Los mercados de valores se vieron afectados por la pandemia y las tensiones militares entre las grandes potencias crecen

Los mercados bursátiles siguen subiendo, pero las divergencias aumentan y la deuda de los márgenes alcanza otro récord. Se están desarrollando patrones negativos. El mercado necesita un descanso. El oro sigue subiendo lentamente y podría despegar, sobre todo si el dólar estadounidense se quiebra, como parece que va a ocurrir. Los precios del petróleo se tambalean y las previsiones de demanda se han reducido, sobre todo por el aumento del COVID en la India.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Confesamos que nunca habíamos oído hablar de Deagel(www.deagel.com). Entonces, ¿quién es Deagel y qué nos llamó la atención? Al parecer, Deagel es una organización de inteligencia de gran prestigio en materia de noticias e investigación sobre la aviación internacional, las tecnologías avanzadas y las capacidades militares de las naciones-estado del mundo. Suena muy parecido a Janes(www.janes.com), otra empresa de inteligencia mundial de gran prestigio especializada en temas militares, de seguridad nacional, aeroespaciales y de transporte. ¿A quién pertenece Deagel? No lo dice realmente, pero su lista de clientes incluye supuestamente, entre otros, a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la OTAN, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Departamento de Defensa de Rusia (RDP), Stratfor, el Banco Mundial y las Naciones Unidas. Se supone que los informes de Deagel se entregan al presidente de los Estados Unidos.

¿Por qué nos importa lo que tiene que decir Deagel? No escribimos sobre inteligencia militar. Sin embargo, hemos sido lectores de Stratfor(www.stratfor.com), un grupo de investigación y editorial estadounidense que proporciona inteligencia geopolítica, y de Geopolitical Futures(www.geopoliticalfutures.com), una publicación de previsión estratégica de acontecimientos geopolíticos y mundiales. George Freidman, fundador y presidente de Geopolitical Futures (2015)también fue fundador y presidente de Stratfor (1996).

¿Qué nos llamó la atención de Deagel? Conocimos a Deagel al leer un informe de Doug Casey, un escritor estadounidense, especulador y fundador y presidente de Casey Research(www.caseyresearch.com). Casey cuenta con un gran número de seguidores por sus opiniones, que él describe como anarcocapitalistas. Esto no es necesariamente un respaldo a las opiniones del Sr. Casey, que pueden ser controvertidas. ¿Y qué es el pronóstico de Deagel? Bueno, es un impactante pronóstico de 5 años aparentemente escrito en 2014-2015 que proyecta el tamaño de la población de los países, el presupuesto de defensa, el PIB, y más. ¿Y qué es lo impactante? La previsión es bastante controvertida. Más de un 70% de reducción de la población de los EE.UU. para 2025. No te preocupes, Canadá, ya que sólo vamos a caer un 25% aproximadamente. Europa también se verá afectada negativamente. Todo esto es una revelación, aunque sea una profecía tipo Nostradamus. Una comprobación del sitio web de Deagel no reveló ninguna mención de este informe en particular, aunque otros, incluyendo a Casey, lo habían documentado.

Por supuesto, la primera reacción es: “¿Qué es esto? ¿Una teoría de la conspiración de QAnon, un complot de las élites y los Illuminati? ¿Es el Estado profundo? Un apocalipsis zombi?”. Pero no, no sólo Estados Unidos contraerá su población, sino que la mayor parte del globo también lo hará. Entonces, ¿es esto una locura? Bueno, cuando sus clientes son contratistas de defensa, agencias gubernamentales, incluida la CIA, y otros, ¿puede considerarse realmente como predicciones de “locos”? ¿Y es posible? La respuesta es sí.

Insistimos en que podrían estar equivocados y que esto podría ser sólo un bulo bien colocado, pero aun así, el hecho de haber detectado esto ha sido un poco sorprendente, teniendo en cuenta la pandemia que hemos vivido durante el último año. Teniendo en cuenta el reciente aumento mundial de casos, especialmente en la India, y la presencia de mutantes y variantes, así como algunos antecedentes de pandemias en las que se ha producido un descenso de la población en el pasado, tal vez esto no sea tan descabellado después de todo. Incluso las vacunas no son infalibles si el virus muta en algo más mortal.

Muchos han calificado la actual pandemia de bulo, mientras que otros acusan a China de propagar la enfermedad, lo que ha provocado un aumento de los ataques a la inmigración, a los chinos y a otras personas de ascendencia sudasiática. Tal vez se utilizó el año 2025 como fecha potencial, aunque no caiga exactamente en este periodo de tiempo. Entonces, ¿es real, o como hemos señalado otra teoría de la conspiración de QAnon? O es otra de la larga lista de teorías conspirativas asociadas a George Soros y Bill Gates para despoblar el mundo? Y que la vacuna contra el coronavirus es la “marca de la bestia – 666”, y que el Sr. Gates quiere microchiparnos a todos? No tenemos que mirar más atrás que un informe de 200 páginas presentado el 10 de diciembre de 1974 por el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos bajo el mando de Henry Kissinger, titulado National Security Study Memorandum 200: Implications of Worldwide Population Growth for U.S. Security and Overseas Interests”.

El informe presentaba la teoría de que el crecimiento de la población en los países menos desarrollados, como India, junto con otros países poblados, era una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. El informe fue adoptado y se convirtió en política oficial de la administración del presidente Gerald Ford. La política y el plan esbozaron un plan encubierto para reducir el crecimiento de la población a través de la guerra y el hambre, entre otros medios. No sabemos si este informe sigue siendo la política oficial de Estados Unidos.

Hemos visto numerosas teorías sobre la necesidad de reducir la población mundial si queremos que la raza humana sobreviva. Si esto fuera QAnon lo ignoraríamos, pero vivimos en un mundo cuya población es de 7.800 millones y se espera que crezca hasta los 10.000 millones. Además de la superpoblación, el mundo se enfrenta a una grave degradación del medio ambiente y al calentamiento global que, por sí solos, suponen una amenaza para la supervivencia humana. Y, efectivamente, lo que esto dice es que podríamos estar ante el colapso de la civilización occidental, tal y como predice una unidad de inteligencia cuyos informes llegan a las más altas esferas. ¿En tres años? El plazo puede estar fuera y puede que nunca ocurra. Sin embargo, la teoría y el potencial de que esto ocurra no deben ser descartados.

La actual pandemia de COVID ya se ha colocado en los libros de historia como una de las peores de la historia, aunque no se ha acercado a algunas de las pandemias históricas realmente grandes. Históricamente, las pandemias nunca son de una sola vez. Las pandemias vienen en oleadas. Algunas se han prolongado durante años. Si ocurre ahora, ¿cómo? La posible respuesta: la guerra biológica. ¿Fue COVID-19 el primer disparo? La guerra biológica es un peligro real y presente. Y encaja con las acusaciones de que China está detrás de la actual pandemia, aunque las pruebas sean escasas en el mejor de los casos. Pero la guerra biológica es una calle de doble sentido y todas las grandes potencias tienen armas biológicas. Llámense las “furtivas” armas de destrucción masiva.

