la deuda creció en 8 billones de dólares, gracias a los recortes masivos de impuestos y la pandemia. Ambos partidos apoyaron la medida. Pero ahora no. Eso fue bajo un presidente republicano. Se avecinan más problemas.

Gráfico de la semana

Petróleo WTI – 1946-2021 Ajustado a la inflación

Fuente:  www.macrotrends.net

Los precios del petróleo tienen un historial de fuertes subidas y bajadas. Nuestro gráfico ajustado a la inflación de los precios del petróleo entre 1946 y 2021 acentúa esas subidas y bajadas. Veamos el mismo gráfico, sin ajustar a la inflación. Todavía se pueden ver las subidas y bajadas. Sólo que no son tan claras (nota: no hemos etiquetado los eventos).

El aumento de la demanda en la posguerra provocó la primera subida de precios significativa. Los precios subieron hasta 2,57 dólares/barril en 1948, antes de estabilizarse en los veinte años siguientes. Pero la Guerra de los Seis Días de 1967, seguida de la Guerra del Yom Kippur de 1973, provocó una reacción contra Israel y Estados Unidos, y el Embargo Árabe del Petróleo de 1973 desencadenó una verdadera crisis con escasez en Estados Unidos y largas colas en los surtidores. También provocó la inflación y, en aquel momento, la mayor recesión desde la Gran Depresión. Ese periodo culminó en 1979/1980 con la crisis de los rehenes iraníes, los precios del petróleo alcanzaron casi 40 dólares (130 dólares ajustados a la inflación), la inflación se acercó al 20% y le siguió una recesión aún más pronunciada entre 1980 y 1982.

Las guerras de precios y el exceso de petróleo que siguieron a los altos precios de la década de 1970 contribuyeron a una enorme caída del precio durante la década de 1980 que se prolongó hasta la década de 1990. Las guerras de precios y los excesos de petróleo acaban siendo seguidos por la escasez de suministros y la falta de nueva producción debido a los bajos precios. Con el aumento de la demanda a principios de la década de 2000, los precios no tardaron en alcanzar un récord de 147 dólares en 2008. Sin embargo, la crisis financiera de 2008 provocó un enorme desplome de los precios del petróleo, que cayeron un 53,5% en el año, alcanzando un mínimo cercano a los 30 dólares. Un año muy dramático. Los precios volvieron a recuperarse hacia los 100 dólares, pero el creciente auge del petróleo de esquisto provocó un desplome de los precios en 2014.

Tras una breve recuperación, llegó la pandemia de 2020 y uno de los desplomes de precios más dramáticos jamás vistos, ya que la demanda se desplomó debido a los bloqueos. Los precios llegaron a ser brevemente negativos, algo inaudito. Sin embargo, una vez más, la falta de nueva producción, los recortes de la oferta de la OPEP y el aumento de la demanda a medida que la pandemia disminuía (pero nunca desaparecía) dieron lugar a una fuerte subida de los precios.

Petróleo WTI – 1946-2021 sin ajustar a la inflación

Fuente: www.macrotrends.net

Ahora llega el potencial de un invierno difícil, ya que los precios de la energía se disparan. El gas natural (GN) y el carbón también están subiendo de precio. El petróleo WTI ha subido casi un 60% en 2021, mientras que el GN ha subido aún más, alrededor de un 130%. Los precios del carbón se han disparado, subiendo casi un 230% en lo que va de 2021. Las restricciones de la oferta, la producción que no sigue el ritmo de la demanda, las interrupciones de la oferta y la tendencia de las empresas y los inversores hacia el ESG (Environmental, Social, and Corporate Governance) son algunas de las razones por las que los precios han saltado. Los precios del gas natural y del carbón han alcanzado el nivel más alto de la historia en la UE, el Reino Unido y Asia. Los precios de la gasolina han saltado en los surtidores. El Reino Unido y la UE no encuentran conductores para suministrar energía. Las empresas están quebrando y los surtidores de gasolina, sobre todo en el Reino Unido, están vacíos. En el asiento del conductor están los grandes proveedores de energía, como Rusia, Arabia Saudí e Irán. Estados Unidos y Canadá también son grandes productores de energía, pero la mayor escasez se manifiesta sobre todo en la UE, el Reino Unido y Asia. Y, una vez más, la dificultad estriba en llevar los suministros allí donde se necesitan. No se puede construir un oleoducto bajo el océano Atlántico o el Pacífico aunque sea seguro desde el punto de vista medioambiental, lo cual es muy cuestionable.

Aunque ha habido intentos de reconvertirse lentamente a la energía limpia, el proceso ha sido muy desigual, lo que ha contribuido a la crisis energética. El gas natural es un combustible relativamente limpio (excepto por el metano que se libera en el proceso de extracción), pero los mayores productores y reservas de gas natural del mundo son Estados Unidos, Rusia e Irán. Estados Unidos está en el continente equivocado, Estados Unidos ha estado tratando de bloquear a Rusia y Estados Unidos tiene sanciones contra Irán debido a su programa nuclear cuando el ex presidente Donald Trump rompió el acuerdo. Gazprom, el enorme productor ruso de GN, produce por sí solo alrededor del 12% del suministro mundial. Los inventarios en la UE, en particular, son bajos. Los flujos de oleoductos desde Rusia y Noruega, otro gran productor, han sido lentos. En la UE los precios han subido aproximadamente un 500% en el último año.

Pero no se trata sólo de la UE. China, Brasil y otros países también se enfrentan a grandes subidas de precios y limitaciones de suministro. Brasil ha perdido mucha energía porque sus ríos están muy bajos y no producen la hidroelectricidad que antes producían.

