El mercado de alto rendimiento parece romperse mientras la bolsa intenta recuperar su máximo

El dinero hace girar el mundo y también hace subir la bolsa y el mercado inmobiliario. Eso es bueno. Pero ahora los precios también están subiendo y eso no es tan bueno y todo el mundo está llorando. No les oímos llorar cuando las acciones y la vivienda subían demasiado rápido. Miramos al dinero y lo más insidioso que vimos es la pérdida de poder adquisitivo. Nuestro gráfico de la semana se centra en el mercado de alto rendimiento que se está volcando.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Ah, sí, el dinero. ¿Qué haríamos sin él? El dinero es sólo un medio de intercambio, de pago de bienes y servicios, y de deudas. Sus funciones son sencillas. Es un medio de intercambio, una unidad de cuenta y un depósito de valor. Y en un mundo de deudas, es el estándar para los pagos diferidos.

Hoy en día, mientras que la moneda (billetes y monedas) circula, el dinero es sobre todo un parpadeo en una pantalla o una anotación en un libro de contabilidad. Antes de que se definiera lo que debía ser el dinero, existía el trueque. Pero eso evolucionó y, finalmente, tuvieron que idear algún tipo de moneda, ya fueran pieles de animales, sal, armas, conchas o lo que fuera. Al parecer, los chinos fueron los primeros en emitir monedas, en algún momento del año 770 a.C. Antes de eso, la moneda de concha era común, y se remonta al Neolítico, que duró entre 10.000 y 1.200 años antes de Cristo. Al principio, las monedas ni siquiera eran redondas, sino que tenían una forma más parecida a la de un cuchillo o una pala. Las monedas podían ser de hierro, cobre, plomo, oro y plata. Las monedas occidentales comenzaron a aparecer en el siglo VIII a.C. Se acuñaron monedas de electrum, una aleación natural de oro y plata.

A continuación se muestra una moneda de electrum de Éfeso (una ciudad de la antigua Grecia situada en la costa de Jonia, en la actual Turquía) que data de los años 650-625 a.C. El anverso es un ciervo pastando a la derecha, mientras que el reverso está formado por dos punzones incusos, cada uno con líneas de intersección en relieve. Las monedas de electrum fueron la primera moneda oficial. Llevaban estampadas imágenes que hacían las veces de denominaciones.

Fuente:  www.cngcoins.com

También se cree que los chinos emitieron el primer papel moneda, al parecer durante la dinastía Tang (618-907 d.C.). La moneda se emitía de forma privada en forma de letras de crédito o billetes de cambio. Se utilizó durante más de 500 años antes de que el papel moneda se impusiera en Europa. Los europeos siguieron utilizando monedas de metal (oro, plata, bronce) hasta el siglo XVII. El experimento chino con el papel moneda acabó colapsando debido a la indisciplina de la impresión, creando una hiperinflación. ¿Le resulta familiar?

Al parecer, el primer papel moneda emitido por los gobiernos europeos lo hicieron los gobiernos coloniales de Norteamérica porque los envíos de monedas metálicas tardaban mucho en llegar. Los colonos se quedaron sin monedas, así que en lugar de utilizar el trueque emitieron efectivamente pagarés. Uno de los primeros casos fue el de la colonia francesa de Nueva Francia en Canadá. En 1685 emitieron trozos de naipes firmados por el gobernador para utilizarlos como dinero en efectivo en sustitución de las monedas de Francia. El papel moneda comenzó a dominar en el siglo XVIII y se mantuvo así hasta el siglo XX.

Cuando el papel moneda se generalizó, fue emitido inicialmente por bancos privados, aunque no todos siguieron ese camino. La Constitución de EE.UU. de 1789 otorgó al Congreso el derecho exclusivo de emitir moneda y el poder de regular su valor. Las monedas no desaparecieron y siguieron circulando. Pero los días en que los bancos privados emitían su propio papel moneda estaban llegando lentamente a su fin. En 1913 surgió la Reserva Federal. Pero no fue hasta la década de 1930, durante la Gran Depresión, cuando los billetes emitidos por los bancos privados llegaron a su fin y la emisión de moneda se consolidó en la Reserva Federal. El Banco de Canadá nació en 1935 y se encargó de emitir y distribuir los billetes, poniendo fin a la era de los billetes privados.

En una época el dinero estaba respaldado por el oro. Entre 1696 y 1812 comenzó el desarrollo y la formalización del patrón oro, ya que el aumento del papel moneda creó sus propios problemas. Sin embargo, el patrón oro nunca fue rígido y en periodos de guerra, como la Revolución Americana y la Guerra Civil de Estados Unidos, el patrón oro se suspendió de hecho. Las guerras son costosas. El cambio del patrón oro al papel moneda suele provocar un aumento de la inflación. Gran Bretaña no adoptó el patrón oro hasta 1821, pero en 1931 ya lo había abandonado. Estados Unidos le siguió en 1933. Después de la Segunda Guerra Mundial, en 1944, se elaboró el sistema de Bretton Woods, que fijaba el dólar estadounidense al oro como moneda de reserva mundial a 35 dólares la onza. Al igual que el patrón oro anterior, se diseñó para proporcionar un sistema de tipo de cambio estable y fomentar el comercio mundial.

En agosto de 1971, Estados Unidos puso fin al sistema de Bretton Woods, poniendo fin a la convertibilidad del dólar estadounidense en oro debido a la creciente inflación provocada por la guerra de Vietnam y los programas sociales, y a la amenaza de una inminente corrida del oro. El problema era que la oferta de oro sólo había aumentado marginalmente, pero la cantidad de dólares estadounidenses que circulaban por los bancos centrales extranjeros superaba la cantidad de oro en poder de la Reserva Federal. El sistema de Bretton Woods se enfrentaba al colapso y el dólar estadounidense como moneda de reserva mundial estaba amenazado.

En 1973, todos los restos del sistema de Bretton Woods habían desaparecido, y el mundo pasó a utilizar tipos de cambio flotantes y moneda fiduciaria. Sí, moneda fiduciaria: una moneda respaldada por nada más que la promesa del gobierno de pagar. En otras palabras, un pagaré. El dinero ya no estaba vinculado a nada más que a promesas: el fíat del gobierno.

