Fuego y vino: El fuego del Valle de Napa arroja luz sobre las debilidades de la industria del vino

Los cielos se han despejado sobre el Valle de Napa, pero las sombras persisten en la preciosa industria vinícola después de que los incendios del verano y el Fuego de Cristal de Septiembre asolaran la región. Entre las cosechas quemadas, la contaminación del humo, los problemas de la cosecha y el turismo, la región ha sido duramente golpeada. Sin embargo, aún no está claro cómo afectará a la industria, aunque sí arroja luz sobre ciertas vulnerabilidades de la industria del vino.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Los cielos anaranjados sobre San Francisco pueden terminar siendo la imagen definitoria de los incendios que azotaron California este verano. Sin embargo, su impacto se sintió más intensamente al norte. Después de una temporada retrasada debido a la amenaza de Covid-19, el fuego parecía ser el último clavo en el ataúd para la prestigiosa cosecha de Cabernet-Sauvignon del Valle de Napa. Algunos viñedos y bodegas se quemaron, mientras que otros sólo sufrieron la «contaminación por humo» que destruyó la cosecha. Pero todos están luchando por sobrevivir y reabrir lo que antes posible.

«Aunque los cielos se han despejado, el impacto en la cosecha y en la industria no está nada claro», nos dijo el director general del Club de Paladar, Nicolas Mendiharat, durante su visita a la zona a principios de esta semana. Sus palabras se hacen eco de la atmósfera general en el Valle: incertidumbre. Sin embargo, hay algunas certezas en la intersección del fuego y la vid, muchas de las cuales arrojan luz sobre las vulnerabilidades fundamentales del sector vitivinícola, a nivel local e incluso en el extranjero.

Las buenas noticias primero:


Los viñedos pueden frenar o detener la propagación de (algunos) incendios en áreas como Napa o Sonoma.

Al igual que las plantas vivas bien regadas, con escasa o ninguna vegetación intermedia, las vides son bastante resistentes al fuego -incluso pueden frenar su propagación-, especialmente cuando se las compara con los arbustos secos o los bosques mal cuidados. El incendio de Glass reveló esto en tiempo real, a menudo disminuyendo la velocidad cuando llega a los viñedos o incluso a los alrededores.

Aunque esto puede no haber evitado que infligiera miles o millones de daños a la propiedad, los resultados podrían haber sido mucho peores. Podrían muy bien haberlo sido si no fuera por el sacrificio de la vid. Lamentablemente, las vides están más secas en otoño y, a medida que los años se calientan y la temporada de incendios se extiende más tarde en el año con el cambio climático, con frecuencia pueden convertirse en vulnerables a la yesca en lugar de costosos cortafuegos.

Algunas variedades de uva como el Chardonnay fueron cosechadas antes del Fuego de Cristal


Como las diferentes variedades deben ser cosechadas en diferentes épocas del año, las primeras se salvaron de los peores incendios tardíos. Por ejemplo, las uvas chardonnay, esa venerable fuente de blancos secos y puntiagudos, se recogen relativamente pronto. Ellas, y otras como ellas, pueden haber escapado a lo peor de los residuos de humo y la destrucción.

¿Significa esto que veremos cosechas bebibles del 2020 en Napa? Inevitablemente se producirán algunas, sí. Algunas incluso pueden ser producidas con variedades cosechadas más tarde. Las bodegas necesitan permanecer en el negocio después de todo. Pero los clientes deben prestar mucha atención a las uvas en la botella.

Desafortunadamente la cosecha de estas uvas, y las pocas que se han salvado desde entonces, ha sido un asunto peligroso y arriesgado, revelando algunos de los defectos de la moderna industria del vino, incluso aquí en el prestigioso Valle de Napa.

Ver También  ¿Cómo está cambiando la tecnología del marketing del vino: de Snoop Dogg a tu paladar.

Esas son las malas noticias.

Desesperados por minimizar las pérdidas, los vinicultores del Valle de Napa arriesgan sus vidas y su salud a pesar del fuego y el humo

Cientos de valientes bomberos arriesgaron sus vidas para ayudar a minimizar la propagación del fuego de vidrio, protegiendo la propiedad (incluyendo las viñas) y salvando vidas. Pero no son los únicos que lo hicieron. A pesar de que el área fue una zona de evacuación durante semanas, algunos agricultores se quedaron atrás para tratar de proteger los edificios, los cultivos y los sótanos. Sus medios de vida ya estaban en peligro, algunos sintieron que no tenían más remedio que arriesgar su salud, y sus vidas, para tratar de salvarlos.

