La financiación con bonos verdes: un catalizador perfecto para la reforma de las infraestructuras en Estados Unidos

Al destinar expresamente fondos de capital a proyectos con conciencia medioambiental, los inversores en bonos verdes están proporcionando financiación a proyectos del sector público que ofrecen opciones de energía renovable. A medida que el Congreso se acerca a la aprobación de un proyecto de ley de infraestructuras que también promueva la sostenibilidad, es evidente que los bonos verdes desempeñarán un papel fundamental en la reforma de las infraestructuras en Estados Unidos.
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Hay una tendencia que cobra fuerza y que merece la pena observar. Los inversores del sector privado están empezando a buscar oportunidades de inversión que ofrezcan algo más que buenos rendimientos. Hay un gran atractivo para las inversiones centradas en la sostenibilidad. En ningún lugar se ilustra más claramente esta tendencia que en la creciente popularidad de los bonos verdes.

Los bonos verdes son valores de renta fija tradicionales emitidos por entidades supranacionales, nacionales y corporativas. A diferencia de sus homólogos convencionales, estos bonos cuentan con exenciones y créditos fiscales que ahorran a los inversores un 0,04 por ciento anual, pero hay otros beneficios adicionales. Los bonos verdes se adhieren a criterios de «gobernanza ambiental y social» («ESG»), lo que significa que están diseñados para ofrecer beneficios para el medio ambiente, el clima y la sostenibilidad. En pocas palabras, los inversores pueden ayudar a «salvar el planeta» mientras disfrutan de exenciones fiscales y un buen rendimiento de la inversión, todo al mismo tiempo.

Al destinar expresamente los fondos de capital a proyectos con conciencia medioambiental, los inversores en bonos verdes están proporcionando financiación a proyectos del sector público que ofrecen opciones de energía renovable, gestión sostenible de residuos, eficiencia energética, mejora del uso del suelo, biodiversidad, transporte limpio, agua potable, etc.

No se trata de una nueva tendencia… es sólo un fervor que está cobrando fuerza rápidamente

Ya en 2008, una institución financiera supranacional había emitido 600 millones de dólares en bonos verdes para la construcción de centrales hidroeléctricas que proporcionaran energía limpia a barrios empobrecidos. En 2020, se emitió un único paquete de bonos verdes corporativos para 17 proyectos que acabaron añadiendo más de 350 megavatios de energía renovable a las redes de los estados de Nevada, Illinois y Virginia. Y aún más recientemente, un paquete de bonos verdes corporativos de 4.700 millones de dólares en 2021 financió un proyecto para generar 1,2 gigavatios de energía renovable para el consumo a escala mundial.

Las emisiones de bonos verdes han superado el billón de dólares desde 2015. Con cada año sucesivo, los totales anuales de emisión de bonos verdes han aumentado exponencialmente. Solo durante 2019, la emisión de 267 mil millones de dólares en bonos verdes marcó un aumento de 100 mil millones de dólares con respecto al año anterior. A medida que los líderes corporativos de todo Estados Unidos continúen realizando emisiones corporativas multimillonarias, la financiación de los bonos verdes continuará llamando la atención de los funcionarios públicos.

Ver También  Los gemelos digitales son grandes en la industria, pero ¿qué pasa con el metaverso?


Entre 2015 y 2019, la Comisión de Servicios Públicos de San Francisco (SFPUC) vendió más de 1.400 millones de dólares en bonos verdes. La financiación se utilizó para proyectos en tres áreas de servicio: capacidad de almacenamiento de agua, plantas de generación de energía renovable mejoradas y desvío de aguas pluviales de las plantas de tratamiento. Luego, en 2020, la SFPUC emitió otros dos bonos verdes para mejorar las protecciones del sistema de agua contra desastres relacionados con el clima, como los terremotos.

De hecho, los bonos verdes se han extendido por toda California. El Distrito Escolar Unificado de San Diego anunció este mes que se aplicó una calificación crediticia «AAA» a más de 500 millones de dólares en bonos verdes emitidos para iniciativas ambientalmente sostenibles. Los proyectos incluyen un nuevo edificio de aulas, un centro de artes escénicas, varios proyectos de energía solar, numerosos proyectos de escuelas concertadas, esfuerzos de educación técnica profesional universitaria, recursos tecnológicos en las aulas y nueva infraestructura tecnológica.

Más allá de California, los bonos verdes también se han utilizado para financiar proyectos municipales de transporte en todo EE.UU. La Autoridad de Transporte Metropolitano de Nueva York (MTA) ha emitido un total de 11.300 millones de dólares en financiación de bonos verdes para 18 proyectos diferentes que cumplían todos los criterios establecidos por el Estándar de Bonos Climáticos para promover el «Transporte bajo en carbono». Del mismo modo, la MTA del condado de Los Ángeles, la Puget Sound Transit Authority y el Bay Area Rapid Transit de San Francisco han emitido bonos verdes por un total de 1.400 millones de dólares, 943 millones de dólares y 625 millones de dólares, respectivamente, para financiar proyectos de transporte sostenible.

Ver También  XRApplied y la gran revolución de los datos XR

En noviembre de 2020, las iniciativas de bonos verdes se extendieron a la localidad de Key Biscayne (Florida), después de que los residentes votaran a favor de emitir 100 millones de dólares para proyectos que garanticen algún aspecto de la resiliencia climática. Al mes siguiente, se emitieron bonos verdes municipales en Boston para financiar proyectos de eficiencia energética y relacionados con el clima que ofrecieran protección contra peligros como las mareas de tempestad y/o la subida del nivel del mar.

En marzo, el Departamento de Aguas de Arkansas Central, en Little Rock, emitió un bono verde de 31,8 millones de dólares para financiar un proyecto que protegerá una cuenca hidrográfica y garantizará la pureza del agua potable. Ejemplos como éste apuntan a una tendencia cada vez mayor a financiar diversos proyectos relacionados con la sostenibilidad futura mediante bonos verdes.

A medida que el Congreso se acerca a la aprobación de un proyecto de ley de infraestructuras que también promueva la sostenibilidad, es obvio que los bonos verdes desempeñarán un papel fundamental en la reforma de las infraestructuras en Estados Unidos. Se trata de una tendencia que merece la pena observar.

__

(Imagen destacada de nattanan23 via Pixabay)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente por las palabras «creer», «proyectar», «estimar», «llegar a ser», «planear» y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que reflejan las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

TEMAS RELACIONADOS :

Leonardo Martin

Leonardo Martin

Leonardo Martin es un periodista especializado en temas de crowdfunding, tecnología, criptografía y marketing. Además escribe sobre los factores influyentes en el mercado, precisamente de minería y blockchain

Las Últimas

MÁS POPULARES