Por qué las FAANGs han liderado el camino al alza

El índice FANG de la Bolsa de Nueva York es el tema de nuestro "Gráfico de la semana". La alta tecnología manda. Pero, ¿continuará? El mercado bursátil vuelve a marcar nuevos máximos, pero el NASDAQ no se ha unido a la fiesta y los valores de pequeña capitalización flaquean incluso cuando los de gran capitalización suben. El oro sigue luchando y hasta ahora no ha podido superar el primer nivel de resistencia bueno. Sin embargo, los valores auríferos han subido.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

“Compra cuando estés muerto de miedo; vende cuando estés muerto de cosquillas”.

-Máxima del mercado, The Cabot Letter, 12 de abril de 2001

“Compre cuando los demás estén vendiendo con desánimo y venda cuando los demás estén comprando con avidez”.

-Mark Mobius, gestor de fondos de mercados emergentes alemán estadounidense, vicepresidente ejecutivo del Grupo de Mercados Emergentes Templeton, fundador de Mobius Capital Partners; nacido en 1936

Si siguiéramos los consejos de Market Maxim y de Mark Mobius mencionados anteriormente, todos deberíamos irnos a las colinas. Desde el fondo de la bolsa en marzo de 2009, el Dow Jones de Industriales (DJI) ha subido un 405%. El S&P 500 ha subido un 497%. En el gran mercado alcista de los “locos años veinte”, el DJI ganó un 497% entre 1921 y 1929. El mercado de valores de los “locos años veinte” se consideró una burbuja. El NASDAQ, por supuesto, subió un 1.451% entre 1990 y 2000. Estamos bastante lejos de eso. Eso también se consideró una burbuja. Sin embargo, el NASDAQ en 2009-2021 está haciendo todo lo posible para ponerse al día. Ha subido un 956% desde marzo de 2009. ¿Y qué hay de las FAANG? Netflix está a la cabeza, con una subida del 9.939%, Amazon ha subido un 5.225% y Apple ha ganado un 4.748%, todo ello en el mismo periodo 2009-2021. Facebook y Google son “chumpers” en comparación, subiendo un 717% y un 303%. Y en cuanto a Google, sólo ha subido un 303%.

Muchos califican el mercado inmobiliario canadiense de burbuja. El economista David Rosenberg, economista jefe y estratega de Rosenberg Research, afirma que el mercado de la vivienda de Canadá está entrando en el mismo territorio de burbuja que el mercado de la vivienda de EE.UU., que tocó techo en 2006 y condujo a la crisis financiera de 2008. Utilizando la misma métrica anterior, el índice de precios inmobiliarios canadiense ha ganado un 105% entre 2009 y 2021. En Toronto, la subida es aún mayor, un 170%. En el último año, los precios de la vivienda en Toronto han subido más del 10%, pero eso tiene en cuenta todas las viviendas y no sólo las unifamiliares. Hay zonas en las que los precios se han disparado un 20% en el último año. Las viviendas unifamiliares subieron casi un 15% el año pasado y, si se sale de Toronto, los precios de la vivienda han subido aún más, un 30% en la región de Brampton/Durham. Todo ello con el telón de fondo de que la economía canadiense se contrajo un 3,2% en 2020 y de que los ingresos permanecieron estancados y, en algunos casos, disminuyeron.

Como señala Rosenberg, según muchas mediciones, como el precio de la vivienda en relación con el alquiler y el precio de la vivienda en relación con los ingresos, las cifras en Canadá son más elevadas que durante la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos a principios de la década de 2000. Se dice que no sólo hay múltiples ofertas por las casas, sino que algunos compran sin verlas (virtualmente). Y algunos se sorprenden ahora cuando el banco valora la compra de la casa para una hipoteca y la tasación está por debajo de lo que están pagando por ella. Esto obliga al comprador a dar un mayor pago inicial. Al parecer, 1 de cada 10 lo está descubriendo, frente a 1 de cada 50 anteriormente. Canadá se encuentra entre los países más altos del mundo en lo que respecta a la deuda de los hogares en relación con el PIB, un 113% en diciembre de 2020 (puesto 3), y la deuda de los hogares en relación con los ingresos, un 170% también en diciembre de 2020 (puesto 4).

La increíble subida de los precios inmobiliarios en Toronto

Fuente: www.housepriceindex.ca

Entonces, ¿qué es una burbuja? Bueno, según una definición, es cuando los participantes en el mercado llevan los precios de las acciones por encima de su valor en relación con algún sistema de valoración de acciones. En otras palabras, el mercado bursátil supera su valor intrínseco, no alineándose con los fundamentos del activo. Otro dice que una burbuja se produce cuando los inversores impulsan las valoraciones al alza sin ajustar simultáneamente las expectativas de una menor rentabilidad (John Hussman, Hussman Investment Trust). Como solemos decir, al final todo vuelve a la media. El S&P 500 ha tenido un rendimiento aproximado del 8% anual desde 1957. Si el S&P 500 experimentara un periodo prolongado de, digamos, 12-20% de rendimiento, entonces eventualmente se restablece la media con un periodo prolongado o corto pero agudo de bajo rendimiento para reequilibrar a la media. Lo mismo ocurre históricamente en todos los mercados, incluido el de la vivienda.

Como también hemos señalado a menudo, el mercado de valores actual está impulsado por la expectativa de que la Fed (u otro banco central) junto con el Tesoro (gobierno) les cubren las espaldas. Que no pueden perder porque la Fed los rescatará. Eso es sólo parcialmente cierto. La Fed no va a interferir en el mercado a menos que el propio sistema financiero esté en peligro. Lo vimos en 1987, 1998, 2008 y 2020. El grueso de las operaciones bursátiles lo realizan las instituciones: bancos, agentes de inversión, corredores, fondos de inversión, fondos de pensiones, empresas de inversión, etc. Los operadores individuales constituyen sólo un pequeño segmento del mercado.

El hecho de que un grupo de operadores utilice sus cheques del gobierno para operar a través de Robinhood y otros puede tener un impacto en acciones individuales como GameStop (GME), pero entonces también se exponen a grandes pérdidas cuando el mercado se vuelve en su contra. Los bancos centrales no se apresuraron a salvar los valores de pequeña capitalización, como los representados por el TSX Venture Exchange (CDNX) cuando cayó un 80% en 2007-2008 y un 81% en 2011-2015. Pero si las grandes instituciones financieras se ven amenazadas por un colapso, la Fed acude al rescate.