La pandemia hizo su trabajo. A medida que los precios caían, las nuevas inversiones en energía también se desplomaban. Pero la demanda se disparó cuando los programas de estímulo del gobierno se pusieron en marcha. No se puede encender un interruptor y volver a la normalidad y la nueva producción va por detrás de la demanda. La falta de gas, la escasez de petróleo debido a las limitaciones del suministro, los problemas de entrega, etc., y el hecho de que las energías renovables no se pongan en marcha con la suficiente rapidez nos han llevado a la situación actual. Estados Unidos y Canadá tienen suficiente, pero exportarlo fuera de Norteamérica es un problema. Que el cielo nos ayude si la situación iraní estalla y el uranio que ya está enriqueciendo es atacado por Israel o por Estados Unidos. Irán tiene misiles que podrían alcanzar los campos petrolíferos de Arabia Saudí o las instalaciones de GNL de Qatar o los buques cisterna del Golfo. Los precios de la energía se dispararían.

Hay un enorme deseo de cambiar a las energías renovables, pero por mucho que algunos quisieran ver el fin de los combustibles fósiles eso no va a suceder. En los próximos años, los combustibles fósiles seguirán teniendo un papel importante como fuente de energía. La dependencia del petróleo disminuirá, pero no lo suficientemente rápido como para hacer bajar los altos precios actuales.

En el pico de 2008, el precio del petróleo alcanzó casi 180 dólares ajustados a la inflación. Todavía nos queda un largo camino para llegar a esos niveles. El petróleo tiene un ciclo de mínimos de 18 años, según el analista de ciclos Ray Merriman (www.mmacycles.com). Según Merriman, las pruebas del ciclo de 18 años se observaron en 1986, 2002 y 2020. La mitad del ciclo sería de nueve años y, en ese sentido, de nuevo comenzando con el mayor mínimo de 1986, se observaron mínimos importantes en 1986, 1994, 2002, 2008 y 2020, asumiendo que el rango para el ciclo de 9 años es de 6 a 12 años. Ahora parece que estamos en un ciclo alcista y hemos roto la tendencia bajista desde el máximo de 2008. Es difícil decir cuándo el ciclo de 9 años alcanzará su cima y desde qué nivel.

No obstante, el mundo se enfrenta a una crisis energética con una demanda creciente, una oferta e inventarios cada vez más reducidos y cuellos de botella en el suministro. Sólo hace falta añadir un estallido en Irán, y entonces el petróleo a 100 dólares podría parecer barato.

Cifras de empleo en EE.UU.

Fuente:  www.shadowstats.com

Suponemos que eso se consideraría un golpe de efecto. Las nóminas no agrícolas de septiembre se situaron en unas decepcionantes 194.000 frente a las 366.000 de agosto (nota: agosto se revisó al alza en 169.000). El problema es que el mercado esperaba 500.000. Sin embargo, en una supuesta buena noticia, la tasa de desempleo (U3) bajó del 5,2% al 4,8%. Posiblemente esto se deba a la reducción de la población activa, ya que el nivel de población activa civil descendió en 183.000 personas en septiembre. El total de empleados aumentó en las 194.000 personas mencionadas anteriormente, mientras que la tasa de participación de la población activa bajó al 61,6% desde el 61,7%. La relación empleo-población pasó del 58,5% al 58,7%. Una menor participación más una reducción de la población activa significa una menor tasa de desempleo.

Ver También  Actualización del mercado para finales de abril de 2021

Entonces, ¿son buenas noticias (tasa de desempleo más baja) o malas noticias (nóminas no agrícolas mucho más bajas)? La tasa de desempleo U6 (la medida de desempleo más amplia de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), que incluye a los desanimados a corto plazo y a otros trabajadores marginales, así como a los que se ven obligados a trabajar a tiempo parcial porque no pueden encontrar un empleo a tiempo completo) bajó del 8,8% al 8,5%. La cifra de desempleo de las estadísticas en la sombra (www.shadowstats.com), que refleja la metodología actual de información sobre el desempleo, ajustada para tener en cuenta la importante proporción de “trabajadores desanimados”, tal como se definió en 1994 durante la administración Clinton, se situó en el 25,1%, frente al 25,3%.

A pesar de crecer en 194.000, se recuerda que Estados Unidos sigue estando unos 5,1 millones de puestos de trabajo por debajo de donde estaban en febrero de 2020. La tasa de paro oficial (U3), del 4,8%, está por encima del 3,5% de febrero de 2020. Se considera que hay 100,4 millones de personas que no forman parte de la población activa. Esta cifra es superior a la observada en agosto, cuando era de 100,1 millones. Unos 55,9 millones están jubilados, mientras que 9,4 millones son discapacitados. También se incluyen en estas cifras los estudiantes y otras personas. Se considera que unos 36,4 millones de estadounidenses viven en la pobreza y unos 30 millones no tienen seguro médico. Resulta significativo que un 34,5% de los desempleados lleven 27 semanas o más en el paro. Esta cifra es inferior al 37,4% de agosto. Aun así, el número de parados de 27 semanas o más es superior en 1,6 millones al de febrero de 2020.

Las nóminas privadas aumentaron en 317.000. Esto se vio compensado por una caída de las nóminas del gobierno, de 123.000. Los aumentos se produjeron en los sectores del ocio y la hostelería, los servicios profesionales y empresariales, el comercio minorista y el transporte y el almacenamiento. Las pérdidas se produjeron en la educación. A pesar de que los hospitales están llenos por la variante del Delta, el empleo en el sector sanitario descendió en 18.000 personas.

Las malas cifras de empleo provocaron la subida del oro, la caída de las acciones y la bajada del dólar, mientras que los rendimientos de los bonos subieron. Se cree que esta cifra no impedirá que la Reserva Federal reduzca su política monetaria. Numerosos expertos han valorado positivamente las cifras de empleo, ya que la recuperación continúa, aunque lentamente. Los salarios crecieron en agosto un 0,6% y un 4,6% interanual. Así pues, se da una combinación de débil crecimiento del empleo pero de aumento de los salarios. En algunos aspectos, esto refleja un mercado laboral ajustado, no necesariamente una economía débil. La otra cara de la moneda es que, teniendo en cuenta el enorme crecimiento monetario y un mercado laboral todavía inestable, también hay razones para no reducir el gasto.

