Las renovables irrumpen espoleadas por la COP26

No podemos dejar de observar que las energías renovables están irrumpiendo. ¿Están siendo estimuladas por la COP26 y el cambio hacia una economía de energías limpias? El taper fue el esperado, pero no hubo subidas de tipos y la inflación sigue siendo transitoria según la Fed. Esto ayudó a que las acciones alcanzaran máximos históricos, a que los rendimientos de los bonos cayeran y a que el oro se animara. El informe sobre el empleo fue mejor de lo esperado. En nuestro "Gráfico de la semana" destacamos el informe sobre el empleo.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Supongo que podríamos decir que ha sido una semana bastante movida. La reunión del FOMC, el Banco de Inglaterra (BOE) también, incluso el Banco de la Reserva de Australia (RBA), el informe sobre el empleo, una reunión de la OPEP y la 26ª Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático de la ONU, también conocida como COP26. ¿Por dónde empezar? Ya hablaremos del FOMC, del informe sobre el empleo y de la OPEP. Así que sólo nos queda la COP26.

Ah, sí, la COP26, donde la tinta ni siquiera se ha secado en el acuerdo firmado y ya están presionando para frenar o detener sus objetivos, a pesar de las súplicas de los activistas climáticos liderados por Greta Thunberg. ¿Van a cerrar las plantas de carbón si eso significa también apagar las luces? China no. Pero ¿qué se puede hacer cuando los mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo son China, Estados Unidos, India, Rusia y, en conjunto, la Unión Europea (UE)? En términos per cápita, los mayores emisores son Estados Unidos y Rusia. En conjunto, los cinco superan con creces la mitad de las emisiones mundiales. China, EE.UU. y la UE contribuyen juntos al 41,5% del total de las emisiones mundiales, mientras que los 100 últimos países sólo representan el 3,6%, según el Instituto de Recursos Mundiales (www.wri.org).

China y Rusia ni siquiera se molestaron en enviar a sus líderes a la COP26. Sin embargo, prometieron ayudar a acabar con la deforestación para 2030. Pero incluso el cumplimiento de los objetivos de deforestación resultará problemático. Más del 60% de los bosques del mundo se encuentran en ocho países: Rusia, Brasil, Canadá, Estados Unidos, China, Australia, República Democrática del Congo e Indonesia. Indonesia ya ha declarado que no cumplirá con sus obligaciones de deforestación. India dice que podría cumplir sus objetivos climáticos en 2070. China, 2050. A pesar de los compromisos de muchos líderes mundiales, incluido el Presidente Biden de Estados Unidos, sus posibilidades de conseguir que los planes se aprueben en el Congreso y el Senado están, en el mejor de los casos, abocadas al fracaso. En Canadá, los ambiciosos planes del Primer Ministro Trudeau ya están siendo atacados. Sin embargo, cuenta con una mayoría que trabaja con el partido NDP y lo más probable es que se imponga un límite a las emisiones. Sorprendentemente, esto es apoyado por las grandes compañías petroleras.

Entonces, ¿qué va a hacer el mundo? El sector energético es el que más contribuye. Representaron el 73% de todas las emisiones globales en 2017. Puede que hoy sea incluso mayor. El Acuerdo Climático de París se firmó en abril de 2016. Estados Unidos, uno de los firmantes originales, se retiró del Acuerdo de París cuando el presidente Donald Trump llegó al poder y calificó el cambio climático como un engaño. Muchos lo afirman y señalan periodos en los que la Tierra era mucho más caliente que hoy. Excepto que no había 7.800 millones de personas viviendo en el planeta hace millones de años cuando las temperaturas de la Tierra eran marcadamente más altas. ¿Palmeras en el Polo Norte? Sí, hace 53,5 millones de años.

Los peores efectos del cambio climático se dejan sentir hoy en día en África, América Latina y el sur de Asia con graves sequías, inundaciones, tormentas repentinas, etc. ¿Puede alguien vivir seriamente con un clima de 50⁰C? Sin embargo, se está convirtiendo en algo habitual en muchas partes del mundo. El mal tiempo y las sequías son una de las principales causas de los millones de refugiados que intentan escapar de sus países y emigrar a las grandes ciudades o al norte, a América del Norte y Europa. Algunos proyectan que para 2050 podría haber más de mil millones de refugiados climáticos.

Se calcula que ya hay entre 800 y 1.000 millones de personas que sienten los efectos del cambio climático debido a la subida del nivel del mar, el aumento de la frecuencia de las catástrofes naturales, las sequías prolongadas y los patrones meteorológicos irregulares. La gran mayoría de los afectados son de países en desarrollo, lo que a su vez genera refugiados climáticos que huyen del problema. El mundo, sobre todo el desarrollado, está mal preparado para afrontarlo, lo que hace que se quiera frenar el flujo de refugiados. Por otro lado, el calentamiento de los mares del Ártico ha abierto posibilidades que antes no existían debido a los inviernos sin hielo. Una de ellas es que los pasos del noroeste y del este permiten a los barcos llegar a su destino más rápidamente que recorriendo las largas rutas de los canales de Suez o Panamá.

Es interesante observar que en abril de 2016, en el momento de los acuerdos de París, el petróleo WTI cerró a 45,99 dólares, el crudo Brent a 47,40 dólares, el gas natural (GN) a 2,14 dólares y el carbón se negociaba a 50,65 dólares/tonelada métrica. Si avanzamos hasta hoy, el petróleo WTI está a 81,27 dólares (el máximo fue de 85,41 dólares), el Brent a 82,55 dólares (el máximo fue de 86,10 dólares), el gas natural a 5,52 dólares (el máximo fue de 6,47 dólares) y el carbón a 154,75 dólares (el máximo fue de 240 dólares). La OPEP recortó la producción durante la pandemia y ha tardado en volver a aumentar los suministros, acordando sólo un incremento limitado, actualmente de 400.000 bpd mensuales. Se han producido interrupciones en la cadena de suministro. La UE y Rusia están enfrentadas por la energía. Los altos precios de la energía dificultan la justificación de las normas medioambientales y los impuestos sobre el carbono. Algunos países han recuperado las plantas de carbón para satisfacer la demanda de energía, ya que los altos precios, sobre todo del gas natural, han encarecido las cosas. Los votantes de las democracias occidentales están a favor de cumplir los objetivos climáticos, siempre y cuando alguien pague por ello. Las naciones ricas quieren que los países más pobres hagan la transición a la energía limpia. Excepto que millones de personas en los países en desarrollo no tienen energía para empezar.