El reciente colapso de Archegos Capital sólo afectó negativamente a Credit Suisse y Nomura Securities. La Fed no acudió al rescate de todo el sistema financiero. Archegos no fue una repetición de Long-Term Capital Management (LTCM), el fondo de cobertura que estuvo a punto de hacer caer el sistema financiero en 1998. Por el contrario, como hemos señalado, puede ser el “tiro de gracia” similar al colapso de los fondos de cobertura de Bear Stearns en julio de 2007, que fue la señal de advertencia que precedió al colapso financiero de 2008 y al colapso de Lehman Brothers.

¿Qué pasa con la inflación? Recientemente se ha producido un gran alboroto por el hecho de que toda la generosidad de la Reserva Federal y del gobierno al bombear billones de dólares en la economía va a establecer una espiral de inflación y convertir al mundo occidental (Canadá, EE.UU.) en Zimbabue, Venezuela o la República Alemana de Weimar después de la Primera Guerra Mundial. Las probabilidades de que eso ocurra son probablemente casi nulas, dado que los bancos centrales tienen la capacidad de comprar la deuda, aumentando así la base monetaria pero no necesariamente la inflación. La inflación, en cambio, se manifiesta en la bolsa o en el mercado inmobiliario. Sí, el precio de muchas materias primas está subiendo, pero no por la demanda, sino por la escasez. El aumento de la inflación debido a la demanda es generalmente bueno, ya que suele reflejar un fortalecimiento de la economía. Pero el aumento de la inflación debido a la escasez no es tan bueno, ya que sólo significa que se paga más sin ningún beneficio neto real para la economía.

La inflación tiene un impacto. El precio de los alimentos y de la gasolina, en particular, ha aumentado, al igual que otros productos básicos. Nuestro primer gráfico muestra el crecimiento anual del IPC (Índice de Precios al Consumo) de Canadá para todos los artículos (línea roja) frente al IPC básico (sin alimentos ni energía) (línea azul) para el periodo 1994-2021. El último informe corresponde a enero de 2021 y muestra que el IPC ha subido un 1,50% en el último año y el IPC básico un 1,54%. No hay mucha inflación. Obsérvese cómo cayó bruscamente en 2020, cuando la pandemia se apoderó de él.

IPC de Canadá: Todos los artículos y todos los artículos (básicos) 1994-2021

Fuente: www.stlouisfed.org

Ahora pasamos a los EE.UU. y el resultado es hasta ahora muy parecido. El IPC básico (línea azul) ha subido un 1,28% en el último año hasta febrero de 2021. El IPC (línea roja) ha subido un 1,68%. El IPC subyacente está muy por debajo del objetivo de inflación de la Fed del 2% de media a lo largo del tiempo. Se tiene en cuenta el núcleo, ya que el componente de alimentos y energía puede ser bastante volátil. La Fed se centra en el IPC subyacente, no en el IPC. Han dejado constancia de que tolerarían un aumento del IPC básico hasta el 2,5% antes de tomar medidas. El IPC subyacente ha estado cayendo, dado que en agosto de 2020 era del 1,70%. El IPC subyacente está cayendo incluso cuando el IPC (y el IPP) están subiendo.

Un IPC creciente también tiene un impacto desigual. Las rentas más bajas se ven más afectadas por el aumento de los costes de los alimentos y la energía que las rentas más altas. Tenemos una recuperación K y también un IPC K, sólo que los papeles están invertidos. Los ricos pueden estar pagando más y pagando el mismo precio que todos los demás; sin embargo, tiene un impacto considerablemente menos negativo sobre ellos debido a su capacidad de absorberlo fácilmente.

IPC DE ESTADOS UNIDOS: Todos los artículos y todos los artículos (básicos) 1994-2021

Fuente: www.stlouisfed.org

Pero hay pocas dudas de que las expectativas de inflación están aumentando, como se observa en el gráfico siguiente. Las últimas expectativas de inflación (febrero) eran del 3,3% para los próximos 12 meses. Las expectativas a 5 años vista eran sólo del 2,1%. En tasa intermensual, el último IPC (enero) en Estados Unidos subió un 0,425% o un 5,1% anualizado. El IPC subyacente, por su parte, subió apenas un 0,1% o un 1,2% anualizado. Toda una diferencia. La Fed se centra en el índice subyacente, aunque también tiene en cuenta el IPC y el IPP.

Expectativas de inflación de la Universidad de Michigan (línea azul), a 5 años, expectativas de inflación a 5 años (línea roja) 2002-2021

Fuente: www.stlouisfed.org

Tal vez una mejor comparación sea lo que ha ocurrido en Japón desde la década de 1990. La deuda federal de Japón con respecto al PIB es de un astronómico 272%. Pero el Banco de Japón compra la mayor parte de la deuda emitida por el gobierno. Además, gran parte de la deuda también la compran los fondos de pensiones y otras grandes instituciones. Así que, aunque la deuda es enorme, ya que actualmente asciende a 14,7 billones de dólares, la tasa de inflación más reciente de Japón es de un 0,6% interanual negativo (enero). No es la inflación lo que les preocupa, es la deflación. El IPC básico (enero) es del 0,16% interanual. Bastante minúsculo. Japón es lo que llamamos una economía zombi. Apenas está viva y muchas de sus empresas y bancos están efectivamente con respiración asistida. ¿Inflación? ¿Qué inflación? Tras años de QE para mantener viva la economía japonesa. ¿Podrían Estados Unidos y Canadá llegar a ser como Japón? ¿Un bajo crecimiento que oscila entre el escaso crecimiento y la recesión, junto con unos tipos de interés extremadamente bajos?

Fuente: www.stlouisfed.org

Las expectativas de inflación han repercutido en los tipos de interés a largo plazo, ya que la nota del Tesoro estadounidense a 10 años ha pasado del 0,50% en julio de 2020 al 1,64% actual (alcanzó un máximo del 1,75%). Esto significa que hay un diferencial de tipos reales (36 puntos básicos) entre el IPC subyacente y el de 10 años. En Canadá, el bono del Gobierno de Canadá (CGB) a 10 años ha pasado del 0,43% de agosto de 2020 al 1,47% (máximo del 1,60%). En Canadá el diferencial con el IPC subyacente es de 7 puntos básicos negativos.