Esta es una historia bastante resumida del dinero, pero hay numerosas fuentes disponibles para los interesados en saber más. Lo señalamos porque desde 1971-1973 el mundo pasó por primera vez a un sistema 100% fiat. El papel moneda junto con las monedas bimetálicas que no contienen oro ni plata tienen un valor intrínseco de cero. El dinero puede dejar de ser un depósito de valor, independientemente de lo que digan los gobiernos. Si añadimos el auge de las tarjetas de crédito (la primera que se conoce se emitió en 1951), los pagos por móvil -es decir, el dinero que se transa a través de un dispositivo electrónico portátil como un teléfono móvil, un smartphone o una tableta- y el auge de las monedas virtuales, como el Bitcoin y las criptomonedas, estamos entrando en otra fase de la historia del dinero. Hay movimientos que están a punto de acabar con la era del dinero en efectivo (papel moneda y monedas) y pasar a un sistema de dinero 100% virtual con tarjetas de crédito, pagos por móvil y, posiblemente, criptomonedas. El mundo empresarial y bancario ya está en un sistema de monedas virtuales. Cada día se negocian unos 7 billones de dólares en divisas en el mercado de divisas. El mercado de divisas es el mayor mercado financiero del mundo, eclipsando a los mercados de valores.

Al pasar a un sistema de dinero fiduciario, probablemente no sorprenda que la cantidad de dinero se haya disparado. En agosto de 1971, la masa monetaria estadounidense M1 (moneda física, monedas, depósitos a la vista, cheques de viaje, depósitos en cheques) era de 225.600 millones de dólares. Hoy se sitúa en 20.083,1 mil millones de dólares, una explosión prácticamente al alza. La mayor parte de esa explosión de dinero ha tenido lugar desde febrero de 2020 y el inicio de la pandemia. En febrero de 2020 el M1 de Estados Unidos era de 4.028,4 mil millones de dólares. Eso es una explosión ascendente de alrededor del 400% desde entonces. En Canadá ha ocurrido lo mismo. En agosto de 1971 el M1 de Canadá era de 31.400 millones de dólares. Hoy es de 2.202.900 millones de dólares, lo que supone un aumento del 40% desde febrero de 2020. Canadá, en comparación con EE.UU., parece estar limitado.

Sin nada que lo limite, el dinero ha explotado. El dinero no es más que un parpadeo en una pantalla. El dinero fiduciario no tiene límite. El oro y la plata son finitos. La pregunta que se ha hecho es, ¿por qué la explosión de la oferta monetaria no ha provocado una hiperinflación? Muchos gritan que Estados Unidos, Canadá y otros países están en camino de una hiperinflación masiva como la de la República de Weimar o la de Zimbabue. Según esa medida, Japón, que ha estado imprimiendo dinero y ha estado emitiendo deuda desde la crisis financiera japonesa de 1990, ya debería haber colapsado. No lo han hecho. Al imprimir dinero, es muy probable que Estados Unidos, Canadá y otros países hayan evitado una depresión. Ese fue el caso después de la crisis financiera de 2008 y de nuevo tras la pandemia de 2020.

Los precios sí subieron tras la crisis financiera de 2008, pero fueron modestos. A pesar de los gritos, la subida de precios desde la pandemia también ha sido modesta. Lo notable es que en ambos casos la economía no se derrumbó. Sí,

en ambas ocasiones hubo una recesión. La crisis financiera de 2008 fue bautizada como la Gran Recesión. Pero, a diferencia de lo que ocurrió en Alemania a principios de la década de 1920 y, más recientemente, en Zimbabue, sus economías no se derrumbaron.

Oferta monetaria de Estados Unidos 1959-2021

A partir de octubre de 2021

Miles de millones de dólares

Fuente:  www.stlouisfed.org

Oferta monetaria de Canadá 1975-2021

A partir de septiembre de 2021

Millones de dólares

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.bankofcanada.ca

Tras la crisis financiera de 2008, el sistema bancario tenía muchos préstamos dudosos en sus libros, gracias al colapso de las hipotecas de alto riesgo. Los bancos utilizaron el QE para apuntalar sus balances. Los requisitos de capital se endurecieron en un intento de sofocar otro colapso, como se vio en 2008. Los balances de los bancos estaban en buena forma antes de la pandemia. Desde entonces, los bancos han acaparado el dinero. El crecimiento de los préstamos ha sido modesto. Los préstamos comerciales e industriales de los bancos comerciales han aumentado en unos modestos 74.000 millones de dólares desde febrero de 2020 y 836.000 millones de dólares desde 2008. Eso es sólo un 3% y un 52% respectivamente. Los hogares y las organizaciones sin ánimo de lucro han visto crecer sus préstamos sólo 3,3 billones de dólares desde 2008 (23,6%) y 1,3 billones de dólares desde el primer trimestre de 2020 (8,3%). En comparación con el crecimiento de la masa monetaria, las ganancias son modestas.

Préstamos comerciales e industriales, todos los bancos comerciales y hogares y organizaciones sin ánimo de lucro Títulos de crédito y préstamos – 1952-2021

Source: www.stlouisfed.org

Ahorro personal, valores del Tesoro y de agencias, MBS, todos los bancos comerciales, activos de la Fed 2003-2021

Fuente:  www.stlouisfed.org

El dinero también se atesoró, como vimos con el enorme salto en los ahorros personales. El ahorro personal aumentó inicialmente en 5,1 billones de dólares desde enero de 2020 hasta abril de 2020, es decir, casi un 400%, gracias al estímulo fiscal del aumento de los pagos por desempleo y los cheques de estímulo. Desde entonces, el dinero se está gastando y el ahorro personal ha subido sólo modestamente desde enero de 2020. El aumento de los valores del tesoro, los papeles de las agencias y los valores respaldados por hipotecas (MBS) en los bancos comerciales aumentó sólo modestamente, ganando 782.000 millones de dólares o un 37%. En comparación, el balance de la Reserva Federal aumentó fuertemente, con 4,5 billones de dólares o un 109% desde febrero de 2020. El dinero en el balance de la Fed no está entrando en la economía. La Fed, en ese sentido, está acaparando.