No podemos ignorar las crecientes tensiones entre Occidente, liderado por Estados Unidos, y Rusia y China. Las tropas de la OTAN se concentran a lo largo de las fronteras rusas en los Balcanes, Polonia, Hungría, Rumania y en el Mar Negro. Decenas de miles de tropas de la OTAN han sido redesplegadas recientemente. Las tropas rusas están concentradas a lo largo de la frontera oriental de Ucrania y hay más en Crimea, estimadas entre 80.000 y 150.000. Ucrania ha estado instando a entrar en la OTAN y Estados Unidos ha prometido su apoyo a Ucrania y ha advertido a Rusia. Diariamente leemos que Rusia está a punto de invadir Ucrania, aunque la propuesta es muy improbable.

La acumulación militar en el Mar del Sur de China y en el Estrecho de Taiwán entre Estados Unidos y China ha sido continua. Se calcula que el 80% del comercio mundial pasa por el Mar de China Meridional. El mantenimiento de las vías marítimas y las reivindicaciones sobre Taiwán y el Mar de China Meridional son los factores dominantes en la acumulación. ¿Podrían estos países entrar en guerra? No se puede decir que nunca. Muchos creían que la Primera Guerra Mundial no se produciría. Y cuando lo hizo, la expectativa era que se acabaría en pocos meses.

Las tensiones entre la potencia dominante (Estados Unidos) y la potencia emergente (China), sobre todo cuando se avecina el fin de la dominación, se han registrado muchas veces en la historia. Es la llamada “trampa de Tucídides”, una tendencia a la guerra cuando una potencia emergente (China) amenaza con desplazar a una existente (EE.UU.). La más famosa y reciente fue la de Alemania (potencia emergente) y Gran Bretaña (potencia existente) que condujo directamente a la Primera Guerra Mundial, matando entre 15 y 22 millones y devastando a las potencias europeas. Puede que Gran Bretaña, la potencia del Reino Unido, saliera ganando, pero nunca se recuperó, ya que la libra esterlina acabó perdiendo su condición de moneda de reserva y en los siguientes 60-80 años el imperio británico dejó de existir. Retrocediendo en la historia, podemos situar a Atenas/Esparta en el siglo V a.C., de donde procede el nombre de Trampa de Tucídides. La Segunda Guerra Mundial y las tensiones entre Estados Unidos y Japón es otro ejemplo más reciente.

¿Pero qué hay de la guerra biológica? Al parecer, unos 16 países disponen de armas biológicas: Alemania, Canadá, China, Cuba, Corea del Norte, Estados Unidos, Francia, Irán, Iraq, Israel, Japón, Libia, Reino Unido, Rusia y Sudáfrica. Aunque los países han firmado un tratado que prohíbe las armas biológicas, su proliferación continúa. Se cree que Rusia, China y Estados Unidos tienen los mayores arsenales del mundo.

La pregunta, por supuesto, es si podría ocurrir. Y la respuesta es sí. Muchos han acusado a China de llevar el coronavirus COVID-19 al resto del mundo. Que eso sea cierto o no es discutible. Cuando ambas partes tienen armas biológicas, quién puede decir quién las usará. Sin embargo, ¿qué pasa con un brote de la magnitud de la gripe española de 1918-1920? Se calcula que la gripe española mató entre 17,5 y 50 millones de personas, e incluso más de 100 millones. Utilizando esa escala de la población mundial de la época (1918-1920), hoy eso podría traducirse en entre 78 millones y 215 millones y hasta más de 500 millones de muertes, dada la población mundial actual.

Peor aún, ¿qué tal un brote de la magnitud de la peste negra de 1346-1353, que mató a unos 75 a 200 millones de personas en Eurasia y el norte de África? La peste redujo la población mundial en aproximadamente un 25% en ese momento y cambió el curso de la historia. La peste se repitió en menor medida en el siglo XIX. Una reducción del 25% de la población mundial en la actualidad se traduciría en unos 2.000 millones de personas. Las vacunas existen, pero incluso las vacunas no son infalibles. Las variantes mutantes podrían hacer que la vacuna no sirviera para nada.

Hasta el momento, la COVID-19 ha matado oficialmente a más de 3 millones de personas, lo que la convierte ya en una de las plagas más mortíferas de la historia, ocupando su lugar en el top ten. Sin embargo, en términos de grandes plagas históricas, sigue siendo pequeña. Se calcula que el SIDA/VIH ha matado a unos 35-40 millones de personas en todo el mundo, pero eso se ha repartido a lo largo de los años desde 1981. Otras grandes plagas fueron la peste de Antonino 165-180 d.C. (5 millones), la peste de Justiniano 541-542 d.C. (30-50 millones) y la peste negra 1346-1353 d.C. (más de 200 millones). Luego están las plagas de viruela y cólera que dominaron los siglos XVI al XIX, y que provocaron la diezma de las poblaciones nativas de América del Norte y del Sur (al menos 100 millones y probablemente más). Históricamente, las pestes y su considerable número de víctimas mortales han provocado importantes descensos de población y colapsos sociales y económicos de los que se tardó años, incluso décadas, en recuperarse. Las guerras asociadas a las plagas no eran infrecuentes.

Así que, aunque pueda ser fantasioso y fácil descartar el informe de Deagel como una teoría conspirativa más, no debemos despreciarlo. La actual plaga de COVID-19 ha puesto un signo de exclamación en esto. Algo en lo que pensar.

Fuente: www.visualcapitalist.com

El Banco de Canadá (BofC) reduce la compra de bonos

Nos sorprendió un poco leer en nuestro periódico de la mañana(The Globe and Mail, Report on Business,22 de abril de 2021) que el BofC estaba dispuesto a reducir su compra de bonos y que había aumentado su previsión económica para 2021. Tal vez no se habían dado cuenta de la última ronda de cierres en Ontario y otros lugares como resultado del aumento de las cifras de la pandemia a causa de las variantes. Las cifras recientes muestran que los casos de la tercera ola de la pandemia en Canadá han igualado los máximos de la segunda ola y el número de casos activos ha superado el pico de la segunda ola. Sin embargo, en términos de muertes, las cifras están (afortunadamente) todavía por debajo del pico anterior.

No obstante, el BofC ha señalado que reducirá sus compras de bonos (QE) a 3.000 millones de dólares semanales desde los 4.000 millones de dólares semanales. El tipo de interés a un día se mantendrá en el 0,25%. Sin embargo, el BofC ha revisado sus previsiones que ahora sugieren una subida de tipos en la segunda mitad de 2022. Anteriormente esa orientación decía 2023.

El BofC espera ahora que la economía canadiense crezca un 6,5% en 2021, frente al 4%. Esta cifra también es superior a la utilizada por el gobierno federal en su reciente presupuesto, que fue del 5,8%. Se espera que el PIB del primer trimestre sea del 7,0% anualizado, revisado al alza desde la previsión anterior de una contracción del 2,5%. No podemos dejar de señalar que la estimación/previsión de la unidad de inteligencia de The Economistpara Canadá para 2021 es de sólo un 4,8% de crecimiento. ¿Aumenta el optimismo a pesar del aumento de la pandemia y de los nuevos cierres, especialmente en Ontario?

