Por qué muchos esperan que el BofC suba los tipos

¿Se ha acabado la fiesta? Nos preguntamos si los mercados de valores han tenido uno de los peores comienzos de enero de su historia. El miedo a las subidas de los tipos de interés, la polarización política, los tambores de guerra que suenan, el COVID que sigue en marcha... el ritmo continúa. Analizamos una serie de cosas que podrían estar apuntando a una recesión. Los primeros de la lista son la inflación, el petróleo y la confianza de los consumidores.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

¿Nos dirigimos a una recesión? Hay una serie de indicios que sugieren que se avecina una recesión. No, eso no está garantizado. Sólo podemos constatar lo que observamos. La cuestión, por supuesto, es el momento. Lo más pronto que vemos que se inicia una recesión es posiblemente a finales de este año, pero más probablemente en 2023.

Dos de las principales razones por las que creemos que nos dirigimos a una recesión son la inflación y el petróleo. En nuestro último número de The Scoop, señalamos que cada vez que la inflación aumentó más del 5% en términos interanuales en los últimos 70 años, se produjo una recesión. Repetimos ese gráfico a continuación.

Variación interanual de la inflación: 1948-2022

Fonts: www.stlouisfed.org

Algunas de las recesiones coincidieron con el aumento de la inflación: 1969-1970, 1973-1975, 1980, 1990-1991 y 2007-2009, mientras que en las demás se produjo un retraso antes de la recesión. Como muestra el gráfico anterior, hubo algunos fallos, pero no fue porque la inflación subiera por encima del 5% y no se produjera la recesión; fue porque la inflación no alcanzó un pico superior al 5% y, sin embargo, se produjeron recesiones. Ese fue el caso de la recesión de 1957-1958 y de la de 1960-1961. El otro gran fallo fue la recesión pandémica de 2020. Hubo otros factores en juego, principalmente el endurecimiento monetario cuando la Fed subió los tipos de interés. En el caso de la recesión de 2020, se debió a los cierres que dejaron a millones de personas sin trabajo. La peor recesión fue la de 2020, cuando el PIB estadounidense se contrajo un 19,2% en su punto más alto. Fue una cifra similar a la de una depresión. Pero como duró tan poco, nunca se calificó como depresión. Algunos, sin embargo, la llaman una minidepresión.

El temor a la inflación aumenta. Canadá acaba de publicar la cifra de inflación más alta desde 1990, con un 4,8% interanual. La inflación de la UE ha alcanzado su nivel más alto desde que el euro se convirtió en la moneda de la UE en 1999. Fue del 5,2% interanual en noviembre. En el Reino Unido, la inflación es del 5,4%, la más alta desde 1992. En China, la inflación parece una ocurrencia tardía, con un 1,5% en diciembre. La inflación está siendo impulsada por el aumento de la demanda tras la recesión pandémica de 2020, además de la escasez de suministros y las interrupciones causadas por la pandemia. Muchos siguen creyendo que una vez que se resuelvan los problemas de suministro, la inflación bajará. Pero ese momento podría no ser pronto, ya que la pandemia sigue causando estragos.

La inflación también está en función de los precios de la energía. Aunque el petróleo está en el centro, observamos que los precios de los fertilizantes, las materias primas agrícolas y los metales y minerales también han subido. Todos ellos están ligados intrínsecamente a la energía. Pero si se combina el aumento de los precios de las materias primas con las interrupciones y los cuellos de botella del suministro, la inflación está asegurada. Los trabajadores siguen temiendo enfermar. Muchos han renunciado y muchos se han jubilado en lugar de seguir trabajando. Los mandatos de vacunación están causando estragos, ya que muchos trabajadores se niegan a vacunarse, lo que provoca una escasez de trabajadores en muchas ocupaciones. Todo ello agrava el problema. Y con el aumento de la inflación viene el aumento de la demanda de los trabajadores por mejores salarios. No habíamos visto este tipo de inflación desde los años 70 y hasta los 80. Que la inflación haya seguido no es una sorpresa.

Pero la inflación es principalmente un fenómeno monetario. Sólo hay que ver la expansión masiva del crédito bancario y de la moneda que se ha producido desde marzo de 2020. Eso ha alimentado las burbujas del mercado de valores, de la vivienda y otras. Se ha observado que M2, como ejemplo, es tres veces más alto de lo que era en el momento del colapso de Lehman Brothers en octubre de 2008. En resumen, M1 ha subido un 1.280%, M2 ha subido un 169%, el balance de la Reserva Federal ha subido un 388%, y toda la deuda (gubernamental, corporativa, de los hogares) ha subido un 57% desde octubre de 2008.

M1, M2, balance de la Fed, toda la deuda 2008-2022 (miles de millones de dólares)

Fonts: www.stlouisfed.org

Rendimiento de las materias primas seleccionadas: Marzo 2020-Enero 2022

Fonts: www.stockcharts.com

Una fuerte subida de los precios del petróleo ha precedido a varias recesiones desde 1970. La mayor y más evidente fue el embargo petrolero árabe de 1973, que contribuyó a desencadenar la fuerte recesión de 1973-1975. La crisis de los rehenes iraníes de 1979 ayudó a desencadenar una subida del petróleo hasta los 40 dólares y contribuyó de forma significativa a la recesión de 1980 y, de nuevo, a la de 1981-1982. Los precios del petróleo se mantuvieron altos durante un tiempo después de la crisis de los rehenes iraníes, principalmente debido a la guerra entre Irán e Irak. La Guerra del Golfo de 1990 contribuyó en gran medida a la recesión de 1990-1991. El crecimiento económico creciente contribuyó a que los precios subieran hasta 1999, antes de la recesión de 2000-2002. Esto fue

Ello fue más bien una coincidencia y no un factor importante. Los precios del petróleo empezaron a subir tras la Segunda Guerra del Golfo en 2003, lo que fue el detonante de una fuerte subida de los precios del petróleo que alcanzó un precio récord de 147 dólares en 2008. Una vez más, aunque no fue la causa principal del colapso financiero de 2008, contribuyó de forma significativa. Ahora nos encontramos en la sexta subida significativa de los precios del petróleo desde 1970. ¿Ayudará a desencadenar otra recesión o contribuirá a ella?