Hace poco que el IPC ha empezado a subir, gracias al aumento de la demanda de bienes junto con las interrupciones de la oferta por la pandemia e incluso las interrupciones gracias a los desastres naturales como las inundaciones y los incendios forestales. Si estas perturbaciones continúan, la inflación podría ser más que transitoria. Incluso Jerome Powell y Tiff Macklem reconocen que la inflación podría durar más de lo que pensaban inicialmente. Si la inflación persiste y la economía se debilita, entonces tendríamos estanflación: es decir, inflación + economía débil (alto desempleo, demanda estancada).

Entonces, ¿dónde está la inflación? Sí, los precios han subido modestamente. En toda la histeria inflacionista se pasa por alto que la principal inflación ha sido la de los activos: las acciones y las viviendas. Desde los mínimos de la pandemia de marzo de 2020, el S&P 500 ha subido un 113%, el TSX Composite ha ganado un 87%, el Índice Nacional de Precios de la Vivienda Case Shiller de EE.UU. ha ganado un 26%, mientras que el Índice de Precios de la Vivienda Nueva de Canadá ha ganado un 15%. En cambio, el IPC estadounidense ha subido un 6,2% y el canadiense un 4,8%. ¿Inflación? Sí, la inflación de los precios de las acciones y la vivienda. Nadie llora por eso. Sin embargo, el grito es sobre la inflación de los precios causada principalmente por las interrupciones de la oferta y el aumento de la demanda tras la pandemia. La escasez de trabajadores también contribuye a la inflación.

S&P 500, Case Shiller US National Home Price 2013-2021

Variación interanual en %

Fuente:  www.stlouisfed.org

Índice de precios de la vivienda nueva en Canadá, TSX Composite 1982-2021

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.statcan.gc.ca

Never in history has money exploded the way it has since the world came off the gold standard in 1971. For centuries, money had real value. Even when the world shifted to paper money it was for the most part tied to something real; i.e., the gold standard. But fiat money’s value is only what the government and central banks say it is. Before paper money, coins were debased by lowering the silver or gold content. It took a couple of centuries but the debasement of the Roman denarius eventually contributed to the collapse of the Roman Empire. The coins became worthless. As to paper money, they can’t debase it like coins but purchasing power has been falling for years, especially since the world moved to a central bank and a fractional reserve system of banking. If confidence was ever lost in government and the central banks, then there could be serious risk of hyperinflation.

The loss of purchasing power for the U.S. dollar can best be measured in terms of gold. As per the chart below, since 1718 the purchasing power of the U.S. dollar has fallen 98.5%. The collapse has been most dramatic since the 1933 devaluation of the U.S. dollar vs. gold when they revalued gold up to $35/ounce from $20.86/ounce. The second big drop came following the end of Bretton Woods and the gold standard in August 1971. At one time a $1,000 would purchase over 50 ounces of gold. Today it purchases just over a half an ounce of gold.

The real problem is not the price inflation we have been witnessing as a result of the pandemic and supply disruptions. If anything, it may get worse before it gets better. The real problem is with the explosion in the

printing of money, resulting in too much money chasing too few assets, and creating bubbles in the stock and housing markets and everywhere else it seems. Is this time different? All bubbles end badly. The question is, what will be the trigger and when?

«En ausencia del patrón oro, no hay manera de proteger los ahorros de la confiscación a través de la inflación. No hay un depósito de valor seguro».

-Alan Greenspan, economista estadounidense, fue durante cinco mandatos el decimotercer presidente de la Reserva Federal (1987-2006), asesor privado de Greenspan & Associates LLC; nacido en 1926

Fuente: www.goldchartsrus.com

Nuestro segundo gráfico, a continuación, sitúa el poder adquisitivo de 1 dólar en una perspectiva diferente, comparándolo con la compra de un paquete de bienes que data del inicio de la Reserva Federal en 1913. El resultado es el mismo. El poder adquisitivo de 1 dólar ha caído aproximadamente un 98% desde 1913. Y sigue cayendo. ¿Podría el dinero perder su valor?

Fuente: www.visualcapitalist.com

Gráfico de la semana

Fuente:  www.stockcharts.com

¿Son los bonos de alto rendimiento una señal de alarma? Arriba está el ETF iShares iBoxx $High Yield Corporate Bond (HYG). El mercado de bonos de alto rendimiento ha estado actuando más como el mercado de valores. Desde los mínimos de marzo de 2020, HYG ganó alrededor de un 30% hasta su reciente máximo a mediados de septiembre de 2021. No, no se acercó a su máximo histórico visto en 2007 antes de la crisis financiera de 2008. Pero el HYG siguió al mercado de valores al alza. Por cierto, durante el desplome de la pandemia de marzo de 2020, el HYG cayó cerca de un 24%, mientras que el S&P 500 perdió un 35%. Otra divergencia, ya que el HYG puede haber estado señalando que este colapso fue exagerado. Desde entonces, el S&P 500 ha ganado un 116% desde los mínimos de marzo de 2020. Pero lo que estamos viendo ahora es que el HYG parece estar rompiendo, incluso cuando el S&P 500 se está recuperando y podría dirigirse de nuevo a nuevos máximos históricos. En general, el S&P 500 ha superado al HYG por un amplio margen. La clave era que ambos se movían en la misma dirección. Pero ya no.

Ver También  ¿Qué es lo siguiente, inflación o deflación? ¿Qué significa para los mercados?

Los bonos de alto rendimiento cotizan más como las acciones que como los bonos. Cuando las cosas van bien, el dinero fluye hacia el mercado de alto rendimiento. Pero si las cosas comienzan a debilitarse, el mercado de alto rendimiento podría sufrir más que el mercado de valores. El mercado de alta rentabilidad alcanzó su máximo a mediados de septiembre, mientras que el S&P 500 siguió subiendo, alcanzando su punto más alto justo antes del Día de Acción de Gracias. Desde entonces, el S&P 500 ha mantenido su MA de 50 días tras un retroceso, pero en el rebote posterior el HYG sólo ha sido capaz de volver a su MA de 50 días. El volumen ha aumentado en el descenso del HYG y el volumen en balance (OBV) ha caído en picado desde septiembre. El OBV del S&P 500, en cambio, ha vuelto a subir hasta sus máximos recientes, al menos.

El mercado de alto rendimiento es como un canario en la mina de carbón. A menudo muestra problemas antes que el mercado. Mientras la Reserva Federal está reduciendo la producción, el que parece tener la rabieta es el mercado de bonos de alto rendimiento. Es una advertencia.