En consecuencia, el dólar canadiense volvió a subir hasta los 80 centavos, aunque todavía está por debajo del máximo reciente de 80,88. El aumento de los precios de las materias primas también está contribuyendo a impulsar el valor del dólar canadiense. El bono del Gobierno de Canadá a 10 años (CGB) se recuperó hasta el 1,54%, pero de nuevo sigue sin alcanzar el máximo reciente del 1,60%.

El informe dice poco sobre lo que significa para el BofC la compra del Gobierno de Canadá en las subastas. Se señala que el BofC posee alrededor del 42% de la oferta de bonos del gobierno federal. El gobierno federal está presentando en su presupuesto 101.400 millones de dólares en nuevos gastos para apoyar la economía como resultado de la pandemia. Se espera que el déficit federal proyectado sea de 354.200 millones de dólares para el año que acaba de terminar 2020-2021 y de 154.700 millones de dólares para 2021-2022.

Fuente: www.bankofcanada.ca

El balance del BofC se ha disparado desde que la pandemia se puso en marcha en marzo de 2020. Ha pasado de 118.700 millones de dólares en marzo de 2020 a 500.700 millones en abril de 2021. El pico reciente fue de 575.400 millones de dólares, un aumento del 384% desde marzo de 2020. El aumento porcentual es en realidad mayor que el aumento del 84% de los activos de la Reserva Federal en el mismo período de tiempo. Sin embargo, los activos de la Fed han subido 3,5 billones de dólares. Los activos del BofC han disminuido sobre todo por tener menos letras del tesoro y acuerdos de recompra (repos).

La orientación revisada del BofC está ahora, al menos por el momento, fuera de sintonía con los demás bancos centrales, en particular con la Reserva Federal de Estados Unidos. Sin embargo, la reducción encaja con los llamamientos a “reducir” su programa de compra de bonos. ¿Pero causará problemas en el mercado de bonos? Eso está por ver.

La deuda federal de Canadá se ha disparado en el último año debido a los déficits relacionados con el COVID-19. El BofC ha sido uno de los principales compradores de deuda canadiense durante este periodo, estimándose en un 84% el aumento de los déficits. Se espera que la deuda federal canadiense total aumente a cerca de 1,1 y 1,4 billones de dólares canadienses en los próximos años. Esto se mide en relación con una economía de 2,2 billones de dólares canadienses, lo que supone una relación entre la deuda y el PIB cercana al 49%.

A pesar del fuerte aumento del déficit, que ahora se proyecta en aproximadamente el 9,2% del PIB, la deuda federal de Canadá con respecto al PIB sigue siendo la más baja del G7. El gráfico de la página siguiente muestra la relación entre la deuda federal y el PIB como resultado del fuerte aumento del déficit en el último año y las proyecciones hasta 2026. La deuda de Canadá en relación con el PIB proyectada para 2021 es sólo del 49%. Esta cifra es muy favorable en comparación con el 130% de Estados Unidos, el 110% del Reino Unido, el 85% de Alemania, el 166% de Italia, el 119% de Francia y el 272% de Japón. Si se incluye la deuda de las provincias, el ratio se dispara, estimándose en un 112%. La deuda problemática de Canadá no es la del gobierno federal, sino la de las empresas y los hogares. La deuda de los hogares canadienses en relación con el PIB es una de las más altas del mundo. Muchos economistas, incluido el BofC, han citado los riesgos de la elevada deuda de los hogares. La deuda federal de Canadá en relación con el PIB alcanzó su punto máximo en 1996, con un 67%, pero cayó al 28% en 2009 antes de empezar a aumentar de nuevo.

Ver También  Los accionistas extranjeros de la deuda del tesoro de los Estados Unidos

El BofC parece ir por delante de los demás bancos centrales. Si sus proyecciones de crecimiento son correctas (o incluso cercanas), Canadá se enfrenta al menos a una recuperación algo positiva, incluso si el crecimiento se reduce de nuevo en 2022, como fue el caso en otros períodos posteriores a la recesión. Pero si la tercera ola de la pandemia resulta ser demasiado, el pronóstico rosado podría volverse mucho más oscuro.

Fuente: www.globeandmail.com, www.budget.gc.ca

La pandemia continúa

La tercera ola continúa con un promedio de siete días de más de 819 mil, superando el pico de la segunda ola. Las muertes también han aumentado en algo menos de 13.000 al día, un nivel que todavía está por debajo del pico de la segunda ola. El mayor aumento se ha producido en India, aunque todos los países han visto aumentar en cierta medida su número de casos. El sistema sanitario de la India está al borde del colapso a medida que se acumulan los cadáveres y aumenta el número de casos. El número de casos en EE.UU. ha descendido a los niveles de la primera oleada, mientras que las muertes diarias se han reducido considerablemente, más en línea con el verano pasado. El hecho de que la gente se vacune ha ayudado y las variantes no parecen haber golpeado como se ha visto en otros lugares. En Canadá los niveles de casos han vuelto a ser los mismos que durante la segunda oleada, pero las muertes diarias siguen siendo bajas.

Domingo 18 de abril de 2021 – 14:20 GMT

Mundo

Número de casos 147,317,32

Número de muertes: 3.116.012

ESTADOS UNIDOS

Número de casos: 32,790,96

Número de muertes: 585.893

Canadá

Número de casos: 1,172,004

Número de muertes: 27.394

Fuente: www.worldometers.info/coronavirus

Gráfico de la semana

Fuente: www.stockcharts.com

Sí, ya hemos observado el potencial de otro superciclo de materias primas. Pero ahora parece que estamos más cerca de romperlo. Un superciclo de materias primas no es algo nuevo. Desde 1770 hemos contado con siete: 1775-1779, 1792-1814, 1843-1864, 1897-1920, 1933-1951, 1968-1980 y 1999-2011. A cada uno de los grandes ciclos alcistas le siguió un feroz mercado bajista. La duración media de un superciclo fue de 16 años, con un rango de 4 a 23 años. Eso implica que éste durará hasta 2036, con un rango de duración de 2024 a 2043. En general, los precios de producción han seguido el superciclo de las materias primas. Sin embargo, como se observa en este gráfico del IPP, éste tiende a alcanzar su máximo antes del pico del superciclo de las materias primas. El año 2008 fue una excepción, ya que ambos alcanzaron su máximo al mismo tiempo. Se observaron picos secundarios en 1920, 1951, 1980 y 2011, más estrechamente alineados con el pico del CRB.

Precios de producción % de variación respecto al año anterior 1913-2021

Fuente: www.stlouisfed.org

El gráfico mensual del índice CRB muestra que el CRB está a punto de superar la línea de tendencia bajista desde el máximo de 2008. El último superciclo fue desencadenado por el ascenso de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China), lo que provocó un enorme aumento de la demanda de materias primas, alimentos, energía y productos básicos. Ese ciclo alcanzó su punto máximo con el ciclo financiero antes del colapso financiero de 2008. Hubo otro pequeño repunte en 2011 y la crisis de la UE y Grecia. Cuando la economía china se enfrió en 2015, el IPP estaba en descenso, al igual que los precios de las materias primas.