Los precios del petróleo están subiendo actualmente, sobre todo debido a las tensiones geopolíticas y a la escasez de suministro debido a la baja producción de países como Libia e Irán, que están sometidos a sanciones. La actual disputa entre EE.UU., Rusia y Ucrania es importante porque Rusia es el tercer productor mundial de petróleo, por detrás de EE.UU. y Arabia Saudí. El reciente ataque a los Emiratos Árabes Unidos, tercer productor de la OPEP, también sacudió a los mercados, ya que podría significar una escalada en la guerra que involucra a los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Yemen y el régimen separatista de los Houthi en Yemen. Los Houthis cuentan con el apoyo de Irán, también un importante productor de petróleo. Los saudíes han tardado en aumentar su producción después de reducirla en 2020 para ayudar a subir el precio del petróleo. Además, ha habido interrupciones en el suministro debido a la escasez de camioneros, y también importantes cortes en la producción debido a huracanes y otros desastres naturales.

¿Están los precios del petróleo en un nivel que pueda provocar una recesión? Ciertamente, todavía no. Sobre una base ajustada a la inflación, los precios del petróleo siguen estando muy por debajo de los niveles observados en 1979-1980, 2008 y 2011-2014. El petróleo WTI tendría que subir a 200 dólares para marcar nuevos máximos históricos en base a la inflación. Pero los precios están subiendo y ahora hay previsiones de un petróleo de más de 100 dólares e incluso más.

Precios del petróleo 1946-2022 (ajustados a la inflación)

Fonts: www.macrotrends.net

Sin embargo, la inflación y el petróleo no son las únicas señales de alarma. La confianza del consumidor se ha visto afectada. Como muestra el gráfico siguiente, cada vez que el Índice de Sentimiento del Consumidor de Michigan cayó por debajo de 80 resultó ser el preludio de una recesión. Algunas son coincidentes, como vimos durante la recesión pandémica de 2020. Pero otras precedieron a la recesión, a veces por más de unos meses. De nuevo, se trata de una señal de advertencia que podría desembocar en una recesión.

Índice de sentimiento del consumidor de la Universidad de Michigan 1978-2022

Fonts: www.stlouisfed.org

La pregunta que surge es que si las cosas van tan bien, ¿por qué está cayendo el sentimiento de los consumidores? Y no sólo está cayendo, sino que está cayendo lo suficientemente bajo como para sugerir que puede haber una recesión. El consumidor está claramente preocupado. La inflación, las tensiones geopolíticas, la división política en EE.UU., el desempleo, la pandemia y otros factores son preocupantes.

Hay indicios de que el sentimiento de los consumidores está cayendo en todas las economías occidentales. Este interesante gráfico de Visual Capitalist (www.visualcapitalist.com) muestra cómo ve la gente sus perspectivas económicas de cara al futuro. Obsérvese que las respuestas más pesimistas proceden del G7: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Japón, Italia y Canadá. Su puntuación media es de sólo el 27%. Compárese con un grupo formado por tres países africanos y cuatro latinoamericanos -Argentina, Colombia, Brasil, México, Sudáfrica, Nigeria y Kenia- cuya puntuación media es del 75%. ¿Son los países en desarrollo más optimistas sobre sus perspectivas económicas de cara al futuro que las economías altamente desarrolladas?

Fonts: www.visualcapitalist.com

Hay otros indicios de una próxima recesión, pero en este momento ninguno de ellos está lo suficientemente dibujado como para afirmar con seguridad que una recesión es posible. Sin embargo, vale la pena señalarlas.

Los tipos de interés van a subir. La Reserva Federal ya ha señalado que es probable que se produzcan tres subidas de tipos de interés en 2022, así como una cuarta. El objetivo es controlar la inflación. Normalmente, la Reserva Federal va por detrás de la curva. Llega demasiado tarde para bajar los tipos y demasiado tarde para subirlos. Pero subir los tipos de interés no va a resolver las interrupciones de la oferta, las tensiones geopolíticas o la división política.

tensiones geopolíticas o la división política. Y existe el peligro de que desencadenen un desplome del mercado bursátil o de la vivienda. La curva de rendimiento se ha ido estrechando. Esto significa que los tipos de interés a largo plazo están subiendo, pero los tipos de interés a corto plazo están subiendo más rápido. Nuestro estrecho margen a 2 años y 10 años se ha reducido del 1,59% en marzo de 2021 al 0,79% actual. Normalmente, cuando la curva de rendimiento se vuelve negativa, esto advierte que pronto podría producirse una recesión. Como hemos visto en anteriores periodos de estrechamiento de los diferenciales, el ritmo al que se estrecha la curva de rendimiento puede ser rápido. Aún así, estamos lejos de que se vuelva negativa.

Esta próxima semana, el FOMC se reúne el 25 y 26 de enero. Aunque no se espera que la Fed suba los tipos en esta reunión, los expertos estarán atentos a los indicios de que la Fed subirá los tipos en el FOMC de marzo. Pero, ¿podría el FOMC sorprender y subir los tipos? Algunos especulan que podría ser así, dado que la Fed quiere actuar más pronto que tarde. El Banco de Canadá también se reunirá la semana que viene y se especula que subirá los tipos en 25 puntos básicos.

También hay señales económicas de una posible desaceleración de la economía. Uno de los que hay que vigilar son los índices manufactureros. Sólo la semana pasada, el índice Empire State de Nueva York (fabricación en el estado de Nueva York) se situó en -0,7. El mercado esperaba una lectura de 25. Fue un fallo importante. Por otra parte, el índice de la Fed de Filadelfia se situó en 23,2, por encima de los 20 esperados. Hay que estar atentos al índice ISM manufacturero que se publicará la semana que viene. Una lectura por debajo de 50 sugeriría una desaceleración. Por debajo de 45 suele indicar una recesión.