Source: www.stockcharts.com
Fuente:  www.stockcharts.com

Fue una semana de rebote en la que volvieron los compradores de bonos. Nos gustó el titular de Bloomberg que decía «Los compradores de caídas se anotan una victoria histórica en las acciones que desafían la advertencia de los bonos» (https://www.bloomberg.com/news/articles/2021-12-10/dip-buyers-scoring-historic-win-in-stocks-that-defy-bond-warning?srnd=markets-vp&sref=5lk0w2FC). Sí, nosotros mismos lo hemos observado. Pero a medida que el miedo a Omicron disminuye, el petróleo repunta, e incluso los precios al consumo en alza han sacado a relucir a los compradores de inmersión. El S&P 500 ganó un 3,8% la semana pasada. Un salto sorprendente. El Dow Jones de Industriales (DJI) subió un 4%, el Dow Jones de Transportes (DJT) ganó un 2,7%, mientras que el NASDAQ subió un 3,6%. El S&P 600 (small cap) ganó un 2,7%, mientras que el S&P 400 (mid-cap) subió un 2,9%. El Wilshire 5000 saltó un 3,5%. La ganancia del S&P 500 lo situó a un 0,7% de nuevos máximos históricos. De los principales índices, el S&P 500 es el que está más cerca de alcanzar nuevos máximos históricos. No se puede descartar. Pero estaremos atentos a las divergencias en forma de que los índices no se confirmen entre sí. El DJI podría lograrlo esta semana. Sigue estando a un 1,7% de nuevos máximos históricos. Pero el DJT está a un 11% de hacer nuevos máximos históricos. Eso establece la posibilidad de que el DJI y el DJT no se confirmen mutuamente, una divergencia clásica de la Teoría de Dow. El Bitcoin tuvo una semana miserable, cayendo por debajo de los 50.000 dólares y perdiendo un 14,4%. Sin embargo, parece que está preparado para recuperar los 50.000 dólares esta próxima semana.

En Canadá, el TSX Composite ganó un 1,3%, mientras que el TSX Venture Exchange (CDNX) subió un 1,3%. El CDNX sigue manteniendo la cabeza a flote en el año, pero por poco. En la UE, el FTSE londinense subió un 2,3%, el CAC 40 parisino un 3,3% y el DAX alemán un 3%. ¿Están preocupados por el conflicto entre Estados Unidos, Rusia y Ucrania? No parece ser el caso. En Asia, a pesar del impago de Evergrande, el índice chino de Shanghai (SSEC)

ganó un 1,6%, mientras que el Nikkei Dow de Tokio (TKN) ganó un 1,5%. El índice MSCI World ganó un 2,3%, pero sigue pareciendo bastante débil.

Los mercados bursátiles subieron el martes y mantuvieron las ganancias de la semana a pesar de las cifras de inflación del viernes. Las compras parecían centrarse principalmente en los nombres populares de gran capitalización, como las FAANG. No es de extrañar que la amplitud se esté desvaneciendo. La volatilidad ha aumentado tanto a la baja como al alza. Esta semana se celebra el FOMC, el 14 y 15 de diciembre, y eso podría desencadenar más volatilidad. Hasta ahora, el descenso desde el máximo de noviembre parece ser un descenso de tres ondas, lo que sugiere que es sólo correctivo. Por lo tanto, es posible que se alcancen nuevos máximos históricos. Pero, ¿lograrán todos ellos? El mercado parece ignorar el hecho de que los tipos a corto plazo han estado subiendo en previsión de que la Fed suba los tipos de interés en 2022. Se han descontado dos subidas de tipos de 25 puntos básicos y se espera que haya una tercera. ¿Acelerará la Fed la reducción de los tipos? Se habla de ello. Por ello, el FOMC de esta semana podría ser clave. Dejemos a un lado la variante COVID, las interrupciones en la cadena de suministro y el aumento de la inflación. Las compras por inmersión están de moda, ya que el mercado sigue esperando precios cada vez más altos.

Si el S&P 500 supera los 4.725 esta semana a principios, las probabilidades de que se produzcan nuevos máximos aumentan considerablemente. El punto en el que es muy probable que se produzcan nuevos máximos está en los 4.685 y ya lo hemos superado. Los nuevos máximos son probables. Queda un hueco entre los 4.612 y los 4.631, por lo que si se llenara y el S&P 500 volviera a romper por debajo de los 4.550, las probabilidades de nuevos máximos disminuirían y la tendencia podría volver a ser bajista. El principal soporte está en los 4.500. Y se ha acabado y podría seguir el pánico por debajo de los 4.300. Creemos que el tiempo se está agotando en este mercado de valores.

Fuente: www.stockcharts.com

El NASDAQ ganó un 3,6% la semana pasada, el movimiento más fuerte de los principales índices. El martes se produjo un salto al alza, pero el resto de la semana se mantuvo a flote. El viernes, el NASDAQ ganó un 0,7% tras las cifras de inflación. Las ganancias fueron alentadas por las FAANG, que obtuvieron buenas ganancias la semana pasada. A la cabeza se situó Apple, que saltó un 10,9% en la semana y alcanzó nuevos máximos históricos, siendo la única que lo hizo. Meta (Facebook) subió un 7,5%, Amazon un 1,6%, Netflix un 1,6%, Google un 4,3%, Microsoft un 6,1%, Tesla un 0,2%, Twitter un 8,3% Baidu un 8,7% y Alibaba un 11,7%. Ah, sí, hubo un perdedor: Nvidia, que bajó un 1,6%. La pregunta es: ¿es este el comienzo de un movimiento hacia nuevos máximos históricos una vez más o se trata simplemente de un repunte con poco volumen? Sospechamos lo segundo. Sin embargo, un movimiento de vuelta por encima de los 16.000 podría cambiar el escenario a alcista. El RSI es neutral, 51,5. Una ruptura por debajo de los 15.350 podría dar un tono más negativo y hacer que el NASDAQ caiga hasta un soporte cercano a los 15.150. Por debajo de los 15.150 y especialmente por debajo de los 15.000 el NASDAQ podría caer aún más. En este momento, todavía tenemos muchos compradores de caídas. Pero si pronto se encuentran bajo el agua, la situación podría cambiar rápidamente. A pesar del bajo volumen, el descenso parece ser en tres ondas, por lo que esto puede ser sólo un rebote de la onda B antes de la onda C hacia abajo. Sin embargo, en el ínterin, hemos visto a las ondas B hacer nuevos máximos históricos antes. Así que sigue siendo posible, especialmente si recuperamos los 16.000. El fuerte rendimiento de las FAANG es alentador, ya que son las que lideran el mercado, ya que la amplitud es débil y los valores secundarios y de pequeña capitalización siguen pareciendo débiles y están rezagados.

