La Bolsa sigue mostrando numerosas divergencias negativas

La inflación continúa con la publicación del IPC y el IPP en Canadá. ¿Transitorio? O se está convirtiendo en algo permanente. Poco a poco, luego de repente. Pero los tipos de interés a largo plazo bajaron la semana pasada, aparentemente en contra de las cifras de inflación. Observamos el índice Baltic Dry (BDI), una medida del transporte marítimo mundial. Está cayendo, reducido a la mitad desde su máximo. ¿Qué significa esto para la economía mundial?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Poco a poco, y luego de repente. Esa es la frase en la que pensamos cuando vemos cómo se desarrolla la inflación y vemos la devastación en la Columbia Británica (B.C.) como resultado de las inundaciones por los aguaceros torrenciales conocidos como “ríos atmosféricos”. Los ríos atmosféricos no son nuevos, como tampoco lo es la inflación. Pero el año 2021 parece haber traído no sólo un aumento repentino de los precios, sino también un aumento brusco de los fenómenos meteorológicos extremos.

En cuanto a lo de gradualmente y luego de repente, bueno, es un pasaje de la novela de Ernest Hemingway The Sun Also Rises, en la que se le pregunta a un personaje llamado Mike cómo se arruinó. “De dos maneras”, responde. “Poco a poco, y luego de repente”.

Hace años que se advierte de los posibles efectos del calentamiento global, que podría provocar un fuerte aumento de los fenómenos meteorológicos extremos. Las advertencias son ahora los titulares diarios. Según los informes provisionales, el año 2021 ha sido uno de los siete más calurosos registrados. Octubre de 2021 es el cuarto más cálido registrado. Inundaciones, incendios forestales y tormentas extrañas son lo que algunos llaman parte de la “nueva normalidad”. Las devastadoras inundaciones en Europa, China, India y otros lugares, y ahora en la Columbia Británica, están llamando mucho la atención. Los océanos del mundo han alcanzado máximos históricos, mientras que la concentración de los principales gases de efecto invernadero en la atmósfera ha aumentado en el último año. En Groenlandia se produjo un enorme deshielo en agosto y se registraron las primeras lluvias en la estación de investigación de la capa de hielo. El norte de Canadá y presumiblemente el norte de Europa y Rusia están experimentando lo mismo. Derrumbe del permafrost: el resultado del derretimiento del permafrost en el que la tierra se derrumba literalmente sobre sí misma.

Ninguno de estos eventos no ha ocurrido en el pasado. Los registros meteorológicos oficiales sólo se remontan a 1880, fecha en la que se iniciaron los registros mundiales modernos. Antes de eso, los científicos utilizaban datos indirectos. Sin embargo, una cosa es cierta, y es que el mundo no tenía 7.900 millones de habitantes durante los periodos anteriores de lo que podría denominarse calentamiento global.

Hay numerosos gráficos históricos disponibles. Este de John Englander (www.johnenglander.net) es interesante porque muestra las concentraciones de CO2, la temperatura global y el nivel del mar, todo en uno. John Englander es un oceanógrafo, consultor y experto en el aumento del nivel del mar. Como señala Englander, los niveles de CO2 están estrechamente correlacionados con las temperaturas. Desde el punto de vista del análisis técnico, las emisiones de CO2 han salido de un rango normal de 180-280 PPM (partes por millón) visto en los últimos 400 mil años. Englander lo relaciona con el aumento de la quema de combustibles fósiles, la reducción de la cubierta forestal, etc. Esto también se correlaciona con el aumento del mundo industrial. Señala que la última vez que los niveles de CO2 se acercaron a los 1.000 PPM (actualmente alrededor de 400 PPM) hace unos 55 millones de años, no había capas de hielo polares y el nivel del mar era aproximadamente 250 pies (75 m) más alto que el actual. Hoy en día, eso sepultaría muchas ciudades del mundo bajo el agua. El cambio climático se produce normalmente a lo largo de cientos de miles de años e incluso los cambios bruscos tardan miles de años. Pero lo fundamental es que en períodos anteriores de altas concentraciones de CO2 la población mundial era considerablemente menor y hace 55 millones de años fue mucho antes de la civilización humana.

Fuente: www.johnenglander.net

El cambio climático es cíclico, al igual que muchas cosas, incluido el mercado de valores. Pero el cambio climático suele producirse durante un largo periodo de tiempo. La cuestión es si la actividad humana está acelerando el proceso. El último periodo de calentamiento que experimentó la Tierra fue el conocido como Periodo de Calentamiento Medieval, entre los años 950 y 1200 después de Cristo. Pero no fue nada parecido a lo que estamos experimentando hoy en día, ya que las concentraciones de CO2 nunca alcanzaron los niveles actuales. Sin embargo, es digno de mención porque fue durante este período que los vikingos habitaron Groenlandia y la civilización maya se derrumbó, principalmente debido a los años de sequía causados por el período de calentamiento. El periodo de calentamiento no fue necesariamente global. La población humana en el año 1000 d.C. se estimaba en 310 millones, frente a los 7.900 millones actuales. El periodo de calentamiento medieval fue seguido por lo que se conoce como la Pequeña Edad de Hielo, aproximadamente entre 1580 y 1880.

Sólo en Estados Unidos se han registrado 18 catástrofes meteorológicas/climáticas en 2021, con pérdidas que superan los 1.000 millones de dólares en lo que va de año. La media anterior era de siete. En 2020 se registraron 22 catástrofes meteorológicas graves de más de mil millones de dólares. En lo que va de los primeros nueve meses de 2021 el total es de 104.000 millones de dólares, 4.000 millones más que en todo 2020. El año aún no ha terminado.