¿Podría aumentar el desempleo? Durante las dos últimas semanas, las solicitudes iniciales han superado las expectativas. Esto apunta a posibles problemas en las cifras de empleo de enero que se publicarán el 4 de febrero. El empleo ha sido escaso. Estados Unidos sigue sin alcanzar los niveles de empleo de febrero de 2020 en más de 3 millones de trabajadores. Los despidos han sido elevados, incluso cuando las ofertas de empleo son altas, pero las cualificaciones no coinciden. La escasez de mano de obra se debe a los temores de COVID o a la imposibilidad de reincorporarse a la fuerza de trabajo debido al cuidado de los ancianos o de los niños, ya que la reapertura de las escuelas ha sido irregular. Muchos trabajadores se han acogido a la jubilación definitiva en lugar de volver a la población activa. La tasa de participación de la población activa está en su nivel más bajo desde la década de 1970, antes de que se produjera una gran afluencia de mujeres a la población activa. Esto, a su vez, reduce la tasa de desempleo, dando una imagen potencialmente falsa de la situación real del empleo. Mientras que la tasa de desempleo principal ha disminuido, la tasa de desempleo de las estadísticas en la sombra que informan cada mes ha disminuido menos, lo que sugiere que hay un considerable desempleo de larga duración en la economía.

No hay que perder de vista las ventas al por menor, especialmente las de automóviles. Las ventas minoristas cayeron inesperadamente en diciembre, cuando se esperaba un aumento. En cuanto a las ventas de automóviles, la historia fue la misma. Aunque las ventas minoristas han sido robustas, hay que tener en cuenta que venían de la mayor caída en años durante la recesión pandémica de 2020. Las ventas de coches han

probablemente alcanzado su máximo en marzo de 2021. Normalmente, una vez que alcanzan su máximo, las ventas caen y eso es una señal de que una recesión podría estar en el horizonte.

Otra preocupación es la repentina caída del Índice Seco del Báltico (BDI). El BDI es una referencia para el precio de los buques de carga que transportan mineral de hierro y otras materias primas «secas» por mar. El BDI ha caído un 73% desde que alcanzó su máximo en octubre de 2021. El BDI ha vuelto a caer por debajo de su MA de 4 años. Esto es preocupante, ya que los mínimos del BDI suelen estar asociados a las recesiones, o al menos a las ralentizaciones, como se indica a continuación. No estamos mostrando esto, pero hemos observado que una fuerte caída del BDI ha estado asociada a la caída de los mercados de valores con aproximadamente un mes de retraso. En otras palabras, el BDI está vinculado al comportamiento del mercado de valores y actúa como una señal de alerta temprana. De nuevo, esto no quiere decir

no quiere decir que el BDI avise de una recesión, ya que las únicas recesiones registradas aquí fueron las de 2007-2009 y 2020. Sin embargo, en las demás se produjo una desaceleración. Y tras un desfase, los mercados bursátiles siguieron al BDI a la baja.

Fonts: www.stockcharts.com

El mercado bursátil ha empezado el mes de enero con mal pie. Anteriormente señalamos el barómetro de enero que tiene un increíble ratio de precisión del 84,5% desde 1950. El refrán dice: cómo va enero es cómo va el año. Los primeros cinco días de enero son una señal de alerta temprana y el S&P 500 cayó cerca de un 2% desde sus máximos alcanzados el 4 de enero de 2022. Ahora ha bajado cerca de un 8%. En su peor momento en lo que va de mes, el NASDAQ bajó más del 14,0%, lo que lo sitúa firmemente en territorio de corrección. Parece que enero va a ser un mes bajista, así que lo más probable es que 2022 sea un año bajista. Por supuesto, hay excepciones. Ocho de los 11 fallos desde 1950 se han producido desde el año 2000. ¿Se está volviendo irrelevante el barómetro de enero? El mercado de valores suele ser débil en las elecciones de mitad de mandato, pero luego se recupera con fuerza después de las elecciones. En unos Estados Unidos profundamente divididos, las bolsas pueden ser más débiles de lo habitual en las elecciones de mitad de mandato. Hemos visto algunas previsiones que apuntan a una caída del 50% en el mercado de valores este año, entre ellas la del gestor de activos de Boston GMO Jeremy Grantham. Como aprendimos en 2008, estas previsiones no deben ser ignoradas.

Las señales negativas están ahí, sobre todo en lo que respecta a la inflación y los precios del petróleo. Sin embargo, ninguna de las señales está en niveles en los que podamos decir con absoluta certeza que se avecina una recesión. Pero eso no significa que no haya que prestar atención a las señales de alarma. Las señales de advertencia son cada vez mayores.

Ver También  La demanda de arroz fue sólida para la exportación, pero menos para los molinos

Gráfico de la semana

Fonts: www.stockcharts.com

Parece que se está produciendo una rotación entre los valores de crecimiento y los de valor. El gráfico anterior es la relación entre el índice de crecimiento del S&P y el índice de valor del S&P. El gráfico se rompió a finales de diciembre y ahora ha roto por debajo de la MA de 200 días. Sí, el RSI en 26 se está sobrevendiendo, pero las cosas pueden permanecer así durante un tiempo considerable. El ratio puede haber hecho un pequeño techo de cabeza y hombros (difícil de discernir) pero si eso es correcto tenía objetivos mínimos de medición hasta 1,95. Nos estamos acercando, así que, como mínimo, un mínimo temporal puede estar a mano.

Esta es otra forma de verlo. También mostramos una relación entre el índice FANG de NY y Berkshire Hathaway, la acción de valor por excelencia. La imagen es la misma. La relación se ha roto a favor de Berkshire Hathaway.

Por último, también mostramos la relación entre el S&P 600 (Small Cap) y el S&P 500 (Large Cap). Los valores de pequeña capitalización están cada vez más presionados desde marzo de 2021.

Todos estos son signos adicionales de que el mercado se está rompiendo.

Fonts: www.stockcharts.com
Fonts: www.stockcharts.com
Fonts: www.stockcharts.com

¿Podemos decir que la fiesta ha terminado? Por supuesto, aún no lo sabemos, pero esta última semana ha sido probablemente la peor vista desde marzo de 2020. Ya hemos señalado anteriormente el rally del «Nifty-Fifty» de 1972 que alcanzó su máximo en enero de 1973. Dos años después el mercado cayó un 48%. Esta vez tuvimos el rally tecnológico de las «Cinco Grandes» y llegamos a la cima el 4 de enero. Tal vez el consejo debería ser no mirar hacia abajo. Puede que no veas el suelo todavía. Pero aquí estamos, en la cúspide de que el S&P 500 rompa una línea de tendencia alcista que trazamos desde un mínimo en junio de 2020. Ya hemos roto la línea de tendencia alcista desde el mínimo de marzo de 2020. Si rompemos esa línea cerca de los 4.300 se acabará todo menos el llanto. El cierre en 4.397 del viernes nos deja peligrosamente cerca. Por debajo de los 4.300 quién sabe qué stop loss se activará.