Fuente: www.stockcharts.com

La línea de avance-descenso de la Bolsa de Nueva York rebotó con el S&P 500 esta semana pasada, pero hasta ahora no ha conseguido rebotar por encima de la MA de 21 días. El S&P 500 sí repuntó por encima de la MA de 21 días y podría estar preparado para hacer nuevos máximos. La línea AD sigue estando muy lejos de sus máximos, por lo que si el S&P 500 hace nuevos máximos podría establecerse una divergencia negativa entre ambas. Nada alentador para los toros. La línea AD también rompió su línea de tendencia alcista desde el mínimo de marzo de 2020, pero el S&P 500 mantuvo su línea de tendencia por ahora. Otra divergencia.

Fuente:  www.stockcharts.com

El indicador de volatilidad VIX cayó la semana pasada cuando el mercado se recuperó. Sin embargo, observamos que acaba de alcanzar su MA de 50 días, por lo que podría ser el mínimo, ya que ha rebotado desde ese nivel en el pasado. El S&P 500 se está acercando a nuevos máximos históricos, pero el VIX sigue por encima de sus mínimos de julio/agosto de 2021. ¿Podríamos estar preparando otra divergencia entre el VIX y el S&P 500?

Fuente:  www.shadowstats.com

Aunque muchos están cometiendo hari-kari por las recientes cifras de inflación, deberían mantener las cosas en perspectiva. Sí, el IPC interanual se disparó al 6,8% en noviembre, pero sigue siendo ligeramente mejor que el 6,9% esperado. La tasa de inflación subyacente (sin alimentos ni energía) se situó en el 4,9% interanual, justo lo que se esperaba. El mes pasado la tasa de inflación fue del 6,2% y la subyacente del 4,6%. Si los preocupados por la inflación quieren entusiasmarse de verdad, deberían mirar las cifras de inflación de Shadow Stats (www.shadowstats.com). John Williams, de Shadow Stats, calcula una cifra de inflación alternativa basada en cómo se calculaba en 1990. En la década de 1990, bajo el gobierno de Clinton, se realizaron cambios metodológicos para poner más énfasis en los sustitutos, alejando la medida de la inflación de un cálculo del coste de la vida a uno de mantenimiento de un nivel de vida constante. Con la antigua metodología, la tasa de inflación interanual se disparó hasta el 14,9%, el nivel más alto desde finales de los años 40, cuando Harry Truman era presidente. Entonces, al salir de la guerra y la depresión, la tasa de inflación saltó en 1947 al 17,6% en junio de 1947. Durante la década de 1970, la tasa más alta fue del 14,8%, registrada en marzo de 1980. Por lo tanto, esta tasa es la más alta en 74 años. La tasa de inflación oficial del 6,8% es la más alta registrada desde el 7,1% de junio de 1982. La atención se centra ahora en el FOMC del 14 y 15 de diciembre. ¿Se acelerará el tapering? ¿Insinuará la Fed más subidas de los tipos de interés? Esta semana podría ser interesante.

El clamor se centra en la inflación de los precios. No hemos oído ningún clamor por la inflación de los precios de los activos en el mercado de valores y de la vivienda, aparte de las advertencias de exuberancia irracional. Y no hay un gran alboroto por la explosión de la deuda privada, especialmente en el mercado corporativo. El clamor por la deuda se limita en gran medida a la deuda pública. Sin embargo, sin ella, las economías occidentales se habrían hundido en una depresión económica.

Fuente: www.stockcharts.com

¿Adiós a Evergrande? Evergrande, el enorme promotor inmobiliario chino, ha sido calificado oficialmente de moroso. Evergrande ha sido declarada en suspensión de pagos. Se une a ellos el Grupo Kaisa, otro gran holding. Kaisa incumplió el pago de un bono de 400 millones de dólares. Entonces, ¿por qué el mercado no se ha derrumbado como en el momento de Lehman Brothers? Bueno, el PBOC y el gobierno chino han perdido poco tiempo en apoyar este colapso para que no se convierta en un monstruo. Evergrande es el promotor inmobiliario más endeudado del mundo, con unos 300.000 millones de dólares en préstamos/bonos y 200.000 empleados. Evergrande está en la categoría de «demasiado grande para fracasar». Los prestatarios chinos ya han dejado de pagar 10.200 millones de dólares de deuda en el extranjero, principalmente denominada en dólares estadounidenses. Pero el gobierno chino ha intervenido rápidamente para amortiguar el golpe, implicándose en la reestructuración de Evergrande. Un colapso desordenado parece estar fuera de la mesa. Las acciones de Evergrande ya han caído lo máximo posible sin llegar a cero. Ya cotiza aquí en Norteamérica en el Pinks, donde todavía se encuentran Lehman Brothers y Nortel. Y el índice chino de Shanghái (SSEC) ha subido en la semana. El resultado fue que esta declaración de impago por parte de Evergrande apenas causó una ondulación. Con la subida del SSEC, las probabilidades de un doble techo se desvanecen. Los triples tops son raros.

Fuente:  www.stockcharts.com

El TSX se unió al desfile de subidas esta semana, ganando un 1,3%. Tres de los 14 subíndices bajaron en la semana, encabezados por Golds (TGD), que bajó un 2,2%. Los otros perdedores fueron Telecomunicaciones (TTS), que bajó un 0,5%, y Sanidad, que perdió un 0,2%. El líder al alza fue Energía (TEN), que subió un 3,7%. Otros valores con buenos resultados fueron Consumo Discrecional (TCD), que subió un 3,3%, y Productos Básicos (TCS), que subió un 2,5%. La energía es un componente clave del TSX. En la reciente caída se produjo un pico de volumen cuando el TSX se acercó a una línea de soporte cerca de 20.275. La MA de 200 días también está cerca, en los 20.100. El TSX repuntó con fuerza al principio y luego se desvaneció a medida que avanzaba la semana. El viernes, el TSX perdió un 0,2%, ya que el repunte iniciado parece estar desvaneciéndose rápidamente. No, aún no ha terminado. Una ruptura por debajo de los 20.750 podría sugerir que el rebote ha terminado y el foco de atención volvería a dirigirse a la baja. Si se ha iniciado una corrección desde el máximo de noviembre cerca de 21.800, entonces esto es sólo una pequeña onda b y no el comienzo de una nueva subida. Sin embargo, dado que estamos en diciembre y tradicionalmente tenemos el rally de Santa Claus, podríamos ver una acción agitada de ida y vuelta con un ligero sesgo alcista a principios de enero. La superación de los 21.250 podría poner al TSX en camino hacia niveles más altos, con el siguiente nivel de resistencia en los 21.500. Pero, en general, el rebote nos parece correctivo y no el inicio de un nuevo movimiento alcista.