Observamos que el CRB parece haber hecho cinco ondas muy distintas a la baja, tocando fondo con el choque pandémico en marzo de 2020. Lo que debería ocurrir ahora es, como mínimo, un ciclo alcista de varios años, formando lo que podría ser un patrón ABC. El superciclo de las materias primas suele ir acompañado también de una caída del dólar estadounidense. Obsérvese que el dólar estadounidense sufrió una importante caída durante los años 1971-1979, 1985-1995 y 2002-2011, coincidiendo generalmente con el superciclo de las materias primas. El índice del dólar puede haber tocado techo en enero de 2017 con un techo secundario en septiembre de 2019. Hubo otro mini-pico visto en marzo de 2020 que coincidió con el choque pandémico de marzo de 2020. Desde entonces, el índice US$ ha estado en una oscilación a la baja. Un dólar estadounidense débil ayuda a alimentar los precios de las materias primas, ya que los productores extranjeros se ven obligados a ajustar sus precios al alza para compensar el fortalecimiento de su moneda local.

Aunque podría haber una demanda reprimida como consecuencia de la pandemia, también hay indicios de una creciente escasez. Teniendo en cuenta todos los paquetes de estímulo fiscal y de infraestructuras, esto podría contribuir a aumentar la demanda. La UE está proporcionando un paquete de 1.800 millones de euros y EE.UU. 3 billones. Canadá está añadiendo 101.000 millones de dólares como parte de un paquete más amplio. Uno de los mayores aumentos se ha producido en la madera, con una subida de aproximadamente el 200%. Los precios de la madera se han disparado desde marzo de 2020. Los compradores podrían buscar alternativas como el bambú, el cáñamo, el corcho, el cartón, etc. para la madera o posponer un proyecto hasta que los precios se enfríen.

Las materias primas que han subido mucho de precio desde el mínimo de marzo de 2020 incluyen el cobre, el petróleo, el gas natural, la plata, junto con el algodón, el maíz y la soja. Nuestros gráficos a continuación muestran el aumento de los precios de determinadas materias primas desde marzo de 2020. En cuanto a los bichos de oro, el oro no ha tenido un gran rendimiento. Sin embargo, la plata, necesaria para las instalaciones fotovoltaicas y cada vez más utilizada para los vehículos eléctricos y otros productos ecológicos, ya ha experimentado una fuerte subida. El oro debería seguirle. El oro no es sólo un bonito adorno. También es dinero y si las monedas fiduciarias pierden valor, el oro subirá.

Fuente: www.stockcharts.com
Fuente: www.stockcharts.com
Fuente: www.stockcharts.com

Las ganancias desde marzo de 2020 son: metales preciosos: oro +13,5%, plata +58,4%; metales industriales: paladio +14,9%, cobre +70,7% **; energía: petróleo +38,8%, gas natural +67,3% **; productos blandos: trigo +35,7%, algodón +42,3%, maíz +71,8% **, azúcar +19,6%, café +22,9%, soja +69,8% **; y, por último, madera +201,4% *** y el índice CRB +23%.

Así pues, la inflación está ahí. La cuestión es cómo se alimenta realmente a través de la economía y se muestra en el IPP y el IPC. No obstante, los bancos centrales hacen hincapié en la tasa de inflación subyacente, es decir, los alimentos y la energía. Observamos que, salvo en la década de 1970, el superciclo de las materias primas no produjo un gran ciclo inflacionista. Dada la atonía de la economía y la persistencia de un alto nivel de desempleo, nuestra sospecha es que es poco probable que ahora experimentemos otra inflación al estilo de los años 70.

MERCADOS Y TENDENCIAS

   % Ganancias (Pérdidas) Tendencias
 Cierre 31/12/20Cierre abr 23/21SemanaYTDDiario (corto plazo)Semanal (Intermedio)Mensual (Largo Plazo) 
Índices bursátiles        
S&P 5003,756.074.180,13 (nuevos máximos)(0.1)%11.3%arribaarribaarriba 
Dow Jones de Industriales30,606.4834,043.39(0.5)%11.2%arribaarribaarriba 
Dow Jones Transportes12,506.9315.133,43 (nuevos máximos)1.4%21.0%arribaarribaarriba 
NASDAQ12,888.2814,016.81(0.3)%8.8%arribaarribaarriba 
S&P/TSX Composite17,433.3619,102.33(1.3)%9.6%arribaarribaarriba 
S&P/TSX Venture (CDNX)875.36930.63(1.5)%6.3%abajoarribaarriba 
S&P 6001,118.931,350.060.2%20.7%arribaarribaarriba 
Índice MSCI World2,140.712.290,66 (nuevos máximos)(0.6)%7.0%arribaarribaarriba 
Índice NYSE Bitcoin28,775.3649,742.55(19.1)%72.9%abajoarribaarriba 
         
Índices de acciones mineras de oro        
Índice de Bancos de Oro (HUI)299.64292.34(0.6)%(3.1)%arribaabajo (débil)arriba 
Índice de oro TSX (TGD)315.29312.850.1%(0.8)%arribaabajo (débil)arriba 
         
Rendimiento de la renta fija/espacios        
Rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años0.911.56%(1.9)%71.4%    
Rendimiento de los bonos a 10 años CGB de Cdn. Rendimiento de los bonos a 10 años CGB0.681.51%(2.0)%122.1%    
Vigilancia de la recesión Diferenciales        
Diferencial del Tesoro estadounidense a 2 años y 10 años0.791.40%(2.1)%77.2%    
Diferencial Cdn 2 años 10 años CGB0.481.18%(4.1)%145.8%    
         
Monedas        
US$ Índice89.8990.84(0.8)%1.1%a la bajaabajoabajo 
Canadiense $0.78300.80170.2%2.3%arribaarribaarriba 
Euro122.39120.971.0%(1.2)%arribaarribaarriba 
Franco suizo113.14109.480.7%(3.2)%arribaabajo (débil)arriba 
Libra esterlina136.72138.820.3%1.5%neutralarribaarriba 
Yen japonés96.8792.680.8%(4.3)%arribaabajoabajo 
         
Metales preciosos        
Oro1,895.101,777.80(0.1)%(6.2)%arribaabajoarriba 
Plata26.4126.08(0.1)%(1.3)%neutralal alza (débil)arriba 
Platino1,079.201,233.102.0%14.3%arribaarribaarriba 
         
Metales básicos        
Paladio2,453.802.861,20 (nuevos máximos)3.0%16.6%arribaarribaarriba 
Cobre3.524.344.1%23.3%arribaarribaarriba 
         
Energía        
Petróleo WTI48.5262.1(1.7)%28.1%arribaarribaarriba 
Gas natural2.542.825.2%11.0%arribaarribaneutral 
Fuente: www.stockcharts.comDavid Chapman

Los nuevos máximos/mínimos se refieren a nuevos máximos/mínimos de 52 semanas y, en algunos casos, a máximos históricos.

