La Web 3.0 no cambia nada: la tecnología de RA y RV sí

Se habla mucho de la tecnología de la Web 3.0. Sin embargo, si miramos un poco más a fondo, las posibilidades de que cambie algo son escasas; las mismas fuerzas que llevaron a Internet a su actual estado de centralización ya están haciendo lo mismo en la Web 3.0, y no, la gran tecnología no tiene la culpa. En su lugar, si realmente quieres ver hacia dónde se dirige la tecnología de Internet de próxima generación, mira a la RA, la RV y el metaverso.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Dados los acontecimientos de 2021, tiene mucho sentido que la Web 3.0 (también estilizada como web3) esté recibiendo mucha atención estos días. El año pasado asistimos a un crecimiento masivo del interés por la tecnología blockchain. Francis Haugen y The Wall Street Journal dieron a conocer el funcionamiento interno de Facebook. Y, dada toda la atención adicional sobre el metaverso, parece natural que vayamos en busca de nuevas tecnologías para impulsarlo.

Sin embargo, a pesar de los rumores, no esperes que la Web 3.0 tenga un gran impacto en el funcionamiento de Internet, o incluso en la forma en que interactuamos con ella. No lo hará. Pero eso no quiere decir que algunas de las últimas tecnologías que están avanzando hoy no lo hagan, sólo que no hay que confundirlas con la Web 3.0.

Qué es la Web 3.0

Cuando hablamos de la Web 3.0, hay una larga lista de palabras de moda que probablemente escuchemos: cripto, blockchain, NFT, etc. Sin embargo, una vez que se elimina toda la jerga y la fijación en las tecnologías, el tema principal que nos queda es la descentralización.

Este tema de la descentralización es la idea central que se cree que va a revolucionar Internet en su esencia. En teoría, la Web 3.0 significará que se acabarán los días en los que todos nuestros datos están encerrados en plataformas centralizadas. En su lugar, todos nos tomaremos de la mano y cantaremos canciones como una red distribuida y descentralizada de compañeros que impulsarán Internet utilizando blockchains.

Pero piénsalo bien.

Si la Web 3.0 está descentralizada, ¿qué era la Web 1.0?

El problema con la hipérbole que rodea a la Web 3.0 es que parece que hemos perdido el contacto con el hecho de que Internet en su versión más temprana ya estaba descentralizada. De hecho, lo sigue siendo hoy. El factor centralizador es que la gente elige utilizar plataformas centralizadas.

Para ilustrar este punto, echemos un vistazo a la más humilde de las tecnologías que todavía se utiliza hoy en día: el correo electrónico. La realidad es que, a pesar de la centralización masiva que ha sufrido con la llegada al mercado de proveedores como Gmail, la tecnología y los protocolos se diseñaron desde el principio para funcionar sólo con un grupo descentralizado de compañeros.

Tampoco hay absolutamente nada que te impida salir y montar tu propio servidor de correo electrónico. En serio, todo lo que tienes que hacer es salir y comprar tu propio nombre de dominio, configurar tu propio servidor, y luego mantener el mantenimiento continuo y los costos financieros para el resto de tu vida.

Por otra parte, ¿por qué molestarse en hacerlo uno mismo cuando puede utilizar los servicios que ofrece Google?

Si la Web 1.0 ya estaba descentralizada, ¿qué cambia la Web 3.0?

Este punto sobre el correo electrónico pone de manifiesto dos grandes defectos del pensamiento actual sobre la tecnología de la Web 3.0. El primero es que la idea de la descentralización resuelve un problema que no era realmente un problema. El segundo es que, como ya nos ha demostrado Internet, la gran mayoría de nosotros no quiere descentralizar y prefiere que alguien se encargue de la carga tecnológica por nosotros.

Ver También  ¿Uranio para un cielo azul? Cómo la minería resuelve el mayor problema de la transición energética

Pero eso no quiere decir que las llamadas tecnologías Web 3.0 no puedan cambiar algo. Al fin y al cabo, todo el asunto de la Web 3.0 llegó a lomos de la tecnología blockchain, y todos sabemos que es buena para crear un libro de contabilidad público verificable en el que cualquiera puede participar. Seguramente hay algún beneficio en poder verificar los datos de forma independiente y libre de una base de datos centralizada bajo el control de una sola entidad.