El oro preserva el poder adquisitivo. Cuando la inflación sube, el oro tiende a subir con ella para preservar el poder adquisitivo. El oro es relativamente estable frente a otras materias primas durante un largo periodo de tiempo, mientras que la propia materia prima puede tener algunas oscilaciones salvajes frente a las monedas fiduciarias como el dólar estadounidense. Nuestro último gráfico muestra la relación oro/petróleo WTI frente al petróleo WTI (con precio en dólares estadounidenses). La relación oro/petróleo WTI ha oscilado entre un mínimo de 6,24 dólares en 2005 y un máximo de 145,88 dólares visto en el fondo del colapso de marzo de 2020. Pero si se descartan esos extremos, el rango era más frecuente entre 12 y 30 dólares. Los precios del petróleo han tenido algunos extremos, como los mínimos de 1985, 1998, 2008 y 2020, así como los máximos de 1990 y 2008. El rango fue de 6,50 dólares visto en marzo de 2020 hasta el máximo en 2008 en 147,27 dólares (diferencial de 140,77 dólares). En general, la volatilidad del petróleo WTI supera la volatilidad de la relación oro/petróleo WTI, lo que demuestra la capacidad del oro para actuar como estabilizador.

Fuente: www.stockcharts.com

La pandemia continúa

“Al borde del colapso”. Así reza el titular sobre la situación en Brasil mientras el COVID hace estragos en el país y los hospitales se ven desbordados. Podrían haber añadido también a la India. A medida que la llamada tercera ola hace estragos, India está haciendo todo lo posible para superar rápidamente a Brasil en el puesto número 2. Hay que tener en cuenta que su número de casos es sólo un 42% del de EE.UU. Las muertes en Brasil han superado hace tiempo los 350.000, pero siguen estando muy por detrás de las de EE.UU., que ya han superado los 575.000. La media de siete días de casos es ahora de 657.570 al día, no muy lejos del pico de la segunda oleada y muy por encima del recuento más bajo de febrero, de 361.370 al día. Las muertes también están aumentando, ahora más de 10.000 al día frente a más de 14.000 en enero. En Estados Unidos se ha producido una desaceleración, aunque a pesar de un gran salto en la vacunación, el número de casos diarios está aumentando de nuevo, aunque las muertes diarias siguen disminuyendo. Canadá hace tiempo que se unió al club de los más de un millón de casos (el 23) y ahora también se ha unido Rumanía (el 24). Aunque el número de muertes en Canadá no ha variado mucho últimamente (media de 7 días: 35), el número de casos ha vuelto casi al mismo nivel que en enero, ya que las variantes están afectando a los más jóvenes. El número de casos diarios en Canadá supera ahora los 7.800, frente a los 8.800 del pico de enero. Esta cifra está muy alejada del mínimo de febrero de poco más de 2.800.

Domingo 11 de abril de 2021 – 14:18 GMT

Mundo

Número de casos: 136,177,783

Número de muertes: 2.941.533

ESTADOS UNIDOS

Número de casos: 31,870,064

Número de muertes: 575.595

Canadá

Número de casos: 1,052,539

Número de muertes: 23.287

Fuente: www.worldometers.info/coronavirus

Gráfico de la semana

Fuente: www.stockcharts.com

Tras lo que parece haber sido un periodo de consolidación, el NYSE FANG PLUS INDEX (NYFANG) está rompiendo de nuevo. El NYFANG acaba de salir de un triángulo correctivo con objetivos potenciales de hasta 7.820, un 14% más que los niveles actuales. El NYFANG también está superando la MA de 50 días y el MACD ha cruzado dando una potencial señal de compra. Obsérvese cómo el período de corrección mantuvo la MA de 100 días sin desafiar nunca la MA de 200 días.

Entonces, ¿qué es el NYFANG? El NYFANG está formado por 10 de los valores de alta tecnología más negociados. Se puede acceder al índice comprando futuros u opciones. Entre sus componentes se encuentran las FAANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google), así como Alibaba, Baidu, Nvidia, Tesla y Twitter. Han sido los que mejor se han comportado y hoy dominan el índice NASDAQ y el S&P 500. Desde el mínimo bursátil de marzo de 2009, su rendimiento ha sido enorme. El NYFANG, sin embargo, no se puso en marcha hasta octubre de 2017. Desde el mínimo de marzo de 2020 el NYFANG ha subido un 180% frente al S&P 500 que ha subido un 87% y el NASDAQ un 108%. Para comparar, el oro sólo ha subido un 19%.

Ver También  ¿Se recupera la demanda en el mercado de futuros?

Si, como parece, el NYFANG está rompiendo, podría implicar que veríamos precios más altos continuados y aún más máximos históricos en los mercados de valores. Al fin y al cabo, fueron los líderes en la subida. Últimamente se han quedado atrás. ¿Se avecina una gran puesta al día?

Cifras de empleo en Canadá

Fuente: www.tradingeconomics.com, www.statcan.gc.ca

Canadá añadió inesperadamente 303.200 puestos de trabajo en marzo, al suavizarse las restricciones y permitirse la apertura. La cifra fue muy superior al aumento esperado de 100.000 puestos de trabajo. En febrero se añadieron 259.000 puestos de trabajo. Queda por ver qué dice esto sobre abril, dado que volvieron las restricciones y los cierres amenazaron con la tercera oleada en el país. Muchos esperan ahora que abril muestre una contracción.

Sin embargo, el informe puede considerarse positivo. Canadá perdió 3.004,5 mil puestos de trabajo en marzo/abril de 2020 cuando la primera oleada de la pandemia golpeó, provocando cierres en todo el país. Canadá ha recuperado ya 2.724,8 mil, es decir, el 90,7% de los perdidos. Sin embargo, eso deja a Canadá a unos 279,7 mil por debajo del nivel de febrero de 2020. Para poner en perspectiva el éxito de Canadá en la recuperación de los puestos de trabajo perdidos, los EE.UU. han recuperado sólo el 62% de sus puestos de trabajo perdidos en marzo/abril de 2020. Según esta medida, los resultados de Canadá han sido estelares.

La tasa de desempleo cayó al 7,5% desde el 8,2% de febrero. El mercado esperaba un 8%. El empleo a tiempo completo aumentó en 175.400 personas y el empleo a tiempo parcial en 127.800. El empleo por cuenta propia aumentó en 56.000 personas, la primera subida en tres meses. Al haber más personas que se incorporan a la población activa, la tasa de participación de la población activa aumentó del 64,7% al 65,2%. Ello refleja el hecho de que se emplearon más personas (+303,2 mil) frente al número de nuevas incorporaciones a la población activa (+249,2 mil). Con el descenso de la tasa de paro, la tasa de paro de la R8 también bajó al 11,4% desde el 12,2%. La tasa R8 es en cierto modo equivalente a la tasa U6 de Estados Unidos, ya que incluye a los desanimados que buscan empleo y a los que buscan un empleo a tiempo completo. El número de desempleados se redujo a 1.516,7 mil, 148,4 mil menos que en febrero. Uno de los mayores descensos del desempleo se produjo en el grupo de edad de 15 a 24 años, cuya tasa descendió del 17,1% al 14%. Los aumentos fueron casi todos a tiempo parcial. Si la situación se detiene en abril, como parece ser el caso, muchos de los integrantes de esta categoría podrían perder sus nuevos empleos.