Bono del Tesoro estadounidense a 10 años/Bono del Estado canadiense a 10 años (CGB)

Fuente:  www.tradingeconomics.comwww.home.treasury.govwww.bankofcanada.ca

Si la inflación es tan preocupante, ¿por qué el rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años está bajando en lugar de subir? Sí, el billete a 10 años subió a principios de esta semana, pero tras la publicación del IPC el viernes, el billete repuntó y los rendimientos cerraron la semana en el 1,4854%, con una subida del 10% en la semana. En general, creemos que la tendencia ha sido a la baja en cuanto a la rentabilidad (y al alza en cuanto al precio, ya que los precios se mueven de forma inversa a las rentabilidades). Y la curva de rendimiento se está estrechando lentamente, aunque el diferencial 2-10 subió esta semana hasta el 0,83%, un 10,5% más en la semana. Pero, de nuevo, el rendimiento se mueve más hacia el estrechamiento que hacia la ampliación. Un estrechamiento del diferencial de rendimiento es más indicativo de la posibilidad de recesión que de crecimiento. El 1,40% sigue siendo el punto de ruptura, y si el 10 años cae por debajo de ese nivel el siguiente objetivo podría ser el 1,20%. Volver a superar el 1,60% podría llevar al 10 años a rendimientos más altos. En Canadá, el bono del Gobierno de Canadá (CGB) a 10 años también subió ligeramente en la semana hasta el 1,46% desde el 1,44%. El diferencial a 2-10 años se amplió al 0,48% desde el 0,41%. Sin embargo, el bono canadiense, al igual que su homólogo estadounidense, parece estar preparado para bajar su rendimiento.  

Índice de confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan (preliminar de diciembre)

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.umich.edu

El Índice de Sentimiento del Consumidor de Michigan (preliminar de diciembre) se situó ligeramente por encima de lo esperado, en 70,4, frente a una expectativa de 67,1 y el 67,4 de noviembre. El mínimo de noviembre fue un mínimo de 10 años que no se veía desde 2011. Si se supone que la economía está en alza, entonces ¿por qué el sentimiento del consumidor está cayendo y no subiendo? Aparentemente, la subida se debió a una mejora de las perspectivas del tercio inferior de los ingresos que subió un 23,6% mientras que el medio cayó un 3,8% y el tercio superior un 4,3%. Parecía que se basaba en las expectativas de aumento de los salarios en el próximo año. Estamos viendo algunas pruebas de ello a medida que aumenta el salario mínimo. Aun así, la tendencia del sentimiento sigue siendo a la baja, aunque podríamos ver algún alivio temporal.

Ver También  Antes del metaverso: La realidad aumentada en la educación
Fuente: www.stockcharts.com

El rápido descenso del índice del dólar desde el máximo de 96,94 a 95,54 nos pareció que caía en cinco ondas, un patrón de impulso. Si esto es correcto, es posible que el índice US$ haya tocado techo. Consideramos la reciente acción como un derrocamiento del canal superior que se había estado formando desde junio de 2021. Las rupturas no son inusuales. Si se tratara de una ruptura legítima, el índice del dólar sólo habría probado la línea de ruptura antes de alcanzar nuevos máximos. No lo hizo y volvió a caer por debajo de su línea de canal. Las divisas fueron mixtas: el euro subió un 0,1%, el franco suizo bajó un 0,3%, la libra esterlina subió un 0,2%, pero el yen japonés cayó un 0,5%. El dólar canadiense subió un 0,9% gracias al repunte del petróleo. En la semana, el índice del dólar se mantuvo plano por segunda semana consecutiva. Esta última semana el dólar estadounidense cayó a su nivel más bajo frente al yuan chino desde 2018. China se ha visto favorecida por una recuperación más fuerte del COVID y, a pesar de la retórica política, China ha visto una afluencia de inversión extranjera. Esto está sucediendo a pesar del deseo de China de un yuan más débil para apoyar las exportaciones. Aunque el PBOC ha intentado mitigar la subida del yuan, éste ha seguido subiendo. La clave podría ser el euro, ya que se ha mostrado débil frente al dólar estadounidense. Sin embargo, la resolución del conflicto entre Estados Unidos, Rusia y Ucrania podría ser positiva para el euro. El índice del dólar rompe por debajo de 95,50 y el siguiente buen nivel de soporte se sitúa en 94,50. Sólo nuevos máximos podrían cambiar el escenario actual de debilitamiento del índice del dólar.

