La crisis sanitaria oculta de Canadá: ¿Es esta empresa la única que presta atención?

Canadá se encuentra en las profundidades de una gran crisis sanitaria, y no es la de Covid-19. La adicción a los opiáceos está haciendo estragos en las vidas de las familias a niveles sin precedentes, y cada vez está más claro que los enfoques tradicionales de rehabilitación simplemente no funcionan. Para hacer frente a este problema, Universal Ibogaine (TSXV: IBO) está medicalizando uno de los tratamientos más prometedores: la ibogaína.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Si nos pidieran que nombráramos la crisis sanitaria más trágica que afecta a Canadá en estos momentos, la mayoría de nosotros no se lo pensaría dos veces a la hora de señalar a Covid-19. Y, en cierto modo, tendríamos razón. Y, en cierto modo, tendríamos razón. Con un balance de más de 28.000 muertos y una economía en ruinas, es difícil argumentar lo contrario.

Sin embargo, oculta bajo los titulares diarios, otra crisis ha estado burbujeando en las sombras durante demasiado tiempo. Se trata de una crisis sanitaria en la que, a diferencia de la de Covid-19, no se vislumbra ningún alivio. Las historias típicas de sufrimiento conllevan años de tormento, ciclos agónicos de recaída y recuperación, y un final en el que las muertes no anunciadas, las familias rotas y un rastro inimaginable de destrucción son la norma.

Bienvenidos a la crisis de opioides de Canadá, irremediablemente fuera de control, una crisis sanitaria que ha provocado 22.828 muertes aparentes por toxicidad de opioides entre enero de 2016 y marzo de 2021. Aunque Covid-19 se ha cobrado más vidas en un periodo de tiempo más corto, esta crisis compensa con creces su duración en muertes y destrucción desproporcionadas.

Esta crudeza de la adicción deja a las personas que viven con ella y a sus familias desesperadas por encontrar una salida. Pero hasta ahora nadie ha sido capaz de proporcionársela. Los tratamientos actuales suelen consistir en la sustitución de un opioide por otro, como la buprenorfina, un enfoque menos malo. La teoría es ofrecer a las personas que viven con la adicción una forma mesurada de dejar de depender de los opioides. Pero, como era de esperar, el tratamiento de la adicción a una sustancia inductora de la dependencia con otra suele fracasar.

A pesar de ello, los estudios sobre métodos de tratamiento alternativos han sido escasos. Pero no es por falta de demanda. De hecho, no es así. Pregunte a cualquier persona que viva con una adicción y a su familia. La inmensa mayoría está dispuesta a hacer lo que sea necesario para desintoxicarse.

Para muchos, esta falta de opciones disponibles en el país les lleva a buscar tratamiento en clínicas extranjeras situadas en jurisdicciones menos reguladas. Esta es la única forma en que pueden acceder a tratamientos que, a pesar de ser más eficaces, aún no han sido adoptados por los países que más los necesitan. Países como Canadá.

La ibogaína: Un poderoso tratamiento para la crisis sanitaria de los opioides en Canadá

De todos los tratamientos alternativos a la adicción a los opioides, hay uno que, anecdóticamente, destaca por encima del resto: la ibogaína. Un sinfín de personas que se están recuperando de la adicción confían en sus poderes casi reveladores. Después del tratamiento, muchos afirman que no quieren volver a tomar opioides. Muchos más dicen que esta sustancia natural suele eliminar el obstáculo más difícil de superar en cualquier recuperación: la fase de abstinencia.

Por desgracia, debido a las propiedades psicoactivas de la ibogaína, un estigma generalizado ha obstaculizado durante muchos años cualquier consideración seria de la sustancia como tratamiento viable.

Pero los tiempos cambian. Los psicodélicos, antes condenados al ostracismo, son ahora aclamados como la próxima gran novedad en biotecnología, salud e inversión. Y una empresa está aprovechando el momento para llevar por fin a Canadá la solución a la crisis sanitaria de los opioides que tanto necesita. Esa empresa es Universal Ibogaine Inc. (TSXV: IBO).