Los sectores más afectados fueron el comercio minorista (+95.000), la información, la cultura y el ocio (+62.000), los servicios de alojamiento y alimentación (+21.000), la producción de bienes (+43.000) y la construcción (+26.000). También hubo aumentos en la asistencia sanitaria y social (+47.000). El empleo aumentó en 7 de las 10 provincias, con Ontario a la cabeza, con 182.000 puestos de trabajo, seguida de Alberta, con 37.000, B.C., con 35.000, y Quebec, con 26.000. El número de horas trabajadas aumentó un 2%, pero los ingresos medios por hora cayeron un 0,9%, ya que muchos de los nuevos empleos estaban mal pagados.

Más personas volvieron a los puestos de trabajo físicos. Unas 600 mil incorporaciones a personas que trabajan en lugares distintos a su domicilio. El número de personas que trabajan desde casa descendió en 200 mil. La tasa de infrautilización de la mano de obra cayó al 14,7%, el nivel más bajo desde febrero de 2020. La infrautilización se refiere a los que trabajaron menos de la mitad de sus horas normales, los que querían un empleo pero no lo buscaron, los que estaban de baja temporal y esperaban volver a trabajar, y los que buscaban empleo.

Los economistas se mostraron en su mayoría entusiasmados y animados por el informe. Pero ya veremos después de abril, cuando se espera que la cifra vuelva a aumentar debido a los paros en todo el país a medida que la tercera ola tome el relevo.

MERCADOS Y TENDENCIAS

% Ganancias (Pérdidas) Tendencias
Cierre 31/12/20Cierre Abr 9/21SemanaYTDDiario (corto plazo)Semanal (Intermedio)Mensual (Largo Plazo)
Índices bursátiles
S&P 5003,756.074.128,80 (nuevos máximos)2.7%9.9%arribaarribaarriba
Dow Jones de Industriales30,606.4833.800,60 (nuevos máximos)2.0%10.4%arribaarribaarriba
Dow Jones Transportes12,506.9314.918,33 (nuevos máximos)1.2%19.3%arribaarribaarriba
NASDAQ12,888.2813,900.193.1%7.9%arribaarribaarriba
S&P/TSX Composite17,433.3619.228,03 (nuevos máximos)1.3%10.3%arribaarribaarriba
S&P/TSX Venture (CDNX)875.36959.37(0.2)%9.6%abajoarribaarriba
S&P 6001,118.931,334.56(0.4)%19.3%al alza (débil)arribaarriba
Índice MSCI World2,140.712.268,46 (nuevos máximos)1.9%6.0%arribaarribaarriba
Índice NYSE Bitcoin28,775.3658,297.27(1.2)%102.6%arribaarribaarriba
Índices de acciones mineras de oro
Índice de Bancos de Oro (HUI)299.64283.082.4%(5.5)%arribaabajoarriba
Índice de oro TSX (TGD)315.29301.872.3%(4.3)%arribaabajoarriba
Rendimiento de la renta fija/espacios
Rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años0.911.66%(0.6)%82.4%
Rendimiento de los bonos a 10 años CGB de Cdn. Rendimiento de los bonos a 10 años CGB0.681.50%(0.7)%120.6%
Vigilancia de la recesión Diferenciales
Diferencial del Tesoro estadounidense a 2 años y 10 años0.791.50%(0.7)%89.9%
Diferencial Cdn 2 años 10 años CGB0.481.25%(2.3)%160.4%
Monedas
US$ Índice89.8992.16(0.9)%2.9%al alza (débil)neutrala la baja
Canadiense $0.78300.79840.2%1.9%al alza (débil)arribaarriba
Euro122.39119.041.1%(2.7)%a la baja (débil)a la baja (débil)arriba
Franco suizo113.14108.151.9%(4.4)%neutralabajoarriba
Libra esterlina136.72137.09(0.9)%0.3%abajoarribaarriba
Yen japonés96.8791.190.9%(5.9)%abajoabajoabajo
Metales preciosos
Oro1,895.101,744.801.0%(7.9)%neutralabajoarriba
Plata26.4125.331.5%(4.1)%abajoneutralarriba
Platino1,079.201,209.300.1%12.1%neutralarribaarriba
Metales básicos
Paladio2,453.802,639.30(0.6)%7.6%arribaarribaarriba
Cobre3.524.041.3%14.8%neutralarribaarriba
Energía
Petróleo WTI48.5259.32(3.5)%22.3%abajoarribaarriba
Gas natural2.542.53(4.2)%(0.4)%abajoneutroneutral
Fuente: www.stockcharts.comDavid Chapman

Los nuevos máximos/mínimos se refieren a los nuevos máximos/mínimos de 52 semanas y, en algunos casos, a los máximos históricos.

Fuente: www.stockcharts.com

Arriba, arriba y lejos. Una vez más, los mercados están haciendo nuevos máximos históricos. Bueno, no todos. La semana pasada, el S&P 500 alcanzó un 2,7%, el Dow Jones de Industriales (DJI) un 2,0% y el Dow Jones de Transportes (DJT) un 1,2%. El NASDAQ sigue sin unirse a la fiesta, pero ganó un 3,1%. El elevado sentimiento alcista (véase el análisis del indicador de volatilidad VIX) aún no ha disuadido al mercado. Las pequeñas capitalizaciones, sin embargo, están divergiendo, ya que el S&P 600 cayó un 0,4% en la semana y el Russell 2000 perdió un 0,5%. Normalmente nos gusta ver a las pequeñas capitalizaciones liderando, no retrasando. El bitcoin perdió un 1,2% en la semana y sigue cotizando por debajo de los 60.000 dólares.

En Canadá, el TSX Composite también alcanzó nuevos máximos históricos, ganando un 1,3%, pero la pequeña capitalización TSX Venture Exchange (CDNX) perdió un 0,2%. En la UE, el FTSE londinense ganó un 2,3%, el CAC 40 parisino subió un 1,1% y alcanzó nuevos máximos históricos, al igual que el DAX alemán, que subió un 0,8%. En Asia, el índice chino de Shanghai (SSEC) perdió un 0,5%, pero el Nikkei Dow de Tokio (TKN) subió un 1,3%. El índice MSCI World marcó nuevos máximos históricos y subió un 1,9%.