Nuestro gráfico siguiente muestra las pérdidas económicas anuales de las catástrofes meteorológicas sólo hasta 2020. El total de pérdidas entre 2000 y 2010 fue de 1.782.000 millones de dólares (una media de 162.000 millones anuales). De 2011 a 2020, las pérdidas ascendieron a 2.483.000 millones de dólares, un aumento del 39% con un año menos hasta ahora. La media ha sido de 248.300 millones de dólares. En lo que va de 2021, las catástrofes naturales han costado sólo en Estados Unidos más de 100.000 millones de dólares y cientos de vidas debido a inundaciones, huracanes, tormentas extrañas e incendios forestales.

Fuente:  www.statista.com

Además de los costes reales de las catástrofes naturales, también está el coste humano a medida que aumenta la crisis de los refugiados. Se calcula que más de mil millones de personas en todo el mundo podrían ser refugiados climáticos en 2050. Incluso la catástrofe de las inundaciones en la Columbia Británica ha creado miles de refugiados temporales. La pregunta es: ¿cuántos de ellos seguirán desplazados dentro de un año? Muchas viviendas serán condenadas y los seguros no cubrirán necesariamente los costes de reconstrucción. Además, las tarifas de los seguros aumentarán, posiblemente de forma brusca, debido a la plétora de catástrofes naturales que ya han afectado a la Columbia Británica y a otros lugares. Un ejemplo interesante es la inundación de Sumus Prairie, cerca de Abbotsford B.C. Sumus Prairie se construyó en las tierras bajas del río Fraser y se creó por el drenaje del lago Sumus a principios del siglo XX. ¿Cuáles son las probabilidades de que Sumus Prairie se reconstruya y se permita el regreso de sus habitantes? El terreno ha sido devuelto al lago Sumus.

¿Pueden la tecnología y la innovación ser la respuesta? Lo que es evidente es que hemos estado mal preparados para las catástrofes que han ocurrido. No sólo aquí, sino en todas partes, con posibles excepciones. Las empresas que encuentren soluciones podrían convertirse en productos valiosos. Se pueden encontrar empresas de soluciones en los sectores de las energías renovables, el automóvil, la construcción, la calefacción y la refrigeración, la biotecnología y otros. Habrá que mejorar las redes eléctricas. Las soluciones, sin embargo, requerirán el uso de muchos minerales. Minerales como el cobalto, el litio, el grafito, el manganeso, el níquel, el cobre, el telurio, el uranio, la plata y el aluminio, entre otros, tendrán una gran demanda. Las empresas que buscan y extraen estos minerales se beneficiarán. Pero las cadenas de suministro de muchos de estos minerales son vulnerables. El 70% del cobalto del mundo se encuentra en la República Democrática del Congo. El 60% de los metales de tierras raras procede de China. Las regiones donde se extraen las tierras raras también son vulnerables a las catástrofes naturales de las inundaciones, la sequía y los conflictos. También hay problemas de derechos humanos y abusos medioambientales en algunas regiones. Pero también será importante que se encuentren nuevos recursos.

Las catástrofes climáticas, unidas a la pandemia de los dos últimos años, han causado estragos en las cadenas de suministro. La catástrofe climática en la Columbia Británica no hace más que agravar los problemas, ya que se han cortado carreteras, líneas de ferrocarril y oleoductos, entre otros. La región de Abbotsford es una importante zona agrícola que verá gravemente interrumpido el suministro de productos agrícolas. Aunque ya se han puesto en marcha soluciones, los arreglos más tradicionales podrían tardar semanas, incluso meses. Actualizarlo llevará aún más tiempo. El puerto de Vancouver, el 47º más activo del mundo y el más activo de Canadá, está efectivamente cerrado, al menos por el momento. Las mercancías no pueden entrar ni salir, como los cereales y fertilizantes, los productos electrónicos y los artículos domésticos, en total unos 240.000 millones de dólares al año.

Todo esto alimenta la creciente inflación. Canadá acaba de registrar la mayor tasa de inflación desde 2003. Canadá informó de una subida del 4,7% en octubre, superior al 4,4% del mes anterior, pero en gran medida en línea con las expectativas. Los costes del transporte y la energía fueron los principales responsables, pero la vivienda y los alimentos también contribuyeron. La tasa de inflación subyacente (sin alimentos ni energía) fue del 3,8%. El bono del Gobierno de Canadá a 10 años (CGB) se sitúa en el 1,71%, lo que supone un diferencial negativo respecto a la inflación del 2,99% y del 2,09% respecto a la tasa de inflación subyacente. Los diferenciales nunca han sido tan altos. Si se observa también el índice de precios al productor (IPP), éste se situó en el 16,7% en octubre. Aunque está ligeramente por debajo del máximo registrado en junio de 2021 (17,4%), no está lejos del máximo histórico del 21,5% registrado en noviembre de 1974.

La inflación se está convirtiendo en algo más que transitoria. Como hemos señalado, gradualmente, y luego de forma repentina. ¿Pero qué hacer al respecto? ¿Controlar los salarios y los precios? Eso se intentó sin éxito en la década de 1970. La supresión provoca dislocaciones y una mala asignación de los recursos. Podría causar escasez, racionamiento y crear mercados ilegales. También podría provocar una recesión. El gobierno sería el encargado de fijar los controles salariales y de precios.