Dicho esto, también podríamos estar acercándonos a un mínimo de corto plazo. El RSI del viernes es de 26,91 entrando en territorio de sobreventa. Un gran hueco a la baja el lunes (véase Netflix) podría ofrecer a los especuladores una oportunidad de compra. Sólo hay que recordar que podría ser sólo una oportunidad de compra a corto plazo. El barómetro de enero parece estar haciendo efecto. El S&P 500 ha bajado un 7,7% desde el comienzo del año y un 8,7% desde el máximo histórico establecido el 4 de enero de 2022.

¿El peor enero de la historia? Enero de 2009, cuando el S&P 500 cayó un 8,6%. Pero, como todo el mundo argumenta, 2009 cerró en negro. Fue un año de excepción. Los enero de 2020 también fueron negativos, pero terminaron en negro. De hecho, tuvieron años magníficos, al igual que 2009. El primer barómetro de alerta temprana de cinco días decía que podía ser un mes y un año bajista. El barómetro de enero, con una precisión del 84,5% desde 1950, señala ahora que 2022 podría no ser un año muy bueno. A menos que se convierta en 2009 y 2020. Desde el año 2000 se han producido ocho de los 11 fallos del barómetro de enero. No todos se debieron a un enero bajista. Pero los enero bajos de 2003, 2009, 2010, 2014, 2016 y 2020 terminaron como años altos. En 2001 y 2018 se produjeron enero altos, pero años bajos.

Por lo tanto, algunos podrían descartar el adagio de enero como un cuento de viejas. Pero ese es el cuento de la cinta. Además, como hemos señalado anteriormente, los años de elecciones de mitad de mandato suelen tener un mercado débil antes de las elecciones y un fuerte repunte después. En las anteriores elecciones de mitad de mandato no teníamos a Estados Unidos al borde de su propia guerra civil, dada la profunda polarización del país. Y no teníamos la amenaza de guerra en ciernes ni las tensiones entre Estados Unidos y Rusia. Peor aún, podrías tener el espectáculo de que el anterior presidente fuera citado por el comité del 6 de enero o acusado penalmente por la oficina del fiscal general de Nueva York en la investigación sobre la organización de Trump. Cualquiera de los dos podría desencadenar violentas protestas.

En la semana, el S&P 500 perdió un 5,7%, el Dow Jones de Industriales (DJI) cayó un 4,6%, el Dow Jones de Transportes (DJT) bajó un 4,1%, el NASDAQ bajó un 7,6%, mientras que el índice S&P 500 Equal Weight cayó un 5,3%. El S&P 600 de pequeña capitalización cayó un 7,6%, ya que las pequeñas capitalizaciones siguieron siendo las más afectadas. En Canadá, el TSX Composite bajó un 3,5%, mientras que el TSX Venture Exchange (CDNX), de pequeña capitalización, cayó un 5,1%. El Bitcoin continuó siendo asesinado y el índice NY Bitcoin bajó un 9,9%, pero el propio Bitcoin bajó un 20,0% en la semana.

En la UE, el FTSE londinense perdió un 0,8% (¿una estrella?), el CAC 40 parisino bajó un 1% y el DAX alemán un 1,8%. En Asia, el índice chino de Shanghai (SSEC) fue una estrella. Se mantuvo plano. Pero el Nikkei Dow de Tokio (TKN) cayó un 2,1%. Todos ellos podrían ser más débiles el lunes, ya que el mercado de Nueva York se desborda. El índice MSCI World cayó un 1,6%.

¿Qué hay que tener en cuenta? El lunes podría ser complicado, especialmente si rompemos por debajo de los 4.300 y registramos un minicrash. Pero los indicadores de sobreventa sugieren que podríamos estar cerca de un mínimo temporal. Podríamos sentirnos un poco mejor si pudiéramos recuperar los 4.500. Sin embargo, la realidad es que necesitamos recuperar los 4.750 para sugerir que estamos saliendo del bosque y que entonces podríamos subir a nuevos máximos.

Por último, observamos que el gestor de activos de Boston de GMO, Jeremy Grantham, ha predicho que los mercados caerán un 50% en el futuro. Señala que nunca nos hemos desviado tanto de la tendencia a largo plazo. Y, por supuesto, que hemos estado en una burbuja masiva alimentada por los tipos de interés ultrabajos durante largos períodos y las inyecciones masivas de liquidez a través de la QE y la oferta monetaria desbocada. Así que, de nuevo, ¿se ha acabado la fiesta?

También reflexionamos sobre si el mercado de valores podría desplomarse este lunes. Nos ha llamado la atención esta comparación entre el mercado actual y el mercado que precedió al crack bursátil de 1987. Sí, es posible que el desplome ya esté en marcha cuando usted reciba esto. Pero al final un crash suele ser una oportunidad de compra. Pero los gráficos son inquietantemente similares.

S&P 500 1986-1987

Fonts: www.stockcharts.com

S&P 500 2021-2022

Fonts: www.stockcharts.com
Fonts: www.stockcharts.com

¿Está el NASDAQ en problemas? Esta semana pasada el NASDAQ cayó un 7,6%, la peor caída desde 2020. En el mes, el NASDAQ ha caído un 12,0% y un 15,1% desde el máximo histórico. Estamos firmemente en el territorio de la corrección y nos acercamos al territorio del mercado bajista. Para que conste, el peor enero registrado por el NASDAQ fue en enero de 2008, cuando cayó un 9,9%. Ahora lo estamos superando. También estamos firmemente por debajo de la MA de 200 días, otra señal de que podríamos estar entrando en un mercado bajista. La buena noticia es que el RSI, en 25,50, está en territorio de sobreventa. Pero puede que aún no hayamos terminado. ¿Y si hacemos un Netflix?