Aunque el debilitamiento de las pequeñas capitalizaciones es preocupante, no es un motivo para preocuparse demasiado todavía. Sin embargo, es una posible señal de alarma. El mercado se está haciendo largo y numerosos indicadores fundamentales son muy elevados. El ratio PE del S&P 500 es de 42, el más alto desde 2009. El PE de Shiller, en 37, sólo tiene por delante el PE de 44. Ese máximo se alcanzó en 1999, antes del colapso de las puntocom de 2000-2002. La relación precio/ventas, de 3, es la más alta desde el año 2000. La relación entre el precio y las ventas, de 4,5, también es la más alta desde el año 2000.

Aun así, al observar el gráfico, el S&P 500 todavía tiene margen para subir, posiblemente hasta los 4.200. Ahora mismo, el S&P 500 está un 5,5% por encima de la MA de 50 días y un 15,4% por encima de la MA de 200 días. En agosto de 2020, justo antes de la corrección que se prolongó hasta octubre de 2020, el S&P 500 estaba un 9% por encima de su MA de 50 días y un 16% por encima de la MA de 200 días. Pero en febrero de 2020, cuando los mercados alcanzaron su punto máximo antes del colapso de la pandemia de marzo, el S&P 500 sólo estaba un 4% por encima de su MA de 50 días y un 11,5% por encima de su MA de 200 días. Por lo tanto, estamos altos pero podríamos estar más arriba. El primer punto de ruptura está en 3723, el mínimo más reciente. Eso también nos haría caer por debajo de la MA de 100 días. El soporte clave es la MA de 200 días cerca de 3.577 y la última línea en la arena es 3.400. Por debajo de ese nivel podría cundir el pánico.

En el gráfico diario, el RSI se encuentra por encima de 70, por lo que es otra señal de advertencia de que el mercado se está sobrecalentando y podría producirse un retroceso. El RSI semanal también está ahora en 70 mientras que el RSI mensual está ahora por encima de 70 desde marzo. Por lo tanto, todas estas son señales de advertencia de que, como mínimo, se avecina un posible retroceso. No ayuda que el NASDAQ no haga nuevos máximos como los demás índices, lo que supone una divergencia.

¿Nos estamos acercando a un máximo importante como el que vimos no necesariamente en febrero de 2020, sino en marzo de 2000 o en octubre de 2007? Todavía no podemos saberlo. Tendríamos que caer, y después no hacer nuevos máximos para sugerir que se está formando un máximo mayor. Pero a corto plazo las advertencias están ahí. Un descenso en mayo/junio podría preparar una compra para el verano y nuevos máximos. O no.

Fuente: www.stockcharts.com

El NASDAQ sigue siendo el más atípico de los principales índices bursátiles. Mientras que el S&P 500, el DJI y el DJT están marcando nuevos máximos históricos, el NASDAQ sigue sin alcanzar el máximo de 14.175 alcanzado en febrero de 2021. El NASDAQ ganó un 3,1% la semana pasada y fue el que mejor se comportó de los principales índices. Como es habitual, fueron los grandes valores de alta tecnología los que lideraron el camino. Tres de ellos alcanzaron nuevos máximos históricos: Facebook +4,6%, Google +6,9% y Microsoft +5,6%. Apple subió un 8,2%, Amazon un 6,9% y Netflix un 3%. Las FAANG tuvieron una semana estupenda, liderando a todos al alza. Tesla subió un 2,3% y Twitter un 11,5%. El NASDAQ podría volver a los máximos, ya que ha hecho un máximo y un mínimo más alto desde el mínimo de 12.397 a finales de febrero. El soporte está en los 13.450 y hasta los 12.750. Por debajo de 12.750 podría iniciarse un descenso más significativo.

Fuente: www.stockcharts.com

¿Volatilidad? ¿Qué volatilidad? El indicador de volatilidad VIX cayó a su nivel más bajo desde finales de 2019 esta semana pasada, lo que indica una creciente complacencia en el mercado de valores. Todavía no está en los niveles vistos a finales de 2019, cuando tocó un mínimo de 11,54. En el otro extremo, alcanzó su máximo en marzo de 2020, en 82,69. La caída del VIX está en línea con otros indicadores que vemos. El índice CBOE put/call ha caído a 0,50, subiendo ligeramente en la semana y fuera del mínimo histórico visto allá por noviembre de 2020 en torno a 0,39. El índice All-Bears está en 20,39, el nivel más bajo de la última década, mientras que el índice All-Bulls está en 56, el nivel más alto de la última década. El índice de sentimiento diario del S&P está en 86,6, básicamente donde estaba el pasado mes de julio antes de un periodo correctivo de 3 meses hasta octubre de 2020. Como siempre, estas son sólo señales de advertencia, no necesariamente una señal de que estamos a punto de caer, sino de que una caída podría estar llegando.

Fuente: www.stockcharts.com

El Índice de Porcentaje Alcista del S&P 500 (BPSPX) está de nuevo por encima del 80% y en un territorio que suele señalar al menos un tope temporal. El techo suele producirse en un nivel superior mientras el BPSPX hace un máximo inferior. En dos ocasiones anteriores, el BPSPX superó el 80% y cada vez hubo al menos un retroceso temporal. Excepto que esta vez, nos estamos alargando, mientras que las veces anteriores fueron al principio del rally desde el mínimo de marzo de 2020. Normalmente, el BPSPX diverge con el precio para señalar un máximo. Hasta ahora, al menos estamos haciendo un máximo más bajo, incluso cuando el SPX hace nuevos máximos históricos.

Fuente: www.stockcharts.com

Otra semana, otro récord para el TSX Composite. El TSX hizo nuevos máximos históricos esta semana pasada en 19.229 al cerrar la semana con una subida de aproximadamente el 1,3%. Sólo dos de los catorce subíndices cerraron a la baja en la semana: Health Care (THC) bajó un 5,9% y Energy (TEN) un 3,3%. Los ganadores fueron liderados por el repunte de Tecnología de la Información (TKK), que subió un 4%, seguido de Materiales (TMT), que subió un 3,9%. Ningún otro subíndice ganó más del 3%. Sin embargo, cuatro subíndices alcanzaron nuevos máximos de 52 semanas o nuevos máximos históricos. Se trata de Income Trusts (TCM) +2,2%, Consumer Discretionary (TCD) +1,1%, Industrials (TIN) +0,6% y Real Estate (TRE) +2,3%. El TSX Composite sigue chocando con un posible canal superior. El TSX también parece estar formando un enorme triángulo de cuña ascendente. La zona de ruptura se sitúa en torno a los 18.750 y, a continuación, el TSX podría caer hasta su línea de soporte a largo plazo cerca de los 16.750. Nos estamos adentrando en el triángulo, por lo que una ruptura debería o podría llegar pronto. La alternativa, por supuesto, es que el TSX simplemente atraviese el triángulo y forme un patrón completamente diferente. Estamos en un punto en el que pronto podría producirse alguna resolución.