Fuente:  www.stockcharts.com

El oro respondió positivamente a las cifras de la inflación y, como resultado, salvó la semana con una pequeña ganancia del 0,05%. El oro, a diferencia de la plata, que cayó un 1,3% en la semana, no registró nuevos mínimos en el movimiento a la baja, mientras que la plata sí lo hizo. Una divergencia potencialmente positiva. El oro ha mantenido su línea de tendencia alcista desde el mínimo de agosto cerca de 1.676 dólares. Sin embargo, sigue estando por debajo de la resistencia hasta los 1.800$/1.820$ y parece que últimamente está atrapado entre el soporte de los 1.760$ y la resistencia de los 1.800$. La resolución sólo llegará con una ruptura en un sentido u otro. El volumen ha sido bajo en este movimiento a la baja, lo que sugiere que se trata de una acción correctiva. El primer rumbo es recuperar por encima de los 1.800$/1.820$ y la segunda banda de resistencia está en los 1.850$/1.860$ con la banda final en los 1.900$/1.920$. Por encima de ese nivel, el mercado podría volver a centrarse en el máximo de agosto de 2020 en 2.089 dólares. Los demás metales tuvieron un comportamiento mixto. Mientras que la plata cayó, el platino ganó un 0,9% en la semana, el cobre subió un 0,5%, pero el paladio cayó un 3,5%. Con la excepción del cobre, los metales preciosos se disponen a cerrar el año 2021 a la baja. Eso a no ser que el oro tenga un subidón antes de que acabe el año, ya que el oro sólo ha bajado un 5,8% en este momento. Si recupera los 1900 dólares, el oro estaría al menos igualado en el año. La clave está en el índice del dólar, que cayó el viernes. Teniendo en cuenta la reciente subida del índice del dólar a nuevos máximos de 52 semanas por encima de 96, el oro aguantó bastante bien. Esto nos parece alentador. Estacionalmente, el oro suele hacer mínimos en diciembre, seguidos de un buen repunte en enero/febrero. Todas las miradas están puestas ahora en la reunión del FOMC de esta semana, el 14 y 15 de diciembre. El informe sobre la inflación no fue tan malo como algunos habían predicho y las ideas sobre una subida de la Reserva Federal se han trasladado a mediados de 2022. Las expectativas son de dos o tres subidas de tipos en 2022. La clave ahora mismo es que el oro sigue manteniéndose por encima de los 1.760 dólares.

Fuente: www.cotpricecharts.com

El COT comercial (empresas de lingotes y bancos) bajó al 23% la semana pasada desde el 24%. Sin embargo, tanto el interés abierto corto como el largo cayeron. El interés abierto largo bajó unos 16.000 contratos, mientras que el interés abierto corto cayó casi 29.000 contratos. El interés abierto de los grandes especuladores (fondos de cobertura, futuros gestionados, etc.) cayó al 78%, ya que su interés abierto largo bajó unos 10.000 contratos, mientras que el interés abierto corto sólo bajó unos 1.000 contratos. En general, el interés abierto cayó más de 32.000 contratos, ya que tanto los largos como los cortos se cubrieron. En algunos aspectos, aunque el COT comercial cayó, nos animó la caída del interés abierto corto, lo que sugiere que se cubrieron los cortos. Consideramos que la mejora del COT es ligeramente positiva.

Fuente:  www.stockcharts.com

Una vez más, la plata cayó por debajo de los 22 dólares, pero no pareció encontrar grandes vendedores. En la semana, la plata cayó un 1,3%, continuando su reciente tendencia a la baja. ¿Nos estamos preparando para un posible doble fondo? No se puede decir eso, aunque la acción del viernes fue alentadora, ya que los precios cayeron por debajo de los 22 dólares, luego se recuperaron y cerraron al alza en el día, estableciendo una posible señal de fondo. Un movimiento por encima de los 22,50 dólares sería positivo, pero la realidad es que necesitamos que la plata vuelva a superar los 25 dólares para sugerir que estamos dejando atrás los mínimos. Con la plata cayendo a nuevos mínimos en este movimiento no fue confirmado por el oro, una divergencia. La confirmación entre el oro y la plata es importante tanto en las tendencias alcistas como en las bajistas. La pregunta es: ¿tendremos el inicio de un fuerte rally o simplemente un rally de contra-tendencia que nos lleve hasta los 23,50$/ 24$ antes de volver a bajar?  Una ruptura firme de nuevo por debajo de los 22 dólares podría hacer que la plata cayera y tomara el mínimo de finales de septiembre de 21,41 dólares. Esto supone un problema, ya que los posibles objetivos iniciales podrían ser los 18 dólares.

Fuente:  www.cotpricecharts.com

El COT comercial de la plata saltó esta semana pasada al 32% desde el 30%, una buena mejora. El interés abierto largo bajó casi 1.000 contratos, pero el interés abierto corto cayó casi 10.000 contratos. Posiblemente, lo más significativo es que el COT de los grandes especuladores cayó al 66% desde el 72%, ya que su interés abierto corto aumentó en casi 9.000 contratos, mientras que el interés abierto largo se mantuvo estable. En general, el interés abierto cayó unos 1.500 contratos en una semana a la baja. Los comerciales cubren los cortos y los grandes especuladores se ponen cortos. Esto es alcista para nosotros. El COT comercial es ahora el mejor visto desde octubre y eso provocó al menos un rebote a corto plazo.

Fuente: www.longtermtrends.net

Este es un gráfico a largo plazo de la relación oro/plata que se remonta a 1900. Durante la mayor parte de los siglos XVIII y XIX, la relación se mantuvo en gran medida fija en torno a 15:1, que es la relación que se repite de forma natural en la naturaleza. Esto cambió en el siglo XX. En 1940, la relación se elevó a casi 100:1. La relación disminuyó de forma constante hasta la década de 1960, cuando tocó fondo en torno a 17:1. El fin de Bretton Woods supuso un nuevo aumento de la relación, pero no volvió a subir hasta que la plata alcanzó un máximo de 50 dólares en 1980. En 1991 volvió a alcanzar un máximo de 91 dólares antes de que se iniciara otro descenso. Esta vez el fondo se vio en 2011, cuando la plata volvió a tocar casi 50 dólares. El pico más reciente fue el mínimo de pánico de marzo de 2020, cuando la relación alcanzó casi 100. Resultó ser un pico. Desde entonces, la relación ha estado cayendo, aunque últimamente se ha consolidado entre 75 y 82. Históricamente, esto sigue siendo muy alto.

Fuente:  www.stockcharts.com

A continuación, un análisis más detallado de la relación oro/plata, actualmente por encima de 80. Tras alcanzar un máximo en marzo de 2020, el ratio parece haber caído en cinco ondas, lo que sugiere que se trató de una onda impulsiva a la baja. Desde entonces, el ratio ha pasado por una serie de subidas y bajadas que ahora nos parece un patrón correctivo de tipo ABC. ¿Es posible que ahora estemos haciendo un doble techo, no sólo con el máximo de septiembre justo por encima de 81, sino un doble techo multianual con el patrón que se formó a finales de 2020 con un máximo cerca de 83? Es un patrón de aspecto extraño con la posible onda B más baja que la 5ª onda hacia abajo. Sin embargo, no es inusual. La línea de cuello sería esa serie de mínimos realizados a principios de año entre 63 y 65. Una ruptura por debajo de ese nivel podría, en teoría, proyectar la relación oro/plata hasta 45. Una ruptura por encima del máximo de noviembre de 2020 en 82,95 negaría este escenario. Nuevos mínimos por debajo del mínimo de octubre de 72,29, junto con una ruptura por debajo de 70, serían muy positivos. La parte de la onda C de la relación oro/plata podría estar formando un doble techo también. Su ruptura está por debajo de 72,50 y podría proyectarse hacia abajo, hasta 63,50. En general, este patrón parece ser un tope, lo que nos hace sospechar que el próximo movimiento favorecerá a la plata sobre el oro.