Desafortunadamente, algunos también pusieron en riesgo la vida de otros. Algunos cultivadores seguían adelante con las cosechas incluso antes de que fuera seguro, tratando de obtener la mayor cantidad de uvas lo más rápido posible antes de que la contaminación por humo se estableciera. Independientemente de si esto significaba poner en peligro la vida y la salud de los trabajadores. Ya vulnerables a causa de la pandemia, estos trabajadores (a menudo latinos, a veces indocumentados) también necesitaban los ingresos. Los meses de cosecha pueden representar la mayor parte de los ingresos de un año para algunas familias.

Covid ya había preparado el terreno para una temporada de riesgo, como la dependencia de los trabajadores estacionales, la falta de protección y las malas condiciones de trabajo. Como los trabajadores suelen estar alojados en lugares cerrados, el humo y el fuego sólo empeoraron las cosas.

Esto era especialmente cierto para las plantaciones más grandes y los cultivadores que dependen más de la mano de obra migrante para ampliar sus actividades. Pero las bodegas más pequeñas se enfrentaban a diferentes vulnerabilidades.

Las bodegas pequeñas, de propiedad familiar, son las que corren mayor riesgo, y no sólo por el fuego de cristal

Algunos de los más afectados por las llamas, el humo y la estación han sido, por desgracia, los que más protección necesitan: las pequeñas bodegas artesanales que proporcionan cosechas únicas y de calidad fueron muchas de las que lo perdieron todo en los incendios. Desde años de producción sentados en barricas de roble y almacenamiento, hasta edificios enteros e incluso historias familiares; sus luchas tiran de las cuerdas del corazón, poniendo en evidencia los fallos del sector vinícola.

Las mayores compañías de vino no tendrán problemas para capear esta tormenta, con existencias para durar y la producción de los últimos años en la que confiar. Pero algunas empresas artesanales o familiares lo perderán todo. Estas son las mismas bodegas más vulnerables a otros caprichos del mercado del vino. Dependen del turismo y del contacto en persona para las ventas, y a menudo no están adaptados para el éxito de la venta al por menor en línea.

Incluso aquellos que no sufrieron daños directos por el incendio tendrán un año insoportable. Entre la contaminación por humo en sus uvas (cuando las partículas del aire humeante se asientan en las cáscaras de las uvas y le dan al vino un sabor acre o ceniciento) y los niveles más bajos de turismo debido a los incendios y el humo, los ingresos serán muy bajos. Todo esto, por supuesto, además de que el Covid-19 diezmará el turismo en todo el estado, el país y el mundo. El turismo del que dependen estas bodegas.

Ver También  Los mercados de valores parecen estar al borde de un ataque de nervios

¿Pueden las compañías modernas como el Club del Paladar ayudar a la industria tradicional del vino en el Valle de Napa a sobrevivir?

Entre la pandemia del Covid-19 y los incendios, este año será particularmente brutal para los pequeños vinicultores que nos deleitan año tras año con cosechas innovadoras o tradicionales. Algunos han tenido éxito recurriendo a Internet por su cuenta para ventas digitales, marketing en medios sociales o simplemente para pedir ayuda.

Pero lamentablemente, la venta digital a menudo ayuda a las bodegas más grandes que pueden movilizar la infraestructura y la organización necesarias. Pero hay algunas empresas que tratan de centrarse en los proveedores de pequeña escala. El Club del Paladar, cuyo director general nos habló del impacto del incendio, ya está en la región, creando conciencia y creando asociaciones.

Su innovador servicio ayuda a emparejar a los clientes con las bodegas, utilizando tecnología de datos para emparejar las preferencias de los clientes con los vinos, que luego entregan. Y dado que se centran en vinos únicos, bodegas boutique y prácticas sostenibles, proporcionan ese puente que faltaba entre los productores en pequeña escala y los clientes conscientes del paladar.

Queda por ver cuánto se puede ahorrar de la cosecha de 2020 a medida que el aire se despeja y los turistas vuelven a entrar lentamente. Pero si los inversores y los clientes reaccionan a tiempo, las propias bodegas pueden no sufrir el mismo destino que sus viñas, permitiendo que la industria se recupere. Incluso pueden ayudarles a superar algunas de las vulnerabilidades inherentes a la industria del vino.

(Imagen destacada de Christopher Michel en Flickr)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo fue escrito por un tercero y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro Descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones sobre el futuro. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente con las palabras «creer», «proyectar», «estimar», «llegar a ser», «planear», «querer» y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se tratan en las siguientes declaraciones de advertencia y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la Compañía puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la Compañía puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración con miras al futuro, que refleja las opiniones de la administración de la Compañía sólo a partir de la fecha del presente documento. Además, asegúrese de leer estas revelaciones importantes.

TEMAS RELACIONADOS :

Regina Galan

Regina Galan

Regina es una apasionada de la medicina integral y el deporte. Además su vocación redunda en la investigación de temas sobre la marihuana recreativa y medicinal, la publicidad de la marihuana y también narra sobre la biotecnología.

Las Últimas

MÁS POPULARES