¿Subir los tipos de interés? El Banco de Canadá (BofC) e incluso el Banco de Inglaterra (BOE) han señalado subidas de tipos en 2022, posiblemente antes. La Reserva Federal también ha señalado posibles subidas de tipos en 2022. El mercado está empezando a valorar tres. Pero, como vimos con Volker, que subió los tipos de interés bruscamente en 1979-1980, el resultado fue una recesión muy pronunciada, incluso cuando la inflación se redujo. Los bancos centrales están entre la espada y la pared, al igual que los políticos. No hacer nada, establecer controles salariales y de precios, o subir los tipos de interés, cualquiera de estas medidas podría provocar una recesión, potencialmente muy pronunciada. Prepararse mejor para el cambio climático también podría ser inflacionista y añadirse considerablemente a la ya creciente deuda que ha saltado bruscamente como consecuencia de la pandemia. Sin embargo, no hacer nada y limitarse a reaccionar cuando se produzca la catástrofe también podría ser inflacionario y aumentar la deuda, posiblemente incluso más. A largo plazo, no hacer nada podría costar más que hacer algo. En ambos casos, los costes se estiman en billones. Sólo los costes de la catástrofe de las inundaciones de B.C. empiezan probablemente en 1.000 millones de dólares y pueden ser considerablemente superiores. ¿Quién paga?

Gobierno de Canadá Bono a 10 años (CGB, IPC, IPP) 1960-2021

Fuente: www.stlouisfed.orgwww.statcan.gc.cawww.oecd.org

A pesar del miedo a la inflación, hay numerosos sectores preparados para beneficiarse del aumento de la misma. A la cabeza de la lista suele encontrarse el oro, seguido de las materias primas. El mercado de la vivienda y el mercado de valores (REITS, por ejemplo) también podrían beneficiarse, pero si los tipos de interés suben a niveles dolorosos para reducir la tasa de inflación, todo podría caer rápidamente. En el sector de la renta fija, los TIPS (valores del Tesoro protegidos contra la inflación) están indexados a la inflación. Pero una vez que los tipos de interés lleguen al máximo, entonces uno querrá cambiar a bonos largos. Los bonos/notas a corto plazo o las letras del Tesoro también protegen, pero en un entorno de tipos de interés al alza, el precio de estos valores también podría caer, aunque no tanto como el de los bonos a largo plazo.

Los bancos centrales y los políticos están atrapados entre la espada y la pared en lo que respecta a la inflación y al cambio climático. En otras palabras, están atrapados. Si añadimos la polarización política a la ecuación, sigue siendo sorprendente que el mercado de valores siga subiendo, es decir, hasta que deja de hacerlo. La pregunta es: ¿qué la pinchará? Las cosas terminan poco a poco, y luego de repente.

Gráfico de la semana

Fuente: www.stockcharts.com

Dada nuestra opinión sobre la necesidad de numerosos minerales para satisfacer la demanda de energía limpia, buscamos un índice orientado a las tierras raras y los metales estratégicos. Hay uno, el MVIS Global Rare Earth/Strategic Metals Index (MVREMX). El MVREMX sigue 20 componentes. Seis son de China, cinco de Australia, dos de Canadá y Estados Unidos, y uno de Gran Bretaña, Países Bajos, Francia y Japón (https://www.mvis-indices.com/indices/hard-asset/mvis-global-rare-earth-strategic-metals).

El VanEck Vectors Rare Earth/Strategic Metals ETF (REMX/NASDAQ) trata de replicar el precio y el rendimiento del MVREMX. Al menos el 80% de los activos totales están en empresas incluidas en el índice. Hay 12,2 millones de acciones en circulación, con un patrimonio neto gestionado de 1.000 millones de dólares. REMX tiene actualmente un rendimiento del 0,46%. REMX se encuentra actualmente en un canal alcista sin señales claras de que haya alcanzado un máximo. El máximo más reciente, en noviembre, fue ligeramente superior al de septiembre. Podría tratarse de un doble techo, pero es difícil decirlo en este momento, ya que el segundo techo suele estar por debajo del primero. REMX se rompe por debajo de los 105 dólares y definitivamente por debajo de los 95 dólares. El último mínimo fue de 98,10 dólares el 4 de octubre de 2021.

Hay un número de empresas de tierras raras en Canadá. Muchas de ellas son pequeñas empresas de exploración que cotizan en el CDNX. Canadá tiene reservas de tierras raras de aproximadamente 830.000 toneladas métricas. En Canadá sólo hay una mina de tierras raras en funcionamiento: La mina de Nechalacho, a 110 kilómetros al sureste de Yellowknife, en los Territorios del Noroeste (NWT). Cheetah Resources explota la mina. Cheetah es una filial de Vital Metals (VML/ASX, VTMXF/PINK) que cotiza en la Bolsa de Valores de Australia.

Ver También  Los fondos federales de ayuda siguen llegando a los distritos escolares
Fuente: www.stockcharts.com

Arriba, arriba, y lejos. O quizás no. El S&P 500 subió esta semana pasada con una ganancia del 0,3% y el NASDAQ se disparó hasta nuevos máximos históricos, con una subida del 1,2%. Pero otros fueron en dirección contraria. El Dow Jones de Industriales (DJI) bajó un 1,4% y el Dow Jones de Transportes (DJT) cayó un 1,5%. El problema para el DJI fue que sólo siete de los 30 componentes subieron en la semana, encabezados por Home Depot, que subió un 9,7%. En el otro lado, GE perdió un 7,1%, CSCO cayó un 6,3% y XOM se dejó un 4,9%. Fueron los mayores perdedores. Las empresas de pequeña capitalización también sufrieron con el S&P 600, que bajó un 2,2%. En una interesante divergencia, el índice S&P 500 Equal Weight bajó un 1,3%. El bitcoin intentó recuperarse, pero no lo consiguió, y cerró por debajo de los 60.000 dólares, con un descenso del 8,1% en la semana.

