Los mercados de valores parecen estar al borde de un ataque de nervios

Las bolsas siguen subiendo. Este rebote, tras una corrección del 5% aproximadamente, es rápido, por lo que es posible que no tenga recorrido, pero podría volver a alcanzar nuevos máximos. El petróleo hizo nuevos máximos y los objetivos potenciales son ahora de 100 dólares. El oro sigue luchando, pero la plata y los valores auríferos podrían estar a la cabeza. Sin embargo, los esquivos puntos de ruptura al alza siguen manteniendo vivo el potencial de un impulso bajista.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

¿Se está gestando la tormenta perfecta? Se suele hablar de tormenta perfecta en materia meteorológica. Se define como una tormenta perfecta y violenta que surge de una rara combinación de factores meteorológicos adversos. Pero también se define como un estado de cosas especialmente malo o crítico, derivado de una serie de factores negativos e imprevisibles.

Parece que los tenemos a raudales. La tormenta energética ha provocado un aumento de los precios de la energía -petróleo, gas natural y carbón- debido a la creciente demanda, la escasez de oferta, la interrupción del transporte marítimo, los problemas medioambientales y la escasez de mano de obra. El carbón ha alcanzado recientemente un máximo de 269 dólares. Hace un año, costaba unos 55 dólares, lo que supone un aumento de casi el 390%. Otras materias primas han experimentado subidas similares, aunque menores. En Europa, los precios del gas natural subieron aproximadamente un 500% de mayo a octubre, de nuevo debido principalmente al aumento de la demanda, la escasez de oferta y la interrupción del transporte del producto al mercado. También hay escasez de mano de obra. Tras años de cierre de minas de carbón y de despido de trabajadores, la capacidad de poner en marcha nuevas fuentes (o incluso las antiguas) es difícil debido a la escasez de trabajadores formados y al desinterés por realizar ese trabajo sucio, dados sus problemas medioambientales. Incluso un fuerte aumento de los salarios despierta poco interés. Las energías renovables están creciendo, pero no lo suficientemente rápido ni son la solución total.

Sin embargo, la interrupción del suministro va más allá de la energía. La escasez de energía ha provocado el cierre de fábricas o, al menos, la reducción de la producción, lo que ha desencadenado la escasez de casi todo, especialmente de semiconductores y otros productos. China e India son dos grandes fabricantes especialmente afectados. No se puede poner en marcha una nueva planta en Estados Unidos de la noche a la mañana para sustituir los chips que no vienen de China o de otros lugares. Los buques portacontenedores están parados en alta mar por falta de estibadores. Los suministros no se entregan por falta de camioneros. El transporte aéreo depende de los pasajeros. El tráfico de pasajeros sigue bajando un 64% respecto a los niveles de 2019, lo que repercute negativamente en el transporte de suministros por vía aérea. Los costes han subido mucho. Una ruptura en el suministro resulta en una copia de seguridad en todas las cadenas de suministro en adelante. Para el consumidor, se traduce en piezas y bienes no disponibles y en estanterías vacías.

El COVID sigue desempeñando un papel importante a la hora de impedir que los trabajadores ocupen sus puestos de trabajo. Los empleos mal pagados, a tiempo parcial, sin prestaciones y con horarios inciertos no son la panacea para los empleos a tiempo completo con prestaciones. Las restricciones a los viajes debidas al COVID mantienen fuera a muchos trabajadores temporales que normalmente desempeñarían trabajos sucios mal pagados. Y, a causa de la pandemia, muchos han decidido dedicarse a otra cosa o se ven limitados en el cuidado de la familia, dada la incertidumbre en las escuelas y la necesidad de cuidar a los ancianos.

En realidad, el mercado laboral está muy ajustado. En Estados Unidos, la tasa oficial de desempleo (U3) es del 4,8%, lo que se traduce en 7.674 mil parados. Hay otros 5.969 mil que se consideran fuera de la fuerza laboral pero que quieren un trabajo ahora. Según las estadísticas, hay 10.934 mil vacantes de empleo. Excepto que los parados y las vacantes no coinciden por muchas razones. Sin embargo, según otra estadística, hubo 15 millones de abandonos de empleo durante el año pasado. Todo ello durante una importante recesión.