Cifras de empleo en Canadá


   Fuente: www.tradingeconomics.comwww.statcan.gc.ca

Canadá hizo saltar la tapa del mercado de trabajo con un sorprendente aumento de 157.000 puestos de trabajo en septiembre. El mercado había esperado un aumento de sólo 65.000, lo que en realidad era una cifra bastante buena en sí misma. Pero esto fue impresionante. Si tenemos en cuenta que Estados Unidos, con una población y un PIB 10 veces superiores, sólo añadió 194.000 puestos de trabajo en septiembre. Con este impresionante aumento, Canadá ha recuperado, al menos sobre el papel, todos los puestos de trabajo perdidos en marzo/abril de 2020. Entonces Canadá perdió 3.004,5 mil empleos. Se han recuperado todos. Por el contrario, en Estados Unidos todavía faltan unos 5,1 millones de puestos de trabajo desde febrero de 2020. La tasa de desempleo cayó al 6,9%, frente al 7,1% de agosto. Sigue estando muy lejos de la tasa del 5,7% de febrero de 2020. La tasa de participación de la población activa fue del 65,5%, frente al 65,1% de agosto. Cuanta más gente trabaje, mayor será la cifra de desempleo, en igualdad de condiciones. La tasa de desempleo R8, que es la más parecida a la tasa U6 de EE.UU., bajó del 11,0% al 10,2%. Incluso la tasa de desempleo juvenil disminuyó, pasando del 11,6% al 11,3%. Para Canadá, fue el cuarto aumento consecutivo de los puestos de trabajo y la caída de la tasa de desempleo.

Y lo que es mejor, el empleo a tiempo completo aumentó en 193.600 personas, mientras que el empleo a tiempo parcial disminuyó en 36.500. ¿Qué podría ser mejor? El empleo a tiempo completo aumenta, el empleo a tiempo parcial disminuye. El salario medio por hora también aumentó, un 0,4% en septiembre. El número de personas empleadas es un récord: 19.131,2 mil. Esto es mucho más alto que en febrero de 2020 y refleja el crecimiento de la fuerza laboral. Por lo tanto, recuperar los puestos de trabajo perdidos es estupendo, pero luego el número total de la población activa es mucho mayor, por lo que en algunos aspectos hay más espacio para que esta cifra mejore.

Fuente: www.stockcharts.com

El rebote desde los recientes mínimos puede haber terminado. Los mercados siguieron intentando subir durante toda la semana y el jueves lo consiguieron. El viernes se publicaron las cifras de empleo y fueron decepcionantes. Aun así, el mercado trató de repuntar, pero al final del día se desvaneció y los principales índices terminaron la jornada ligeramente en rojo. En la semana, subieron. El S&P 500 subió un 0,8%, el Dow Jones de Industriales (DJI) ganó un 1,2%, el Dow Jones de Transportes (DJT) subió un 2,7%, mientras que el NASDAQ fue el más débil con una ganancia de sólo un 0,1%. Los valores de pequeña capitalización se tambaleaban, ya que el S&P 600 subía un 0,1%, pero observábamos que el Russell 2000 caía un 0,3%. También observamos un poco de divergencia con los índices. El índice bancario KBW (BKX) subió un 2,3% en la semana, alcanzando nuevos máximos de 52 semanas. El índice de semiconductores (SOX) perdió un 0,5% en la semana.

En Canadá, el TSX Composite subió un 1,3%, al igual que el TSX Venture Exchange (CDNX), de pequeña capitalización. En la UE, el FTSE de Londres ganó un 0,6%, el CAC 40 de París subió un 0,7%, mientras que el DAX alemán ganó un 0,3%. En Asia, el SSEC y el TKN se intercambiaron. El índice chino de Shanghai (SSEC) repuntó un 0,7%, pero el Nikkei Dow de Tokio (TKN) se tambaleó y perdió un 2,5%. ¿Quién tiene razón aquí? Un índice asiático que parece bastante vulnerable es el Seoul Composite surcoreano, que perdió un 2,1% y ahora cotiza firmemente por debajo de su MA de 200 días en territorio bajista. Ha perdido un 11% desde los máximos históricos alcanzados en junio. Algunas de las mayores empresas del mundo cotizan allí: Samsung, Hyundai, Kia, LG, etc. Otro índice asiático que se encuentra en territorio bajista es el Hang Seng de Hong Kong, que ha caído más de un 20% desde sus máximos de febrero de 2021. La estrella ha sido el Nifty 50 de la India, que ahora se encuentra de nuevo a poca distancia de su máximo histórico y muy por encima de su MA de 200 días. El índice MSCI World (sin Estados Unidos) perdió un 0,3% en la semana. En cuanto a las criptomonedas, el Bitcoin saltó un 16,2% y volvió a superar los 50.000 dólares. Pero el movimiento parece correctivo y podría desvanecerse de nuevo.

De hecho, todos los índices parecían correctivos esta semana pasada. Nuestras expectativas son que pronto iniciaremos otro tramo a la baja. Todos parecen estar formando máximos. El S&P 500, en particular, podría estar formando un techo de cabeza y hombros. Es más evidente en el DJI (indicado más abajo), pero el S&P 500 podría tener uno también. La línea de cuello está en 4.300. Una ruptura por debajo de ese nivel con volumen podría hacer que el índice se acercara a los 4.000 puntos. Eso podría encajar con una línea de tendencia ascendente desde junio de 2020, actualmente cerca de 4.050. Eso sería una corrección del 11% desde los máximos históricos, lo que encaja bien con nuestras ideas sobre este retroceso. El peligro real es que, si rompemos por debajo de 4.000 y especialmente por debajo de 3.700, entonces podríamos entrar en territorio de colapso. Recordemos que en febrero de 2020 el mercado alcanzó su máximo alrededor del día 19, pero el día 26 ya estaba rompiendo la MA de 200 días. Tras un breve rebote, se desplomó. Con la actual MA de 200 días en 4.154, tenemos que vigilar ese nivel cuidadosamente. Si lo atravesamos, podríamos estar preparados para una caída mayor. Sin embargo, eso no se espera en este momento. El próximo debería desarrollarse más lentamente.