En Canadá, el TSX Composite volvió a alcanzar nuevos máximos históricos, pero cerró a la baja, con un descenso del 1,0%. El TSX Venture Exchange (CDNX) bajó un 3%. En la UE, el FTSE londinense bajó un 1,8%, pero el CAC 40 parisino alcanzó nuevos máximos históricos, con una subida del 0,3%. También lo hizo el DAX alemán, que ganó un 0,4%. En Asia, el índice chino de Shanghai subió un 0,6% y el Nikkei Dow de Tokio (TKN) ganó un 0,5%. El índice MSCI World perdió un pequeño 0,1%.

Ahora nos preguntamos si estamos en proceso de hacer al menos otro máximo temporal. El hecho de que ninguno de los índices haya hecho nuevos máximos, incluso cuando el NASDAQ ha alcanzado nuevos máximos, es una divergencia. Hay otras divergencias, como señalamos a continuación. La amplitud de la información cayó en la semana, ya que fue mayoritariamente negativa. La línea de avance-descenso de la Bolsa de Nueva York cayó un 2,5% en la semana, incluso cuando el S&P 500 subió. El NYSE Composite bajó un 2,0% en la semana.

El S&P 500 parece seguir formando un triángulo de cuña ascendente. Este triángulo se rompe por debajo de los 4.635 y se proyecta potencialmente hacia los 4.300, un descenso del 8,5% desde los niveles actuales. Se ve un soporte adicional hasta los 4.250, donde podría iniciarse una ruptura importante. La parte superior del canal está actualmente cerca de los 4.800, por lo que aún podríamos rebotar a esos niveles a pesar de las crecientes divergencias negativas.

En el fondo, los factores negativos son cada vez mayores. La Reserva Federal está reduciendo su actividad. La confianza del consumidor está disminuyendo. Existe la amenaza de subidas de los tipos de interés el próximo año. Hay incertidumbre sobre quién será el próximo presidente de la Fed. Al mercado podría gustarle Lael Brainard, a quien se considera más dovish que Jerome Powell. El COVID vuelve a hacer estragos en Europa y vuelve a cerrar. Eso podría extenderse a Norteamérica y a Estados Unidos y Canadá. La política en Estados Unidos sigue tan fracturada como siempre, a pesar de que el Congreso ha aprobado el proyecto de ley de infraestructuras de la administración Biden, de un billón de dólares. El proyecto de ley es muy necesario debido a que las infraestructuras de Estados Unidos se están desmoronando. Hemos visto los resultados de una infraestructura inadecuada en el desastre que se está produciendo en la Columbia Británica, con el desmoronamiento de los puentes, lo que ha provocado el cierre de las carreteras y las líneas de ferrocarril y la interrupción de las cadenas de suministro y el aumento de los cuellos de botella. La semana pasada se publicaron algunas cifras económicas positivas, pero podría ser el punto álgido (que se analiza más adelante en el índice del dólar). Pero, como señalamos a continuación, algunas cosas no parecen tan halagüeñas.

Fuente: www.stockcharts.com

El NASDAQ volvió a alcanzar nuevos máximos históricos la semana pasada. El NASDAQ divergió con los demás índices. Aunque el S&P 500 subió y estuvo cerca de nuevos máximos, aún no ha alcanzado esos nuevos máximos históricos. Tanto el DJI como el DJT bajaron en la semana, una divergencia. El NASDAQ ganó un 1,2% en la semana. El índice NASDAQ 100 también hizo nuevos máximos históricos. Pero eso fue todo. Ayudando al NASDAQ a alcanzar nuevos máximos históricos, algunos de los FAANGs alcanzaron sus máximos históricos. Apple, con una subida del 7,1%, marcó nuevos máximos históricos e impulsó al NASDAQ. Netflix alcanzó nuevos máximos históricos, pero se revirtió y cerró a la baja, con un descenso del 0,6%. Google alcanzó nuevos máximos, con una subida del 0,2%, al igual que Microsoft, que subió un 1,9%. También lo hizo Nvidia, con una saludable subida del 8,5%. Pero a otros no les fue tan bien. Meta (Facebook) subió un 1,3%, Amazon ganó un 4,3% y Tesla saltó un 10,0%. Pero Twitter perdió un 7,3% y las FAANG chinas bajaron, con Baidu un 11,1% y Alibaba un 15,8%. En cuanto al NASDAQ, parece que hemos alcanzado la cima de un posible canal. Pero también parece que hemos salido del canal, lo que sugiere que se avecinan precios más altos. No obstante, la tendencia sigue siendo firmemente alcista a pesar de las crecientes divergencias que señalamos a continuación. Estas divergencias son señales de advertencia, no necesariamente el fin del rally. El NASDAQ rompe un posible triángulo de cuña ascendente en torno a los 15.750 y sigue rompiendo por debajo de los 15.500. El principal soporte se encuentra en 14.750 y 14.250. Por debajo de los 14.250 podría iniciarse un mercado bajista más serio.

Fuente: www.stockcharts.com

En el pasado hemos tomado nota del Índice Seco del Báltico (BDI). El BDI es una medida del coste del transporte marítimo de mercancías secas de materias primas, especialmente carbón y acero. El índice BDI es un múltiplo de las tarifas de transporte marítimo en más de 20 rutas. Proporciona una amplia perspectiva. Pero está bajando, no subiendo. En las últimas semanas, el BDI ha caído un 51% desde el máximo alcanzado a principios de octubre. No es una buena señal. El BDI puede considerarse una medida de la oferta y la demanda. Por lo tanto, un BDI al alza es bueno, pero un BDI a la baja es malo. El BDI estaba subiendo antes debido a la escasez en la cadena de suministro y a las noticias económicas positivas, especialmente en EE.UU. Observe cómo los mínimos del BDI se corresponden con la crisis económica. Pero, ¿se ha acabado la fiesta? La MA de 4 años está en 1.637 y, con la lectura actual en 2.552, deberíamos vigilar ese nivel con atención. Por debajo de 1.100 podría estar señalando otra recesión. Tendríamos que volver a superar los 4.500 para sugerir que las cosas están mejorando realmente.