Ibogaína universal: El primer intento serio de medicalizar la ibogaína

Es cierto que no es la primera vez que el tratamiento con ibogaína llega a Canadá. A principios de la década pasada, se abrieron varias clínicas en medio de una ola de interés. Sin embargo, la falta de regulación y el escaso conocimiento de la sustancia provocaron el cierre de muchas clínicas a medida que se sucedían los informes sobre efectos secundarios adversos y Canadá añadió la ibogaína a su lista de medicamentos con receta en 2017.

Ver También  El mercado de la soja cerró a la baja el viernes

Este control más estricto de la sustancia puede haber sido necesario dado el clima laxo en el que se introdujo la ibogaína por primera vez. Se han confirmado casos en los que la ibogaína ha provocado bradicardia y arritmias en determinados pacientes, lo que en ocasiones ha provocado la muerte.

Sin embargo, los riesgos son totalmente evitables si se cuenta con la supervisión clínica y la selección de pacientes adecuadas. De hecho, Trevor Millar, fundador de la clínica Liberty Root -una de las primeras clínicas ahora cerradas- dice que, de los 200 pacientes que trató, sólo uno acabó en urgencias. Y ese fue el resultado de que el paciente presentara resultados fraudulentos del ECG que formaba parte del proceso de selección inicial.

Para el Dr. Rami Batal, director general de Universal Ibogaine, aceptar este tipo de contratiempos es simplemente inaceptable. Hablando de las opciones de tratamiento actuales, el director general dijo: “Si se observa la tasa de recaída con los tratamientos de sustitución, en el plazo de un año, se verá que nueve de cada diez pacientes recaen”. Sin embargo, “la ibogaína es una oportunidad única para abordar la adicción de una forma potencialmente eficaz”, añade.

Por esta razón, Universal Ibogaine está impulsando el proceso de medicalización de la ibogaína en Canadá. La empresa trabaja ahora con gobiernos e instituciones para desarrollar la sustancia como un tratamiento médico debidamente regulado que ofrezca a los consumidores de opioides una solución viable y a largo plazo para su adicción.

Aunque la evidencia anecdótica es abrumadoramente positiva, se necesitan ensayos clínicos

Clayton Dalton, médico residente de los hospitales General de Massachusetts y Brigham & Women’s, empezó a oír hablar de la ibogaína hace varios años. Al trabajar como médico de urgencias, era muy consciente de los efectos devastadores de la adicción a los opioides. Sus años en urgencias le han dejado historias de personas que viven con la adicción y que acuden para recibir tratamiento tras una sobredosis, sólo para ser encontrados inconscientes en el aparcamiento inmediatamente después del tratamiento.

Por eso, cuando conoció los informes sobre la ibogaína, quedó intrigado. En su afán por saber más, se encontró con innumerables personas que intentaban recuperarse de la adicción y que decían lo mismo: inmediatamente después del tratamiento, su deseo de consumir opioides había desaparecido. En palabras de un paciente al que Dalton entrevistó: “Ya no tiene sentido hacerlo”. Ese paciente era Matt, y ya había pasado por otros programas de desintoxicación diecinueve veces.

Sin embargo, las pruebas anecdóticas no hacen pruebas. No a los ojos de los reguladores, al menos, aunque un médico capacitado la recopile. Se necesitan ensayos clínicos, que es precisamente lo que va a hacer Universal Ibogaine.

La intención del estudio es desarrollar la ibogaína como un fármaco que pueda recetarse como parte de los tratamientos holísticos para la adicción y toda una serie de otros trastornos mentales y del comportamiento. Con la solicitud de aprobación del ensayo clínico ante el Ministerio de Sanidad de Canadá, la empresa espera utilizar estos ensayos como plataforma de lanzamiento para exportar el modelo a otros países del G7.

Más que un intento de cura milagrosa

Como su nombre podría sugerir, la ibogaína es la piedra angular del enfoque de Universal Ibogaine para tratar la adicción. Pero la empresa no basa su futuro únicamente en la ibogaína. De hecho, su trabajo con la ibogaína se basa en gran medida en un enfoque holístico mucho más amplio que incorpora centros de rehabilitación tradicionales y otros medicamentos clínicamente aprobados.