El problema aquí, sin embargo, es que un libro de contabilidad público no hace la Web 3.0. Cuando la gran promesa de la Web 3.0 es una remodelación masiva de Internet, una sola tecnología que nos ofrezca una forma diferente de almacenar y recuperar información no va a hacerlo por sí sola. El hecho de que parte de la promesa de blockchain sea que los datos sean públicamente verificables plantea todo tipo de preocupaciones sobre la privacidad, preocupaciones que la Web 3.0 pretende resolver mágicamente, ¿dándonos una forma de escapar de las garras de Meta (NASDAQ: FB)?

Hacia dónde se dirige realmente la tecnología de la Web 3.0

Podemos quejarnos de las malvadas grandes empresas tecnológicas todo lo que queramos. Pero, si nos enfrentamos a los hechos, ninguna de ellas nos tiene como rehenes. No necesitas Facebook, Instagram, Twitter ni ninguna otra cuenta de redes sociales. Y, aunque las necesitaras, ya existen alternativas descentralizadas de código abierto. Lo mismo ocurre con el correo electrónico, como ya hemos comentado.

Así que, dado el estado actual de Internet, ¿no sería seguro decir que la Web 3.0 ya se dirige rápidamente hacia un estado de cosas similar? No es que el ciudadano medio quiera molestarse en gestionar sus propios nodos de Ethereum o lidiar con interacciones de bajo nivel con la cadena de bloques. Incluso los desarrolladores de la Web 3.0 que están construyendo todo tipo de nuevas y locas “dApps” no quieren hacerlo, lo que ya está llevando rápidamente a todo el ecosistema de la Web 3.0 hacia la centralización, a pesar de las promesas de que no es así.

En realidad, el único lugar en el que la Web 3.0 va a terminar es justo donde estamos ahora. Naturalmente, gravitaremos hacia la centralización porque, admitámoslo, no sólo es más fácil, sino que también es gratis (vamos, nadie quiere pagar por usar Facebook, que es lo que todos tendríamos que hacer si realmente quisiéramos descentralizar y recuperar el control de nuestros datos). Lo único que cambiará es que tendremos un montón de nuevas tecnologías.

Ver También  Las bolsas caen por tercera semana consecutiva

¿Qué viene además de la cadena de bloques?

Para los que no estamos entusiasmados con las NFT y las criptomonedas, el blockchain no es precisamente la tecnología más emocionante, a menos que se trabaje en auditoría o en algún otro campo relacionado. Pero si ampliamos nuestro alcance y observamos lo que está ocurriendo en paralelo a la narrativa de la Web 3.0, encontramos que la otra gran tendencia estrechamente conectada es la del metaverso.

El metaverso, al igual que la Web 3.0, es también una tendencia impulsada por la tecnología. Sólo que esta vez esa tecnología es la RA y la RV. Y, en lugar de tratarse de la descentralización y de cómo funciona la columna vertebral de Internet, esta vez se trata de cómo interactuamos con Internet. Se trata de cómo estamos empezando a vivir rápidamente gran parte de nuestras vidas en línea, cómo interactuamos con otros virtualmente, y cómo interactuamos con Internet y otras aplicaciones en sí.

Esta es la verdadera tendencia que hay que observar

Dado que la transformación de las interacciones humanas entre sí y con la tecnología es lo que va a suponer la próxima gran revolución tecnológica de Internet, la tendencia natural a seguir aquí son las tecnologías que permiten todo esto: la realidad virtual y la realidad aumentada.

Por supuesto, observar una tendencia sin pasar a la acción no es lo más emocionante, así que este es nuestro consejo tanto para los inversores como para los propietarios de empresas: seguir de cerca a empresas como XRApplied (CSE: XRA).

XRApplied es una empresa que se ha dedicado por completo a desarrollar la próxima generación de aplicaciones web de realidad virtual y realidad aumentada, y lo está haciendo con un enfoque láser en el mercado de las pymes. Su objetivo es capacitar a las empresas para que se preparen para el verdadero centro de la innovación y la disrupción en Internet, y lo hace de forma rentable y escalable.

__

(Imagen destacada de Pixabay via Pexels)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente con las palabras “creer”, “proyectar”, “estimar”, “llegar a ser”, “planear” y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que refleja las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

TEMAS RELACIONADOS :

Jorge Torres

Jorge Torres

Jorge Torres es un periodista dedicado al mundo de las finanzas. Adquirió sus conocimientos sobre el valor de invertir a una temprana edad, poniéndose a cargo del negocio gastronómico familiar con tan solo 19 años. Su pasión por la escritura se remonta al trabajo corporativo que realizó con un equipo editorial. Allí pasó un considerable tiempo dedicándose al análisis de mercado y a predicciones del mercado de valores.

Las Últimas