Sí, Netflix, que se desplomó un 21,8% el viernes y ha caído un 43% desde su máximo histórico y un 24,4% en la semana. Miren el enorme hueco que se ha producido a continuación. ¿Cómo se deletrea «crash»? Netflix fue el peor de los FAANGs esta semana pasada. Todo el mundo fue golpeado. Bueno, casi todos. Meta (Facebook) cayó un 8,7%, Apple -6,2%, Amazon -12,0%, Google -6,9%, Microsoft -4,6%, Tesla -10,1%, Twitter -9,4%, Alibaba -6,4% y Nvidia -13,2%. ¿Hubo algún ganador? Sí, Baidu +1,6%. Shopify, una estrella canadiense, cayó un 20,0% en la semana. En una semana de estrellas y perros, sólo Baidu podría considerarse una estrella. Todos los demás, ¡perros!

Sin embargo, algunos llevan meses señalando que el mercado está en una burbuja y que cuando llegue el ajuste de cuentas, podría ser rápido. La pregunta es: ¿estamos en un punto bajo? ¿O hay más dolor por venir? Estamos a punto de tener el peor mes desde marzo de 2020.

Fonts: www.stockcharts.com
Fonts: www.stockcharts.com

Los indicadores bursátiles se están volviendo negativos. Aquí está el índice de volatilidad VIX que acaba de alcanzar su nivel más alto desde diciembre, cerrando en 28,85. El S&P 500 ha roto el soporte que viene de los mínimos de febrero/marzo de 2021. Nuestras expectativas son que romperemos esa línea de tendencia bajista para el VIX y subiremos a más de 30 antes de que esto termine. Desde que se empezó a seguir el VIX, el máximo histórico es 59,89 visto en noviembre de 2008. En marzo de 2020, el VIX subió a 53,54. Obsérvense las divergencias negativas entre el VIX y el S&P 500 observadas en los máximos del mercado en noviembre y de nuevo en enero. El VIX estaba subiendo, incluso cuando el S&P 500 estaba haciendo nuevos máximos históricos.

Por otra parte, nuestro índice ALL-Bears acaba de entrar en territorio feo. La última vez que estuvimos allí fue durante la caída de marzo de 2020. El ratio CBOE put/call acaba de llegar a 0,82, lo que también lo sitúa en un territorio alto que suele asociarse a los mínimos del mercado. El mercado alcanzó un máximo de más de 1,0 en diciembre de 2018 y de nuevo en marzo de 2020. Así que estamos entrando en la zona donde se busca un mínimo. Hemos roto la línea de tendencia alcista desde el

marzo de 2020 también. La línea de avance/descenso del NYSE está haciendo nuevos mínimos con el S&P 500 por lo que están alineados. Sin embargo, el porcentaje de acciones que cotizan por encima de su MA de 200 días sigue siendo del 53%, y aún no está en territorio bajista. Además, el Índice de Porcentaje Alcista del S&P 500 (BPSPX), situado en 47,20, sigue siendo demasiado alto. Busque lecturas por debajo de 40 para sugerir que estamos cerca de un mínimo.

Fonts: www.stockcharts.com

La próxima caída del Bitcoin parece estar en marcha. El patrón de cabeza y hombros observado aquí hace unas semanas sugería que el Bitcoin podría desplomarse hasta los 15.000 dólares una vez que rompiera la línea de cuello en torno a los 44.500 dólares. Hasta ahora, todo va bien. El Bitcoin ha bajado a 35.000 dólares y sigue bajando. Aproximadamente 1 billón de dólares han sido eliminados de las criptomonedas en las últimas semanas. Todo el sector ha bajado a 1,6 billones de dólares de capitalización bursátil, con el Bitcoin todavía a la cabeza con 671.000 millones de dólares. Sin embargo, en noviembre, Bitcoin tenía una capitalización de mercado de 1,3 billones de dólares. Qué rápido han caído los poderosos. Un desplome de casi el 50%, y sigue. Nuestro viejo favorito, Dogecoin, también parece estar en modo de ruptura de un triángulo descendente. ¿Su objetivo? Volver a estar por debajo de un centavo, donde comenzó en enero de 2021. Adiós a

criptomonedas? De acuerdo, probablemente sobrevivirán, pero ¿sobrevivirá un universo de más de 17 mil criptomonedas diferentes en más de 450 intercambios diferentes? No lo creemos, pero el tiempo lo dirá.

Fonts: www.stockcharts.com

El TSX Composite se unió a la fiesta de los descensos esta semana pasada, pero la caída fue menor, ya que el TSX sólo cayó un 3,5%. El TSX Venture Exchange (CDNX), de pequeña capitalización, no lo hizo tan bien, con una caída del 5,1%. A la cabeza de los descensos se situó Tecnología (TKK), con una caída del 7,7%. El sector de la salud (THC) lo hizo peor, con un descenso del 9,0%, mientras que el sector de consumo discrecional (TCD), obviamente preocupado por la desaceleración, bajó un 6,3%. Resulta significativo que el sector financiero (TFS) alcanzara nuevos máximos históricos, para luego dar marcha atrás y cerrar con un descenso del 2,8%. ¿Una inversión clave para el sector financiero? La energía (TEN) perdió un 3,7%, mientras que los bienes de consumo básico (TCS) cayeron un sorprendente 4,6%. Sin embargo, no todo fue oscuridad, ya que el oro (TGD) y las empresas de servicios públicos (TUT) fueron los dos únicos valores que subieron, un 2,2% y un 0,5% respectivamente. La caída del viernes del TSX (un 2,1%) hizo que el índice se abriera un hueco a la baja. Por lo tanto, podría tratarse de un gap de ruptura. El soporte de la MA de 200 días (20.418) y la línea de tendencia cerca de 20.300 podrían darnos cierto consuelo de que podríamos rebotar. Sin embargo, si rompemos a la baja, la siguiente zona de soporte importante no está hasta los 19.000-19.250. No nos gustó el retroceso clave visto para el sector financiero, ya que fue un retroceso clave para el S&P 500 el que inició este descenso. Volver a superar los 21.500 podría poner fin a las conversaciones sobre un descenso y volver a centrar a todo el mundo en la subida.