La afirmación es que el cambio climático es una «amenaza existencial para la existencia humana tal como la conocemos». Bueno, tal vez sí, tal vez no. Pero se está convirtiendo en un problema crónico y es necesario gestionarlo adecuadamente. Y podría desencadenar conflictos. Según el Acuerdo de París original de 2015, el planeta va camino de calentarse 2,7 grados en 2100 si todos cumplen sus promesas. Esta cifra sigue estando muy por encima de los 1,5 grados acordados en principio en París. Llegar a ese nivel podría provocar sequías más graves, tormentas, inundaciones, aumento del nivel del mar e incendios forestales. Sí, todas estas cosas suceden y han sucedido antes. Se calcula que desde el inicio de la era industrial (aproximadamente 1750) la Tierra se ha calentado más de 1 grado centígrado. La mayor parte ha ocurrido desde 1975. Hay un viejo dicho sobre la bancarrota: primero es gradual, luego repentina. Los impactos del cambio climático son acumulativos. A medida que surgen más problemas, se produce un efecto de bola de nieve que a su vez genera más problemas. Gradualmente, y luego repentinamente.

Los efectos del cambio climático se manifiestan en la subida del nivel del mar, en la mayor frecuencia y gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos, en la pérdida de biodiversidad y en el aumento del riesgo de enfermedades (pandemias…). El cambio climático afecta a todo: a los humanos, a las plantas y a los animales (mamíferos, peces, aves, reptiles y anfibios e incluso artrópodos, invertebrados y vertebrados).

El clima de la Tierra nunca ha sido estable. Se han registrado al menos siete ciclos de glaciación, el último de los cuales terminó hace aproximadamente 11.000 años. Hubo lo que se conoce como la Pequeña Edad de Hielo, entre los años 1200 y 1850. Los cambios climáticos precipitados han afectado negativamente a las civilizaciones en el pasado. Sin entrar en detalles, destacan estos: Mesoamérica – civilización maya (alrededor del 2000 a.C. – 1700 d.C., aunque el punto álgido fue alrededor del 900 d.C.), Mesopotamia – el imperio acadio (2334-2154 a.C.), y el imperio jemer en el sur de Asia (802-1431 d.C.). Incluso las civilizaciones vikingas (793-1066 d.C.) de Groenlandia y el Atlántico Norte desaparecieron o se alteraron drásticamente a causa del cambio climático. Las civilizaciones maya, acadia y jemer se derrumbaron a causa de las prolongadas y graves sequías, con monzones severos que se sumaron a los males de los jemeres, mientras que la civilización vikinga en las Américas terminó con las regiones que se volvieron demasiado frías, lo que dificultó enormemente el cultivo y la cría de ganado. Todo ello ocurrió en periodos en los que la población de la Tierra no era de 7.800 millones de habitantes como hoy.

Hacer frente al cambio climático será caro. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el coste será de al menos 140.000 a 300.000 millones de dólares anuales hasta 2030 y de 280.000 a 500.000 millones de dólares anuales hasta 2050. Sin embargo, los costes de no hacer nada podrían ser aún mayores y la mayoría de los economistas no pueden dar una cifra, ya que es difícil calcular cuánto costará el cambio climático si no tomamos medidas serias. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el coste de no hacer nada supera al de hacer algo, probablemente en billones de dólares.

Todo esto hace que nos centremos en invertir en energías renovables, ya que éstas deberían beneficiarse de un cambio hacia una economía de energía limpia. También hay una creciente atención a la inversión medioambiental, social y de gobernanza (ESG). No, eso no significa que las plantas de carbón y el uso de combustibles fósiles vayan a terminar mañana, para ser sustituidos por molinos de viento, paneles solares y coches eléctricos. Las energías renovables son mucho más que eso. No es de extrañar que el interés por las energías renovables haya aumentado en las últimas semanas. Hay índices para las renovables: el S&P Global Clean Energy Index y el S&P/TSX Renewable Energy and Clean Technology Index (TXCT). StockCharts (www.stockcharts.com) no dispone de gráficos sobre estos índices, por lo que éstos proceden de SP Global (www.spglobal.com). Obsérvese que en Canadá el índice de energías limpias ha superado al TSX durante un periodo de 10 años, mientras que en EE.UU. el índice global de energías limpias ha tenido un rendimiento inferior

Fuente: www.spglobal.com

Serie1 – Índice S&P TSX Renewable Energy & Clean Technology – Rentabilidad a 10 años – 212,7%.

Serie2 – TSX Composite – Rentabilidad a 10 años – 173,7%.

Fuente: www.spglobal.com

Serie1 – Índice S&P Global Clean Energy – Rendimiento a 10 años – 257,9%

Serie2 – S&P 500 – Rendimiento a 10 años – 367,5%

Un enfoque mejor y más útil sería el de dos ETFs disponibles aquí en Canadá y uno en los EE.UU. como proxy de los índices. A continuación se muestran los gráficos de iShares Global Clean Energy ETF (ICLN/NASDAQ) y Harvest Clean Energy ETF (HCLN/TSX). ICLN existe desde 2008, pero HCLN sólo existe desde enero de 2021. Pero lo que ambos muestran claramente es que han salido de lo que podría interpretarse como un posible patrón de fondo de cabeza y hombros. En el caso de ICLN se proyecta hasta unos 29 dólares como mínimo y en el caso de HCLN se proyecta hasta unos 19,50 dólares/ 20,00 dólares. ICLN paga un pequeño dividendo equivalente a un 0,55%.

Fuente: www.stockcharts.com
Fuente: www.stockcharts.com

Además de estos ETFs renovables que están rompiendo, también observamos que varias empresas automovilísticas que se centran en la fabricación de coches eléctricos también están rompiendo. Tesla, uno de los líderes, ha vuelto a marcar nuevos máximos históricos esta semana. Parece que nunca deja de subir. Pero también observamos que Ford (F) y Ferrari (RACE) han roto al alza. Otros están mostrando señales alcistas. Los inversores también podrían mirar los valores de cobalto, litio y tierras raras, ya que sus recursos son necesarios para la industria de las energías renovables.

¿Podrían las renovables entrar en una burbuja? Sí. Las manías son materia de leyendas. Como observamos más adelante, los principales índices están mostrando signos de ruptura al alza, al igual que en 1999. Y los valores de pequeña capitalización están dando señales de superar a los de gran capitalización.