Tenemos los vientos cruzados del aumento de la inflación, las interrupciones del suministro mundial, una crisis energética inminente, la parálisis política y una guerra incivil, las amenazas del cambio climático y mucho más. Las débiles cifras de empleo son posiblemente otra señal de que las cosas no son tan halagüeñas como todo el mundo quiere creer. No nos sorprendería que, en la próxima semana, el mercado volviera a bajar.

Fuente: www.stockcharts.com

El NASDAQ fue el más débil de los principales índices esta semana pasada, con una ganancia de sólo el 0,1%. Consideramos que el NASDAQ es el principal que señalará el próximo movimiento y ese próximo movimiento parece ser a la baja. Las cifras de empleo del viernes hicieron que el NASDAQ volviera a tener un rendimiento inferior, ya que el índice perdió un 0,5%. Las interrupciones del suministro están afectando más a los valores tecnológicos que dominan el NASDAQ que a otros. Pero parece que no a los grandes, ya que las FAANG siguieron comportándose razonablemente bien la semana pasada. Para que conste, Facebook cayó un 3,8% al continuar sus problemas con los apagones y los ataques a la empresa, Apple subió un pequeño 0,3% y Amazon ganó un pequeño 0,2%. La gran ganadora fue Netflix, que subió un 3,2% hasta alcanzar nuevos máximos de 52 semanas. Al fin y al cabo, sólo hace falta una suscripción y sentarse en la comodidad de la sala de televisión. Google también subió un 2,8%. De nuevo, uno puede sentarse en su escritorio o en su teléfono y acceder a los productos de Google. Microsoft ganó un 2%, Tesla subió un 1,3% y Twitter saltó un 2,8%. Los valores chinos repuntaron con fuerza, con Baidu subiendo un 7,0% y Alibaba un 12%. Nvidia cerró los valores de las FAANG con una ganancia del 0,4%. Para el NASDAQ, un descenso a través de los 14.500 podría señalar el inicio del siguiente movimiento a la baja. El cierre del viernes fue en la MA de 100 días. La MA de 200 días está en los 14.000 y podría ser fácilmente un objetivo. La formación de un techo de cabeza y hombros no está tan clara en el NASDAQ como la que observamos más abajo en el DJI. Sin embargo, si lo está, una ruptura por debajo de 14.160 podría apuntar a objetivos potenciales hasta 12.900/12.950. Esto supondría un descenso de aproximadamente el 16% para el NASDAQ.

Fuente: www.stockcharts.com

Hemos observado los posibles patrones de remate tanto en el S&P 500 como en el NASDAQ, pero es el patrón del DJI el que tiene el aspecto de cabeza y hombros potencialmente más claro. Esto no quiere decir que el patrón se vaya a cumplir. En este momento, es un patrón potencial de cabeza y hombros. No se confirma hasta que el patrón se rompe. En este caso, sería una clara ruptura con volumen por debajo de 33.700. El objetivo potencial a la baja sería entonces la zona de 31.400. Esto llevaría al DJI a territorio bajista y a una caída de alrededor del 12% desde el máximo. Esto todavía está dentro de las posibilidades de esta corrección que creemos que aún no ha terminado. Si, por el contrario, el DJI subiera hasta los 35.100, las probabilidades de que la pauta no sea un techo de cabeza y hombros empezarían a cambiar y se podrían alcanzar nuevos máximos.

Fuente: www.stockcharts.com

Aquí hay uno potencialmente interesante. Esta es la relación NASDAQ/Oro. Parece que hemos completado cinco ondas al alza desde los mínimos de marzo de 2020. Durante ese período, el NASDAQ ha superado al oro. El NASDAQ ha subido un 112% mientras que el oro sólo ha subido algo más del 18%. El ratio parece estar formando un techo. La línea de cuello o zona de ruptura está en 8,00 y se rompe firmemente por debajo de 7,80. El ratio está actualmente en 8,30. Nuevos máximos podrían cambiar este escenario, aunque dado que el segundo máximo en 8,66 estaba apenas por encima del primer máximo en 8,62, sospecharíamos que el ratio estaba haciendo lo que llamamos tres impulsos a un máximo. En otras palabras, seguiría siendo un máximo. Naturalmente, esta ruptura no está aún confirmada, pero dado el patrón, más la finalización de lo que parece un avance de cinco ondas, las probabilidades favorecen un cambio hacia el oro y fuera del NASDAQ.

Fuente: www.stockcharts.com

Tendremos que vigilar la línea de avance/descenso del NYSE, ya que sigue divergiendo de la acción del precio del S&P 500. En la parte superior, el S&P 500 estaba haciendo nuevos máximos, pero la línea AD no. Ahora el S&P 500 ha hecho un mínimo más bajo pero la línea AD no. También vimos lo mismo en el índice de volatilidad VIX. La divergencia aquí no es tan obvia como lo fue en el reciente máximo, pero todavía vale la pena notar y seguir por cualquier señal de que el mercado está más preparado para girar hacia arriba. También podría ser que esto sea temporal y que si el S&P 500 vuelve a caer a nuevos mínimos, la línea AD lo confirme haciendo también nuevos mínimos. Sin embargo, las divergencias continuas entre la línea AD y el índice podrían sugerir que podríamos estar atentos a la acción de tocar fondo en algún momento en el futuro.