Fuente: www.stockcharts.com

Observamos una serie de divergencias. Ésta es la del NASDAQ frente al índice de volatilidad VIX del NASDAQ. Este VIX ha sido invertido para que tanto el NASDAQ como el VIX se movieran en la misma dirección. Sólo que no lo están. El VIX está cayendo, incluso cuando el NASDAQ se movió al alza hasta niveles récord esta semana pasada. Una divergencia digna de mención. Vimos la misma divergencia a finales de 2019/principios de 2020 antes del pánico pandémico de marzo de 2020.

Fuente: www.stockcharts.com

Otra divergencia. Si las cosas van bien, ¿por qué el NASDAQ está haciendo nuevos máximos incluso cuando el número de nuevos mínimos en el NASDAQ ha saltado a su nivel más alto en meses? Lo que esto nos dice es que el repunte del NASDAQ se concentra en gran medida en unos pocos valores de alto perfil, incluso cuando el resto del mercado parece estar rodando.

Fuente: www.stockcharts.com

Aquí tenemos otra divergencia, ya que el Oscilador McClellan de la Bolsa de Nueva York (ajustado a la relación) se hunde hasta nuevos mínimos, incluso cuando el S&P 500 intenta subir hasta nuevos máximos. La razón de que esto ocurra es que la amplitud del mercado ha sido negativa durante la mayor parte de las últimas dos semanas. Los bonos basura también han visto caer sus precios. Todo esto es potencialmente negativo para el mercado de valores que parece estar tratando de subir una vez más a niveles récord. Otra divergencia a tener en cuenta.              

Fuente: www.stockcharts.com

Este gráfico destaca la divergencia entre el DJI y el NASDAQ. El DJI ha girado a la baja y ha cerrado a la baja en la semana, mientras que el NASDAQ ha cerrado al alza, alcanzando un máximo histórico esta última semana. Buscamos divergencias como esta en los máximos y mínimos potencialmente importantes. Naturalmente, esta divergencia aún no está confirmada. El DJI rompe a la baja por debajo de 34.500, pero el NASDAQ sólo da pequeñas señales de venta por debajo de 15.500.

Fuente:  www.stockcharts.com

El TSX Composite parece no poder dejar de hacer nuevos máximos históricos. Sí, esta semana ha vuelto a ocurrir. Pero luego el TSX se dio la vuelta y cerró a la baja en la semana, con un descenso del 1%. Esto se considera un retroceso, pero no un retroceso clave. Puede indicar un retroceso a corto plazo, pero no necesariamente una ruptura. El TSX Venture Exchange (CDNX) también cayó casi un 3% en la semana. De los 14 subíndices, sólo dos registraron ganancias en la semana. El tecnológico (TKK) subió un 0,2% y el de servicios públicos (TUT) ganó un 0,4%. Dos índices alcanzaron nuevos máximos, pero luego cerraron a la baja. Se trata de Consumer Staples (TCS), que bajó un 0,9%, y Financials (TFS), que perdió un 1%. El gran perdedor de la semana fue Health Care (THC), que perdió un 10,6%. Otras pérdidas significativas fueron las de Metales y Minería -3,6%, Oro -2,3%, Energía (TEN) -2,9%, y Materiales (TMT) -2,2%. A pesar del retroceso del TSX, no se observaron señales de venta. No obtenemos una señal de venta hasta por debajo de 21.000 y una señal de venta más significativa por debajo de 20.100. El MACD cruzó a la baja la semana pasada, por lo que nos da al menos una señal de venta a corto plazo. Pero el MACD semanal (intermedio) más importante sigue en modo alcista, ya que se emitió una nueva señal de compra durante la semana del 1 de noviembre. Nos hemos girado ligeramente a la baja, pero la parte superior del canal está ahora en torno a los 22.000.  

Fuente: www.stockcharts.com

Nos pareció interesante mostrar aquí un gráfico del trigo y el maíz, dos productos alimenticios clave, como indicación de por qué los precios han subido tanto en el último año. El trigo ha subido un 69% desde los mínimos observados en 2020, mientras que el maíz ha subido un 88%, y antes estaba incluso más alto. Otros alimentos importantes, como la soja, que ha subido un 43%, y la colza, que ha subido un 124%, se suman a los problemas inflacionistas. Todas estas materias primas han subido desde los mínimos de 2020. Las interrupciones del suministro y los cuellos de botella están contribuyendo a los males. Y, sin duda, pueden agravarse con los bloqueos que se producen actualmente en la Columbia Británica, ya que las carreteras, las líneas ferroviarias y el puerto de Vancouver están efectivamente cerrados durante días, semanas e incluso meses. Los agricultores no pueden hacer llegar sus mercancías al puerto de Vancouver. El almacenamiento puede convertirse en un problema. El envío al este es más complicado. Y un almacenamiento prolongado podría provocar el deterioro y la destrucción de las mercancías. Todo esto alimenta una mayor inflación.