El COP26 puede encontrarse con todo tipo de problemas a la hora de instituir sus objetivos. Sin embargo, los inversores pueden ser los mayores beneficiarios.

El Cajero

Fuente: www.stlouisfed.org

Como se esperaba, la Reserva Federal anunció que empezará a reducir sus compras en noviembre a un ritmo de 15.000 millones de dólares al mes. Actualmente, la Fed está comprando 120.000 millones de dólares al mes, que consisten en 80.000 millones de dólares al mes de bonos del Tesoro de EE.UU. y 40.000 millones de dólares al mes de valores respaldados por hipotecas (MBS). A ese ritmo, el tapering (también conocido como el fin del QE), cesará en junio de 2022. Sin embargo, la Fed añadirá al menos otros 500.000 millones de dólares a su balance, ya que las compras no terminan, sino que se reducen. Esperamos que la reducción se compense con una disminución más o menos proporcional de las compras diarias de repos que alcanzaron un máximo de 1,6 billones de dólares el 30 de septiembre de 2021. Últimamente la Fed sigue haciendo 1,3 billones de dólares diarios, pero la cantidad está empezando a caer. Seguiremos vigilando.

La tasa actual de la Fed es del 0-0,25% y no se espera que cambie. En el interrogatorio, el gobernador de la Fed, Jerome Powell, se desmarcó de cualquier idea de subida de tipos. Reconoce que la inflación está actualmente por encima de los objetivos de la Fed, pero reitera que es demasiado pronto para actuar al respecto, ya que las interrupciones de la oferta pueden disminuir, lo que también ayudaría a suavizar la inflación. En este sentido, la Reserva Federal se ha mostrado moderada.

Sin embargo, el mercado parece pensar que la Fed empezará a subir los tipos de interés una vez que haya terminado con el tapering. Como resultado, lo que estamos viendo es que la parte trasera de la curva de rendimiento está cayendo mientras que la parte delantera de la curva de rendimiento está subiendo. Incluso esto es dovish, ya que retrasó las subidas de tipos incluso cuando la parte delantera se empinó. La reacción inicial del dólar fue a la baja y el riesgo para la renta variable.

Pero antes de que todo el mundo se entusiasme demasiado, hay que recordar que la confianza de los consumidores no ha sido precisamente robusta, ya que se encuentra en mínimos que se vieron por última vez en 2012, cuando Estados Unidos estaba mejorando. En segundo lugar, si bien se informó de un crecimiento del 2% en el tercer trimestre, el aumento se produjo casi exclusivamente en los inventarios. ¿Dónde están las ventas? En tercer lugar, en Estados Unidos el déficit comercial real de mercancías para septiembre fue un récord de 80.900 millones de dólares. Las exportaciones cayeron, mientras que las importaciones se dispararon hasta un máximo histórico. Los ordenadores y la electrónica ayudaron a impulsar las importaciones, mientras que el crudo, los productos petrolíferos y los semiconductores fueron algunas de las exportaciones que cayeron.

Por otra parte, el Banco de Inglaterra anunció que no iba a cambiar los tipos de interés ni el tapering. Esto cogió a los mercados por sorpresa. La libra esterlina cayó en consecuencia.

Balanza comercial e importaciones de EE.UU. 1950-2021 (miles de millones de dólares)

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.bea.govwww.census.gov

Extremo largo de la curva de rendimiento

Fuente: www.stockcharts.com

Extremo corto de la curva de rendimiento

Fuente: www.stockcharts.com

Gráfico de la semana

Informe sobre el empleo en Estados Unidos

Fuente: www.shadowstats.com

Por primera vez en tres meses, las nóminas no agrícolas superaron las previsiones. Las nóminas no agrícolas de octubre fueron de 531.000, por encima de las 450.000 previstas. Las nóminas no agrícolas de septiembre se revisaron a 312.000. En total, los dos meses anteriores se revisaron al alza en 250.000. A la subida contribuyeron el descenso de los casos de COVID y el hecho de que los empresarios ofrecieran mayores salarios y mejores horarios. Los mayores aumentos se produjeron en la hostelería, que subió en 164.000 puestos, en los servicios profesionales, en la industria manufacturera, que subió en 60.000 puestos, en el transporte y el almacenamiento, que subió en 54.000 puestos, y en la educación, que bajó en 65.000 puestos. El crecimiento mensual del empleo en 2021 ha sido de una media de 582.000 puestos de trabajo. Aunque el total de empleos no agrícolas ha aumentado en 18,2 millones desde el mínimo de abril de 2020, sigue siendo inferior en 4,2 millones al máximo de febrero de 2020.

La tasa de desempleo oficial (U3) cayó al 4,6%, mientras que la tasa U6, que es U3 más las personas marginalmente vinculadas a la fuerza laboral, más el total de tiempo parcial por razones económicas, cayó al 8,3% desde el 8,5%. Resulta revelador que la cifra de las estadísticas en la sombra (www.shadowstats.com), que es la U6 más los trabajadores desanimados desempleados durante más de un año y definidos como fuera de la población activa en 1994, se mantuviera sin cambios en el 25,1%. En cuanto a las personas que no forman parte de la población activa, su nivel descendió ligeramente hasta 100.045.000, frente a los 100.373.000 de septiembre. El nivel máximo fue de 104.066 mil en abril de 2020. De las personas que no forman parte de la población activa, 55,9 millones son jubilados y 24,2 millones reclaman una discapacidad. En el grupo de los que no forman parte de la población activa se incluyen 1.178 mil que quieren un empleo ahora, por debajo de los 1.323 mil de septiembre y muy por debajo de los 1.803 mil de junio de 2020, cuando se alcanzó el máximo.

Ver También  SpaceX usa LiDAR, pero Elon Musk lo desprecia: las razones apuntan a la RA y a XRApplied

El nivel de empleo subió a 148.319 mil en octubre desde 147.788 mil en septiembre, reflejando la ganancia de 531 mil nóminas no agrícolas. La mano de obra civil fue de 161.458 mil frente a 161.354 mil, mientras que el nivel de empleo subió a 154.039 mil desde 153.680 mil. Ambos niveles siguen siendo inferiores a los máximos observados a finales de 2019, principios de 2020. El total de parados (oficiales) fue de 7.419 mil frente a los 7.674 mil de septiembre. El número de ocupados a tiempo completo subió a 128.306 mil desde los 128.027 mil de septiembre, pero por debajo de los 131.477 mil de diciembre de 2019. Los trabajadores a tiempo parcial se registraron en 25.762 mil, lo que representa el 17,4% de los ocupados.

