¿Su empresa ha salido a bolsa recientemente? Como decidir si mantener o vender sus acciones

En 2021, muchas empresas que salieron a bolsa experimentaron grandes subidas en el precio de sus acciones en poco tiempo, añadiendo millones de riqueza tanto a los inversores como a los empleados de la empresa. En este artículo, un experto financiero cubre las cosas más críticas que las personas que trabajan para estas empresas deben saber sobre las OPVs, desde cómo estas inversiones impactan en las carteras personales hasta las formas de preservar la riqueza recién descubierta en las OPVs
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Después de una fuerte caída y un fuerte repunte en 2020, las acciones nacionales han seguido subiendo a lo largo de 2021. Una serie de OPV ‘s que han batido récords han contribuido a alimentar el frenesí inversor en los últimos doce meses, creando una riqueza masiva para los accionistas.

El pasado mes de septiembre, por ejemplo, la empresa de infraestructura en la nube Snowflake (NYSE: SNOW) llegó a los mercados con una valoración de 33.200 millones de dólares, lo que supuso la mayor OPV de software de la historia. Y en diciembre, las OPV de la plataforma de alquileres vacacionales Airbnb (NASDAQ: ABNB) y de la empresa de entrega de alimentos DoorDash (NYSE: DASH) crearon saltos aún mayores, debutando con valoraciones de 47.000 y 39.000 millones de dólares, respectivamente.

La tendencia no se ha frenado en 2021, que ha incluido las exitosas ofertas públicas de Robinhood (NASDAQ: HOOD), una plataforma de comercio increíblemente popular, y la empresa de aplicaciones de citas Bumble (NASDAQ: BMBL).

En general, a las empresas que han salido a bolsa recientemente les ha ido bien, y los precios de las acciones de muchas de ellas siguen subiendo. Para los empleados de estas y otras empresas que acaban de salir a bolsa, este último año ha estado sin duda lleno de emoción e incertidumbre. Los periodos de bloqueo suelen durar entre 90 y 180 días, y si tiene acciones tras la salida a bolsa, probablemente se esté haciendo la misma pregunta a la que se enfrenta todo inversor en algún momento: «¿Debo mantener o vender mis acciones?» Por supuesto, es imprescindible consultar a su asesor financiero antes de tomar cualquier decisión que afecte a su cartera, pero esperamos que la información que aquí se ofrece le dé más confianza a la hora de tomar decisiones sobre las acciones después de la OPV.

Evaluación del entorno tras una OPV

Es difícil no ser prisioneros del momento – y especialmente cuando se trata de dinero. El actual mercado alcista ha generado importantes ganancias financieras tanto para los inversores minoristas como para las instituciones y los empleados, y todo el mundo quiere unirse a la fiesta. Aunque ciclos como éste conducen inevitablemente a hablar de burbujas (al fin y al cabo, lo que sube tiene que bajar), no sería extraño ver que el impulso continúa en 2022. Los inversores han dejado de lado la preocupación por la persistente pandemia de COVID-19, e incluso las empresas más afectadas por la pandemia están volviendo a ser rentables.

Aun así, como empleado de una empresa pública, no hay razón para intentar cronometrar el mercado después de su salida a bolsa. En cambio, su decisión de mantener o vender sus acciones debería girar principalmente en torno a las implicaciones fiscales, y esas implicaciones variarán en función del tipo de acciones que posea. Además de su salario y beneficios, su paquete de compensación probablemente incluye acciones en una de las dos formas siguientes: unidades de acciones restringidas (o RSU) u opciones de acciones de incentivo (o ISO).

Implicaciones fiscales de las RSU

En comparación con las ISO, las RSU suelen ser más sencillas en lo que respecta a los impuestos. Por ejemplo, usted no tiene que tomar medidas inmediatas cuando las RSUs le sean conferidas, pero una vez que esto sucede, el IRS clasifica el dinero como ingreso gravable. Además de los correspondientes impuestos sobre la renta, este hecho podría situarle en un tramo impositivo más alto, lo que podría causarle algunos dolores de cabeza.

Por ejemplo, supongamos que su salario es de 150.000 dólares, con 100.000 dólares adicionales en RSUs que se devengarán durante el próximo año natural. Su salario por sí solo le situaría en el tramo impositivo del 24%, pero las RSU devengadas le impulsarán al tramo del 35%. Si su empresa sólo ha retenido lo suficiente para cubrir los impuestos al tipo del 24%, usted tendrá que pagar el resto.

Ver También  Cómo optimizar su sitio web para la búsqueda local

Si tienes RSUs, lo primero que tienes que hacer es asegurarte de que no te caerá una factura de impuestos que no puedas pagar. Intente determinar en qué tramo fiscal se encontrará en función de su remuneración y acciones combinadas, y pida a su empleador que retenga suficientes acciones para cubrir los impuestos. A continuación, cuando decida si vender o mantener sus acciones, pregúntese si tiene alguna deuda con un interés elevado (superior al 8%) o algún plan a corto o medio plazo que vaya a tener un precio elevado, como unas vacaciones familiares o el pago inicial de una nueva vivienda. Si la respuesta es «sí» a cualquiera de estas preguntas, considere la posibilidad de liquidar sus acciones a cambio de efectivo. En caso contrario, considere la posibilidad de mantenerlas o liquidarlas y reinvertir el dinero en una cuenta externa.