Fuente:  www.stockcharts.com

Hay que reconocer que las acciones de oro han sido miserables. Otra semana, otra semana a la baja. Esta vez el Índice de Bichos de Oro (HUI) cayó un 1,6% y el Índice de Oro TSX (TGD) bajó un 2,2%. En total, el HUI ha bajado un 19,2% este año y un 35% desde el máximo de agosto de 2020. El TGD ha bajado un 13,3% en 2021 y un 34% desde su máximo de agosto de 2020. Mercados bajistas todos. Sorprendentemente, el índice de porcentaje alcista de las mineras de oro (BPGDM) sigue en un 30 bastante neutral y los indicadores están ciertamente a la baja, pero no en niveles considerados de gran sobreventa. Esas son las malas noticias. La buena noticia es que, por lo menos hasta ahora, el mínimo absoluto de este movimiento fue el mínimo visto en octubre cerca de 258 para el TGD. El movimiento a la baja desde el máximo de agosto de 2020 parece ser una serie de zig-zags, lo que sugiere que todo es una acción correctiva y no el comienzo de un movimiento importante a la baja. Parece que hay un buen soporte para el TGD hasta 250. Sin embargo, una ruptura importante por debajo de ese nivel sería muy negativa y sugeriría una posible prueba de los mínimos de pánico de marzo de 2020 cerca de 173. El viernes, el TGD cayó a pesar de un día alcista para el oro y la plata. Eso no suele ser una buena señal, ya que la preferencia es que los valores del oro lideren. La resistencia se ve hasta 300/305. Pero por encima de 305 estaríamos rompiendo la línea de tendencia bajista desde el máximo de agosto de 2020 y podría iniciarse una nueva tendencia alcista. La relación oro/HUI está actualmente en 7,4, lo que no está lejos de un máximo reciente de 7,8. Cualquier ratio superior a 5,5 sugiere que las acciones de oro están baratas frente al oro. En este sentido, las acciones de oro han estado baratas durante años, ya que el ratio ha estado constantemente por encima de 5,5 en su mayor parte desde 2014. El último periodo en el que las acciones de oro estaban caras y el oro barato se produjo entre 2003 y 2008, cuando el ratio estuvo constantemente por debajo de 2,5. En los últimos siete años, el mínimo se vio en 2016, cuando la relación cayó a 4,8. Si la historia es una guía, cuando la marea cambie el movimiento para las acciones de oro podría ser dramático. El soporte actual para el ratio es de 6,7, pero la realidad es que necesitamos verlo de nuevo por debajo de 5,5 para sugerir que podríamos tener una fuerte tendencia alcista para las acciones de oro. Para el TGD el soporte está ahora en 270 y por debajo de eso 250. El RSI está en 34,5. Por debajo de 30 el TGD entra en territorio de sobreventa.

                     Fuente: www.stockcharts.com         

Justo cuando se pensaba que los precios del petróleo iban a desplomarse, han repuntado. El temor a la variante Omicron se disipó y los precios del petróleo subieron un 8,2% esta semana. Al gas natural (GN) no le fue tan bien, ya que cayó un 5,1%. Pero los valores energéticos siguieron al petróleo, ya que el índice ARCA Oil & Gas (XOI) subió un 3,6% y el índice TSX Energy (TEN) un 3,7%. El petróleo WTI ha vuelto a superar los 70 dólares. Ha sido la semana más fuerte desde agosto.

Puede que la semana pasada fuera un rally de alivio para el petróleo, ya que había caído más de 20 dólares en el reciente mínimo del máximo de octubre. Los conductores también se sintieron aliviados, ya que el precio en el surtidor bajó. Sin embargo, a medida que avanzaba la semana, el precio del petróleo volvió a subir. Sin embargo, los precios del petróleo aún no están fuera de peligro.

Los riesgos persisten. La demanda está estancada. La demanda china se ha suavizado mientras lidia con las consecuencias de los impagos de Evergrande y Kansa. Pero la inflación estadounidense es alcista para el petróleo, así que hay fuerzas opuestas. Lo único que han conseguido los precios del petróleo es volver a la línea de tendencia bajista desde los máximos. 74 dólares es la resistencia y 78 dólares es una resistencia más importante. Ambas deben ser superadas si queremos desafiar los máximos de octubre.

Sin embargo, los suministros de petróleo se están reduciendo y eso podría actuar como catalizador para la subida de los precios. Debido a que Estados Unidos ha liberado una cantidad considerable de petróleo de las Reservas Estratégicas de Petróleo (SPR), las reservas han caído a sus niveles más bajos desde 2003. Se especula con la posibilidad de que Estados Unidos intente ahora reconstruir esas reservas. Esto, a su vez, podría favorecer la demanda y contribuir a la subida de los precios.

Sin embargo, la clave para que los precios suban es que superen los 74 dólares y luego suban por encima de los 78 dólares. De lo contrario, esto no es más que un repunte contratendencia del descenso de 85 a 62 $. El descenso nos parece de cinco ondas a la baja, lo que sugiere que este rebote no es más que una contratendencia y, una vez completado, podríamos caer a nuevos mínimos. El soporte de la línea de tendencia a largo plazo se ve en 64 $. El XOI está en una tendencia bajista y ha vuelto a subir a la parte superior del canal. Sólo una ruptura firme por encima de 1.200 podría hacer que el XOI volviera a subir. De lo contrario, el próximo movimiento podría ser un descenso hacia la parte inferior del canal, actualmente cerca de 1.000.

—  

(Imagen destacada de John Guccione via Pexels)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras «creer», «proyectar», «estimar», «llegar a ser», «planear» y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que refleja las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

TEMAS RELACIONADOS :

Pilar García

Pilar García

Las Últimas

MÁS POPULARES