La tasa de participación de la población activa se mantuvo sin cambios en el 61,6%, muy por debajo del máximo del 63,4% visto en enero de 2020. La relación empleo-población mejoró ligeramente hasta el 58,8% desde el 58,7%, pero sigue siendo inferior al 61,1% observado en febrero de 2020. Los desempleados de 27 semanas o más cayeron a 2.332 mil desde 2.704 mil. El número medio de semanas de desempleo bajó a 26,7 semanas desde 28,4 semanas y fue muy inferior a la media de 31,6 semanas observada en junio de 2021.

Podría decirse que el informe sobre el empleo ayuda a justificar la decisión de la Reserva Federal de reducir el gasto. Los salarios crecieron un 4,9%, pero ¿se mantienen a la par de la inflación? La población activa sigue siendo escasa, como demuestra la tasa de participación de la población activa. Mientras la tasa de participación se mantenga baja, ayudará a reducir la tasa de desempleo (U3). Con todo, las autoridades tienen que estar satisfechas con el informe, aunque en realidad no haya nada sorprendente. La participación sigue siendo baja y los desempleados de larga duración siguen siendo altos. El COVID sigue causando estragos, ya que las hospitalizaciones siguen siendo elevadas y la obligación de vacunarse puede dar lugar a un nuevo repunte del desempleo a medida que los no vacunados sean expulsados de la población activa.

Informe sobre el empleo en Canadá

Canadá Personas empleadas, tasa de desempleo 2016-2021

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.statcan.gc.ca

Canadá decepcionó con un aumento de 31.200 puestos de trabajo en octubre, cuando se esperaban 50.000. Pero teniendo en cuenta que el aumento de 157.100 puestos de trabajo en septiembre fue muy superior a las expectativas, sigue dejando a Canadá muy por delante. Fue el quinto mes consecutivo de expansión. Canadá no sólo ha recuperado completamente todos los puestos de trabajo perdidos antes de la pandemia, sino que ahora está ligeramente por delante. La tasa de desempleo bajó del 6,9% al 6,7%. Pero la tasa de participación de la población activa bajó del 65,5% al 65,3%. Una menor tasa de participación de la población activa se traduce en una menor tasa de desempleo. El empleo a tiempo completo aumentó en 36.400 personas, mientras que el empleo a tiempo parcial volvió a caer en 5.200, lo que supone el segundo descenso mensual consecutivo. La tasa de desempleo R8, la medida más alta del desempleo en Canadá, que incluye a los desanimados y al empleo a tiempo parcial involuntario, bajó al 8,1% desde el 8,3%.

Se observó un aumento del empleo en el comercio minorista, de 72.000 personas, pero sorprendentemente los servicios de alojamiento y alimentación cayeron en 27.000. Ontario y Nuevo Brunswick registraron aumentos, mientras que Manitoba y Saskatchewan registraron descensos. El empleo en el sector privado creció en 70.000 personas, mientras que los trabajadores autónomos cayeron en 38.000. Es una cifra interesante, ya que el número de personas que trabajan menos de la mitad de sus horas habituales cayó un 9,7%, pero sigue siendo un 14,5% más alto que en febrero de 2020. El número de personas desempleadas durante 27 semanas o más se mantuvo relativamente sin cambios, en 379,7 mil.

Todo esto es bueno, ya que la recuperación continúa. Sin embargo, sigue habiendo escasez de mano de obra, aunque algunas empresas están ofreciendo mayores salarios y mejores horarios para atraer a los trabajadores. Sin embargo, los aumentos salariales se mantienen en su mayoría reprimidos y eso debería impedir que el BofC suba los tipos de interés demasiado pronto. El aumento de los salarios provoca una inflación que se transmite al consumidor. Todo esto no influyó mucho en los tipos de interés ni en el dólar canadiense; ambos se mantuvieron relativamente sin cambios. El TSX subió tras las ganancias de la bolsa estadounidense.

En definitiva, probablemente no sea un mal informe, aunque esté ligeramente por debajo de las expectativas, pero se ha visto compensado con creces por el del mes anterior.

Fuente: www.stockcharts.com

Fue otra semana récord para casi todo el mundo. La pregunta es quién no ha alcanzado nuevos máximos históricos esta semana, en lugar de quién lo ha hecho. Casi todos lo hicieron. Las excepciones fueron el AMEX y el índice bancario KBW. La confirmación de que podríamos estar embarcados en un nuevo tramo alcista importante, e incluso en un estallido, es que los valores de pequeña capitalización -el S&P 600 y el Russell 2000, junto con el Dow Jones de Transportes (DJT)- alcanzaron nuevos máximos históricos la semana pasada, confirmando los índices de gran capitalización. El DJT ganó un fuerte 5,9% la semana pasada, mientras que el S&P 600 subió un 6,5%. Como mostramos a continuación, los valores de pequeña capitalización sugieren que ahora superarán a los de gran capitalización, lo que es alentador para el mercado en el futuro.

El S&P 500 ganó un 2%, el Dow Jones de Industriales (DJI) subió un 1,4% y el NASDAQ salió de su canal superior, ganando un 3,1%. En Canadá, el TSX Composite alcanzó nuevos máximos históricos, con una subida del 2,0%. El TSX Venture Exchange (CDNX), de pequeña capitalización, fue el líder, con una subida del 3,7%. En la UE, el FTSE londinense ganó un 0,8%, el CAC 40 parisino subió un 3,1% y alcanzó nuevos máximos históricos, y el DAX alemán también hizo nuevos máximos históricos, con una subida del 2,3%. En Asia, el índice chino de Shangai (SSEC) se tambaleó, bajando un 1,6%, pero el Nikkei Dow de Tokio (TKN) ganó un 2,5%. El índice MSCI World subió un 0,6%, pero no alcanzó nuevos máximos históricos. A continuación señalamos también que las acciones estadounidenses deberían tener un rendimiento superior al de la renta variable mundial. El Bitcoin no alcanzó nuevos máximos históricos, ya que cayó un pequeño 0,5%, pero aún así cerró por encima de los 60.000 dólares. Si las cosas son tan alcistas como creemos, entonces el Bitcoin también debería alcanzar pronto nuevos máximos históricos.