Bono del Tesoro estadounidense a 10 años/Bono del Estado canadiense a 10 años (CGB)

Fuente: www.tradingeconomics.comwww.home.treasury.govwww.bankofcanada.ca

La inflación persistente, la economía que parece más fuerte de lo esperado y las expectativas de subidas de los tipos de interés en 2022. Entonces, ¿por qué el rendimiento de la nota del Tesoro estadounidense a 10 años ha bajado en lugar de subir, como cabría esperar? Sí, el bono a 10 años bajó la semana pasada hasta el 1,54% desde el 1,57%. El bono canadiense a 10 años (CGB) bajó al 1,66% desde el 1,67%. No es mucho, pero sigue bajando, no subiendo como algunos podrían haber esperado. Es posible que Lael Brainard sea nombrada nueva presidenta de la Fed. La Sra. Brainard está considerada como más dovish que el actual presidente Jerome Powell. Además, es posible que el gobierno de Biden quiera poner su propio sello en la Reserva Federal, aunque esto no es un hecho, ya que la presidencia de la Reserva Federal sigue siendo uno de los nombramientos menos políticos. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, que fue presidenta de la Fed, apoya el nuevo nombramiento de Jerome Powell. Todo esto se ha producido en un contexto de cuellos de botella de la inflación todavía elevados, especialmente con lo que está ocurriendo en B.C. y un programa de reducción de la Fed y una amplia expectativa de al menos tres subidas de los tipos de interés en 2022. Las cifras económicas siguen siendo, al menos, algo sólidas. Destacamos las cifras de la semana pasada en nuestro debate sobre el índice del dólar. El hecho de que los tipos a 10 años no hayan alcanzado hasta ahora nuevos máximos por encima del 1,67%, el más reciente, nos hace pensar que esos tipos podrían seguir bajando. El máximo más reciente se situó en el 1,63% y el máximo de este ciclo se produjo el pasado marzo de 2021 en el 1,75%. El 1,40% sigue siendo nuestra línea y una ruptura por debajo de ese nivel podría hacer que el 10 años cayera aún más hacia el 1,20%.

Fuente: www.stockcharts.com

El índice del dólar alcanzó un nuevo máximo de 52 semanas la semana pasada al ganar un 0,9%. El euro cayó casi un 1,4%, el franco suizo perdió un 0,8%, pero la libra esterlina ganó un 0,2%. El yen japonés se mantuvo prácticamente sin cambios, con un pequeño descenso del 0,1%. Al dólar canadiense no le fue bien con la caída de los precios del petróleo y los graves atascos en la Columbia Británica, ya que cayó un 0,8%. La preocupación por la crisis en la UE contribuyó a que el dólar estadounidense se convirtiera en un refugio seguro. Obsérvese que la ganancia del índice del dólar se debió en gran medida a la caída del euro. Tampoco ayudó el hecho de que el gobernador de la Fed, Chris Wallace, dijera que la Fed podría acelerar su tapering. Las cosas se reforzaron aún más cuando las solicitudes iniciales de subsidio de desempleo volvieron a bajar a 268 mil frente a los 269 mil de la semana anterior. El índice manufacturero del área de Filadelfia (Philly Fed) fue mucho más fuerte de lo esperado, al situarse en 39, frente a los 23,8 del mes anterior y la expectativa de 24. El número de viviendas iniciadas en octubre fue de 1,52 millones, frente a 1,53 millones y una expectativa de 1,58 millones. Los permisos de construcción de octubre fueron de 1,65 millones, frente a 1,59 millones y una expectativa de 1,64 millones. Todo ello favoreció al dólar. La producción industrial de octubre también fue más fuerte, con un 1,6% frente al 0,7% esperado y el 1,3% negativo de septiembre. Las ventas al por menor también sorprendieron al alza, con una subida del 16,3% en el año y un fuerte aumento del 1,2% en octubre. El mercado esperaba un 12% anual y un 1,0% en octubre. Todas estas cifras apuntaban a una economía algo más fuerte. El problema son las débiles cifras de confianza de los consumidores vistas anteriormente. ¿Serán estas las mejores cifras económicas que veamos?

Ver También  ShaMaran, respaldada por el Grupo Lundin, se prepara para el regreso del petróleo y el gas tras la pandemia

Sin embargo, el índice del dólar sólo ha llegado a la parte superior de otro canal, por lo que puede ser eso. Ahora tendríamos que romper firmemente por encima de 96,25/96,50 para sugerir precios aún más altos. Podríamos estar haciendo un pequeño doble techo, pero eso está por ver. Su escote estaría en 95,50. El índice del dólar y el euro divergieron la semana pasada: el índice del dólar alcanzó un máximo, retrocedió y, hasta ahora, no ha conseguido hacer nuevos máximos, incluso cuando el euro se desplomó hasta nuevos mínimos por los temores de la COVID y los paros que se están produciendo en toda la UE. A largo plazo, el índice del dólar tiene un soporte en torno a 93,50, pero una ruptura por debajo de 92,00 supondría el fin de la subida del dólar.

Fuente: www.stockcharts.com

A pesar de la fortaleza del índice del dólar la semana pasada, los precios del oro no se vieron demasiado afectados. El oro cayó un 0,9% en la semana, pero lo hizo en un contexto de nuevos máximos de 52 semanas en el índice del dólar. La plata cayó un 2,3% y el platino un 4,9%. Los metales preciosos cercanos también bajaron: el paladio, un 2,1%, y el cobre, un 1%. Las materias primas, incluidos los metales preciosos, tienden a moverse de forma inversa al índice del dólar. Los valores auríferos también se vieron afectados: el TSX Gold Index (TGD) bajó un 2,3% y el Gold Bugs Index (HUI) un 3,8%.