Bono del Tesoro estadounidense a 10 años/Bono del Estado canadiense a 10 años (CGB)

Fonts: www.tradingeconomics.comwww.home.treasury.govwww.bankofcanada.ca

El temor a la subida de los tipos de interés hizo subir el rendimiento de los bonos la semana pasada. Sin embargo, el nerviosismo de los mercados bursátiles y la caída de las acciones tecnológicas hicieron bajar los rendimientos de los bonos. Además, el temor a la actual tensión entre Estados Unidos y Rusia en torno a Ucrania también contribuyó a que los rendimientos de los bonos bajaran debido a las compras como refugio, ya que los fondos huyeron de Europa. El bono del Tesoro estadounidense a 10 años alcanzó un máximo esta semana pasada del 1,91% al aumentar el temor a la subida de los tipos de interés. Luego llegó el desplome del mercado tecnológico y los rendimientos cayeron. A esto hay que añadir las tensiones entre Estados Unidos y Rusia. El bono a 10 años cerró en el 1,77%, frente al 1,78% de la semana anterior. Y la curva de rendimiento se estrechó aún más, ya que la nota del Tesoro a 2 años subió al 1,02%, dejando el diferencial 2-10 en el 0,75%, por debajo del 0,80% de la semana anterior. El diferencial 2-10 está cayendo rápidamente, pero sigue estando muy lejos de ser negativo y de indicar una recesión inminente.

Con la caída del NASDAQ, un mercado muy tecnológico, en territorio de corrección, con un descenso de más del 10%, los bonos se dieron cuenta. La semana pasada, el retroceso desde los máximos fue uno de los más pronunciados del año pasado. Los bonos se convierten en un refugio seguro en tiempos de turbulencias bursátiles. Pero las cifras económicas de la semana no ayudaron. El Empire Manufacturing del Estado de Nueva York decepcionó, con un resultado negativo de 0,7 cuando se esperaba una lectura de +25. La Fed de Filadelfia sí ayudó, ya que se situó en 23,2 frente a una expectativa de 20. Sin embargo, las solicitudes iniciales fueron más altas, 286.000, muy por encima de las 220.000 esperadas. ¿Qué dice esto sobre las cifras de empleo que se publicarán el 4 de febrero? Las viviendas iniciadas se situaron en 1,7 millones, por encima de los 1,65 millones previstos, y los permisos de construcción fueron de 1,87 millones, frente a los 1,7 millones esperados. Pero las ventas de viviendas existentes decepcionaron con 6,18 millones, frente a los 6,44 millones esperados. Así pues, hubo algunos aciertos y desaciertos.

Fonts: www.stockcharts.com

Obsérvese el gráfico del diferencial 2-10. Los diferenciales negativos precedieron a todas las recesiones desde 1980. Hubo algunos meneos por debajo de cero en 1998, pero la curva de rendimiento no se volvió más negativa hasta el año 2000, cuando las acciones tecnológicas se desplomaron.

Pero la historia de esta semana ha sido el estruendo en el mercado de valores junto con el aumento de las tensiones entre Estados Unidos y Rusia. Y eso ha hecho que los inversores se apresuren a buscar la seguridad de los bonos, y el oro también ha ganado en la semana. Así pues, podríamos tener el espectro de un aumento de los rendimientos a corto plazo, ya que crece el temor a que la Fed suba los tipos, mientras que los tipos a largo plazo caen por las preocupaciones sobre el mercado de valores y la guerra.

Ver También  Los mercados podrían haber alcanzado un techo temporal que podría continuar en septiembre

Los rendimientos en Canadá también subieron y bajaron, pero no tanto. Los tipos alcanzaron un máximo del 1,93% antes de volver a situarse en el 1,79%, lo que supone una ganancia del 1,1% en la semana. El diferencial canadiense del 2-10 se redujo al 0,54%, frente al 0,60% de la semana anterior. La historia de Canadá es muy parecida a la de Estados Unidos. No ayudó que las viviendas iniciadas en diciembre fueran 236.000, por debajo de las 270.000 esperadas. La tasa de inflación canadiense interanual fue del 4,8%, como se esperaba. La tasa de inflación subyacente fue del 4% interanual, pero por encima del 3,5% esperado. Las ventas minoristas de noviembre fueron del +1,1%, pero por debajo del +1,3% esperado.

Esta semana se reúnen tanto el FOMC como el Banco de Canadá (BofC). No se esperan subidas de los tipos de interés por parte de la Fed, pero ahora algunos esperan que suban más del 0,25% en marzo. Pero, como hemos señalado, ¿podría la Fed sorprender y subir inesperadamente esta semana? Algunos piensan que sí. Hay que estar atentos al lenguaje para ver si hay pistas sobre una subida de tipos en marzo. En cuanto a Canadá, se especula con la posibilidad de que el BofC se mueva y suba los tipos de interés un 0,25%.

Fonts: www.stockcharts.com

El índice del dólar ganó un 0,5% la semana pasada, ya que las preocupaciones geopolíticas (Rusia/Ucrania, Oriente Medio) impulsaron los fondos hacia el dólar como refugio seguro. El euro cayó un 0,6%, el franco suizo ganó un pequeño 0,2%, mientras que la libra esterlina cayó un 0,9%, ya que el primer ministro Johnson se enfrentó a una crisis política en medio de los gritos de dimisión por el «partygate». El yen japonés también se benefició, subiendo un 0,5%, mientras que el dólar canadiense se benefició de las turbulencias del petróleo y aguantó, aunque cayó un 0,1%. El índice del dólar sigue en tendencia alcista, aunque ésta se está debilitando. Una nueva ruptura por debajo de 94,75 podría suponer un problema y un descenso hasta 94 e incluso hasta 93 podría estar en marcha. El principal soporte a largo plazo está en torno a 92/92,25. El índice del dólar volvió a subir esta semana hasta la MA de 50 días, pero no logró cruzarla. Esto podría considerarse negativo. Una caída por debajo de 94,75 pondría fin a las discusiones sobre niveles más altos, al menos temporalmente. Seguimos creyendo que el índice US$ hizo un movimiento en zig-zag desde el mínimo de mayo de 2021 cerca de 89,50. El zig-zag parece ser un triple abcabcabc. Se ve raramente, pero es correctivo, no el comienzo de una nueva onda de impulso. Esperamos una caída por debajo de 94,75, pero recuperar 96 sería positivo y sugeriría que el índice del dólar podría tener un potencial más alto.