El S&P 500 ha alcanzado la cima de un canal alcista. Pero como observamos con el NASDAQ, rompió por encima de su canal alcista, lo que sugiere que podría producirse un estallido. Como también observamos en el caso del NASDAQ, el momento es el adecuado, ya que coincide perfectamente con el movimiento de ruptura de 1999-2000. Por supuesto, nada de esto está garantizado, pero nos gusta su aspecto. Sí, la Reserva Federal va a reducir el tamaño, pero en esencia, lo ha estado haciendo durante meses a través del mercado de repos. Y la Reserva Federal indicó que no subirá los tipos de interés a corto plazo. Eso es música para el mercado de valores, y también para el mercado del oro, que también puede embarcarse en un fuerte movimiento alcista (véase el oro más adelante).

Hay una gran cantidad de señales positivas y esto podría hacer que el mercado sea bastante emocionante en los próximos meses. Al fin y al cabo, de noviembre a enero son los tres meses más fuertes del año. Las primeras señales son alentadoras. Por otra parte, hay muchos osos por ahí que piensan que el mercado está a punto de colapsar porque está sobrecomprado. Pero puede haber más sobrecompra. Ya lo vimos en 1999-2000. Recuerde usar un trailing stop.

Fuente: www.stockcharts.com

El NASDAQ continuó su fuerte subida, superando el canal superior. A pesar de que el RSI alcanza ahora casi 80, este gráfico sugiere que el NASDAQ podría seguir subiendo. La larga formación de corrección alcista entre enero de 2021 y octubre de 2021 parece haberse completado. Podría decirse que se trata de un triángulo ascendente con objetivos potenciales para el NASDAQ hasta 18.750. Naturalmente, las FAANG tendrían que ayudar a subir el NASDAQ. La semana pasada, cuatro de ellas alcanzaron nuevos máximos históricos. Fueron Google +0,7% en la semana, Microsoft +1,3%, Tesla +9,7% y Nvidia +16,3%. ¿Hay algo que detenga a Tesla? Otras FAANG también tuvieron una buena semana. Facebook, o deberíamos decir ahora Meta, ganó un 5,4%. Supongo que a los inversores les gusta el nuevo nombre. Apple subió un 1,0%, Amazon un 4,3%, Netflix flaqueó, perdiendo un 6,5%, y Twitter también flaqueó, perdiendo un 0,8%. Las FAANG chinas siguen teniendo problemas: Baidu bajó un 2,5% y Alibaba un 3,8%. Pero la verdadera sorpresa fue la ruptura del NASDAQ por encima de lo que parecía ser la parte superior de un canal. La última vez que vimos un patrón así fue en 1999. El NASDAQ se había consolidado desde enero de 1999 hasta octubre de 1999 con un patrón alcista no muy diferente al que estamos viendo hoy. Cuando rompió en noviembre de 1999, fuimos testigos de la increíble carrera hasta marzo de 2000, cuando el NASDAQ ganó un 95%. Un movimiento similar en la actualidad llevaría al NASDAQ a los 27.600 puntos. De acuerdo, no se emocionen demasiado. El rendimiento pasado, etc. A lo largo de la increíble carrera de noviembre de 1999 a marzo de 2000, el RSI estuvo constantemente por encima de 70. La sobrecompra no tenía sentido. Sin embargo, los trailing stops son importantes.

Fuente: www.stockcharts.com
Fuente: www.stockcharts.com

Esta es una imagen del NASDAQ de 1999-2000. Compárela con la imagen del NASDAQ de 2021. Obsérvese que los máximos son similares en enero de 1999 y en enero de 2021. La pauta de consolidación alcista que siguió estalló en noviembre tal y como parece (no está garantizado) que está haciendo el NASDAQ hoy. Antes del inicio de la subida, el mercado de 1998 tocó fondo en octubre, al igual que el periodo correctivo observado en 2020.

Fuente: www.stockcharts.com

Este es un gráfico de la relación Russell 1000 (gran capitalización)/Russell 2000 (pequeña capitalización). Parece que estamos rompiendo un pequeño patrón de topes, lo que sugiere que en el futuro los valores de pequeña capitalización (Russell 2000) deberían superar a los de gran capitalización (Russell 1000). Obsérvese que eso también ocurrió en 2020 al salir de la pandemia y, efectivamente, el Russell 2000 disfrutó de una muy buena racha hasta que el ratio tocó fondo en marzo de 2021 y el Russell 1000 empezó a superar al Russell 2000. El indicador MACD también ha bajado.

Fuente: www.stockcharts.com

Aquí tenemos otro gráfico de ratio. Esta vez se trata del S&P 500 frente al MSCI World Index ETF. La relación parece haber formado un patrón de cabeza y hombros inverso (2 años) y ahora está rompiendo a favor del S&P 500. Lo que sugiere es que las acciones estadounidenses podrían superar a la renta variable mundial en el futuro. Los objetivos mínimos parecen estar en torno a 46.

Fuente: www.stockcharts.com

La relación put/call sigue siendo muy alcista: 0,44. No es un mínimo histórico, pero sigue siendo bastante alcista. El mínimo histórico fue de 0,35 en noviembre de 2020. Podríamos interpretar esto como una divergencia, dado que el S&P 500 hizo nuevos máximos pero el ratio put/call no hizo nuevos mínimos. Para que conste, el índice de volatilidad VIX subió el viernes tras las cifras de empleo, divergiendo con los nuevos máximos registrados por el S&P 500. El VIX no marcó nuevos mínimos la semana pasada. El VIX se mueve de forma inversa al S&P 500. La línea de avance-descenso del NYSE siguió subiendo, confirmando los máximos del S&P 500. El índice de porcentaje alcista del S&P 500, así como el número de valores que cotizan por encima de sus respectivas MA de 50 y 200 días, se encuentran retrasados y divergentes. Son señales mixtas, pero ninguna de ellas sugiere con seguridad que hayamos tocado techo en los mercados.