En las reuniones del FOMC del 14 y 15 de noviembre se anunció, como se esperaba, el taper de 15 dólares al mes hasta que se termine, aproximadamente el próximo junio de 2022. Sin embargo, no se anunciaron subidas de tipos de interés, aunque la expectativa generalizada es ahora de al menos tres en 2022. El FOMC también reiteró su postura de que la inflación es transitoria, ya que la inflación estadounidense ha alcanzado su nivel más alto en más de 30 años. Dados los continuos cuellos de botella en la oferta, ahora exacerbados por las inundaciones y la destrucción en B.C., la inflación puede llegar a ser más que transitoria. Pero, como hemos señalado, la Fed está entre la espada y la pared. En otras palabras, está atrapada, ya que el taper, acompañado de tipos de interés más altos, podría amenazar la ya frágil recuperación económica. El aumento de otra cepa de COVID que está cerrando la UE podría extenderse rápidamente también a Norteamérica.

Todo esto podría ser entonces música para los oídos del oro. También estamos a la espera de quién podría ser nombrado presidente de la Fed. El nombramiento de Lael Brainard podría ser bueno para el oro (y también para el mercado de valores), ya que se considera que es

más dovish. La combinación de un aumento persistente de la inflación y de una Fed que se mantiene en una postura de relajación podría impulsar rápidamente los precios del oro. La clave podría estar en más cifras económicas que muestren un debilitamiento de la economía junto con continuas interrupciones de la oferta que ayuden a mantener la inflación elevada.

El oro se topó con la resistencia de la zona de los 1.870 dólares y los 1.880 dólares, tal y como se esperaba. El máximo de la semana pasada fue de 1.879,50 dólares. El soporte está ahora en los 1.840 dólares. Una ruptura de este nivel no sería el final, ya que se ve un soporte más fuerte hasta los 1.800 dólares. Sólo por debajo de los 1.780 $/1.790 $ se consideraría que el rally ha terminado oficialmente. Por debajo de los 1.760 $ y, sobre todo, por debajo de los 1.725 $, es muy probable que se produzcan nuevos mínimos. La clave está en superar los 1.880 dólares y mantenerse por encima de los 1.840 dólares. Entonces habría más resistencia entre 1.900 y 1.920 dólares. Pero por encima de los 1.935 dólares las cosas se verían más positivas y los objetivos hasta los 2.000 dólares estarían a la vista. Observamos que el RSI ha caído justo por debajo de 60. Un descenso a alrededor de 50 no sería inusual y podría establecer la próxima oportunidad de compra.

Fuente: www.cotpricecharts.com

El COT comercial del oro (empresas de lingotes y bancos) sigue pareciendo algo bajista. Eso a pesar de una ligera mejora esta semana pasada hasta el 23% desde el 22%. Sin embargo, fue una bendición mixta. El interés abierto a largo plazo aumentó en más de 20.000 contratos, pero el interés abierto a corto plazo aumentó aún más, en aproximadamente 33.000 contratos. El COT de los grandes especuladores (fondos de cobertura, futuros gestionados, etc.) bajó al 78% desde el 79%. Sin embargo, también fue mixto, ya que el interés abierto largo subió más de 19.000 contratos, pero el interés abierto corto también subió alrededor de 10.000 contratos. El interés abierto total aumentó en más de 51.000 contratos en una semana a la baja.

Fuente: www.stockcharts.com

Después de haber subido casi un 11% desde el mínimo de noviembre en 23,05 dólares, la plata cedió parte de esa subida, cayendo un 2,3% en la semana. Esto supone aproximadamente el 29% de la subida más reciente. Un retroceso del 50% no es descartable. La plata se situaría en 24,27 dólares. Observamos que existe un soporte hasta los 24,15 $ aproximadamente. La subida que se inició a finales de septiembre en el mínimo de 21,41 dólares sigue intacta. El peligro comienza primero por debajo de 24,15 $ y luego por debajo del mínimo de 23,05 $. Por debajo de 22,35 dólares es probable que se produzcan nuevos mínimos. Seguimos teniendo lo que nos parece un posible patrón de fondo de cabeza y hombros. Parece que estamos formando un escote secundario en 25,40$/ 25,50$. Una ruptura firme por encima de los 25,50 dólares podría apuntar al menos a los 30 dólares. Hay una resistencia en 26,50 $, pero por encima de ese nivel no hay más resistencia hasta alrededor de 28,75 $/ 29,00 $. Por encima de 28,25 dólares es posible que se alcancen nuevos máximos por encima del máximo de enero de 30,35 dólares. El gráfico de la plata sigue pareciendo alcista, pero sigue habiendo una resistencia considerable por encima. Y no romper por debajo de los niveles clave por debajo. 23,05 dólares sería una línea en la arena.

Fuente: www.cotpricecharts.com

El COT comercial de la plata cayó esta semana pasada al 28% desde el 31% de la semana anterior. Esto es algo bajista. El interés abierto en corto aumentó en casi 10.000 contratos, mientras que el interés abierto en largo cayó en unos 3.000 contratos. El interés abierto de los grandes especuladores subió al 72% desde el 70%, ya que añadieron casi 9.000 contratos a su posición larga, mientras que la posición corta se mantuvo prácticamente sin cambios. En general, el interés abierto aumentó la semana pasada en unos 8.000 contratos durante una semana a la baja. Tenemos que ver el informe como algo bajista.