Fuente: www.stockcharts.com

El S&P 500 volvió a marcar nuevos máximos históricos, pero luego bajó, perdiendo un pequeño 0,1% en la semana. Un catalizador fue el anuncio de posibles subidas de impuestos por parte de la administración Biden. Dados los costes de la pandemia y las nuevas iniciativas de infraestructuras (muy necesarias) que crearían empleo, algo tenía que ceder. Sin embargo, las subidas de impuestos recaerán sobre todo en las empresas y los ricos, probablemente recuperando las ganancias recientes que se les han dado durante los años de Trump. El Dow Jones de Industriales (DJI) no hizo nuevos máximos históricos y cayó un 0,5% esta semana. El Dow Jones de Transportes (DJT) siguió beneficiándose de los pensamientos de apertura y de volver a volar, subiendo un 1,4% hasta nuevos máximos históricos. El NASDAQ cayó un 0,3%, divergiendo con los demás al no hacer nuevos máximos históricos una vez más, ya que la tecnología siguió sufriendo un poco. El S&P 600 de pequeña capitalización ganó un 0,2%, pero no se acerca a los máximos históricos. El índice S&P 500 Equal Weight ganó un 0,5% y alcanzó nuevos máximos históricos.

En Canadá, el TSX Composite perdió un 1,3% y el TSX Venture Exchange (CDNX) un 1,5%. En el resto del mundo, el índice MSCI World alcanzó nuevos máximos históricos y luego cayó un 0,6%. En la UE, el FTSE de Londres perdió un 1,5%, el CAC 40 de París cayó un 0,5% y el DAX alemán un 1,2%. Nadie hizo nuevos máximos históricos. En Asia, el índice chino de Shangai (SSEC) ganó un 1,4%, pero el Nikkei Dow de Tokio (TKN) bajó un 2,2% y sigue pareciendo muy top.

Con la pérdida de impulso y el retraso en el volumen, los mercados bursátiles parecen pesados y preparados para un posible retroceso. Nuestra expectativa es que cualquier retroceso debería ser poco profundo, no como lo que vimos el pasado septiembre/octubre. En aquel momento, el S&P 500 cayó en total un 10,5% en su peor momento. Parece que se está formando un triángulo en cuña o un triángulo ascendente que podría sugerir un descenso hasta los 3.800 puntos como mínimo. Esto supondría un descenso del 9,3% desde el máximo reciente. Una ruptura por debajo de 3.800 sería más problemática y podría sugerir un descenso hasta el soporte principal en torno a 3.600. Por debajo de los 3.600 podría provocar más ventas y por debajo de los 3.400, posible pánico. El mercado parece cansado y necesita un retroceso para refrescarse. Seguimos considerando 2022 como un año más peligroso, ya que el ciclo de 6,5 años comienza a afirmarse.

El último ciclo de 6,5 años (rango 5-8 años) se produjo en 2016. Creemos que las caídas de 2018-2020 formaron parte de un medio ciclo del ciclo de 18 años que está previsto para 2027 +/- 3 años 2024-2030. Seguimos preocupados por la existencia del ciclo de 90 años, registrado por última vez en 1932, y el siguiente debería llegar en 2022, pero en cualquier momento entre 2021 y 2037. Vemos que se avecinan problemas considerables para el mercado durante el resto de la década de los 20 y hasta los 30 años. Pero, por supuesto, no sabemos muy bien cómo se desarrollará, ya que incluso podríamos ver primero más máximos históricos. El último ciclo de 18 años (rango 15-21 años) tocó fondo en 2009. Si nos remontamos a 1932, vimos mínimos clave en 1949 (17 años), 1970 (21 años), 1987 o 1990 (17 años o 20 años), y luego 2009 (22 años desde 1987, 19 años desde 1990). El mínimo de 1974 fue básicamente un mínimo de medio ciclo del ciclo más largo de 72 años o incluso del ciclo de 90 años. El ciclo de 72 años tocó fondo por última vez en 2009 (77 años desde 1932 o incluso 2002 70 años desde 1932). Estos ciclos funcionan bastante bien y rara vez (o nunca) fallan. Aunque hay pocos ejemplos del ciclo de 90 años, desconfiamos de su posible existencia. Teniendo en cuenta la pandemia y la posibilidad de más problemas más adelante en un mundo cargado de deuda, todo es posible. Las depresiones tienen que ver con el colapso de la deuda. Y esta vez es con el telón de fondo de una pandemia mortal.

Fuente: www.stockcharts.com

El NASDAQ continúa su divergencia con el S&P 500, el DJI y el DJT. Mientras que los otros tres índices han hecho nuevos máximos históricos (excepto el DJI esta semana pasada), el NASDAQ sigue por debajo de sus máximos históricos. El NASDAQ lideró la subida. ¿Podría liderar la bajada? El NASDAQ perdió alrededor de un 0,3% la semana pasada, lo que está al menos en línea con el S&P 500 y el DJI. Los componentes clave (las FAANGs) vieron lo siguiente: Facebook bajó un 1,7%, Apple subió un pequeño 0,1%, Amazon bajó un 1,7%, Netflix un gran perdedor bajó un 7,5% (¿qué pasó con los suscriptores?), y Google la estrella subió un 0,8% hasta nuevos máximos históricos. En cuanto a los demás, Microsoft subió un 0,2% también hasta nuevos máximos históricos; sin embargo, Tesla perdió un 1,4% y Twitter bajó un 4,4%. El gran valor Berkshire Hathaway perdió un 0,1% pero también hizo nuevos máximos históricos. El NASDAQ sigue perdiendo impulso incluso cuando se esfuerza por subir. Eso nos sigue sugiriendo que se avecina un descenso, aunque como señalamos con el S&P 500 no debería ser el descenso fatal. La primera señal de problemas está por debajo de 13.500. La mayor ruptura se produce por debajo de los 13.000. Por debajo de esta cifra, el soporte se sitúa en torno a los 12.500 y los 12.200, donde se encuentra la MA de 200 días. No importa si el máximo se produce la semana que viene o a principios de mayo, ya que el NASDAQ, en particular, sigue sugiriendo que al menos se producirá un retroceso de cierta magnitud. Por supuesto, nuevos máximos podrían cambiar eso y la parte superior del canal está en torno a los 14.500.

Fuente: www.advisorperspectives.com

La deuda de los márgenes sigue creciendo a un ritmo récord. En marzo, la deuda de los márgenes creció un 1,1% intermensual hasta alcanzar otro máximo histórico. El gráfico habla por sí mismo. Al observar este gráfico, no podemos dejar de notar que la deuda de márgenes no aumentó ni en la recesión de 2001-2002 ni en la de 2007-2009. Pero esta vez está subiendo a un ritmo récord.

Fuente: www.stockcharts.com

Las mayores divergencias que estamos viendo en los indicadores son con el NASDAQ. Aquí tenemos el porcentaje de valores del NASDAQ cotizando por encima de su MA de 200 días. Llevamos semanas cayendo, incluso cuando el propio NASDAQ se ha movido al alza. Mientras que el NASDAQ reciente no ha hecho nuevos máximos, el indicador de arriba ha estado haciendo máximos más bajos. Ahora ha caído por debajo de su MA de 200 días. El propio NASDAQ está más de un 14% por encima de su MA de 200 días. Una divergencia significativa.