Fuente: www.bls.govwww.stlouisfed.org
Fuente: www.bls.govwww.stlouisfed.org

Fíjate en el enorme pico de despidos y bajas que se produjo durante la recesión pandémica. Llegó a 13.046.000 en el punto álgido y sigue siendo de 1.343.000 en agosto de 2021. ¿Significa eso que muchos pueden estar esperando a ser llamados de nuevo? Los despidos ascendieron a 4.270.000 en agosto, pero las contrataciones ascendieron a 6.322.000. Sin embargo, las renuncias han ido en aumento, un fenómeno bastante extraño. Según las estadísticas de la Fed de Atlanta, la ganancia salarial media de los abandonos es del 5,4% tras encontrar un nuevo empleo.

La inflación de los precios de la energía es probablemente la peor, ya que afecta a casi todo, incluidos los alimentos. Pero la energía es sólo una parte. La incapacidad del mundo para reducir las emisiones está provocando una tormenta perfecta de, bueno, tormentas: huracanes, incendios, aumento del nivel del mar, precipitaciones anormalmente altas en algunas zonas, sequía en otras, y más. Dado el aumento constante de las temperaturas de la Tierra, es probable que el punto álgido de las tormentas climáticas aún no haya llegado. A medida que aumentan las temperaturas, crece la inestabilidad en los países, aumenta el número de refugiados climáticos y los costes no dejan de aumentar.

IPC, IPC básico, Tesoro de EE.UU. a 10 años, Rendimiento de las empresas BBB 2007-2021

Fuente: www.stlouisfed.orgwww.bls.govwww.theice.com

También hay una creciente inestabilidad política. En cuanto a la geopolítica, es más probable que el conflicto entre Estados Unidos y China/Rusia, principalmente, se agrave que retroceda. Sin embargo, la inestabilidad política interna amenaza con empeorar las cosas. Numerosos países están siendo desafiados por grupos de extrema derecha que provocan enfrentamientos, atentados, disturbios, etc. En Estados Unidos, persiste la mentira de que las elecciones de 2020 fueron robadas y fraudulentas, lo que prepara el terreno para un posible gran enfrentamiento no sólo en las elecciones intermedias de 2022, sino en las presidenciales de 2024. Si la mentira de que las elecciones fueron fraudulentas y robadas persiste, como parece ser, entonces el resultado está previsto pase lo que pase y se hace más probable una potencial crisis constitucional, incluyendo estados que intenten la secesión. La ruptura de Estados Unidos parece fantástica, improbable, pero ya ha ocurrido antes: en 1861-1865. ¿Qué significaría eso no sólo para Estados Unidos, sino para el mundo? El mundo es hoy muy diferente al de 1861. Sin embargo, las condiciones que desencadenaron el movimiento de secesión de 1861-1865, aunque son diferentes hoy en día, no son diferentes en muchos otros aspectos.

Nuestro gráfico anterior muestra la inflación, comparándola con los rendimientos de la nota del Tesoro estadounidense a 10 años y con la deuda corporativa estadounidense con calificación BBB (el grado de inversión más bajo). Una cosa es ver un diferencial negativo del IPC y del IPC básico con respecto al bono del Tesoro estadounidense a 10 años. Eso ha ocurrido en numerosas ocasiones. Sin embargo, no es habitual ver que la deuda con calificación BBB cotice por debajo de las tasas clave de inflación. Si los hubiéramos comparado con el IPC el diferencial sería aún peor. Para que conste, el IPC es del +3,82%, mientras que el IPC básico es del +2,48. Pero el IPC también supera a la deuda BBB en un +2,98% y el IPC Core es un +1,64% a la deuda corporativa BBB.

