¿Uranio para un cielo azul? Cómo la minería resuelve el mayor problema de la transición energética

La transición energética y las energías renovables han tenido dificultades para suministrar una carga base de energía ajustable. Para solucionarlo, los esfuerzos por lograr la neutralidad del carbono y evitar el cambio climático se dirigen cada vez más a un aliado inesperado: la energía nuclear. Los precios del uranio están subiendo, y los mineros con proyectos prometedores, como Blue Sky Uranium, serán cruciales en esta nueva frontera de la lucha contra el cambio climático.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Los compradores de uranio al contado se lanzan a comprar rápidamente las existencias de uranio a medida que el precio se mueve al alza. Mineros como Blue Sky Uranium están presionando para satisfacer la creciente demanda de combustible nuclear. ¿Por qué? Porque es una solución clave para uno de los dilemas más duraderos del cambio climático: cómo garantizar una carga base de producción de electricidad libre de carbono y ajustable.

La transición energética, hacia la dependencia de la electricidad para el transporte y el abandono de los combustibles fósiles para alimentar nuestras vidas, se ha centrado durante mucho tiempo en las fuentes de energía renovables como la eólica o la solar. Pero estas fuentes sostenibles no pueden proporcionar la considerable carga de base que requiere la demanda energética actual, y las necesidades energéticas futuras requerirán aún más. La energía nuclear ofrece una solución perfecta a medio y largo plazo, pero necesitará mucho más uranio para poder suministrarla. Por suerte, los mineros de uranio como Blue Sky Uranium (TSXV: BSK | FSE: MAL2 | OTC: BKUCF) saben dónde encontrarlo. 

La energía nuclear para la transición energética hacia una carga base sin carbono

Las fuentes de energía renovables son sin duda las campeonas en la lucha contra el cambio climático. Las emisiones de carbono insignificantes y la sostenibilidad a largo plazo han puesto a la energía eólica, solar e hidroeléctrica en el punto de mira en nuestra lucha por liberarnos de los combustibles fósiles. Pero estas fuentes de energía renovable suelen tener un precio: una alta variabilidad y una capacidad limitada para suministrar una carga base de energía fiable.

“La energía nuclear es ideal para hacer frente al cambio climático porque es la única fuente de energía libre de carbono y escalable que está disponible las 24 horas del día”. – Bill Gates

La falta de producción energética previsible de la eólica y la solar, así como las limitaciones geográficas de la hidroelectricidad, suponen un vacío en nuestra visión de una red eléctrica libre de carbono. Aunque la energía podría ser suministrada en gran parte por microrredes, las necesidades y los sistemas actuales favorecen una fuerte carga de base. El combustible nuclear de uranio está bien posicionado para cubrir esto.

En muchos países desarrollados, como Francia, las centrales nucleares ya cubren una parte considerable de esta demanda. Algunas centrales de uranio tienen incluso una capacidad limitada para fluctuar la producción de energía. Esta flexibilidad las hace aún más eficaces para satisfacer las necesidades energéticas de cada hora. En los países en vías de desarrollo, la tentación es a menudo suministrar esta carga base con plantas de combustibles fósiles de bajo coste inicial (especialmente cuando los precios bajan), pero éstas tienen altos costes marginales, ¡sin considerar siquiera los costes medioambientales!

Ver También  10 razones por las que deberías empezar a invertir en SEO para el éxito de tu negocio en 2020

Los países con visión de futuro, como Argentina, ya tienen (y están ampliando) su capacidad nuclear, pero su dependencia del uranio importado eleva aún más los costes.

Los precios del uranio, comparados con los de muchos metales o minerales mineros, son relativamente estables. Con una notable excepción a finales de la década de 2000 (¡mirando a 2007!), han fluctuado dentro de la banda de 20-30 dólares/libra durante las últimas décadas. Al fin y al cabo, el material no tiene mucho uso fuera del ámbito de la energía nuclear, y tampoco se ve muy afectado por la especulación.