Fonts: www.stockcharts.com

El oro, vehículo de refugio, subió un 0,8% la semana pasada, gracias a la gran subida de 30 dólares del miércoles. La plata lo hizo aún mejor, subiendo un 6,1%. El oro está atento a las reuniones del FOMC de esta semana para saber cómo reaccionará la Reserva Federal a las preocupaciones sobre la inflación. ¿Apretarán la Fed más de lo esperado? Si es así, el oro podría perder atractivo. Algunos esperan que la Reserva Federal endurezca su política monetaria más rápido de lo previsto. Además, el oro está pendiente del conflicto entre Rusia y Ucrania. Las preocupaciones geopolíticas pueden impulsar los precios del oro.

Fue un buen repunte, pero el oro, como todo lo demás, sufrió el viernes, cayendo un pequeño 0,6%. Si el mercado bursátil se desplomara, observamos que el oro superó a todos los demás durante el desplome de 1987, el de 2008 y el de 2020. Pero se trata del oro de las materias primas, no de las acciones de oro, que fueron las que obtuvieron peores resultados.

También subieron en la semana el platino, un 7,3%, y el paladio, un 12,0%. El paladio, en particular, se benefició considerablemente del conflicto entre Rusia y Ucrania, ya que Rusia es el mayor productor mundial de paladio. Estados Unidos y China son los mayores consumidores de paladio del mundo, utilizado principalmente en los vehículos de motor.

El oro está construyendo una bonita línea de tendencia alcista y la semana pasada superó con éxito la resistencia de los 1.800 dólares, 1820 dólares y 1.830 dólares, cerrando en 1.831,80 dólares. Pero hay más resistencia en la zona de los 1.850$/1.860$. Consideramos que romper esa zona es aún más importante. Tenemos la vista puesta en el máximo de noviembre de 1.879,50 dólares. La superación de ese nivel confirmaría el mínimo de 1.721 dólares. Habría una resistencia adicional en los 1.900$/1.920$. Pero hasta que no lo hagamos, seguimos en riesgo de fracaso. Una ruptura ahora de los 1.795 $ significaría problemas y una ruptura de los 1.780 $ más problemas. Por debajo de los 1.750 dólares

estaríamos centrados en la posibilidad de nuevos mínimos por debajo de los 1.720 dólares e incluso por debajo de los 1.675 dólares, el mínimo de agosto de 2021. Seguimos creyendo que estamos en una fase alcista y seguimos teniendo estacionales positivas al menos hasta febrero. Creemos que nuestro mínimo del ciclo de 31 meses se vio con el doble fondo de marzo y agosto de 2021 cerca de 1.675 dólares. Pero nuestra preocupación es la posibilidad de un rally abortado que no consiga hacer nuevos máximos. Por eso, como primer peldaño que hay que sacar es el máximo de noviembre de 1.879,50 dólares. Ese sería un buen comienzo.

Fonts: www.cotpricecharts.com

El COT comercial del oro (empresas de lingotes y bancos) mejoró notablemente hasta el 27% este pasado desde el 25%. El interés abierto largo aumentó en más de 16.000 contratos, mientras que el interés abierto corto aumentó en más de 12.000 contratos. El interés abierto de los grandes especuladores (fondos de cobertura, futuros gestionados, etc.) bajó del 76% al 75%, ya que aumentaron las posiciones cortas en unos 6.000 contratos. El interés abierto general cayó la semana pasada en unos 7.000 contratos en una semana al alza. Esto sugiere una cobertura de posiciones largas a medida que los mercados suben. No obstante, consideramos que la mejora del COT comercial es, al menos, ligeramente alcista.

Fonts: www.stockcharts.com

Los precios de la plata disfrutaron de una buena semana, cerrando por encima de los 24 dólares y ganando un 6,1%. El repunte, por muy bueno que sea, sigue dejando a la plata lejos de su máximo de noviembre de 25,49 dólares. Ese nivel se convierte ahora en clave. Si no se alcanza ese nivel, la plata podría caer. Una ruptura por debajo de los 23 $ se consideraría negativa y por debajo de los 22,75 $ podríamos estar preparados para una prueba del mínimo de diciembre de 21,41 $. Una ruptura por debajo de los 21 dólares podría provocar un descenso hasta los 17 dólares. Por lo tanto, una ruptura por encima de los 25 dólares y del máximo de noviembre es esencial si queremos subir hasta los 26 dólares. Por encima de los 26 dólares las cosas se ven mejor y la resistencia no se vería de nuevo hasta que alcancemos los 28 o 29 dólares. La plata es un componente clave en los ordenadores y en la floreciente industria de los combustibles limpios, por lo que la demanda está definitivamente ahí. Si añadimos la industria médica, tenemos una demanda firme incorporada. La semana pasada la plata fue la mejor desde mayo de 2021. El gráfico de la plata es algo ambiguo, ya que podríamos interpretarlo como un máximo o un mínimo. Por lo tanto, esperamos que se resuelva con una ruptura o un fracaso: ruptura por encima de 25,50 $, ruptura por debajo de 23 $. Estamos a favor de la ruptura, pero admitimos que no podemos ignorar la ruptura.

Fonts: www.cotpricecharts.com

El COT comercial de la plata bajó esta semana pasada al 35% desde el 36%. Teniendo en cuenta el gran salto de los precios de la plata, suponemos que no es sorprendente. Sin embargo, este informe no incluye la gran subida del miércoles. El interés abierto a largo plazo aumentó en unos 4.000 contratos, lo que es muy positivo, pero el interés abierto a corto plazo también subió en unos 8.000 contratos. ¿Cubriendo sus apuestas? El COT de los grandes especuladores subió al 65% desde el 63%, ya que el interés abierto largo se mantuvo prácticamente sin cambios, pero el interés abierto corto se redujo en más de 2.000 contratos. Seguimos viendo el COT de la plata como ligeramente alcista.