Fuente: www.stockcharts.com

La semana anterior fue buena para las acciones de oro, ya que los dos índices de acciones de oro que seguimos subieron más del 7%. Esta semana pasada se convirtió en una semana de “devolución”. El TSX Gold Index (TGD) cayó un 2,3% en la semana, mientras que el Gold Bugs Index (HUI) cayó un 3,8%. En total, los índices devolvieron entre un cuarto y un tercio de las ganancias de la semana anterior. El TGD está cayendo en el hueco anterior entre 299 y 302 con su cierre en 299. Sólo una ruptura por debajo de 294/295 podría indicar más pérdidas. El nivel de 310 es ahora la resistencia. Hasta ahora, no vemos ningún signo de que estemos haciendo un tope importante aquí. Las caídas periódicas como ésta no son inusuales en el mercado del oro, como se observó en el anterior descenso del 22 de octubre al 3 de noviembre, cuando el TGD cayó, perdiendo rápidamente cerca de un 8%. El mercado de valores del oro sigue siendo pequeño, por lo que los movimientos pueden ser exagerados con rápidas subidas y bajadas. El TGD sigue bajando un 28% desde el máximo de agosto de 2020 pero sube un 72% desde el mínimo de la pandemia de marzo de 2020. El descenso actual está eliminando algunos de los niveles de sobrecompra vistos en los indicadores como el RSI que había saltado por encima de 70 durante una semana más o menos. Eso terminó el 16 de noviembre cuando el RSI volvió a caer por debajo de 70. Un poco más de descenso y el RSI podría alcanzar un nivel neutral de 50 y presentar otro posible punto de entrada. El índice de porcentaje alcista de las mineras de oro (BPGDM) se mantiene en un nivel bastante neutral de 46,67. Una ruptura del TGD se produciría por encima de 310.

Fuente: www.stockcharts.com

La semana pasada señalamos que, dado que el petróleo WTI no logró hacer nuevos máximos y sacó el último mínimo de oscilación en 78,25 dólares hecho el 4 de noviembre, los precios del petróleo podrían romper y caer hasta unos 71 dólares, lo que coincidiría en gran medida con la parte inferior del canal. Pues bien, el petróleo WTI rompió el mínimo oscilante y el descenso fue rápido. El petróleo WTI cayó un 6,0% la semana pasada y alcanzó su nivel más bajo desde septiembre. El fondo del canal se acerca ahora. Hay un soporte provisional en los 74-74,50 dólares. El gas natural (GN) no siguió al petróleo, ya que el caos de los oleoductos cerrados y más en la Columbia Británica provocó un salto del 5,9% en los precios del GN en la semana.

¿Qué ha pasado? Los cierres en la UE por un nuevo brote de COVID amenazan con ralentizar la economía, no sólo en la UE, sino también en otros lugares. El dólar estadounidense se disparó a su nivel más alto en meses. Los precios de las materias primas, incluido el petróleo, tienden a moverse de forma inversa al dólar. Cuando el dólar sube, las materias primas, incluido el petróleo, bajan de precio. Por último, China se unió a Estados Unidos en la liberación de reservas estratégicas para ayudar a amortiguar el aumento de los precios.

La caída de los precios del petróleo acabó traduciéndose en que los índices energéticos sufrieran un golpe. El índice ARCA de petróleo y gas (XOI) cayó un 4,7% en la semana, mientras que el índice TSX de energía (TEN) sólo bajó un 2,9%. Entonces, ¿es este el fin del rally del petróleo? Todavía no podemos afirmarlo. Una sólida ruptura por debajo de los 70 dólares podría sugerir que el mercado alcista del petróleo ha terminado. La semana pasada señalamos que el gráfico del GN parecía estar formando un techo significativo. No hemos cambiado de opinión a pesar del repunte de los precios del gas natural de la semana pasada. Una ruptura sólida por debajo de los 4,70 dólares podría llevar al GN a los 3,00 dólares. Los índices energéticos se están moviendo, pero tampoco nos han dado ninguna señal de venta importante. El XOI se rompe por debajo de los 1.000, mientras que el TEN podría romper por debajo de los 130. El TEN en 160 tiene un camino que recorrer antes de alcanzar ese nivel.

Mientras que la parte inferior del canal cerca de los 71$ parece ser un objetivo potencial y una ruptura por debajo de los 70$, la verdadera ruptura y un mercado bajista importante no llega hasta que el petróleo rompa por debajo del mínimo de agosto de 61,74$. La pauta bajista se anula si los precios del petróleo son capaces de volver a superar los 85 dólares. Mientras tanto, la tendencia a corto plazo ha cambiado a la baja. Y, a pesar de la subida de los precios del gas natural, la tendencia a corto plazo del gas natural también sigue siendo bajista.

__

(Imagen destacada de sergeitokmakov via Pixabay)

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Este artículo ha sido escrito por un colaborador externo y no refleja la opinión de Born2Invest, su dirección, su personal o sus asociados. Por favor, revise nuestro descargo de responsabilidad para más información.

Este artículo puede incluir declaraciones prospectivas. Estas declaraciones prospectivas se identifican generalmente con las palabras “creer”, “proyectar”, “estimar”, “llegar a ser”, “planear” y expresiones similares. Estas declaraciones prospectivas implican riesgos conocidos y desconocidos, así como incertidumbres, incluidas las que se comentan en las siguientes declaraciones cautelares y en otras partes de este artículo y de este sitio. Aunque la empresa puede creer que sus expectativas se basan en suposiciones razonables, los resultados reales que la empresa puede lograr pueden diferir materialmente de cualquier declaración prospectiva, que reflejan las opiniones de la dirección de la empresa sólo a partir de la fecha. Además, asegúrese de leer estas importantes declaraciones.

Regina Galan

Regina Galan

Regina es una apasionada de la medicina integral y el deporte. Además su vocación redunda en la investigación de temas sobre la marihuana recreativa y medicinal, la publicidad de la marihuana y también narra sobre la biotecnología.

Las Últimas