Fuente: www.stockcharts.com

Otra semana, otro récord. ¿Hay algo que detenga este mercado? Bueno, hemos llegado a la cima de lo que parece un canal; sin embargo, también parece que estamos intentando abrirnos paso. El TSX Composite ganó un 2,0% esta semana pasada y alcanzó otro máximo histórico. El TSX Venture Exchange (CDNX), de pequeña capitalización, subió un 3,7% y ahora sube un 12,5% en lo que va de 2021. Trece de los catorce subíndices registraron ganancias en la semana, con la única excepción de Tecnología de la Información (TKK), que cayó un pequeño 0,2%. Cinco de los índices alcanzaron nuevos máximos históricos. El líder fue el de consumo discrecional (TCD), que subió un 5,2%. El índice de consumo básico (TCS) subió un 5%, pero no alcanzó nuevos máximos. El sector de la energía subió un 4%, hasta alcanzar nuevos máximos, y el sector financiero (TFS) subió un 2%, también hasta alcanzar nuevos máximos, al soñar con mayores dividendos para los bancos, etc. Los otros nuevos máximos fueron el sector industrial (TIN), que subió un 1,3%, y el sector inmobiliario (TRE), que subió un 1,5%. El oro (TGD) subió un 4,0%, lo que supuso una fuerte semana.

Con el TSX Composite alcanzando la parte superior del canal, no estamos seguros del próximo movimiento. Las divergencias se avecinan ya que el RSI ha hecho hasta ahora un máximo inferior incluso cuando el TSX hizo nuevos máximos. La primera ruptura no se produce hasta por debajo de 21.000. Una ruptura más seria sería por debajo de 20.000. Sin embargo, si nos movemos sólidamente por encima de 21.500 entonces, como hemos observado para los otros índices, el potencial de un estallido sale a la luz. El periodo de consolidación que se produjo de junio a septiembre tiene el posible aspecto de un triángulo ascendente que es alcista. Los objetivos potenciales son los 22.800, un movimiento de más del 6% desde los niveles actuales.

Bono del Tesoro estadounidense a 10 años/Bono del Estado canadiense a 10 años (CGB)

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.home.treasury.govwww.bankofcanada.ca

El tono moderado de la Fed de la semana pasada, en el sentido de que se reducirán los tipos de interés, pero no se subirán pronto, y de que la inflación sigue siendo transitoria, permitió que los rendimientos de los bonos a largo plazo cayeran. Las cifras de empleo, más sólidas de lo esperado, no lograron elevar los rendimientos de los bonos la semana pasada. El resultado fue que la nota del Tesoro estadounidense a 10 años cayó al 1,45% desde el 1,55% y el bono canadiense a 10 años del Gobierno de Canadá (CGB) cayó al 1,59% desde el 1,72%. La señal parece haber pasado rápidamente de vender bonos a comprarlos. Si un movimiento por encima del 1,40% nos había indicado que ahora eran posibles rendimientos más altos, un movimiento por debajo del 1,40% nos indicaría que ahora son posibles rendimientos más bajos. Hubo una pequeña divergencia en el sentido de que los CGB alcanzaron nuevos máximos, pero el 10 años de EE.UU. no. Existe la posibilidad de que el 10 años haya hecho un doble techo en el 1,74% en marzo de 2021 y un máximo del 1,68% en octubre de 2021. La línea de cuello estaría en el 1,19% y una ruptura sólida podría proyectar los rendimientos hasta el 0,64% para el 10 años. Sin embargo, primero tenemos que romper por debajo del 1,40% para dar cierta comodidad a los rendimientos más bajos. Un movimiento por encima del 1,60% podría empezar a negar las perspectivas alcistas.

La noticia más importante de la semana fue el FOMC, que anunció la reducción de los tipos de interés, como se esperaba. Sin embargo, el tono moderado de la Fed sobre los tipos de interés contribuyó a la caída de los rendimientos de los bonos (mientras que los precios, que se mueven de forma inversa a los rendimientos, subieron). Naturalmente, hay escenarios en los que los tipos siguen subiendo. Por eso, sacar el 1,40% ayudaría a los alcistas, pero por encima del 1,60% todo está perdido y entonces podríamos ver nuevos máximos.

Ver También  WallStreetBets: el estrangulamiento de la plata gana fuerza - Comentarios de David Morgan

En cuanto al mercado, además de las cifras de empleo (cubiertas anteriormente) hubo otras cifras. El ISM Markit PMI de octubre se situó en 60,8, ligeramente por encima de las expectativas de 60,3, mientras que el Markit Composite PMI también fue ligeramente superior, situándose en 57,6 frente a 57,3. Ambos mostraron la fortaleza del sector manufacturero. Los pedidos de fábrica de septiembre subieron un 0,2%, por encima del consenso de un aumento del 0,1%; las solicitudes iniciales de subsidio de desempleo siguieron cayendo, esta vez en 269.000, por debajo de los 275.000 esperados; y la balanza comercial (mencionada anteriormente) registró un déficit récord de 80.900 millones de dólares, ya que las exportaciones cayeron y las importaciones aumentaron.

La clave ahora para el 10 años es que rompa por debajo del 1,40% para sugerir rendimientos más bajos. Sin embargo, un movimiento por encima del 1,60% sería negativo y lo más probable es que se reanude la tendencia alcista.

Diferenciales de crédito – AAA, BBB, CCC 1997-2021

Fuente: www.stlouisfed.org

Los diferenciales de crédito se mantienen en algunos de sus niveles más bajos de los últimos 20 años. El diferencial AAA es de un escaso 0,48%, muy por debajo del máximo de marzo de 2020 del 1,26%. El diferencial BBB, el crédito de grado de inversión más bajo, ha bajado hasta el 1,12%, frente a un máximo del 3,96% en marzo de 2020. Por último, el diferencial CCC, que refleja efectivamente los bonos basura, está en el 6,55%, frente a un máximo del 17,94% en marzo de 2020, en el punto álgido de la pandemia.  Nada de esto nos dice exactamente cuándo podrían empezar a ampliarse de nuevo los diferenciales de crédito, pero, dado que ya han visitado estos niveles antes y luego no han bajado mucho, el riesgo aquí es al alza, no que los diferenciales se estrechen más. Es cierto que los rendimientos generales podrían caer si los bonos del Tesoro largos siguen bajando de tipo, pero eso no significará necesariamente que el diferencial se estreche más.