Fuente: www.stockcharts.com

Aquí tenemos otro gráfico divergente del NASDAQ. La línea acumulada de avance-descenso del NASDAQ está formando lo que parece ser un triángulo descendente. Un triángulo descendente es bajista y sugiere que caerá a través de la parte inferior del triángulo. Un triángulo descendente se caracteriza por la caída o una serie de máximos más bajos y un fondo de mínimos relativamente plano. Mientras tanto, el NASDAQ ha subido o, al menos, ha intentado seguir subiendo. La línea AD ha caído por debajo de su MA de 50 días, mientras que el NASDAQ sigue por encima de su MA de 50 días. Esta es otra divergencia que nos sugiere que el mercado podría estar preparado para caer. Y es diferente a la línea AD del S&P 500 que se mantiene al alza.

Ver También  Por qué invertir en fintech durante una caída económica es una buena idea
Fuente: www.stockcharts.com

Para variar, el TSX Composite no logró hacer un nuevo máximo histórico. Esta semana pasada, el TSX cayó un 1,3%. El TSX Venture Exchange (CDNX) perdió un 1,5%. Sólo cinco de los 14 subíndices subieron en la semana, encabezados por el de consumo discrecional (TCD), que ganó un 1,2% y alcanzó nuevos máximos históricos. El sector inmobiliario (TRE) subió un 0,4% y también alcanzó nuevos máximos históricos, al igual que el financiero (TFS), que subió un 0,1% y volvió a alcanzar nuevos máximos históricos. De los 9 subíndices que cerraron a la baja en la semana, el líder fue Energía (TEN), que bajó un 4,2%, seguido de Tecnología de la Información (TTK), que bajó un 4,1%. El sector industrial (TIN) perdió un 1,9%. El TSX Composite se encuentra en la cúspide de una posible ruptura bajo un triángulo de cuña ascendente. Si eso es correcto, el desplome podría llevarle de nuevo a los 16.750 (una caída del 13,5%). Las zonas clave de apoyo en el camino podrían verse en 18.500 y 17.750. Cualquiera de esas zonas podría detener el descenso. La negociación se ha ido estrechando en las últimas semanas a medida que el TSX sube en el triángulo de la cuña. El tiempo se agota y, o bien el índice atraviesa el triángulo, o bien nos topamos con una bolsa de aire y caemos. Sólo nuevos máximos podrían cambiar este escenario.

Fuente: www.stockcharts.com

¿Se ha acabado la fiesta de las criptomonedas? Esta última semana o dos ha sido salvaje, ya que las criptomonedas saltaron a nuevos máximos, y esta semana pasada se revirtieron y cayeron como piedras. El Bitcoin cayó un 19,1% en la semana, según el índice Bitcoin de NYSE. La gran estrella había sido Dogecoin, que se había disparado desde los 5,5 céntimos del 1 de abril hasta un máximo de casi 46 céntimos el 16 de abril, lo que supuso una ganancia alucinante del 734%. La semana pasada Dogecoin se desplomó, alcanzando un mínimo de 16 céntimos antes de repuntar hasta casi 27 céntimos. La última vez que lo comprobamos, Dogecoin seguía cotizando en torno a los 27 céntimos. La capitalización bursátil de Dogecoin se disparó hasta los 50.000 millones de dólares, lo que la hace valer casi tanto como el Banco de Montreal (BMO). Cuando una broma/sátira se vuelve tan cara, entonces sabes que algo está fuera de lugar.

Bitcoin hizo lo que llamamos tres impulsos a un máximo (1,2,3). Hemos visto este patrón antes. Hace un máximo (1), retrocede, luego hace un máximo algo mayor (2) seguido de otro retroceso y luego hace su último máximo mayor (3) antes de colapsar. Esta semana el Bitcoin se desplomó. Su mercado, que era de más de un billón de dólares, sigue siendo elevado, con unos 923.000 millones de dólares. La clave ahora es el mínimo del 28 de febrero en 43.061 dólares. Si se rompe, podría producirse un pánico total. Lo que sube rápido, baja aún más rápido. Los tres empujones a un máximo suelen ser fatales.

El catalizador puede haber sido el anuncio de Turquía de prohibir las criptodivisas y los indicios de que la India le seguirá y algunos otros países (Nigeria) están prohibiendo los intercambios de cripto. Las prohibiciones van en aumento. Lo siguiente es la regulación de los intercambios de criptomonedas. La OSC ha decidido regular las plataformas de comercio de criptomonedas. Seguramente habrá más regulaciones en otros lugares. Además, las historias de estafas siguen proliferando. (Y no olvide su contraseña, ya que se bloqueará para siempre). ¿Ha estallado la burbuja? Una ruptura de los 43.000 dólares sería la primera buena señal. Una ruptura del mínimo de enero, cerca de 28.000 dólares, sería el último clavo en el ataúd. En cuanto a Dogecoin, bueno, qué podemos decir, excepto que no nos sorprendería que volviera a caer por debajo de un centavo.

Bono del Tesoro estadounidense a 10 años/Bono del Gobierno canadiense a 10 años (CGB)

Fuente: www.tradingeconomics.com, www.home.treasury.gov, www.bankofcanada.ca

La nota del Tesoro estadounidense a 10 años continuó su reciente caída, perdiendo un 1,9% esta semana pasada, hasta el 1,56%. El bono a 10 años ha bajado algo más del 10% desde el máximo del 1,74% registrado en marzo. (Los precios que se mueven inversamente a los rendimientos subieron). ¿Significa esto que los rendimientos de los bonos han tocado techo y están a punto de caer de nuevo? Bueno, todavía no. Esto podría ser sólo un retroceso. Nuestras expectativas eran que podríamos llegar al 2%. La amenaza es otra posible desaceleración. No, a Estados Unidos le ha ido mejor, pero la amenaza de las variantes y el espectáculo de terror en la India hacen que surjan algunas dudas sobre las vacunas, aunque todavía no hay pruebas de que no vayan a funcionar. Esta semana pasada las cifras económicas volvieron a ser buenas en general, aunque no hubo muchas cifras para intercambiar. Las solicitudes iniciales de subsidio de desempleo volvieron a caer hasta los 547.000, frente a los 586.000 de la semana pasada y por debajo del consenso de 617.000. Las ventas de viviendas existentes cayeron un 3,7% en marzo, cuando el mercado esperaba un aumento del 0,8%. Las ventas de viviendas existentes en marzo fueron de 6,01 millones, frente a los 6,24 millones de febrero y las expectativas de 6,19 millones. Las ventas de viviendas nuevas, sin embargo, sorprendieron al alza, con un salto del 20,7% en marzo, por encima del descenso del 16,2% de febrero y de la ganancia del 12% esperada. En términos de unidades, esto equivale a 1,021 millones frente a los 846 mil de febrero y los 886 mil esperados. Las ventas de viviendas nuevas, que fueron mejores de lo esperado, ayudaron a estabilizar el descenso de la tasa a 10 años. Nuestro punto de ruptura se mantiene en el 1,40%. Por debajo de ese nivel podríamos caer más hacia el 1,20%. Nuevos máximos por encima del 1,74% sugerirían que estamos de nuevo en camino hacia el 2%.