Fuente: www.stockcharts.com

El ratio Put/Call sigue siendo alcista con una lectura esta semana de 0,55 que es inferior a la de la semana anterior. Como vemos, el S&P 500 ha roto una línea de tendencia alcista desde el mínimo de la pandemia de marzo de 2020, pero el ratio put/call apenas se ha registrado por encima de 0,60. El mercado sigue siendo alcista a pesar del creciente fondo negativo.

Fuente: www.stockcharts.com

El TSX Composite ganó un 1,3% la semana pasada, al igual que el TSX Venture Exchange (CDNX). El aumento del CDNX contribuyó a que volviera a ser positivo en el año. De los 14 subíndices, cuatro bajaron y 10 subieron. A la cabeza de las subidas estuvo Energía (TEN), con una ganancia estelar del 6,8% y alcanzando un nuevo máximo de 52 semanas. Otros valores importantes que subieron fueron Oro (TGD), que subió un 3%, Materiales (TMT), que subió un 3,3%, y Metales y Minería (TGM), que subió un 2%. A la cabeza de los perdedores estuvo Health Care (THC), que bajó un 4,1%. Parece que las farmacéuticas van bien, pero las biotecnológicas no tanto. Por el momento, el TSX Composite parece haber encontrado apoyo en los 20.000 puntos. Sin embargo, el rebote sólo nos ha llevado de vuelta a la MA de 50 días cerca de 20.450. El viernes, un primer intento de subida fracasó y el TSX retrocedió, cerrando en 20.416. Una ruptura por debajo de los 20.250 supone que el soporte de los 20.000 podría caer pronto. Nuevos máximos por encima de los 20.500 seguirían dando vida a cualquier rebote incipiente. El TSX, al igual que los demás índices, parece estar formando algún tipo de patrón de remate, aunque la formación en el TSX no es tan clara como en algunos de los índices estadounidenses. Es posible que necesitemos algo más de trabajo aquí para formar lo que podría ser un hombro derecho. La línea de cuello estaría en los 20.000 y una ruptura firme por debajo de ese nivel podría tener como objetivo los 18.700. Tenga en cuenta que estaría por debajo de lo que se cree que es una línea de soporte clave en los 19.000. Tras caer inicialmente hasta el nivel de 20.000, el rebote ha parecido correctivo en un patrón de tipo ABC. Sólo un movimiento por encima de los 20.750 podría hacer que el mercado se volviera más decididamente alcista.

Fuente: www.stockcharts.com

El Índice Seco del Báltico (BDI) sigue subiendo. El BDI es una medida del coste del transporte marítimo, sobre todo de cereales y carbón. Otros índices de flete también han subido mucho, por lo que el BDI actúa como indicador de todos ellos. El BDI ha subido más de un 1.300% desde los mínimos registrados en marzo de 2020. La semana pasada, el BDI subió un 6,2% y ha registrado sólidas ganancias en el último mes. Se observan limitaciones, en particular la congestión en China. También se retroalimenta el precio de todo y alimenta la inflación. El siguiente nivel a superar se ve en los 6.000/6.100. Una vez superado ese nivel, nos encontramos con los niveles observados en 2007/2008, cuando se batieron récords, alcanzando un máximo de 11.612 en mayo de 2008 antes de desplomarse durante la crisis financiera de 2008.

Bono del Tesoro estadounidense a 10 años/Bono del Estado canadiense a 10 años (CGB)

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.home.treasury.govwww.bankofcanada.ca

La nota del Tesoro estadounidense a 10 años alcanzó su nivel más alto desde principios de junio de 2021, llegando a un máximo del 1,61% en la semana. Este nivel es ahora un punto de inflexión para el 10 años. Una ruptura firme y un cierre por encima del 1,61% nos confirmaría que el reciente máximo del 1,74% va a caer. Un fracaso en este punto podría significar una nueva caída de los tipos. Las probabilidades se han desplazado ahora a favor de la subida del rendimiento a 10 años. Una ruptura por debajo del 1,40% confirmaría una ruptura en curso. El temor a la inflación y la actual debacle del límite de la deuda están contribuyendo a la subida de los rendimientos. La debacle del límite de la deuda hace temer que la calificación crediticia de EE.UU. se reduzca aún más. Recordemos que durante la debacle del límite de la deuda en 2011, Estados Unidos vio caer su calificación AAA a AA+. Una nueva rebaja podría enviarla a AA-. Los mayores rendimientos del Tesoro estadounidense se traducen en mayores rendimientos para todos los que piden préstamos. De ahí el peligro de jugar a la política con el límite de la deuda.

La subida al 1,61% de la semana pasada se produjo a pesar de las cifras de empleo más débiles de lo esperado. El temor a la reducción de la deuda se mantiene, al igual que el temor a la inflación, ya que, a nivel mundial, la crisis energética parece intensificarse, lo que hace temer una inflación más elevada y persistente. Economía débil + inflación más alta = estanflación. Probablemente no sea la estanflación que vimos durante los años 70, cuando los tipos de interés alcanzaron el 20%, pero ahora no tenemos que llegar tan alto. Incluso un 5% podría ser un revulsivo. En este tipo de escenario, el mercado bursátil se comporta mal, pero el oro y las materias primas podrían dispararse.

Ver También  La Realidad Aumentada (RA) aporta enormes beneficios a los almacenes y las cadenas de suministro

Ni siquiera Canadá se libró de la subida de tipos esta semana pasada, ya que el bono del Gobierno canadiense a 10 años (CGB) subió al 1,63%. No habíamos visto el bono canadiense a 10 años más alto que el estadounidense a 10 años en mucho tiempo. El hecho de que el gobernador del BofC, Tiff MacKlem, admitiera que la inflación podría durar más tiempo y ser más alta de lo previsto, contribuyó a que el bono a 10 años subiera, al igual que las cifras de empleo estelares que se publicaron el viernes. Canadá, a diferencia de Estados Unidos, ha recuperado totalmente los puestos de trabajo que se perdieron durante el colapso de la pandemia de marzo/abril de 2020.