Para ello, la empresa ha completado la adquisición de la Clínica Kelburn utilizando una parte de su recientemente cerrada colocación privada de 6 millones de dólares canadienses. Este centro de tratamiento de adicciones de 50 acres es el primero de una serie de centros de recuperación que la empresa tiene previsto instalar en centros urbanos y rurales estratégicos. Además, ya es una instalación que genera ingresos, lo que la convierte en un activo importante para garantizar la sostenibilidad de Universal Ibogaine a lo largo de sus próximos ensayos clínicos.

Ver También  Cómo construir una aplicación similar a Netflix en 2021: el modelo de negocio a seguir considera importantes requisitos

Además de la propiedad total de la Clínica Kelburn, la compañía también ha adquirido los derechos exclusivos a nivel mundial de la clínica Clear Sky Recovery, un centro de tratamiento de ibogaína líder en México. El acceso a este centro, que actualmente trata a miles de pacientes con ibogaína, garantizará a Universal Ibogaine el acceso a los pacientes, al personal médico y a los datos que necesita para llevar a cabo sólidos ensayos clínicos.

Un tratamiento de ibogaína aprobado tendrá una gran demanda

Los servicios de rehabilitación y recuperación de adicciones están muy solicitados. Incluso las clínicas que se dedican a los enfoques no tan estelares utilizados tradicionalmente siguen viendo pasar a miles de pacientes por sus puertas. También se observa una demanda similar en las clínicas extranjeras que ofrecen tratamientos con ibogaína. Esta demanda persiste a pesar de los inconvenientes de los viajes internacionales y de la naturaleza a menudo clandestina y no regulada de las instalaciones implicadas.

Gran parte de esta demanda procede de Estados Unidos, donde el tamaño de su población no hace sino aumentar la crisis sanitaria de los opiáceos. Si se combina con su proximidad a Canadá y con el hecho de que este país prohíbe la ibogaína. Está claro que hay un mercado masivo esperando a que haya clínicas de tratamiento alternativas viables como la que propone Universal Ibogaine.

Además, se espera que el interés siga creciendo. La categoría de los psicodélicos está ganando cada vez más aceptación en los últimos tiempos. Esta aceptación está llevando a su uso en el tratamiento de toda una serie de condiciones, generalmente de naturaleza mental y conductual, como suele ser la adicción. Este interés y aceptación de las sustancias psicotrópicas ayudará a abrir más los ojos y las mentes al poder de la ibogaína como parte de un paquete de tratamiento de la adicción.

Un futuro brillante para la ibogaína universal

El temprano interés que generó la primera oleada de dispensarios de ibogaína demostró que el interés es fuerte. Aunque la desafortunada falta de regulación y de datos clínicos acabó con la carrera prematuramente, Universal Ibogaine parece estar preparada para capitalizar lo que fue una oportunidad perdida. Su enfoque clínico en coordinación con los reguladores y las instituciones debería hacer que la ibogaína recupere el reconocimiento que merece como tratamiento verdaderamente revolucionario en materia de adicción. Además, los datos médicos con los que cuenta Universal Ibogaine, gracias a su acuerdo con Clear Sky, facilitarán un proceso de aprobación rápido y sin complicaciones.

Para los inversores, la reciente cotización de la empresa en la bolsa TSX Venture representa un momento especial. Sí, representa una oportunidad para adelantarse a la curva y beneficiarse de un desarrollo innovador en biotecnología. Pero, además, ofrece una oportunidad única de participar en el éxito de una empresa que está haciendo el bien en el mundo.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras “creer”, “proyectar”, “estimar”, “llegar a ser”, “planear” y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que reflejan las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

TEMAS RELACIONADOS :

Jorge Torres

Jorge Torres

Jorge Torres es un periodista dedicado al mundo de las finanzas. Adquirió sus conocimientos sobre el valor de invertir a una temprana edad, poniéndose a cargo del negocio gastronómico familiar con tan solo 19 años. Su pasión por la escritura se remonta al trabajo corporativo que realizó con un equipo editorial. Allí pasó un considerable tiempo dedicándose al análisis de mercado y a predicciones del mercado de valores.

Las Últimas