El bono del Gobierno de Canadá a 10 años (CGB) bajó al 1,51%, frente al 1,54%. Canadá registró una tasa de inflación interanual del 2,2% en marzo, por encima del 1,1% de febrero, pero en línea con las expectativas. La tasa de inflación subyacente (sin alimentos ni energía) fue del 1,4%, por encima del 1,2% de febrero. No hubo mucho más que informar.

Fuente: www.stockcharts.com

¿Está el índice del dólar a punto de romperse? El índice del dólar cayó un 0,8% la semana pasada, cerrando por debajo del mínimo de marzo de 91,29 y acercándose a una línea de soporte clave cerca de 90,50. El índice del dólar cerró por debajo de la MA de 100 días en 90,84. Una ruptura por debajo de 90,40 confirmaría una ruptura más seria y entonces podríamos estar preparados para volver a probar el mínimo de enero de 89,17. Las divisas subieron en la semana, ya que el euro ganó un 1,0%, el franco suizo un 0,7%, la libra esterlina un 0,3% y el yen un 0,8%. El dólar canadiense ganó un 0,2% y cerró por encima de 80. La caída del índice del dólar es positiva para el oro, aunque el viernes el oro bajó a pesar de la debilidad del índice del dólar. El índice del dólar parece estar desarrollando otro tramo a la baja, pero la clave ahora sería la zona de soporte de 90,40/90,50 que se aproxima rápidamente. Los indicadores aún no están sobrevendidos, por lo que hay espacio potencial para bajar. Si este descenso no se produce, la zona de 90,40/90,50 debe mantenerse.

Fuente: www.stockcharts.com

Unas ventas de viviendas existentes más fuertes de lo esperado sobresaltaron al oro el viernes, ya que se suponía que esto era señal de una rápida mejora de la economía. El resultado fue que los rendimientos de los bonos subieron. Sin embargo, el dólar estadounidense cayó, por lo que el descenso del oro fue ligeramente desconcertante. Además, aunque los rendimientos de los bonos subieron, siguen estando por debajo de los máximos recientes. El oro también hizo caso omiso de las propuestas del gobierno de Biden de aumentar el impuesto sobre las ganancias de capital. Esto afectó negativamente al mercado de valores, pero el oro no tuvo problemas. El oro ha estado débil durante los últimos meses, después de haber alcanzado un máximo el pasado agosto de 2020, debido a las vacunas y a las esperanzas de apertura de la economía, al tiempo que se veían algunas cifras económicas positivas. El resultado fue el aumento de los rendimientos de los bonos y la subida del dólar, todo ello negativo para el oro. A favor del oro, aunque sólo marginalmente, estuvo la renovada demanda de los consumidores en China e India, tras un año en el que la demanda se redujo. La demanda de consumo de la India podría volver a disminuir, sobre todo con el aumento del COVID, que podría provocar el cierre de grandes sectores de la economía. Lo que se necesita es una mayor demanda de inversión junto con más entradas en los ETF y más compras de fondos de cobertura. Los tres siguen siendo bajos, pero no se han detenido ni han retrocedido.

Esta semana pasada el oro cayó un 0,1%, al igual que la plata. El platino, sin embargo, subió un 2,0% y el paladio, más bien un metal industrial, saltó a un nuevo máximo histórico, con una subida del 3,0%. El cobre también subió un 4,1%, hasta un nuevo cierre máximo, pero a punto de alcanzar un nuevo máximo. El cobre se acerca a su máximo histórico de 4,65 dólares visto en febrero de 2011.

Las previsiones que vemos para el oro siguen siendo mixtas. Hemos visto de todo, desde alcistas hiperventilados hasta bajistas depresivos. No obstante, la mayoría de los analistas siguen siendo optimistas y alcistas, aunque también leemos informes bajistas. El oro ha superado su primera zona de resistencia en los 1.750$/1.760$, pero ahora se está acercando a su segunda zona de resistencia 1.800$/1.825$. Una vez superados los 1.825 $, podríamos dirigirnos a la última zona de resistencia clave en los 1.860 $/1.880 $. Por encima de los 1.880 dólares estaríamos rompiendo la tendencia bajista de agosto y podríamos empezar a ver movimientos alcistas fuertes. Pero hasta entonces estamos en la segunda zona de ruptura o fracaso. La plata está intentando superar una zona similar en 26,50 dólares. Estamos estableciendo una tendencia alcista y los indicadores no están sobrecomprados, con un margen considerable para subir. A la baja, si se va a producir una corrección, tenemos que ver cómo se mantienen los 1750 dólares. Una ruptura por debajo de 1.740 dólares sería negativa. Por debajo de los 1.720 dólares se podría volver a probar el mínimo de los 1.673 dólares.

Fuente: www.cotpricecharts.com

El COT comercial del oro (productores de lingotes, bancos de lingotes) se mantuvo sin cambios esta semana pasada en el 24%. Sin embargo, es preocupante que el interés abierto a corto plazo haya aumentado en unos 5.000 contratos. El interés abierto largo subió unos 700 contratos. El interés abierto de los grandes especuladores (fondos de cobertura, futuros gestionados, etc.) bajó ligeramente del 75% al 74%. Sin embargo, el interés abierto a largo plazo aumentó en más de 6.000 contratos, mientras que el interés abierto a corto plazo también aumentó en unos 6.000 contratos. En general, el interés abierto por el oro aumentó en unos 9.000 contratos en una semana en la que los precios del oro cayeron. El COT comercial no fue tan bueno como esperábamos, por lo que seguimos siendo cautos de cara al futuro. Sin embargo, tampoco es el fin del mundo y en el pasado el oro ha subido incluso cuando el COT comercial seguía siendo negativo.

Fuente: www.stockcharts.com

La plata continúa con su tendencia lateral. Pero, ¿podríamos estar formando un triángulo ascendente que sea alcista? Desde que hizo un mínimo en septiembre a 21,81 dólares, los siguientes mínimos han sido más altos: 21,96 dólares en noviembre y 23,74 dólares en marzo. Los máximos han sido relativamente planos. Esta es nuestra definición de un posible triángulo ascendente: fondos ascendentes con máximos relativamente planos. Si esto es correcto, entonces una ruptura de nuevos máximos por encima de 30,35 dólares podría, en teoría, proyectarse hasta unos 39 dólares. Esto se basa ahora en la premisa de que la plata no rompa la actual línea de tendencia alcista baja, actualmente cerca de 24 dólares. Nuestra preferencia ahora mismo es mantener 26 dólares, aunque podríamos tolerar una corrección hasta alrededor de 25,50 dólares. Sin embargo, una ruptura por debajo de los 25 dólares sería un aviso de que las cosas podrían ir mal. Al alza, tenemos que recuperar rápidamente el reciente máximo cerca de 26,75 dólares, pero realmente necesitamos superar los 28 dólares para convencernos de que realmente estamos preparados para subir. Por encima de 28,50 dólares, las probabilidades de que se produzcan nuevos máximos aumentan considerablemente.