No hubo muchas cifras esta semana pasada fuera de las cifras de empleo del viernes. Las solicitudes iniciales sorprendieron a la baja, situándose en 326.000 por debajo de las 364.000 de la semana anterior y de las 348.000 esperadas. El crédito al consumo aumentó en 14.300 millones de dólares en agosto, pero en julio se registró un aumento de 17.200 millones de dólares y el mercado esperaba un aumento de 17.500 millones de dólares. Si los consumidores no están gastando o se están retrayendo, eso es un mal presagio para la recuperación. La cifra del ISM manufacturero conocida como PMI de servicios de Markit para septiembre fue de 54,9, ligeramente por debajo del 55,1 de agosto y ligeramente por encima de las expectativas de 54,4. Las cifras a las que habrá que prestar atención esta semana son las actas del FOMC del 13 de octubre, el IPP del 14 de octubre, para el que se espera un aumento del 0,6% frente al 0,7% anterior, y las ventas minoristas de septiembre, para las que se espera un descenso del 0,2% frente al aumento del 0,7% de agosto. La debilidad está en el sector del automóvil, ya que si se excluye el componente del automóvil, se espera un aumento del 0,5%, frente a un aumento del 1,8% en agosto. Se espera que las ventas minoristas interanuales aumenten un 15,1%, pero esto no está ajustado a la inflación ni a la población. El índice de confianza del consumidor de Michigan se espera que sea de 73,8 frente a 72,8. La confianza de los consumidores se ha debilitado debido a la subida de la variante Delta. Williams, Bostic y Brainard de la Fed hablarán esta semana.

Es posible que la presión se mantenga sobre los 10 años en adelante. La próxima reunión del FOMC será el 2 y 3 de noviembre. En esa reunión podríamos saber si la Reserva Federal tiene previsto reducir el gasto. El mercado de valores también podría sentir el pellizco hasta la reunión de noviembre.

Fuente: www.stockcharts.com

Si creemos en las divergencias en los máximos y mínimos importantes, esta semana pasada puede haber dado lugar a una clásica en las divisas. El índice del dólar trató de remontar, pero su repunte no llegó a alcanzar el máximo reciente de 94,52, antes de tambalearse de nuevo el viernes tras las cifras de empleo más débiles de lo esperado. Sin embargo, el euro divergió. Mientras que el índice del dólar se mantuvo plano en la semana, el euro cayó un 0,2% y marcó nuevos mínimos en el actual movimiento a la baja. Esto supuso una divergencia con el dólar estadounidense. Si esto es correcto, entonces deberíamos ver que el Índice US$ se mueve a la baja en adelante. Seguimos observando que el índice US$ hizo lo que nos parece un doble zig-zag desde el mínimo de mayo en 89,51. Una ruptura por debajo de 93,65 confirmará que la próxima dirección es a la baja. Entonces, el siguiente punto importante a romper será en 92,75. Por debajo de 92,25 podría iniciarse una venta masiva. El índice del dólar también ha completado lo que nos parece tres impulsos hacia un máximo. Primero, el máximo de 93,20 en julio, luego el máximo de 93,75 en agosto y, por último, el reciente máximo de 94,52 en septiembre. A menudo vemos este patrón en los máximos importantes. Pero, como se ha señalado, el patrón sólo se completa cuando se rompe por debajo de 92,25. Y, por supuesto, preferiblemente no vemos nuevos máximos por encima de 94,52. La continuación de las señales de debilitamiento de la economía estadounidense ayudaría a empujar el índice del dólar a la baja.

Fuente: www.stockcharts.com

Las cifras de empleo del viernes, más débiles de lo esperado, entusiasmaron al oro y, en un instante, el oro subió unos 20 dólares. Luego volvieron las preocupaciones por el tapering y el oro volvió a caer sin cambios e incluso fue brevemente negativo. La semana se convirtió en un lavado de cara, ya que el oro bajó un 0,1%. Sin embargo, el oro no dejó ninguna señal negativa en el gráfico y el enorme doji (una vela de vacilación) no acalló nuestros pensamientos alcistas. El pequeño mínimo del ciclo parece haber llegado a su objetivo y el siguiente mínimo del ciclo no se producirá hasta el 20 de octubre. Si el escenario alcista es correcto, entonces debería ser un mínimo más alto. La plata logró una ganancia del 0,7%, pero las verdaderas ganancias se produjeron en el platino, que subió un 5,6%, y en el paladio, que subió un 8,9%. El cobre también subió un 2,1%. Los valores auríferos también tuvieron una buena semana, ya que el índice Gold Bugs (HUI) ganó un 5,4% y el índice TSX Gold (TGD) subió un 3%. ¿Podrían estar a la cabeza? Para poner fin a cualquier discusión, o al menos empezar a poner fin a cualquier discusión sobre el riesgo a la baja, tenemos que tomar el máximo de esta semana cerca de 1.781 dólares esta próxima semana. En realidad, necesitamos romper por encima de los 1.800$/1.810$ para sugerir que nuestro mínimo está dentro. Observamos la línea de tendencia bajista actualmente cerca de 1.807 dólares y la MA de 200 días cerca de 1.801 dólares. Por lo tanto, destacan la importancia de tomar esos puntos. Y no sólo un take-out intradía, sino cerrar por encima de ese nivel y hacerlo durante al menos tres días consecutivos. La onda inicial al alza desde el mínimo de 1.721 dólares se desarrolló en cinco, lo que sugiere que fue una onda de impulso. Desde entonces, la acción ha sido una corrección incómoda. Si nuestra onda de impulso es correcta, pronto deberíamos iniciar otra onda al alza.