En la década posterior a 2007, a menudo vimos precios al contado del uranio por debajo de los precios a largo plazo. Esto sugería que la oferta a menudo superaba a la demanda, y explicaba el correspondiente y lento descenso de los precios del mineral de uranio. Pero también confirma que el principal motor del precio es la producción de energía para la carga base, que favorece la fijación de precios fiables a largo plazo.

En países como Argentina, esto también ha supuesto una dependencia del uranio importado más caro, que parecía razonable mientras los precios eran bajos. Ahora, a medida que la transición energética impulsa la demanda de combustible nuclear, el uranio vuelve a ser más caro. Sólo en este año, los precios del uranio han subido desde un mínimo de unos 28 dólares/libra en febrero hasta los 43 dólares/libra actuales.

De hecho, la rápida subida del último año no debería sorprender del todo. En los últimos años, el precio al contado ha vuelto a fluctuar en torno al precio a largo plazo (lo que sugiere un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda). Una tendencia acelerada este año por el recién creado Sprott Physical Uranium Trust (“SPUT”), que ha estado comprando agresivamente reservas desde agosto. ¿Por qué? Porque saben el gran papel que va a desempeñar pronto.

También es una gran noticia para las empresas mineras y de exploración, como Blue Sky minerals, que llevan más de una década descubriendo nuevas oportunidades de extracción de uranio.

Las mineras de uranio están listas para despegar mientras la transición energética cobra impulso

El aumento de los precios y una demanda constante establecida durante décadas están haciendo del uranio un objetivo aún más atractivo para el sector de la extracción de recursos. Aunque la minería no suele considerarse respetuosa con el medio ambiente, ya ha recibido atención por su potencial positivo en la transición energética. En particular, esta atención se ha centrado en los metales de las baterías necesarios para la creciente electrificación de, entre otras cosas, las flotas de automóviles y el transporte. Sin embargo, esos vehículos tendrán que obtener su energía de algún sitio, y la energía nuclear es un fuerte competidor.
En Argentina, cuya producción nuclear sigue creciendo (tienen tres reactores en construcción), los expertos en exploración minera empezaron a buscar depósitos de uranio nacionales hace más de una década. Sus esfuerzos se convirtieron en Blue Sky Uranium, una empresa que ha contribuido a acelerar el potencial extractivo del país. Ahora está preparada para sacar provecho de esta marea creciente de precios del uranio.

Ver También  ¿Qué significa la inteligencia artificial para nosotros hoy?

En su último hallazgo, el yacimiento de Ivana en el proyecto Amarillo Grande, en el sur de Argentina, rico en minerales, Blue Sky tiene 22,7 millones de libras de óxido de uranio y 11,5 millones de libras de óxido de vanadio al alcance de la mano. Este yacimiento de uranio, cercano a la superficie y fácilmente lixiviable, permite una recuperación de bajo coste, que es exactamente lo que necesita un país como Argentina para situarse en el mapa nuclear.

Aunque los inversores están pendientes de los cuantiosos beneficios que la operación reportará a los que se adelanten, estos proyectos son también el núcleo de la construcción de un futuro sostenible. Cada paso del proceso depende del anterior, el más fundamental de los cuales es la adquisición de los recursos necesarios para alimentar la transición energética. En este caso, Blue Sky hace honor a su nombre al trabajar por un futuro sin carbono, descubriendo y recuperando el uranio necesario para alimentar las centrales nucleares del futuro.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras “creer”, “proyectar”, “estimar”, “llegar a ser”, “planear” y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que reflejan las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

Alfonso Robirola

Alfonso Robirola

Alfonso Robirola es un periodista dedicado al medioambiente, además de defensor de los derechos de los animales. Siempre en la búsqueda de startups sustentables cubre noticias sobre las últimas y novedosas acciones (últimamente sobre tecnología y marihuana).

Las Últimas