Fuente:  www.stockcharts.com

El índice del dólar volvió a subir hacia el nivel de 94,60. Fue el tercer intento en las últimas semanas. El viernes se alcanzó el máximo de 94,57, con un máximo de 94,64. Sin embargo, el índice del dólar retrocedió y cerró en 94,32, lo que supone una ganancia del 0,2%. Sin embargo, el índice del dólar volvió a estabilizarse y cerró en 94,32, con una ganancia del 0,2% en la semana. El euro se mantuvo sin cambios en la semana, a pesar de haber hecho un pequeño nuevo mínimo en su reciente movimiento a la baja. La única razón por la que el índice del dólar logró una ganancia en la semana fue porque la libra perdió un 1,5% después de que el Banco de Inglaterra anunciara que no iba a subir los tipos de interés esta semana, pero que podría considerar hacerlo en el futuro. Se teme que el Banco de Inglaterra esté perdiendo el control de la situación. El franco suizo subió un 0,4% en la semana, mientras que el yen japonés fue el más fuerte, tras un prolongado descenso, subiendo un 0,5% en la semana. El dólar canadiense cayó un 0,7% a pesar de que el BofC anunció subidas de los tipos de interés hasta 2022 y el tapering se puso en marcha. Sin embargo, el hecho de que el índice del dólar haya hecho tres incursiones en la misma zona el 30 de septiembre y el 12 de octubre, seguidas de otro intento esta semana pasada con un ligero nuevo máximo, nos sugiere que se trata de tres empujones a un máximo y que el próximo movimiento debería ser a la baja. Observamos esto especialmente porque el mínimo más reciente estaba por debajo del mínimo anterior, lo que sugiere que se está formando una tendencia bajista. Una ruptura ahora de 93,50 y especialmente por debajo de 93,25 y 93 debería impulsar el índice del dólar a la baja. Por debajo de 92/92,25 debería iniciarse un descenso más prolongado. Aunque todavía es posible que se produzcan nuevos máximos, consideramos que el cierre indeciso del viernes en 94,32 podría indicar un máximo.

Fuente: www.stockcharts.com

Gracias a la Fed, el oro tuvo una buena semana de subidas a pesar de las cifras de empleo más fuertes de lo esperado del viernes. Gracias a la Fed que hizo lo esperado y anunció el taper. Pero la Fed no dio ninguna indicación sobre cuándo podría subir los tipos de interés y eso fue música para los oídos del oro. La reacción limitada de la Fed a las subidas de los tipos de interés y a la inflación significó que el oro podría volver a ser comprado. El carry seguirá siendo barato. El oro tuvo su semana más fuerte en dos meses, ya que ganó un 1,8% en la semana. La plata ganó un 0,9%, el platino subió un 1,5%, mientras que los metales preciosos cercanos se mezclaron con el paladio, que ganó un 2,4%, y el cobre, que cayó un 0,6%. La señal de la Reserva Federal fue de carácter moderado, dado que las cifras de empleo del viernes, más fuertes de lo esperado, no iban a provocar una subida de los tipos de interés. La Fed también se mantuvo en su opinión de que la inflación es transitoria, siendo empujada al alza sobre todo por las interrupciones de la oferta. En cuanto a los tipos de interés, la nota del Tesoro a 2 años bajó al 0,39% desde un máximo del 0,50% y la nota del Tesoro a 10 años cayó al 1,45% desde el 1,55%. Eso fue música para los oídos del oro y también para el mercado de valores.

El oro incluso superó su primera línea de tendencia a la baja en 1.808 dólares. Ahora nos encontramos firmemente en la zona de los 1.800$/1.820$ y nuestras expectativas son que deberíamos superar los 1.820$ esta semana y posiblemente los 1.840$. Por encima hay más resistencia, pero no hasta los 1.880 dólares aproximadamente. La resistencia de los 1.840 dólares puede ser el cuello de un patrón de fondo. Podría proyectar el oro hasta al menos 2.000 dólares. Los ciclos han girado al alza y se está formando una incipiente línea de tendencia alcista. Parece que hay un buen soporte hasta los 1.760 dólares, pero por debajo de ese nivel podríamos caer más hasta los 1.720 dólares. Por debajo de los 1.700 dólares es posible que se produzcan nuevos mínimos. No lo esperamos ahora, dada la mejora del fondo alcista y los ciclos que se vuelven positivos. Con un RSI de 59 tenemos un margen considerable para subir sin que el mercado se sobrecaliente.

Seguimos confiando en que el mínimo del 8 de marzo de 2021 de 1.673 dólares fue nuestro mínimo de 31 meses. Los ciclos se dividen en dos o tres, así que buscaríamos algún tipo de mínimo en diciembre/enero para el mínimo de 10,3 meses. La mitad de eso son cinco meses y el mínimo del 9 de agosto en 1.676 dólares se ajusta a eso ya que fue exactamente cinco meses desde el mínimo de marzo. El próximo mínimo debería ser más alto. Si el rally del oro gana algo de fuerza, podríamos ver un fuerte movimiento hacia 2022 para el pico del ciclo de 7,8 años.

Fuente: www.cotpricecharts.com

El COT comercial del oro (empresas de lingotes y bancos) se mantuvo sin cambios esta semana pasada en el 23%. El interés abierto a largo plazo disminuyó en unos 3.000 contratos, pero el interés abierto a corto plazo también se redujo en unos 2.500 contratos. El interés abierto de los grandes especuladores (fondos de cobertura, futuros gestionados, etc.) también se mantuvo sin cambios, en un 76%. También el interés abierto de los grandes especuladores (hedge funds, managed futures, etc.) se mantuvo sin cambios, en un 76%. En general, el interés abierto cayó en una semana al alza, lo que sugiere que se cubrieron las posiciones largas y cortas.

Fuente: www.stockcharts.com

Los precios de la plata tuvieron una buena semana con una ganancia del 0,9% y cerrando una vez más por encima de los 24 dólares. Esa es la buena noticia. La mala noticia es que el aumento del precio de la plata fue inferior al del oro, que subió un 1,8%. Hubiéramos preferido que fuera al revés, ya que nos gusta que la plata vaya por delante. No obstante, la plata ha subido un 12,8% desde el mínimo de finales de septiembre, mientras que el oro sólo ha subido un 5,6%. La plata sigue a la cabeza. Esto ha contribuido a que la relación oro/plata caiga a 75,2. El punto de ruptura de la relación oro/plata está por debajo de 70 (véase el siguiente gráfico). La plata tiene trabajo que hacer aquí. Es posible que estemos formando una incipiente tendencia alcista, como lo atestigua la unión del mínimo en 21,41 dólares y el mínimo de la semana pasada en 23,05 dólares. El punto de ruptura está por debajo de los 23,40 dólares, con un soporte final en el mínimo de 23,05 dólares. Por encima de eso, la plata necesita romper por encima de los 24,50 $ y, lo que es más importante, está rompiendo por encima de los 25,50 $ y los 26 $. Por encima de los 26 $ nos sentiríamos más seguros de que se trata de un mínimo y de que nos esperan precios más altos. El último punto de ruptura es por encima de los 27 $. Por encima de ese nivel, es posible que se produzcan nuevos máximos por encima de los 30,35 $.