¿Es sorprendente que, en este contexto, el FMI haya rebajado sus previsiones de crecimiento? Han citado las interrupciones de la cadena de suministro y el agravamiento de la situación sanitaria en las economías emergentes. Los estudios han sugerido que el número de casos y muertes por COVID en África está muy subestimado, al igual que en la India. Un estudio anterior de The Economist («The pandemic’s true death toll» – actualizado el 15 de octubre de 2021, original del 2 de septiembre de 2021) señalaba que el verdadero número de muertos se estima entre 10,1 y 19 millones, con una media de unos 16,3 millones. La cifra oficial de muertos es de 4,9 millones (www.worldometers.info/coronavirus). Los problemas de África e incluso de la India se derivan de la debilidad de los sistemas sanitarios y de la falta de pruebas. EE.UU. sigue liderando el mundo en casos y muertes, ahora hasta 740 mil, pero las estimaciones de exceso de muertes sitúan potencialmente la cifra real en 840-970 mil. No hay ningún país que probablemente no haya subestimado el número real de muertes por COVID.

Ver También  Cómo la Fed no puso un tope a los tipos de interés a largo plazo

La crisis de Evergrande parece haber salido de las portadas, pero no ha ido muy lejos. Evergrande ha incumplido sus pagos (el más reciente, un pago de intereses de 83,5 millones de dólares el mes pasado) al igual que otros promotores. Los promotores inmobiliarios chinos se han quedado fuera de los mercados internacionales de bonos. Un gran promotor, Fantasia, entró en mora. Esto va a provocar una importante desaceleración en China. Y lo que sucede en China tiene el potencial de impactar en el mundo. A continuación se muestra una imagen de las emisiones de deuda de alto rendimiento de los promotores chinos durante 2011-2021 (miles de millones de dólares estadounidenses).

Fuente: www.ft.comwww.dealogic.com

Dado que se calcula que para el año que viene hay que renovar 77.000 millones de dólares de deuda de promotores chinos, las probabilidades de que se produzcan impagos significativos aumentan. Evergrande tiene actualmente problemas con al menos 148.000 millones de dólares de sus bonos, de un total de 300.000 millones, todos ellos denominados en dólares estadounidenses. Resulta preocupante que los funcionarios chinos no se hayan mostrado demasiado activos ni el PBOC (el banco central) en la resolución de estos problemas. Sin embargo, muchos esperan que finalmente tengan que jugar su mano para frenar un impago potencialmente desordenado (y posiblemente catastrófico). Muchos bonos de promotores se negocian a 25 céntimos de dólar o menos y los rendimientos se disparan. Nuestro gráfico de los rendimientos de los bonos basura chinos de Bloomberg muestra la fuerte subida que han experimentado recientemente. Incluso los bonos chinos de calidad de inversión se han visto afectados, con una caída de precios de hasta el 20%.

Fuente: www.bloomberg.com

El impago sigue en la agenda de Estados Unidos, ya que los recientes acuerdos para ampliar el gasto y el límite de la deuda sólo son válidos hasta principios de diciembre (se habla del 3 de diciembre). El resultado es que la amarga lucha continuará y, una vez más, Estados Unidos podría verse al borde del impago y del cierre del gobierno. Aunque muchos mantienen la esperanza de que un acuerdo evite lo que podría ser catastrófico, el amargo partidismo encaja con la división y la lucha por el poder por cualquier medio que es Estados Unidos hoy en día.  Esto es algo que está siendo reconocido por mucha gente y es un peligro creciente.

¿La tormenta perfecta? Las cosas no se perfilan muy bien para 2022 y más allá.

Fuente: www.stockcharts.com

Entonces, ¿se trata de un rebote del mercado bursátil o del inicio de otro movimiento hacia nuevos máximos históricos? Ante el aumento de la inflación y la caída de la confianza de los consumidores, los mercados bursátiles subieron la semana pasada. La recuperación ante las malas noticias es una muestra de fortaleza. El S&P 500 ganó un 1,8%, el Dow Jones de Industriales (DJI) subió un 1,6%, el Dow Jones de Transportes (DJT) continúa una buena racha reciente con una subida del 3,8%, mientras que el NASDAQ ganó un 2,2%. Los valores de pequeña capitalización fueron los más débiles, ya que el S&P 600 ganó un pequeño 0,4%.