Además de las conversaciones sobre el “taper”, el oro también se vio atrapado entre el aumento de los rendimientos a 10 años el viernes y el hecho de que el índice del dólar se vendiera. El aumento de los rendimientos fue negativo, pero la debilidad del dólar fue positiva. Nuestras esperanzas se centran ahora en el hecho de que el platino, el paladio, el cobre y las acciones del oro hayan tenido una semana positiva y puedan liderar la subida. El seguimiento al alza de esta semana es ahora importante. El peligro parece ser que si volvemos a romper por debajo de los 1.740 dólares y, por debajo de los 1.720 dólares, podríamos estar rompiendo a la baja, con el objetivo de bajar hasta los 1.450 dólares. Una ruptura por encima de los 1.810 dólares que se mantenga podría tener como objetivo los 2.050 dólares. Hemos formado lo que parece ser un gran triángulo simétrico y las rupturas en ambos sentidos sugieren un fuerte movimiento hacia arriba o hacia abajo.

Fuente:  www.cotpricecharts.com

Nos decepcionó un poco recibir nuestro informe COT y descubrir que el COT comercial (empresas de lingotes y bancos) había retrocedido al 26% desde el 28%. No es exactamente lo que queríamos ver si queríamos seguir siendo alcistas. Sin embargo, en general, el COT comercial está en sus mejores niveles en más de un año. El COT de grandes especuladores (fondos de cobertura, futuros gestionados, etc.) subió al 72% desde el 70%. En cuanto al COT comercial, el interés abierto corto aumentó más de 3.000 contratos, mientras que el interés abierto largo cayó casi 10.000 contratos. Al parecer, los comerciales vendieron la subida de esta semana y probablemente estuvieron detrás de la caída del precio del oro el viernes, tras la ganancia inicial de 20 dólares que experimentó el oro el viernes después de las cifras de empleo. Sin embargo, este informe sólo llega hasta el 5 de octubre y no hasta el 8 de octubre. Dado que el lunes es el Día de la Raza, no estamos seguros de si veremos un informe COT el próximo viernes. Los mercados están abiertos en Estados Unidos el lunes, pero no los bancos ni el gobierno.

Fuente:  www.stockcharts.com

A diferencia del oro, la plata consiguió ganar un 0,7% en la semana.    La ruptura por debajo de los 22 dólares se parece cada vez más a una falsa ruptura destinada a atrapar a los cortos (o a sacar a los largos que colocaron stops cerca de los 22 dólares). Es lo que llamamos un lavado, ya que en este caso se han eliminado todos los cortos justo por debajo de un punto de ruptura clave. Una vez que la plata se rompió por debajo de los 22 dólares, todos los comentarios se centraron en que la plata estaba a punto de caer a 18 dólares (o menos). No fue así, la plata se recuperó y cerró de nuevo por encima de los 22 dólares. Estamos lejos de estar fuera de peligro, pero es un comienzo. Una ruptura no se produce hasta que superemos los 23,50 dólares y, en realidad, no podemos respirar tranquilos hasta que volvamos a superar la MA de 200 días, actualmente cerca de los 25,60 dólares. Dado que aún no estamos cerca de salir del peligro, debemos centrarnos en el riesgo a la baja. Una ruptura por debajo de 22,40 dólares sería negativa a corto plazo. Eso, a su vez, podría establecer una nueva prueba de los 22 dólares y, si los 22 dólares se rompen de nuevo, nos preocuparía que el objetivo de 18 dólares que los osos estaban sugiriendo pudiera hacerse realidad. Es casi imperativo que la semana que viene se produzcan nuevas subidas.

Fuente:  www.cotpricecharts.com

El COT comercial de la plata se mantuvo la semana pasada en el 38%. Naturalmente, habríamos preferido que mejorara más. Hubo poco movimiento. El interés abierto en corto cayó unos 1.500 contratos, mientras que el interés abierto en largo bajó algo más de 600 contratos, lo que supone un pequeño movimiento. El COT de los grandes especuladores también se mantuvo sin cambios en el 57%, un nivel bastante bajo para ellos, lo que demuestra lo bajistas que son. No hubo mucho movimiento en sus posiciones abiertas ni en un sentido ni en otro. Habríamos preferido ver otra subida en el COT comercial, pero lo aceptaremos porque sigue siendo el más alcista que hemos visto en más de un año. 

Fuente:  www.stockcharts.com

Por primera vez en cinco semanas, los valores auríferos tuvieron una semana de subidas decentes. El TSX Gold Index (TGD) ganó un 3%, mientras que el Gold Bugs Index (HUI) subió un 5,4%. Ambos siguen bajando en el año, con el HUI perdiendo un 19,7% y el TGD un 14,7%. La ganancia fue un alivio bienvenido, incluso si la acción del viernes comenzó fuerte y luego se desvaneció cuando el oro y la plata no pudieron mantener sus ganancias iniciales. Con el oro y la plata relativamente planos en la semana, la ganancia de esta semana para las acciones de oro podría estar sugiriendo que las acciones de oro están ahora liderando. Puede que sea así, pero nos sentiremos más cómodos cuando el TGD salga de lo que parece un triángulo de cuña descendente. El rebote del viernes tocó la línea de ruptura y luego se desvaneció. Es posible que el desvanecimiento se deba a que los que saltaron en el reciente mínimo también vieron la línea y se descargaron para obtener beneficios rápidos. Un buen movimiento por encima de 275 confirmará una ruptura, pero nos sentiríamos más cómodos una vez que el TGD se desprenda y cierre por encima de la MA descendente de 50 días cerca de 282. Un patrón algo similar en el HUI lo vio penetrar brevemente su línea de resistencia el viernes y tocar la MA de 50 días pero, como el TGD, retrocedió después. Aun así, el HUI cerró al alza el viernes, mientras que el TGD se mantuvo básicamente plano. El Índice de Porcentaje Alcista de Mineros de Oro (BPGDM) cayó a un mínimo reciente de 16,7, el nivel más bajo visto desde marzo de 2020, y luego cerró en 20,0, lo que indica que posiblemente hemos visto un mínimo. Pero ahora es la hora del espectáculo. Si los valores del oro son realmente líderes, la semana que viene deberíamos ver más ganancias.