Fuente: www.stockcharts.com

La relación oro/plata puede estar formando un potencial techo de cabeza y hombros. Es un patrón difícil con la línea de cuello inclinada hacia abajo, pero hemos visto este patrón funcionar en el pasado. El punto de ruptura está por debajo de 72, con objetivos que podrían bajar a 63. La parada obvia está en el reciente máximo de 77,02. Hay un claro soporte en 74, pero por debajo de ese nivel debería producirse una caída hasta 72. El soporte adicional se encuentra en torno a 70,60. Sin embargo, una vez por debajo de 70, nos sentiríamos más seguros de que deberíamos romper hasta el objetivo potencial de 63. A los precios actuales, eso supondría que el oro siguiera en los 1.817 dólares y la plata en los 28,80 o 29 dólares.

Fuente: www.cotpricecharts.com

La semana pasada hubo una ligera mejora en el COT comercial de la plata, ya que subió al 31% desde el 30%. El interés abierto en corto fue ligeramente inferior en la semana, pero el interés abierto en largo subió más de 2.000 contratos. Consideramos que esto es positivo. La mejor parte es el COT de los grandes especuladores, que cayó al 67% desde el 70%, ya que se volvieron más bajistas. El interés abierto largo cayó más de 2.000 contratos, mientras que el interés abierto corto saltó más de 2.000 contratos. Seguiremos a los comerciales y nos animaremos por la mejora.

Fuente: www.stockcharts.com

Los valores del oro han tenido una buena semana. El viernes, los índices saltaron al ritmo de los precios del oro. El resultado fue que tanto el TSX Gold Index (TGD) como el Gold Bugs Index (HUI) ganaron un 4% en la semana. A algunos valores individuales les fue incluso mejor. A pesar de la buena subida de la semana, los valores auríferos siguen estando por debajo de los máximos recientes. En el caso del TGD, esto se ve cerca de 293. El TGD tiene una resistencia considerable hasta 290/295. Sin embargo, una vez superados los 295, los valores auríferos podrían empezar a subir. El volumen aún no ha aumentado necesariamente, pero una vez superados los 295 debería aumentar. Teniendo en cuenta el mínimo de esta semana para el TGD cerca de 270, ahora tenemos una incipiente tendencia alcista en juego. El soporte está ahora en 275 y sólo hay peligro si se rompe por debajo de 270. Podríamos argumentar que se ha formado un pequeño fondo de cabeza y hombros. El hombro izquierdo es el mínimo de 279,57, mientras que el hombro derecho es el mínimo de 269,95. El hombro derecho no debería ser más bajo que el hombro izquierdo. La línea del cuello estaría en torno a 290. Si se rompe el 290 y sobre todo el 295, los objetivos podrían ser hasta el 325/330. El stop estaría en 270.

Fuente: www.stockcharts.com         

La pregunta ha surgido. ¿El petróleo ha tocado techo? Por segunda semana consecutiva, el petróleo WTI cayó, esta vez un 2,8%. El gas natural (NG) no acompañó, ya que ganó un 1,7%. Los valores energéticos tampoco picaron, ya que el índice ARCA Oil & Gas (XOI) subió alrededor de un 0,6%, mientras que el índice TSX Energy (TEN) alcanzó otro máximo de 52 semanas con una ganancia del 2,7%. Aunque la OPEP más se reunió, no picó ni aumentó la producción. Lo que cambió fue que los altos precios están empezando a hacer mella en los productores de esquisto de EE.UU., ya que han anunciado planes para aumentar la producción. Varias empresas se han beneficiado de la subida de los precios con mayores beneficios y ahora están preparadas para dar el siguiente paso y aumentar la producción. Por último, el gobierno de Biden ha recurrido a las Reservas Especiales de Petróleo (SPR) para ayudar a frenar un poco los precios de la gasolina. Todo esto es más que suficiente para compensar la decisión de la OPEP de no abrir más sus grifos. La decisión de la OPEP significa que, en el peor de los casos, continuará con sus incrementos mensuales de 400.000 bpd. Todo ello en un contexto en el que los importadores de petróleo quieren más producto.

Un aspecto interesante de la COP26 fue que Estados Unidos y el Reino Unido, junto con otros 18 países, dejarán de financiar proyectos de petróleo y gas en el extranjero. Sin embargo, esto se ha debilitado considerablemente, teniendo en cuenta que los países asiáticos no se han puesto de acuerdo.

El panorama general del petróleo es ahora, al menos, ligeramente bajista. El petróleo WTI ha roto lo que podría ser un triángulo de cuña ascendente. Eso proyecta potencialmente que el petróleo WTI caiga hasta la parte inferior de la línea del canal ascendente, actualmente cerca de los 70 dólares. El patrón, sin embargo, no aparece en los valores energéticos, como lo atestigua el hecho de que la RTE haya hecho nuevos máximos y que el XOI aún no haya respondido a la bajada de los precios del petróleo. Los precios del petróleo rebotaron el viernes tras la publicación de las cifras de empleo de octubre, lo que sugiere que el petróleo WTI estaba respondiendo al potencial de aumento de la demanda dado el mayor número de trabajadores en activo.

Veremos cómo responde el petróleo cuando alcance el canal inferior del patrón de cuña. Actualmente se encuentra cerca de los 83$. Un movimiento por encima de los 84$ sugeriría que es probable que se produzcan nuevos máximos. Sin embargo, una ruptura por debajo de los 77,50 dólares sugeriría precios más bajos para probar los 73/73,50 dólares. En cuanto al XOI en este momento, tiene un buen soporte hasta alrededor de 1.110/1.120. El TEN sólo pierde algo de altura por debajo de 155 para una posible caída hasta un buen soporte cerca de 135/145.

__

(Imagen destacada de IAEA Imagebank CC BY 2.0  via Flickr)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras «creer», «proyectar», «estimar», «llegar a ser», «planear» y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que reflejan las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

TEMAS RELACIONADOS :

Regina Galan

Regina Galan

Regina es una apasionada de la medicina integral y el deporte. Además su vocación redunda en la investigación de temas sobre la marihuana recreativa y medicinal, la publicidad de la marihuana y también narra sobre la biotecnología.

Las Últimas