En Canadá, el TSX Composite sorprendió, ganando un 2,5% y haciendo (apenas) nuevos máximos históricos. El TSX Venture Exchange (CDNX), de pequeña capitalización, se mostró fuerte, con una subida del 6,9%, y vuelve a ser positivo en el año, con una subida del 7,1%. En la UE, el FTSE de Londres subió un 2%, el CAC 40 de París un 2,6% y el DAX alemán un 0,5%. En Asia, el índice chino de Shangai (SSEC) se tambaleó, con una caída del 0,6%, pero el Nikkei Dow de Tokio (TKN) volvió a saltar, con una subida del 3,6%. El índice MS World subió un 1,7%, mientras que el Bitcoin saltó un 5,3%. Observamos que el Bitcoin ha subido aún más, habiendo superado de nuevo los 60.000 dólares durante el fin de semana.

A pesar de las sólidas cifras del IPC y el IPP que muestran la inflación, la nota del Tesoro estadounidense a 10 años bajó 4 puntos básicos hasta el 1,57%. El bono del Gobierno de Canadá a 10 años (CGB) también cayó, 5 puntos básicos, hasta el 1,58%. Los diferenciales también cayeron con fuerza, ya que el diferencial del 2-10 de EE.UU. bajó al 1,18% desde el 1,29% y el de Canadá al 0,81% desde el 0,94%. Los tipos a corto plazo subieron, reflejando el aumento de la inflación, mientras que los bonos a más largo plazo cayeron, viendo las débiles cifras económicas (manufactureras) y la caída de la confianza de los consumidores.

Las acciones también respondieron positivamente a unos beneficios empresariales más fuertes de lo esperado. El viernes, Goldman Sachs superó con creces sus previsiones y fue el que más subió, un 3,8%. Pero luego, todos los bancos presentaron resultados mejores de lo esperado. El 80% de las empresas que informan han sorprendido al alza. La cifra de ventas al por menor, que batió ampliamente las expectativas, también ayudó a las bolsas a subir esta semana pasada. La actitud parece ser que la inflación y los problemas de la cadena de suministro no han frenado las ventas minoristas. ¿Se están acostumbrando los consumidores a los precios más altos?

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.home.treasury.govwww.bankofcanada.ca

La línea de avance-descenso del NYSE se dirige ahora a nuevos máximos históricos potenciales. Sin embargo, observamos que el viernes, cuando el DJI subió 300 puntos, la línea AD pasó a ser negativa. Entonces, ¿es una señal negativa para esta semana? El seguimiento al alza sería importante para que los índices vuelvan a alcanzar nuevos máximos históricos. Pero si se trata de un repunte del mercado bajista, como algunos sospechan, observamos que los repuntes del mercado bajista tienden a ser rápidos y bruscos. Eso es lo que caracteriza la acción de la semana pasada. Los mercados alcistas tienden a ser asuntos de molienda. Por lo tanto, un debilitamiento de la línea AD el viernes ante una fuerte subida puede ser una señal de advertencia. Los participantes en el mercado siguen siendo bastante alcistas, y la relación entre las opciones de venta y las de compra ha caído a 0,48, el nivel más bajo desde mediados de junio. El índice de porcentaje alcista del S&P (BPSPX) está en 60, muy por debajo de los niveles alcistas, mientras que el porcentaje de valores por encima de su MA de 200 días está en torno al 74%, pero muy por debajo del máximo del 95%+. La cifra por encima de la MA de 50 días es sólo del 54%, muy por debajo de los niveles máximos de más del 90%. El índice de volatilidad VIX ha caído a poco más de 16, el nivel más bajo desde principios de septiembre. El mínimo de este mercado actual estaba en 15,07 visto a principios de julio de 2021.

El sector de la energía fue uno de los que mejor se comportó la semana pasada, ya que los precios del petróleo siguieron subiendo, con el petróleo WTI por encima de los 82 dólares, lo que supuso un aumento del 3,7% en la semana, hasta alcanzar nuevos máximos de 52 semanas. Ello contribuyó a que los índices energéticos alcanzaran también nuevos máximos de 52 semanas, con el ARCA Oil & Gas Index (XOI) subiendo un 1,5% y el TSX Energy Index (TEN) un 1,8%. El gas natural (NG) no se ha visto afectado, ya que cayó un 2,9% la semana pasada. En el TSX, el TEN no lideró la subida de la semana pasada, ayudando al TSX Composite a alcanzar nuevos máximos de 52 semanas. El honor correspondió a Metales y Minería (TGM), con una subida del 6%, mientras que Materiales (TMT) subió un 5,1% y Oro (TGD) un 4,8%. Los subíndices del TSX no sufrieron pérdidas la semana pasada.