Fuente: www.cotpricecharts.com

El COT comercial de la plata, al igual que el COT comercial del oro, se mantuvo sin cambios esta semana pasada en un 32%. Sin embargo, hubo un aumento de más de 7.500 contratos en el interés abierto corto que compensó con creces el aumento de 2.000 contratos en el interés abierto largo. En general, el interés abierto aumentó más de 4.000 contratos en una semana en la que la plata cayó un pequeño 0,1%. El COT de los grandes especuladores subió al 69% desde el 68%, ya que añadieron unos 6.000 contratos al interés abierto largo, mientras que el interés abierto corto se mantuvo prácticamente sin cambios, con un aumento de menos de 500 contratos. Seguimos viendo el COT comercial de la plata con cautela. Naturalmente, preferiríamos que subiera por encima del 40%, pero hemos visto que el COT comercial sigue siendo moderado incluso cuando los precios de la plata suben en el pasado. En el 32% estamos por debajo del 35% visto hace apenas tres semanas.

Fuente: www.stockcharts.com

Los valores del oro se están acercando a zonas de resistencia clave que podrían hacer o romper el mercado en el futuro. La semana pasada, el TSX Gold Index (TGD) logró una minúscula ganancia del 0,05% (que redondeamos generosamente a una ganancia del 0,1%), mientras que el Gold Bugs Index (HUI) perdió un 0,6%. Ambos índices están ahora justo al lado de su MA de 200 días y en la resistencia de la tendencia bajista. Se está estableciendo una tendencia alcista, pero todavía está en sus primeras etapas. El TGD ha ganado un 17% desde el mínimo de principios de marzo, pero sigue perdiendo un 25% desde su máximo de agosto de 2020. El Índice de Porcentaje Alcista de Mineros de Oro (BPGDM), con un 46,68%, es efectivamente neutral aquí. Los indicadores técnicos están en tendencia alcista y no están cerca de la sobrecompra, lo que sugiere que hay un espacio considerable para subir. El TGD tiene un buen soporte hasta 300, pero una ruptura por debajo de ese nivel y especialmente por debajo de 290 podría establecer una nueva prueba del mínimo. Una ruptura por encima de 334 (la MA de 200 días) sería positiva, aunque buscaríamos cierres consecutivos por encima de 342 para confirmar cualquier ruptura. Nos anima el rebote de los valores auríferos. Parecen estar liderando el camino, algo que necesitamos ver si este movimiento alcista en el oro (y la plata) es sostenible. Sin embargo, debemos recordar que estamos en un punto crucial, o nos acercamos a él, que determinará si este movimiento tiene o no fundamento.

Fuente: www.stockcharts.com

Los precios del petróleo se recuperaron la semana pasada después de haber caído, pero ¿podría el enorme aumento del COVID en la India amenazar el cambio de rumbo? Mientras que las cosas parecen estar mejorando en Estados Unidos y, en menor medida, en la zona euro, el enorme aumento en la India tiene el potencial de cambiar las cosas. Con los récords que se registran casi a diario en la India, las previsiones de consumo de combustible en este país contemplan la posibilidad de un fuerte descenso del 20% o más a medida que se produzcan los cierres.

Esta semana pasada, los precios del petróleo WTI cayeron un 1,7%, aunque los del gas natural (GN) subieron un 5,2%. Los valores energéticos tomaron el camino fácil y cayeron. El índice ARCA Oil & Gas (XOI) bajó un 2,3%, mientras que el índice TSX Energy (TEN) cayó un 4,2%. Los precios del petróleo WTI parecen aferrarse a la línea de tendencia alcista, pero una ruptura por debajo de los 60 dólares una vez más podría hacer que los precios cayeran rápidamente hasta el siguiente soporte en torno a los 55/56 dólares. En cuanto a los valores energéticos, el XOI parece dispuesto a seguir cayendo. Una ruptura por debajo de 950 haría que el índice cayera hacia un mejor soporte cerca de 900.

Algunas previsiones interesantes. Goldman Sachs predice que la demanda de petróleo alcanzará su punto máximo en 2026, mientras que BP PLC cree que la demanda ya ha alcanzado su punto máximo. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) va un poco más allá y dice que la demanda alcanzará su máximo en 2030. No importa. Lo que todo esto sugiere es que la industria del petróleo continuará tambaleándose a medida que dé paso a una energía cada vez más limpia mientras el mundo trabaja hacia una economía global de cero emisiones. Estados Unidos tiene previsto intentar reducir las emisiones en un 50-52% para 2030, mientras que Canadá ha aumentado su objetivo de reducción del 30% al 40-45%. Japón ha aumentado su objetivo del 26% al 46%. China también quiere reducir sus emisiones y ya está en proceso de eliminar el consumo de carbón. También leemos que 12 estados de EE.UU. están pidiendo al gobierno federal que prohíba la venta de vehículos de gasolina para 2035.

Todo esto no augura nada bueno para los precios del petróleo en el futuro. Los riesgos a la baja parecen superar a los alcistas.

– —

(Imagen destacada de OTA Photos CC BY-SA 2.0 vía Flickr)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras “creer”, “proyectar”, “estimar”, “llegar a ser”, “planear” y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que refleja las opiniones de la dirección de la empresa sólo a la fecha de este artículo. Además, asegúrese de leer estas información importante.

David Chapman no es un servicio de asesoramiento registrado y no es un distribuidor de mercado exento (EMD) ni un asesor financiero autorizado. No damos ni podemos dar asesoramiento de mercado individualizado. David Chapman ha trabajado en la industria financiera durante más de 40 años, incluyendo grandes corporaciones financieras, bancos y agentes de inversión. La información contenida en este boletín está destinada únicamente a fines informativos y educativos. No debe considerarse una solicitud de oferta o venta de ningún valor. Se hace todo lo posible para proporcionar información precisa y completa. Sin embargo, no podemos garantizar que no haya errores. No hacemos ninguna afirmación, promesa o garantía sobre la exactitud, integridad o adecuación del contenido de este comentario y renunciamos expresamente a la responsabilidad por errores y omisiones en el contenido de este comentario. David Chapman se esforzará siempre por garantizar la exactitud y la actualidad de toda la información. El lector asume todo el riesgo al operar con valores y David Chapman aconseja consultar a un asesor financiero profesional autorizado antes de proceder con cualquier operación o idea presentada en este boletín. David Chapman puede poseer acciones de las empresas mencionadas en este boletín. Compartimos nuestras ideas y opiniones sólo con fines informativos y educativos y esperamos que el lector realice la debida diligencia antes de considerar una posición en cualquier valor. Eso incluye consultar con su propio asesor financiero profesional autorizado.

Regina Galan

Regina Galan

Regina es una apasionada de la medicina integral y el deporte. Además su vocación redunda en la investigación de temas sobre la marihuana recreativa y medicinal, la publicidad de la marihuana y también narra sobre la biotecnología.

Las Últimas