Fonts: www.stockcharts.com

Las acciones de oro cayeron el viernes, posiblemente en simpatía con el desplome del mercado bursátil. Sin embargo, consiguieron mantener sus ganancias anteriores, ya que el índice TSX Gold (TGD) subió un 2,2% en la semana y el índice Gold Bugs (HUI) subió un 1,8%. Sin embargo, el viernes el TGD cayó un 1,7% y el HUI un 2,4%. ¿Podrían las acciones de oro desplomarse junto con el mercado de valores? El universo de las acciones de oro es bastante pequeño en comparación con el mercado en general. Todas las empresas auríferas del mundo no podrían figurar entre las diez primeras empresas mundiales por capitalización bursátil. Por lo tanto, cuando el mercado de valores cae, las empresas auríferas suelen obtener peores resultados. Durante el desplome bursátil de 1987, el S&P 500 cayó un 23,4%, pero la Bolsa de Oro y Plata de Filadelfia (XAU) cayó un 32%. En el desplome de 2008, el S&P 500 cayó un 33% desde mediados de septiembre hasta el mínimo de octubre, pero el XAU cayó un 59%. La historia fue la misma durante la caída de marzo de 2020. El S&P 500 cayó un 33% mientras que el XAU cayó un 55% de arriba a abajo en marzo. Utilizamos el XAU porque el HUI no estaba operativo en 1987. Un crash es una crisis de liquidez y los mercados que son más delgados salen más perjudicados. Sin embargo, recordamos que el oro como materia prima suele ser el que mejor se comporta.

El TGD subió hasta su línea de resistencia, actualmente cerca de 297, antes de que la toma de beneficios y la agitación del mercado se apoderaran de él. Seguimos utilizando 300 como el nivel que hay que sacar para confirmar que se ha producido un mínimo y que estamos preparados para subir. A la baja, la zona de 270 sigue siendo un buen soporte. Una caída a través de ese nivel se traduciría probablemente en nuevos mínimos. El TGD se encuentra en una tendencia alcista. El TGD también está formando lo que parece un triángulo simétrico. Los triángulos simétricos pueden ser patrones de consolidación o de fondo. Raramente se ven en los máximos. Una ruptura firme de 300 podría proyectar el TGD hasta 350. Por el contrario, una ruptura por debajo de 270 podría apuntar a 215.

El sentimiento de las acciones de oro sigue estancado, ya que el índice de porcentaje alcista de las mineras de oro (BPGDM) está en el 30%, lo que sigue siendo bastante bajo. La relación Oro/HUI se sitúa en torno a 7, que es históricamente muy alta y nos indica que las acciones de oro siguen siendo baratas con respecto al oro. El ratio tendría que caer por debajo de 2,5 para sugerir que los valores auríferos se están encareciendo con respecto al oro. No hemos visto una lectura por debajo de 2,5 desde 2011.

Fonts: www.stockcharts.com

Posibilidad de guerra entre Rusia/Ucrania. Ataques con drones de los Houthis contra los EAU. Los principales bancos de inversión proyectan que el petróleo alcanzará los 100 dólares/barril este año a medida que los inventarios de petróleo se tambalean y la capacidad de reserva de la OPEP+ disminuye. Todo esto ayudó a impulsar el petróleo WTI a un máximo de 87,10 dólares la semana pasada. El crudo Brent superó los 90 dólares la semana pasada. En poco tiempo, el precio de la gasolina en los surtidores volvió a dispararse. El viernes, el precio del petróleo se redujo al disminuir algunas de las preocupaciones geopolíticas. Rusia es el tercer productor mundial de petróleo y el segundo de gas natural, y posee las octavas reservas de petróleo y las mayores de gas natural del mundo. La UE importa de Rusia al menos el 50% de sus necesidades de gas natural. Los países del antiguo Pacto de Varsovia y la Unión Soviética obtienen el 99% de sus necesidades de GN de Rusia. Alemania obtiene más del 40% de sus necesidades de gas natural de Rusia.

Hay alguna esperanza de alivio. Libia está volviendo lentamente al mercado y parece que Ecuador también lo hará. Observamos que hay un amplio retroceso en el mercado de futuros del petróleo. El viernes al contado cerró a 86,90 dólares, pero el de enero de 2024 cerró a 70,75 dólares, una caída de 16 dólares. La retroalimentación indica que los precios del petróleo pueden ser más bajos a medida que avancemos.

El petróleo WTI subió un 1,6% la semana pasada, pero extrañamente el GN cayó un 11,3%. Los valores energéticos se unieron al mercado más amplio a la baja esta semana. El índice ARCA de petróleo y gas (XOI) cayó un 4,3%, mientras que el índice TSX de energía (TEN) bajó un 3,7%. Ambos siguen subiendo en el año. Los precios del petróleo cayeron el viernes tras conocerse que los inventarios de crudo y combustible de Estados Unidos aumentaron.

El viernes, el petróleo puso a prueba una línea de tendencia alcista, pero consiguió volver a superarla por los pelos. La línea de tendencia alcista es empinada, por lo que nuestras expectativas son que no debemos leer demasiado en la probabilidad de que el petróleo rompa la línea. Necesita un respiro. El petróleo WTI tiene un soporte hasta los 76 dólares. Una ruptura de los 75 dólares podría indicar precios mucho más bajos. Los valores energéticos, como se ha señalado, probablemente sucumbieron el viernes tanto por el hundimiento de la bolsa como por la caída del petróleo y el gas. El XOI tiene un buen soporte hasta los 1.200. El TEN baja hasta los 168. Las acciones se están tomando un enfriamiento muy necesario, ya que se habían sobrecomprado.

A menos que las cosas vuelvan a estallar, especialmente en Rusia/Ucrania. Sin embargo, Oriente Medio podría volver a estallar, ya que el ataque de los Houthi (rebeldes disidentes de Yemen) a las instalaciones energéticas de los EAU (los EAU son el tercer mayor productor de la OPEP) provocó un ataque de represalia de Arabia Saudí contra los Houthi. El ataque mató a decenas de personas, entre ellas mujeres y niños. ¿Podrían los Houthis atacar las instalaciones petroleras saudíes? Los Houthis (chiítas) están intrincados en la guerra entre sunitas (Arabia Saudita) y chiítas (Irán). Los Houthis representan aproximadamente el 25% de la población de Yemen, concentrada en el norte. El 75% restante es suní. En términos geopolíticos globales, los saudíes/UAE/Yemen están respaldados por EE.UU./Israel y los Houthis por Irán.

__

(Imagen destacada de geralt via Pixabay)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras «creer», «proyectar», «estimar», «llegar a ser», «planear» y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que reflejan las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

TEMAS RELACIONADOS :

Abelardo Gutierrez

Abelardo Gutierrez

Abelardo es un especialista en marketing. El enfoque principal que posee ronda se en la implementación de ideas de marketing en temas como marihuana recreativa y medicinal, la publicidad de la marihuana y su marketing.

Las Últimas