¿Nos sorprendería que el S&P 500 (y tal vez algunos otros) hicieran nuevos máximos históricos? No. Los patrones de zig-zag en desarrollo pueden ver nuevos máximos a pesar del hecho de que podemos haber iniciado un mini-bordo. Los alcistas no estarán de acuerdo en que hayamos empezado uno, pero el patrón de la caída de 4.537 a 4.300 hizo que el S&P 500 eliminara algunos mínimos diarios anteriores. Fue la caída más importante por debajo de la MA de 50 días desde octubre de hace un año. El S&P 500 perdió un 5% en el descenso, muy por debajo de nuestras ideas de un descenso de al menos un 10%. La salida de los 4.485 nos indica que las probabilidades de nuevos máximos han aumentado considerablemente. El máximo de la semana pasada fue de 4.475. Sólo una vuelta a la baja y la ruptura por debajo de los 4.300 sugeriría que estamos entonces firmemente en nuestro próximo descenso. Todavía tenemos que lidiar con la lucha por el límite de la deuda antes del 3 de diciembre y la Reserva Federal está insinuando una reducción del gasto en la última parte de noviembre. El FOMC se reúne los días 2 y 3 de noviembre.

Ver También  ¿Hay espacio en el frenesí de las SPAC para los inversores minoristas?
Fuente: www.stockcharts.com

El oro estaba a punto de registrar su mejor semana en meses cuando unas cifras de ventas minoristas mejores de lo esperado (+0,7% en septiembre frente al 0,9% en agosto y las expectativas de un descenso del 0,2%) dieron un vuelco al oro el viernes. El punto de ruptura se vio en los 1.800 dólares/1.810 dólares, aunque el punto de ruptura final y más importante está en los 1.835 dólares/1.850 dólares. El catalizador del salto del oro de más de 30 dólares el miércoles fueron las cifras del IPC, seguidas por las del IPP el jueves, que indicaron que la economía estadounidense podría estar abocada a la estanflación. A pesar de las sólidas cifras de ventas minoristas, el índice manufacturero Empire State de Nueva York se situó en un decepcionante 19,8 frente a una expectativa de al menos 27, mientras que el índice de sentimiento del consumidor de Michigan se situó por debajo de las previsiones en 71,4 frente a una expectativa de 73,1. Fue el segundo índice de sentimiento del consumidor de Michigan más bajo visto desde 2011. Entonces, ¿de qué se trata? ¿Una economía fuerte definida por las ventas minoristas o una economía debilitada definida por el sentimiento del consumidor y la fabricación?

La inflación está superando las expectativas. Pero la economía está, al parecer, con respiración asistida. Estas son las condiciones para la estanflación. Históricamente, la estanflación ha perjudicado a la renta variable, como vimos durante la década de 1970. Las materias primas y el oro se han comportado bien en esas condiciones en el pasado. El hecho de que los tipos de interés sean negativos también ayuda al oro, ya que el coste de transporte es insignificante. La demanda ha sido fuerte. Lo único que la frena es la rigidez del precio. El precio del oro no está determinado tanto por el mercado del oro físico como por el mercado del oro en papel, es decir, los derivados. Muchos creen que el oro está manipulado.

Fuente: www.gold.orgwww.bloomberg.com

Este es un interesante gráfico del Consejo Mundial del Oro. Hace un seguimiento del índice de sorpresa económica global y del índice de sorpresa de la inflación. La línea verde (que parece azul) es la sorpresa económica (en descenso), la línea roja es la sorpresa de la inflación (en aumento). Hay numerosos indicios de que la economía mundial se está desacelerando, incluso cuando la inflación está aumentando. Todo apunta a un entorno de estanflación en el tercer trimestre de 2021 y a medida que nos adentramos en el cuarto trimestre y en 2022.