Fuente: www.stockcharts.com

Pensamos que es mejor señalar esto para el TSX Venture Exchange (CDNX). ¿Podría estar formando un tope de cabeza y hombros? Se trata de una cabeza y hombros incómoda, ya que preferimos que el hombro izquierdo sea más alto que el derecho. Pero hay que tenerlo en cuenta por si acaso. La zona de ruptura parece estar en torno a los 910-915 y podría proyectarse hacia abajo, hacia los 700. Una ruptura firme por encima de los 1.000 podría poner fin al posible patrón H&S. El CDNX cayó un 0,2% la semana pasada, pero sigue subiendo en el año un 9,6%.

Bono del Tesoro estadounidense a 10 años/Bono del Estado canadiense a 10 años (CGB)

Fuente: www.tradingeconomics.com, www.home.treasury.gov, www.bankofcanada.ca

A pesar de que el IPP fue más alto de lo esperado, los rendimientos de los bonos no reaccionaron al alza y el bono del Tesoro estadounidense a 10 años cerró la semana muy ligeramente en el 1,66%, con un descenso de 1 punto básico. El bono canadiense a 10 años (CGB) también cayó 1 pb, hasta el 1,50%. El IPP de marzo subió inesperadamente a +1% cuando sólo se esperaba un aumento del 0,5%. El IPP interanual subió un 4,2%, por encima de la previsión del 3,8%. El IPP básico subió un 0,7%, frente a una previsión de aumento de sólo el 0,2%. El martes se conocerá el IPC de marzo, que se espera que suba un 0,5% y el subyacente un 0,2%. La subida del IPP no debería ser una sorpresa, dado el aumento de una serie de productos básicos. Sin embargo, el aumento del IPP básico del 0,7% fue un poco sorprendente, ya que excluye los componentes volátiles de los alimentos y la energía. Para los partidarios de “la inflación está llegando”, el IPP de marzo fue una reivindicación de que tenían razón y de que empeorará. Sin embargo, recordamos que la Fed ya ha dejado constancia de que tolera un aumento de la tasa de inflación subyacente hasta el 2,5%. Esto supondría una subida desde el nivel actual del 1,3%, por lo que hay un margen considerable para que la inflación aumente antes de que provoque algún tipo de respuesta por parte de la Fed. La Fed desea una mayor inflación, ya que ésta suele acompañar a una economía en crecimiento y, por extensión, a un mercado de valores en alza. Otras cifras de la semana pasada no fueron tan halagüeñas. El déficit comercial se amplió a 71.100 millones de dólares en febrero, por encima del nivel de enero de 67.800 millones de dólares. No se sabe a dónde han ido a parar todos los beneficios de las guerras comerciales iniciadas por el ex presidente Trump. Algunas cifras del sector manufacturero siguieron siendo positivas, pero las solicitudes iniciales semanales subieron a 744.0 mil, por encima de la previsión de 704.5 mil y de las 728.0 mil de la semana anterior. Las solicitudes continuas de subsidio de desempleo también subieron, hasta 3.734.000, por encima del consenso de 3.650.000, pero ligeramente por debajo de los 3.750.000 de la semana pasada. Los rendimientos de los bonos parecen consolidarse. Sería necesaria una ruptura por debajo del 1,40% para sugerirnos que podemos haber tocado techo. Nuestro objetivo potencial sigue siendo el 2,00%.

Ver También  WallStreetBets: el estrangulamiento de la plata gana fuerza - Comentarios de David Morgan
Fuente: www.stockcharts.com

El índice del dólar retrocedió la semana pasada, rompiendo la pequeña línea de tendencia alcista desde el mínimo de 89,60 a finales de febrero. El índice US$ parece estar fallando en la MA de 200 días (92,54). El índice del dólar cayó un 0,9% la semana pasada. El principal beneficiario fue el franco suizo, que subió un 1,9%, seguido del euro, que subió un 1,1%. La libra esterlina perdió un 0,9%, pero el yen japonés, sobrevendido, subió un 0,9%. El Cdn$ subió un 0,2% y sigue coqueteando por debajo de 80. Entonces, ¿ya está? ¿Ha tocado techo el índice del dólar? Naturalmente, no podemos confirmarlo todavía, al menos no hasta que empecemos a caer por debajo de 91,30. Una ruptura por debajo de 91 probablemente establecería un descenso por debajo del mínimo de febrero de 89,68. Una vez por debajo de ese nivel, el mínimo de enero de 89,17 sería todo lo que se interpone en el camino de nuevos mínimos para el índice del dólar. Volver a superar los 93 sugeriría que el índice del USD se dirigiera de nuevo al alza. Observamos que, por encima de ese nivel, la siguiente resistencia buena no se produce hasta 94,25-95,00. Ese podría ser todavía un objetivo final, como algunos sospechan. Un índice del dólar al alza también es una señal de advertencia sobre los mercados. Si se recuerda, el índice del dólar tocó fondo y comenzó a subir en 2008, mucho antes del colapso de Lehman Brothers en septiembre de 2008. El Índice US$ también tocó un fondo importante a principios de 2018 y comenzó a subir cuando el mercado bursátil estadounidense entró en un período de inestabilidad, que culminó en el mínimo de diciembre de 2018. El Índice US$ hizo su máximo final en marzo de 2020 cuando el mercado de valores y el oro estaban haciendo sus mínimos de pico pandémico. Por tanto, un Índice US$ al alza podría estar anticipando más problemas. El reciente colapso de Archegos Capital podría ser la primera señal de advertencia de que algo anda mal. Nuestra expectativa es que, en lugar de dispararse, el índice del dólar podría, por el contrario, oscilar al alza con el tiempo. Sin embargo, todo esto podría cambiar si el índice del dólar volviera a romper por debajo de 89,68, lo que daría lugar a nuevos mínimos.