Fuente:www.stockcharts.com

La demanda aumenta. Disminución de los suministros. Interrupciones en las entregas. Se acerca el invierno. Los países se apresuran a asegurar el suministro de energía. ¿Podríamos estar preparados para la tormenta perfecta? Hemos observado que los precios de la gasolina en los surtidores han alcanzado el nivel más alto que recordamos. Los consumidores podrían sufrir un shock de precios este invierno para el combustible, ya sea gas o petróleo o cualquiera que sea su método de calefacción. Tanto el petróleo como el gas natural (GN) alcanzaron sus máximos de 52 semanas la semana pasada. Sin embargo, sólo el gas natural alcanzó un máximo, para luego revertirse y cerrar a la baja. El petróleo WTI subió un 4,6%, mientras que el GN perdió un 0,9%.

Los valores energéticos no ignoraron la subida de los precios. El índice ARCA Oil & Gas (XOI) subió un 4,5%, mientras que el índice TSX Energy (TEN) subió un 6,8%. También alcanzaron nuevos máximos de 52 semanas.

La energía se ha convertido en un problema en todo el mundo, especialmente en la UE y Asia. Hay que añadir el Reino Unido, pero también estamos viendo el impacto aquí en América del Norte. Y no es sólo el petróleo y el gas natural, sino también el carbón, que ha subido de precio. Los precios del propano también se han disparado. El vertido de petróleo frente a la costa de California tampoco ayudó, ya que los ecologistas han advertido constantemente de los vertidos de petróleo de los oleoductos o de los petroleros. Los recientes huracanes en el Golfo también dejaron tras de sí considerables daños ambientales debido al petróleo derramado. Luego están los compromisos de reducir las emisiones para 2030. O eso no va a ocurrir o los precios van a subir aún más, o ambas cosas.

¿Podríamos ver precios récord del petróleo, que superen el máximo de 2008, de 147 dólares? La respuesta sencilla es que sí, si se dan los acontecimientos y las condiciones necesarias. Como señalamos anteriormente, si Estados Unidos o Israel deciden golpear a Irán, las peores pesadillas se harán realidad. Y de todo esto podría seguir otra recesión posiblemente más pronunciada. Recordemos que el fuerte aumento de los precios del petróleo contribuyó a la recesión de 1973-1975, a la de 1980-1982, a la de 1990-1991 e incluso a la de 2007-2009.

Una vez que hayamos superado los 80 dólares, las probabilidades de que lleguemos a los 100 dólares empiezan a mejorar. Un objetivo mínimo debería ser que el petróleo WTI alcanzara los 92 dólares. Añada el hecho de que los meteorólogos están prediciendo un invierno frío. El calentamiento en el Ártico es en realidad malo para el frío en el sur porque el aire frío que suele quedar atrapado en el Ártico escapa y se mueve hacia el sur, incluso hasta México. Si los meteorólogos están en lo cierto, un invierno frío podría llevar los precios del petróleo a los 100 dólares.

Todo el mundo pensaba que la OPEP iba a añadir más oferta. En realidad no lo han hecho. Bueno, algo. Y Arabia Saudí y Rusia están en el asiento del conductor para los suministros a Europa y Asia. Si se levantaran las sanciones a Irán, habría más suministro allí. Eso probablemente no va a suceder pronto. El transporte y las instalaciones son la parte difícil para que Estados Unidos y Canadá envíen su petróleo fuera de Norteamérica. Además, Estados Unidos sigue importando petróleo por valor de unos 7,8 millones de barriles diarios (bpd). Canadá y México aportan más del 60% del petróleo importado, pero el 11% procede de la OPEP. El 98% del petróleo exportado por Canadá va a parar a Estados Unidos.

¿Se está gestando la tormenta perfecta?

Fuente: www.stockcharts.com

Normalmente no mostramos los valores en nuestro comentario semanal, pero en este caso, pensamos en señalar la ruptura para en este caso el S&P Capped Energy Index ETF (XEG/TSX). Lo utilizamos como una aproximación a otros ETFs de energía (hay unos cuantos) además de los valores individuales y no es una recomendación para comprar este en particular. Como se puede ver, hemos superado los máximos observados en mayo/junio. Podríamos decir que tenemos potencial para subir al menos hasta los 11,50 dólares. El soporte inicial y el lugar ideal para un stop está en 9,25 dólares. Una ruptura importante se produciría por debajo de los 7,75 dólares. XEG también paga un dividendo que actualmente rinde alrededor del 2,5%. Si hay una preocupación es que el RSI está ahora por encima de 70 y en territorio de sobrecompra. El volumen ha aumentado, pero aún no parece haber alcanzado su punto máximo. Estamos viendo señales similares en otros ETFs de energía y en acciones individuales también. Obsérvese el alto volumen observado en el pico de marzo de 2021. Por otro lado, el volumen más alto recientemente fue en el desglose de julio de 2021. Por lo tanto, funciona en ambos sentidos. Si realmente se está produciendo una crisis energética, valores como el XEG tendrían espacio para subir aún más.

(Imagen destacada de Loic Manegarium via Pexels)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras “creer”, “proyectar”, “estimar”, “llegar a ser”, “planear” y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que refleja las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

TEMAS RELACIONADOS :

Olga Martinez

Olga Martinez

Olga Martinez es una afilada reportera del sector financiero, frecuentemente se ocupa de los intereses de Wall Street tanto como de los accionistas. Por otro lado, en distintas oportunidades, Olga cubre intereses de la tecnología, y profundiza en temas cautivadores del entretenimiento.

Las Últimas