Implicaciones fiscales de la ISO

Hay tres variables clave a tener en cuenta cuando se trata de las ISO. En primer lugar, está la fecha de concesión, que es la fecha en la que puede acceder a las acciones. Técnicamente no las posees en ese momento, pero debes recordar esta fecha a efectos fiscales. En segundo lugar, está la fecha de ejercicio, que es cuando se ejerce el derecho de propiedad. Puede pagar las acciones con dinero en efectivo o adquirirlas mediante una transacción sin dinero. Pero recuerde tomar nota del precio de ejercicio, que se basa en el valor de mercado del título subyacente en el momento del ejercicio. En tercer lugar, está el elemento de negociación, que es la diferencia entre el precio de ejercicio y el valor justo de mercado de las acciones en el momento de la venta.

Cuando piense en las implicaciones fiscales de los ISO, querrá centrarse en cómo se gravará el elemento de ganga. Si, por ejemplo, espera dos años a partir de la fecha de concesión y un año a partir de la fecha de ejercicio para vender las acciones, se beneficiará de lo que se denomina una disposición cualificada. La ganancia tributará como una ganancia de capital a largo plazo en lugar de como un ingreso, lo que no sólo eleva su obligación tributaria, sino que también podría situarle en un tramo impositivo más alto. Sin embargo, si vende las acciones dentro de los dos años siguientes a la fecha de concesión y un año después de la fecha de ejercicio, tendrá que reconocer la diferencia (es decir, el elemento de ganga) como renta del trabajo en sus impuestos.

En el caso de las ISO, no se retienen impuestos en la fecha de ejercicio, por lo que debe trabajar con su asesor financiero y su planificador fiscal para asegurarse de que dispone de los fondos necesarios para cubrir el pago. No intente burlar el sistema. Incluso en el caso de una disposición cualificada, podría ser responsable de lo que se llama un impuesto mínimo alternativo (o AMT), que pone un piso en la cantidad que debe al gobierno.

Consideraciones importantes a la hora de determinar qué hacer con el capital posterior a la OPV

Ya sea que tenga acciones después de la OPV en forma de RSUs o ISOs, querrá consultar a un profesional para que le ayude a entender cómo reducir los impuestos después de su OPV y crear un plan para mantener su riqueza. A continuación, le ofrecemos tres consejos adicionales que debe tener en cuenta a la hora de tomar decisiones:

Ver También  Una visión de los ciclos de los mercados de bonos

1.El rendimiento pasado no es un indicador del rendimiento futuro.

Puede que el año que viene sea otro año de gran éxito para su empresa, pero muy pocas empresas superan al mercado a largo plazo. Mantener una posición concentrada en acciones (o invertir en una sola empresa), e incluso en una empresa de éxito de la que le guste formar parte, expone su cartera a un riesgo importante. Además, cuanto más grande sea la empresa, más difícil será mantener un crecimiento exponencial de la rentabilidad para el accionista. En última instancia, el mercado decide los precios de las acciones, por lo que es mejor practicar la diversificación de la renta variable y no mantener más del 10% de sus activos líquidos en las acciones de su empresa.

2.Ser proactivo es mejor que ser reactivo.

Las compensaciones en acciones pueden crear una riqueza generacional para su familia, pero la falta de planificación también puede conducir a dificultades financieras a largo plazo. Formar parte de una empresa que va a cotizar en bolsa puede ser estresante, y ver cómo fluctúan los precios de las acciones en el mercado antes de poder venderlas suele amplificar ese estrés. Sin embargo, tómese el tiempo necesario para crear un plan adecuado sobre lo que va a hacer con su capital después de la salida a bolsa, de modo que pueda ahorrarse mucho más estrés en el futuro.

3.No todo es blanco o negro.

Como asesor financiero, mi trabajo consiste en encontrar las respuestas «correctas» para los clientes que toman decisiones financieras complejas. Por regla general, fomento la diversificación de la renta variable porque es una estrategia que suele tener el impacto más positivo a largo plazo en las carteras. Dicho esto, es posible que usted tenga una profunda conexión con su empresa y desee seguir invirtiendo financieramente. En ese caso, le animo a que busque un término medio. En lugar de vender todo el capital y reinvertirlo o de mantenerlo todo y provocar un riesgo innecesario, piense en cuánto puede conservar mientras se acerca a los objetivos financieros que ha establecido.

A menudo comparo la situación con una relación de pareja más que con un matrimonio. Suele ser más fácil para las empresas cortar los lazos con los empleados (al igual que cuando se tiene una relación de pareja en lugar de un matrimonio) que para los empleados deshacerse de las acciones de la empresa. Intente eliminar las emociones de la decisión para poder hacer lo que es mejor para usted y su familia y crear un plan de patrimonio posterior a la OPV que le ayude a reducir los impuestos y a preservar su nueva riqueza.

(Imagen destacada de GotCredit CC BY 2.0 via Flickr)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras «creer», «proyectar», «estimar», «llegar a ser», «planear» y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que refleja las opiniones de la dirección de la empresa sólo a la fecha de este artículo. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

TEMAS RELACIONADOS :

Olga Martinez

Olga Martinez

Olga Martinez es una afilada reportera del sector financiero, frecuentemente se ocupa de los intereses de Wall Street tanto como de los accionistas. Por otro lado, en distintas oportunidades, Olga cubre intereses de la tecnología, y profundiza en temas cautivadores del entretenimiento.

Las Últimas

MÁS POPULARES