Fuente: www.stockcharts.com

A pesar del retroceso del viernes, el oro terminó la semana al alza, ganando algo menos del 1,0%. La plata se comportó aún mejor, ganando un 1,5%, mientras que el platino se mantuvo, subiendo algo menos del 0,1%. El paladio no lo hizo bien, perdiendo un 0,6%, su mayor caída en seis semanas, pero el cobre subió un 1,3%. El retroceso del oro el viernes se debió a que el IPP fue más alto de lo esperado (un 4,2% interanual), lo que contribuyó a la subida del dólar y de los rendimientos de los bonos estadounidenses. Esto, a su vez, perjudica al oro. La subida del oro esta semana pasada lo llevó a su primera zona de resistencia significativa en los 1.750$/1.760$. El hecho de haber fallado justo ahí podría ser, al menos en apariencia, un mal presagio de cara al futuro. El mínimo más reciente se observó en los 1.677 dólares, por lo que obviamente esa es la línea en la arena. Sin embargo, no nos gustaría que el oro volviera a caer por debajo de los 1700 dólares. En la última ruptura de febrero se produjo un aumento del volumen. Además, observamos que el COT comercial cayó la semana pasada, lo que sugiere que los comerciales (bancos de lingotes) fueron vendedores en la zona de resistencia de 1.750 $/1.760 $. La clave de cara al futuro es que el rebote del dólar estadounidense del viernes sea efímero. Una subida del dólar no favorece al oro. Pero con las expectativas de una mayor inflación y el aumento de los rendimientos de los bonos, eso hace que los fondos se alejen del oro y se dirijan al mercado de valores.

Desde el punto de vista cíclico, seguimos buscando la confirmación de nuestro mínimo de ciclo de 31,3 meses, que debía alcanzarse en abril de 2021 +/- 5 meses, según el analista de ciclos Ray Merriman(www.mmacycles.com). Este sería el segundo mínimo del ciclo de 31,3 meses contando desde el mínimo crítico del ciclo de 7,83 años registrado en diciembre de 2015. El primer mínimo del ciclo de 31,3 meses fue en agosto de 2018. Así que una vez determinado este mínimo, y no, no hemos confirmado el reciente mínimo de los 1,673 dólares, deberíamos embarcarnos en un buen rally. Pero, ¿será uno débil, fallando en o cerca del máximo de agosto de 2020 en 2.089 dólares, o rugirá hasta los objetivos potenciales de 2.200 a 2.400 dólares? Independientemente de eso, una vez que se determine ese máximo, debería ponerse en marcha el descenso más pronunciado desde la enorme caída de diciembre de 2015, ya que no solo estaríamos cayendo en el mínimo del ciclo de 7,83 años, sino también en el mínimo del ciclo de 23-25 años que data de 2001. Por estas razones, seguimos siendo optimistas aquí para el oro en el futuro a pesar de leer también numerosos informes bajistas que tienen el oro colapsando ahora más que tarde.

La zona de 1.750 $/1.760 $ es la primera de unas cuantas zonas difíciles de superar para confirmar que estamos en camino. Hay otra gran banda de resistencia que se extiende desde los 1.800 dólares hasta los 1.880 dólares. Así que, en realidad, sólo un movimiento por encima de los 1.900 dólares confirmaría absolutamente que nuestro mínimo ha llegado. También confirmaría que nuestro ciclo apunta hacia arriba y que se avecinan nuevos máximos. A la baja, preferiríamos no ver un descenso por debajo de los 1.720 dólares. Por debajo de los 1.700 dólares es posible que se produzcan nuevos mínimos y por debajo de los 1.670 dólares podría producirse un desplome que nos llevaría a los 1.575 o 1.600 dólares.

Evidentemente, el próximo movimiento del oro dependerá del dólar estadounidense y de los rendimientos de los bonos. Si ambos suben, el oro se encontrará con un clima muy tormentoso. Si sólo suben los rendimientos de los bonos, el oro podría capear el temporal y subir también. La clave sigue siendo el dólar estadounidense.

Fuente: www.cotpricecharts.com

¿Un retroceso? El COT comercial del oro (empresas de lingotes, bancos de lingotes) cayó esta semana pasada al 24% desde el 27%. El interés abierto en corto subió más de 7.000 contratos, mientras que el interés abierto en largo cayó casi 14.000 contratos. En general, el interés abierto cayó unos 4.000 contratos en una semana al alza, lo que sugiere la cobertura de los largos. Para los grandes especuladores, el COT (fondos de cobertura, futuros gestionados, etc.) subió al 76% desde el 73%, ya que añadieron más de 12.000 largos mientras que bajaron casi 10.000 cortos. En este momento, dado que sólo se trata de una semana, consideramos que se trata de un retroceso y no del inicio de una nueva tendencia a la baja que añada cortos para los comerciales. Esto ya ha ocurrido antes. Tendremos una mejor idea con el COT de esta próxima semana.

Fuente: www.stockcharts.com

¿Un patrón de consolidación largo? ¿O una posible pauta de gran alza? Así es como vemos la plata. Hay dos interpretaciones. La alcista es que se trata de un patrón de consolidación lateral largo con un rango generalmente entre 24 y 27 dólares, pero fuera de los rangos entre 22 y 30 dólares. Una ruptura puede ser confirmada sólo con un movimiento por encima de los 30 dólares. Si, por el contrario, se trata de una pauta de remate grande, tenemos un doble techo potencial en 29,92 dólares (agosto de 2020) y 30,35 dólares (febrero de 2021). La ruptura se produciría ahora en nuevos mínimos por debajo de 23,74 dólares el mínimo más reciente y por debajo de 22 dólares el posible doble fondo en 21,81 dólares (septiembre) y 21,96 dólares (diciembre). Naturalmente, los bandos están divididos, con los alcistas convencidos de que romperemos al alza y con algunos bajistas que seguimos convencidos de que, en cambio, romperemos a la baja. Nuestros ciclos, tal y como se indica en el apartado del oro, favorecen una buena carrera alcista más antes de que se produzca una corrección más sustancial.

Fuente: www.cotpricecharts.com

¿Un retroceso? ¿O sólo una pausa? Al igual que el COT comercial del oro, el COT comercial de la plata descendió la semana pasada al 33%, frente al 35% de la semana anterior. El interés abierto en corto subió algo menos de 3.000 contratos, mientras que el interés abierto en largo cayó aproximadamente 3.000 contratos. El COT de los grandes especuladores subió al 66% desde el 64%, pero los grandes especuladores cubrieron sobre todo las posiciones cortas, ya que el interés abierto corto cayó casi 3.000 contratos. El interés abierto general se mantuvo más o menos estable.