A pesar del revés del viernes para el oro, podría estar en marcha un incipiente mercado alcista. En la semana, el oro subió un 0,6%; sin embargo, la plata subió un 2,9%. Aunque el oro se vendió con fuerza el viernes, el descenso de la plata fue, en términos porcentuales, considerablemente menor. Además, los valores del oro tuvieron una buena semana. El Gold Bugs Index (HUI) ganó un 6,2%, mientras que el TSX Gold Index (TGD) subió un 4,8%. El buen comportamiento de los valores auríferos por segunda semana consecutiva puede indicar que los valores auríferos van a la cabeza. Otros metales también subieron, ya que el platino subió un 3% y el paladio un 0,2%. El cobre también subió mucho en la semana, un 10,6%.

Nuestro segundo gráfico muestra la durabilidad y la frecuencia de la estanflación. Estos periodos se definen por la caída de la confianza de los consumidores y el aumento de la inflación. El gráfico muestra las variaciones interanuales de la confianza de los consumidores (línea gris, que es volátil) frente al IPC subyacente interanual (línea azul, que parece más estable). El oro se ha comportado mejor durante esos periodos de estanflación, mientras que el mercado bursátil en general se ha tambaleado. Aunque el rendimiento pasado no predice necesariamente el futuro, es algo que hay que tener en cuenta. Tradicionalmente, los activos defensivos son más adecuados y, en este caso, el oro se considera un activo defensivo. No, como dijo famosamente Warren Buffett sobre el oro, como un activo sin utilidad ni, como John Maynard Keynes llamó al oro, «una reliquia bárbara».

Fuente: www.gold.orgwww.bloomberg.com

Aunque es un poco difícil de ver, el gráfico anterior muestra el índice de confianza del consumidor frente al oro. La caída del Índice Líder del Conference Board de EE.UU. (confianza del consumidor) (línea gris) y el aumento del IPC básico (línea verde) han precedido a las recesiones. En este caso, el índice de la Conference Board está aumentando, pero, dada la dirección de la caída del índice de confianza del consumidor de Michigan, la próxima lectura del índice de la Conference Board debería ser a la baja.

La estanflación es buena para el oro. Pero el viernes el oro retrocedió bruscamente, justo por debajo de su posible nivel de ruptura. ¿Es esto significativo? Lo será si el oro cae primero por debajo de los 1.750 dólares y, sobre todo, por debajo de los 1.720 dólares. No queremos ponernos nerviosos, pero hasta que los puntos alcistas sean eliminados técnicamente, el riesgo sigue siendo a la baja. En cuanto a la plata, nos sentiremos un poco mejor una vez que superemos con éxito los 23,60 dólares y por encima de los 24. No nos gustaría en absoluto que la plata volviera a cotizar por debajo de los 22,50 dólares y especialmente por debajo de los 22. Entonces es muy probable que se produzcan nuevos mínimos.

El índice del dólar cayó esta semana, pero no de forma significativa, menos del 0,2%. La libra esterlina fue la que mejor se comportó, con una subida del 1%. El dólar canadiense, impulsado por el petróleo, ganó un 0,6%, mientras que el euro subió un 0,2% y el franco suizo un 0,4%. El yen japonés continúa su debilidad, con un descenso del 1,9%.

En cuanto al oro, somos a la vez optimistas respecto a un avance al alza, pero cautelosos ante la posibilidad de que la tendencia a la baja aún no haya terminado. Al menos, hasta que se consiga sacar puntos de ruptura al alza.

(Imagen destacada de Chris Liverani via Unsplash)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras «creer», «proyectar», «estimar», «llegar a ser», «planear» y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que reflejan las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

Guadalupe Gomes Gomes

Guadalupe Gomes Gomes

Guadalupe Gomes Gomes es una especialista en marketing. Su enfoque principal se basa en la implementación de ideas de marketing, y los temas a los que se encuentra abocada mayormente son la marihuana recreativa y medicinal, la publicidad de la marihuana y su marketing.

Las Últimas

MÁS POPULARES