Fuente: www.stockcharts.com

Los valores del oro siguen alentando la idea de que pronto podría producirse un rebote más significativo. La semana pasada, el TSX Gold Index (TGD) registró su quinta semana al alza en las últimas seis, con una ganancia del 2,3%. El índice Gold Bugs (HUI) hizo lo mismo, ganando un 2,4%. El TGD ha subido un 13% desde su mínimo reciente y el HUI un 14%. A pesar del rebote, aún queda mucho por hacer. El TGD tiene resistencia hasta alrededor de los 315, donde se encuentra ese posible escote que une el mínimo de junio en 290 y el mínimo de noviembre en 300. Confiamos en que no estemos ante un techo de cabeza y hombros torpe. La ruptura por debajo de 300 no se encontró con un enorme aumento de volumen que normalmente acompaña a una ruptura como esa. Una ruptura exitosa por encima de 315 podría llevar al TGD a la siguiente zona de resistencia alrededor de 330/335. Por encima de 335, el TGD podría romper para desafiar el máximo de agosto de 416. Parece que se está estableciendo una tendencia alcista dado que el TGD hizo un mínimo más alto hace poco. Como resultado, han comenzado lo que parece ser una tendencia alcista. El sentimiento alcista, aunque no es especialmente bajista, está ahora en el 40% para el Índice de Porcentaje Alcista de Mineros de Oro (BPGDM). El mínimo reciente fue del 24%. No es enormemente bajista, pero sí lo suficiente como para ayudar a desencadenar el reciente rebote. La clave aquí es que las acciones de oro parecen estar liderando el camino. Esto es algo que necesitamos ver para que haya una nueva carrera alcista prolongada para el oro y la plata. Pero primero tenemos que romper con éxito por encima de 315.

Fuente: www.stockcharts.com

Con el temor a que la demanda aumente a pesar de que los principales productores continúan con sus recortes de producción, unido a un aumento del COVID que ha provocado nuevos cierres, los precios del petróleo se resintieron esta semana pasada. El petróleo WTI cayó 2,13 dólares (3,5%). El gas natural (GN) se sumó al descenso, perdiendo un 4,2%, mientras que las acciones petroleras también siguieron el ejemplo y cayeron. El índice ARCA Oil & Gas (XOI) bajó un 4,2%, mientras que el índice TSX Energy (TEN) cayó un 3,3%.

¿Así que eso es todo? ¿Se acabó el rally del petróleo? Difícilmente. El petróleo WTI sigue subiendo un 22,3% en el año, mientras que el XOI sube un 25,8% y el TEN un 28,1%. El petróleo sigue intentando encontrar apoyo en torno a la MA de 50 días. Sin embargo, una caída firme por debajo de los 57 dólares podría hacer que el petróleo WTI cayera a entre 51 y 54 dólares. El XOI sigue manteniendo el soporte de la línea de tendencia, pero una caída a través de 975 podría desencadenar nuevos descensos hacia 900. Para el petróleo, sería positivo volver a superar los 63 $ y por encima de los 65 $ es probable que se alcancen nuevos máximos por encima de los 68 $. Para el XOI, superar los 1050 sería positivo y por encima de los 1075 podrían producirse nuevos máximos.

La noticia más interesante que vimos esta semana fue la amenaza de Royal Dutch Shell (RDS.A) de abandonar el Instituto Americano del Petróleo (API), con sede en Texas, así como la Cámara de Comercio, a menos que adopten una postura más firme sobre el cambio climático. Cuando las principales empresas petroleras y de gas se incorporan a la agenda del cambio climático, el mercado en general tendrá que prestar atención o volverse cada vez más irrelevante. El API y la Cámara son los grupos de presión petroleros y empresariales más poderosos de Estados Unidos en la actualidad. La gigantesca empresa francesa Total (TOT) ya abandonó los grupos. También observamos que las grandes petroleras están pujando en las subastas de energía eólica, haciendo subir los precios y desplazando a los grandes promotores. Los grandes fondos soberanos también están impulsando la agenda del cambio climático, invirtiendo en proyectos verdes y desechando el petróleo y el gas. Las grandes empresas automovilísticas, como GM, se centran cada vez más en los coches y camiones eléctricos.

No, nada de esto sugiere que el petróleo y el gas vayan a desaparecer, ya que, pase lo que pase, el petróleo y el gas seguirán siendo importantes como combustibles en el futuro. Pero el mercado cambiará. Mientras tanto, parece que se está produciendo una consolidación tras una gran subida. No, no significa un descenso inminente y, mientras se mantengan las zonas de soporte, las probabilidades siguen favoreciendo la subida de los precios. Esto podría cambiar rápidamente si los bloqueos volvieran a matar la demanda o si los líderes de los recortes de producción (es decir, Arabia Saudí y Rusia) decidieran quitarse los guantes y volver a bombear como locos. Hasta ahora, están manteniendo la línea, ya que ambos se benefician de los precios más altos en lugar de perseguir la cuota de mercado. Sin embargo, los saudíes han hecho bajar los precios en el pasado cuando les ha convenido, ya que se encuentran entre los productores de menor coste y tienen mucha capacidad para bombear mucho más.

__

(Imagen destacada de Dan Nelson CC BY -SA 2.0 vía Flickr)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras “creer”, “proyectar”, “estimar”, “llegar a ser”, “planear” y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que reflejan las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas información importante.


David Chapman no es un servicio de asesoramiento registrado y no es un distribuidor de mercado exento (EMD) ni un asesor financiero autorizado. No damos ni podemos dar asesoramiento de mercado individualizado. David Chapman ha trabajado en la industria financiera durante más de 40 años, incluyendo grandes corporaciones financieras, bancos y agentes de inversión. La información contenida en este boletín está destinada únicamente a fines informativos y educativos. No debe considerarse una solicitud de oferta o venta de ningún valor. Se hace todo lo posible para proporcionar información precisa y completa. Sin embargo, no podemos garantizar que no haya errores. No hacemos ninguna afirmación, promesa o garantía sobre la exactitud, integridad o adecuación del contenido de este comentario y renunciamos expresamente a la responsabilidad por errores y omisiones en el contenido de este comentario. David Chapman se esforzará siempre por garantizar la exactitud y la actualidad de toda la información. El lector asume todo el riesgo al operar con valores y David Chapman aconseja consultar a un asesor financiero profesional autorizado antes de proceder con cualquier operación o idea presentada en este boletín. David Chapman puede poseer acciones de las empresas mencionadas en este boletín. Compartimos nuestras ideas y opiniones sólo con fines informativos y educativos y esperamos que el lector realice la debida diligencia antes de considerar una posición en cualquier valor. Eso incluye consultar con su propio asesor financiero profesional autorizado.

TEMAS RELACIONADOS :

Pilar García

Pilar García

Las Últimas